Seguinos en redes

Brasil

Medida provisional que flexibiliza contratos de trabajo salva más de 1 millón de empleos en Brasil

Una serie de medidas económicas de emergencia tomadas por el Presidente Bolsonaro en el mes de marzo, permitieron salvar más de 1 millón de empleos en todo el país durante el primer mes de la pandemia.

Publicado

en

Las medidas provisionales de Bolsonaro que flexibilizaron los contratos laborales durante la respuesta al coronavirus han permitido la preservación de más de 1 millón de empleos hasta el momento, según un informe del secretario especial de Seguridad Social y Trabajo del Ministerio de Economía, Bruno Bianco. 
Este miércoles, se lanzará una página web con los números actualizados de empleos preservados y de cuántos empleos se salvan todos los días por las medidas del gobierno en estos tiempos de crisis.
El sitio web también tendrá la cantidad de acuerdos individuales y colectivos que permiten la suspensión del contrato de trabajo o la reducción de las horas de trabajo con una reducción proporcional de los salarios. “El objetivo es cuantificar este proceso en línea. Pondremos allí, todos los días, cuántos trabajos se conservan ”, dijo Bianco, quien apodó al nuevo sitio “El Empleador”.
Bianco también calificó de “excelente” la decisión del ministro del Tribunal Federal Supremo (STF), Ricardo Lewandowski. Esta decisión avala los acuerdos individuales cerrados en base a la Medida Provisional 936 que creó el Programa de Emergencia para el Mantenimiento del Empleo y Ingresos. “Ahora los trabajadores y los empleadores tendrán la seguridad jurídica de cerrar los acuerdos a pesar de la crisis.”

“Este es un momento importante por el que estamos pasando, lo que le da al proceso aún más seguridad jurídica. Estamos convencidos de que el MP [medida provisional] está a salvo desde un punto de vista legal y constitucional. Ahora tenemos el tamiz de un ministro del STF que da aún más seguridad jurídica ”, declaró.

Bruno Bianco, secretario especial de Seguridad Social y Trabajo del Ministerio de Economía

Ad

Las medidas provisionales del gobierno

El 22 de marzo se aprobó la Medida Provisional 927, que introdujo la anticipación de vacaciones, definió criterios para el teletrabajo, el descuento bancario por hora y permitió la suspensión de pagos al Fondo de Indemnización por Despido (FGTS), durante la pandemia. 
La Medida Provisional 936 preveía la suspensión de los contratos de trabajo y la reducción de las horas de trabajo y los salarios con la incorporación de una parte del seguro de desempleo para los trabajadores. De esta manera, se evita que empleadores despidan a sus trabajadores, reduciendo sus sueldos hasta el salario mínimo por un período de tiempo, pero es mejor el salario mínimo antes que nada, como está pasando en Argentina.
Aquellos que hayan sido despedidos durante la pandemia y tengan un seguro de desempleo mantendrán su derecho a cobrar el monto del beneficio, que se definirá en función del seguro que el trabajador tenía al momento de realizarse el despido. Caixa Econômica Federal y Banco do Brasil (BB) harán los pagos. Con esto se trata de evitar que los seguros adjudiquen “fuerza mayor” y dejen a miles de trabajadores desempleados y sin seguro.
Los trabajadores con una cuenta Caixa recibirán el beneficio en el banco. El trabajador intermitente recibirá tres cuotas de R$ 600, el mismo monto del ingreso básico de emergencia, también a través de la Caixa.
Los otros trabajadores recibirán a través de Banco do Brasil, que acreditará el monto a la cuenta del cliente del banco o realizará una Transferencia Electrónica Disponible (TED) a cuentas en otros bancos. Aquellos que no tengan una cuenta bancaria recibirán una billetera digital que abrirá BB, operada por una aplicación móvil.
El beneficio vinculado al seguro de desempleo comenzará a pagarse 30 días después del comienzo de la fecha del acuerdo (colectiva o individual) informada por el empleador. Con la fecha que se repite todos los meses hasta completar 90 días.
En muchos países de Europa, Estados Unidos y en Brasil son muy comunes los seguros de desempleo privados, que protegen al trabajador del desempleo por 90 días. En otros países, como Argentina, este rol lo cumple el Estado.
Así, un gobierno que prioriza el bolsillo de sus ciudadanos por encima de la propaganda políticamente correcta, está evitando una cantidad enorme de desempleados que podrían condenar al país a la ruina económica, por más que sobrevivan el coronavirus.
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Brasil

Brasil acumula una inflación del 4,7% en lo que va del año, una de las más bajas del mundo

Publicado

en

Los precios minoristas en Brasil acumularon un alza por debajo de las proyecciones para los primeros 7 meses del año, y la inflación es inferior a la de la Unión Europea e incluso Estados Unidos.

La independencia del Banco Central de Brasil y el ajuste fiscal llevado a cabo por el Gobierno de Jair Bolsonaro finalmente rindieron sus frutos sobre la inflación. Los precios minoristas registraron una caída del 0,68% en el mes de julio, la cifra más baja jamás registrada desde 1980.

La inflación interanual del país cayó abruptamente del 12% al 10% en el acumulado de 12 meses entre julio de 2021 y el mismo mes de este año. Brasil se convirtió en el único país capaz de registrar deflación en el mes de julio.

Mientras tanto, los precios minoristas acumulan un alza de solo el 4,77% entre enero y julio de este año, una cifra inferior al 5% que proyectaban los mercados financieros, y una de las más bajas del mundo cuando se la compara con grandes mercados como el de Estados Unidos, Europa, India, Rusia o China.

La inflación acumulada de Brasil es incluso inferior a la que registra el promedio de la Unión Europea, que alcanzó el 5,3% en julio. También fue menor a la cifra registrada para España (5,8%), Alemania (6,6%), Reino Unido (5,8%), Italia (6%), Portugal (7,3%), Austria (5,3%), Bélgica (6,3%), Grecia (6,3%) y Dinamarca (7,8%), entre otros países.

La variación acumulada en los primeros 7 meses fue comparativamente baja en relación a otras economías desarrolladas no europeas, como Canadá (6,2%) e incluso los Estados Unidos, que llegó a acumular una inflación de hasta el 6,3% desde el mes de enero.

La experiencia brasileña marca un importante precedente sobre los efectos de las políticas económicas ortodoxas sobre la política fiscal y la monetaria, en contraste con experiencias marcadamente heterodoxas como las aplicadas en Argentina, Irán o Líbano.

La inflación en Argentina alcanzó el 71% interanual en julio. Solamente en ese mes los precios aumentaron un 7,4% en contraste con la deflación del 0,68% en Brasil, y entre enero y julio de 2022 los precios argentinos acumularon un incremento del 46,2% en contrate al 4,77% de Brasil.

El Gobierno de Bolsonaro impulsó una ley para dotar de completa independencia al Banco Central de Brasil a la hora de delimitar el curso de la política monetaria. El presidente de la institución, Roberto Campos Neto, dispuso un aumento de la tasa SELIC al 13,75% nominal anual, logrando conquistar la credibilidad de los mercados.

Al mismo tiempo, el ministro de Economía Paulo Guedes impulsó un fuerte ajuste fiscal. El déficit primario del Gobierno federal fue completamente eliminado a partir de enero, incluso incluyendo el resultado operativo del Banco Central. El equilibrio primario del sector público federal no se registraba en Brasil desde el año 2014. 

Seguir Leyendo

Brasil

Deflación en Brasil: El día que Bolsonaro firmó la Ley de Autonomía del Banco Central y eliminó la inflación

Publicado

en

Después de 30 años de incesantes debates en el Congreso, el presidente Bolsonaro finalmente firmó la independencia del Banco Central para liberarlo de las injerencias políticas. Lo dotó de autonomía y le permitió que combata la inflación.

En febrero de 2021 el Congreso brasileño aprobó la iniciativa de Jair Bolsonaro y Paulo Guedes para garantizar la completa independencia del Banco Central. La ley fue finalmente promulgada en marzo, y supuso el primer avance hacia la más estricta disciplina monetaria después de 30 años de constantes debates parlamentarios sin rumbo.

La ley dispuesta por Bolsonaro establece que el presidente del Banco Central, así como los 8 directores que pautan la política monetaria del país, tienen un mandato de 4 años y prorrogables por una sola vez, sin que el jefe de Estado de turno pueda tomar partido en esa decisión.

Los mandatos fijados por la normativa no se ajustan a los mandatos políticos, también de 4 años, que mantiene cada Presidente. De esta manera se garantiza que cada jefe de Estado deba convivir con un liderazgo del Banco Central heredado de su predecesor, y por lo tanto este condicionante deberá ser tenido en cuenta a la hora de desarrollar la política fiscal. Se prohíbe explícitamente el despido de un Presidente del Banco Central sin causa.

Cuando el jefe de Estado de turno finalmente dispone del nombramiento de un presidente del Banco Central una vez pasado su mandato y decidiendo no prorrogarlo, dicho nombramiento debe contar con el aval del Senado para poder implementarse.

Pero aun pudiendo nombrar a un Presidente para la autoridad monetaria, las metas de inflación o las pautas principales de la política monetaria no se formulan por una decisión unilateral, sino que se determinan en el Consejo Monetario de la institución.

Antes de la reforma de Bolsonaro, la propia Constitución de Brasil de 1988 reconocía una tenue independencia del Banco Central, dotándolo del monopolio para emitir dinero y prohibiendo la financiación directa al Tesoro como ocurrió en la segunda mitad del siglo XX.

Pero las normativas anteriores no garantizaban independencia con respecto al poder político, y por lo tanto el jefe de Estado podía intervenir en la política monetaria forzando a la institución a financiar al Tesoro por canales indirectos no contemplados en el artículo 164 de la Constitución, como por ejemplo la compra de bonos públicos con emisión monetaria u otras maniobras de “flexibilización cuantitativa”.

Con la nueva ley este mecanismo ya no sería posible, al menos no como un mecanismo sincronizado entre el jefe de Estado y el Banco Central en un esquema de “dominancia fiscal”. La normativa permite que la autoridad monetaria disponga de un plan de acción acorde a los objetivos de su carta orgánica, y es la política fiscal la que debe acomodarse a esos propósitos y no al revés.

La reforma cosechó resultados exitosos en materia de inflación, y Brasil se convirtió en el país que más rápidamente respondió ante los desequilibrios generados por la pandemia con un fuerte ajuste de la tasa de política monetaria SELIC en tiempo récord.

Con independencia de la política monetaria resulta más factible que los déficits del Tesoro sean percibidos como no inflacionarios, y por lo tanto se espera que puedan ser financiados con recursos genuinos y no con falsificación monetaria. 

Seguir Leyendo

Brasil

Bolsonaro lidera la carrera por la Presidencia en encuesta realizada por el imparcial Instituto Brasmarket

Publicado

en

Las encuestadoras imparciales comienzan a admitir que Bolsonaro tiene una alta intención de voto a medida que se acercan las elecciones.

Publicada el viernes pasado, la encuesta del imparcial Instituto Brasmarket señala que el presidente Jair Bolsonaro (PL) es el favorito en la carrera presidencial con el 39,9% de las intenciones de voto, contradiciendo los resultados de las encuestas de las empresas alineadas con la izquierda, como las del Instituto Datafolha.

En ese escenario, el expresidente que estuvo preso Lula da Silva (PT) aparece en segundo lugar, con el 33,1%, seguido por el centroizquierdista Ciro Gomes (PDT) con el 6,3%, y la centrista Simone Tebet (MDB) con el 1,7%. 

Los demás candidatos quedaron por debajo del 1%, como el empresario Pablo Marçal (Pros) con el 0,7%, el centroderechista José Maria Eymael (DC) con el 0,5%, el liberal Luiz Felipe d’Avila (NOVO) con el 0,2%, el izquierdista Leonardo Péricles (UP) con el 0,2%, la socialista Vera Lúcia (PSTU) también con el 0,2% y  la comunista Sofía Manzano (PCB) con el 0,1%. Blancos y nulos suman un 6,8%, y un 10% todavía no sabe a quién votar o no respondió.

La encuesta es la primera que posiciona a Bolsonaro cómodo en la delantera en la primera vuelta, y también es la primera que realiza una consultora que hasta el momento parece ser neutral en el plano político brasileño.

Se encuestó a 2.000 personas entre el 30 de julio y el 2 de agosto. El margen de error es del 2,2%. La investigación fue registrada en el Tribunal Superior Electoral (TSE) con el número BR-05691/2022 y avalada por el órgano electoral.

El resultado sorprenderá a quienes miran la televisión brasileña o leen los medios tradicionales, pero no sorprende a quienes siguen las visitas del presidente a ciudades del interior de Brasil, donde atrae masivas multitudes en centros urbanos que en el pasado fueron bastiones de la izquierda, algo muy diferente a las visitas de Lula, que evita salir del hotel para evitar conflictos con la población.

Pensando en una segunda vuelta, es esperable que la gran mayoría de los votos de Ciro Gomes y de Simone Tebet se trasladen a Lula, pero solo si la totalidad de los mismos va para el PT podría imponerse en un ballotage. Por ejemplo, si consigue un 80% de sus votos, no le alcanzaría para vencer a Bolsonaro.

Además están los 10 puntos de indecisos, que no deberían ir masivamente para un candidato como Lula, ya que ha dominado la política brasileña en los últimos 20 años y sus votantes suelen tener su preferencia bien definida.

Ese porcentaje de encuestados que no optaron por ningún candidato probablemente tengan pudor de decir que quieren votar por Bolsonaro, un fenómeno que marcó las encuestas en 2018, que no lo daban ganador al candidato derechista pero había un alto porcentaje de indecisos que terminó cayendo casi en su totalidad por Bolsonaro.

Seguir Leyendo

Tendencias