Conecte con nosotros

Brasil

Mientras Argentina expande su Correo estatal, Bolsonaro presenta ley para privatizar todo el Correo brasileño

El Gabinete de Bolsonaro presentó esta semana el importante proyecto de privatización del servicio postal de correos de Brasil, ante las pérdidas que ha cosechado la empresa en los últimos años, producto de las huelgas y la mala gestión durante los gobiernos socialistas

Publicado

en

Este miércoles, el Ministro de Comunicaciones de Brasil, Fábio Faria, entregó el proyecto de ley que preparó el Gobierno para iniciar la privatización de la estatal “Empresa Brasileña de Correos y Telégrafos” (ECT), una de las empresas más deficientes del sistema estatal en el país.


La empresa, fundada en 1663, cuenta con un aproximado de 106 mil empelados, y mantiene un déficit de R$ 4.000 millones (unos US$ 740 millones) después de cosechar pérdidas durante toda la última década, producto de la mala gestión y los interminables casos de corrupción durante la época del izquierdista Partido de los Trabajadores, uno de los más acérrimos opositores de la privatización de esta empresa. 

Según el Ministerio de Comunicaciones, el Gobierno estableció directrices como la garantía de prestación de servicio postal universal, para garantizar que todos los brasileños puedan seguir enviando y recibiendo cartas. El texto será analizado por el departamento de asuntos jurídicos y por la Casa Civil, antes de que pase a ser debatido y votado en el Congreso Nacional, y se espera que sea aprobado el próximo año.

El proyecto de ley también prevé la creación de la Agencia Nacional de Comunicaciones (Anacom), que sustituirá a la actual Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y pasará a regular también los servicios postales, que serán todos privados. El proyecto permite que los servicios prestados en el ámbito postal nacional sean operados por privados, pero respetando el artículo 21 de la Constitución, que establece que la unión de Estados brasileños tiene la facultad de “mantener el servicio postal y el correo aéreo nacional”.

Desde el año pasado e incluso durante la campaña electoral, el presidente Jair Bolsonaro manifestó su intención de privatizar el servicio postal del país. Sin embargo, el mandatario sabía que esta tarea no sería fácil, ante la influencia del izquierdista Partido de los Trabajadores en medios de comunicación y otros grupos para manipular los conceptos de este proceso. 

“Los mejores y más baratos servicios solo pueden existir con menos Estado y más competencia a través de la iniciativa privada. Entre las empresas estatales, la privatización de Correios cobra fuerza en nuestro Gobierno”

Ad

Según reportes, la estatal estaría en la mira de varias empresas reconocidas a nivel mundial y regional. Entre ellas: las estadounidenses Amazon, FedEX Corporation y DHL, además de la empresa brasileña Magazine Luiza, una de las mayores empresas minoristas de Brasil, y Mercado Libre, la empresa mejor valorada de Argentina y de la región. 
El año pasado, el gigante del comercio electrónico Amazon lanzó en Brasil un programa para la entrega gratuita de sus productos, además de construir un almacén en el municipio de Cajamar, en Sao Paulo. Por su parte, Mercado Libre también cuenta con una filial en Brasil, una de las más grandes que posee, lo que generaría una mayor ventaja para ambas, si llegaran a formalizar su interés en la empresa postal. 
El ministro Faria aclaró durante una entrevista que ninguna firma ha formalizó su interés en participar. Además afirmó que la adquisición de “Correios” es una gran oportunidad a largo plazo para cualquiera de las gigantes del comercio digital. “Primero debemos reducir la empresa, porque no habrá interesados mientras siga dando pérdida, entonces después será oportuno privatizarla”, aseguró el Ministro Faría
“Correios”, como se le conoce en Brasil, es la empresa postal más grande de América Latina, por lo que la adquisición de esta empresa ayudará a fortalecer a cualquiera de los interesados. 

Ad

Este es otro avance significativo en el plan de privatizaciones del Gobierno Federal. La semana pasada, el Poder Judicial del país autorizó la venta de varios activos de la estatal Petrobras sin la autorización del Congreso, lo cual generaría ingresos de US$ 23 mil millones, logrando mejorar la eficiencia de varias refinerías que ya están a la venta, y que ha despertado el interés de numerosas compañías. 

Además, se espera avanzar con la privatización de otras empresas, y para lograrlo se necesita lograr un consenso significativo en el Legislativo. 

Mientras Brasil continúa con su agenda de reducción del Estado, en Argentina los hechos ocurren de manera distinta. El Gobierno kirchnerista, a través del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anunciaron la creación de “Correo Compras”, una plataforma estatal de comercio electrónico del Correo Argentino. 

El objetivo principal es “competir” contra la empresa Mercado Libre, que ha crecido en los últimos años sin la ayuda del Estado y opera en un mercado de e-commerce que no tiene ningún tipo de problemas, lo cual no coincide con el ideario kirchnerista del control total de la economía.

Mientras Argentina atraviesa una severa crisis económica, el país se hunde en la pobreza y en la devaluación, el kirchnerismo insististe en continuar con proyectos sin sentido, gastando millones de pesos en una iniciativa estatal que el país no necesita.


Por Miguel Barahona, para La Derecha Diario.

  

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Brasil

Bolsonaro abre la Asamblea de la ONU con un fuerte discurso para el mundo: “Brasil salió del socialismo”

Publicado

en

‘Estábamos al borde del socialismo’, dice Bolsonaro en su discurso en la ONU, “pero logramos salir y hoy Brasil se presenta con mayor libertad, democracia, prosperidad y paz”.

El presidente Jair Bolsonaro fue el primer jefe de Estado en abrir la 76° Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, este martes 21, en un fuerte discurso en el que abordó una serie de temas, desde la pandemia del Covid-19 al medio ambiente, de la corrupción a la recuperación económica, Bolsonaro afirmó que “Brasil vive en nuevos tiempos”.

“Vengo aquí para mostrar un Brasil diferente a lo que se publica en los periódicos o se ve en la televisión. Brasil ha cambiado, y mucho, después de que asumimos el gobierno en enero de 2019”, dijo el presidente al comienzo del discurso. “Llevamos dos años y ocho meses sin ningún caso concreto de corrupción. Brasil tiene un presidente que cree en Dios, respeta la Constitución, valora a la familia y le debe lealtad a su pueblo”, destacó.

Según explicó, su victoria en las elecciones de 2018 representó la interrupción de un proyecto socialista en el país. “Estábamos al borde del socialismo. Nuestras empresas estatales perdieron miles de millones de dólares en el pasado y son rentables hoy. Ahora les presento un nuevo Brasil, con su credibilidad devuelta al mundo”, afirmó.

Mientras en el pasado se escuchaban aplausos y vitoreos cuando un presidente de un país históricamente empobrecido por el socialismo anunciaba que estaba llevando a cabo privatizaciones, esta vez hubo silencio ante las buenas noticias económicas de Bolsonaro, marcando un claro giro a la izquierda de la comunidad internacional en los últimos años.

“Tenemos todo lo que buscan los inversores: un gran mercado de consumidores, excelentes servicios, una tradición de respeto por los contratos y confianza en nuestro gobierno”, explicó Bolsonaro.

Medio ambiente

Siguiendo la línea que ya había presentado en su discurso en la Cumbre de Líderes sobre el Clima , en abril de este año, Bolsonaro dio un fuerte enfoque a los temas ambientales, pero promoviendo la propiedad privada como agente de cambio y no las regulaciones estatales.

De todos modos, aclaró que él no cambió ni una coma a la legislación de cuidado del medio ambiente que rige en Brasil hace años. “Ningún país del mundo tiene una legislación medioambiental tan completa como la nuestra. Nuestro Código Forestal debe servir de ejemplo para otros países”, dijo el presidente brasileño en la ONU.

“Solo en el bioma amazónico, el 84% de la selva está intacta, albergando la mayor biodiversidad del planeta”, continuó Bolsonaro. “En la Amazonía, tuvimos una reducción del 32% de emisiones en agosto, en comparación con agosto del año anterior. ¿Qué país del mundo tiene una política de preservación ambiental como la nuestra? Estás invitado a visitar el Amazonas.

Este tema es de extrema importancia para Bolsonaro, ya que en el pasado mandatarios como Emmanuel Macron de Francia o Angela Merkel de Alemania habían sugerido que la Amazonia debería ser convertida en una Zona Internacional a cargo de la ONU, como se hizo con varias regiones de África, Bagdad y se trató de hacer al Canal de Suez en el pasado.

Pandemia

En su discurso, Bolsonaro habló sobre la pandemia del Covid-19 y se destacó como uno de los pocos mandatarios en el mundo que no violaron los derechos civiles de sus ciudadanos.

Responsabilizó a los alcaldes y gobernadores de Brasil por las medidas restrictivas que afectaron gravemente a la población. “La pandemia nos tomó a todos por sorpresa. Lamentamos todas las muertes ocurridas en Brasil y en el mundo. Siempre he defendido la lucha contra el virus y el desempleo, simultáneamente y con la misma responsabilidad”, dijo.

En cuanto a la vacunación, Bolsonaro destacó los avances de la campaña de inmunización en el país. “Todos los que eligieron vacunarse en Brasil pudieron hacerlo. Apoyamos la vacunación. Sin embargo, nuestro gobierno se ha opuesto al pasaporte sanitario o cualquier obligación relacionada con la vacunación”, aseguró.

Además, destacó la importancia de los tratamientos con medicamentos antivirales para los que eligen no vacunarse. “Apoyamos la autonomía del médico en la búsqueda de un tratamiento temprano, siguiendo la recomendación de nuestro Consejo Federal de Medicina”, explicó.

Afganistán y el Consejo de Seguridad

Jair Bolsonaro también aprovechó la oportunidad para defender la presencia de Brasil como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. “Apoyamos una reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, donde buscamos un asiento permanente”, dijo.

El presidente también citó la situación política en Afganistán. “El futuro de Afganistán también nos preocupa profundamente. Otorgaremos visas humanitarias a cristianos, mujeres, niños y jueces afganos”.

Manifestaciones

Los masivos actos de apoyo al gobierno brasileño, que llevaron a cientos de miles de brasileños a las calles el pasado 7 de septiembre, también fueron mencionados por Bolsonaro en su discurso. 

“El 7 de septiembre, día de nuestra Independencia, millones de brasileños salieron a las calles en la mayor manifestación de nuestra historia, para demostrar que no renuncian a la democracia, las libertades individuales y el apoyo a nuestro gobierno”, resaltó. 

“Tenemos a la familia tradicional como base de la civilización. La libertad del ser humano solo se completa con la libertad de culto y expresión”, dijo, ante las miradas atónitas de mandatarios de todo el mundo que están promoviendo la censura por la pandemia.

Y cerró: “Mi gobierno recuperó su credibilidad externa y, hoy, se presenta como uno de los mejores destinos para las inversiones. Es aquí, en esta Asamblea General, donde vislumbramos un mundo de mayor libertad, democracia, prosperidad y paz. Dios los bendiga a todos.”

Lee el discurso competo de Jair Bolsonaro:

“Señor Presidente de la Asamblea General, Abdullah Sharrid,

Señor Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres,

Jefes de Estado y de Gobierno y otros jefes de delegación,

Señoras y señores,

Es un honor volver a abrir la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Vengo aquí para mostrar un Brasil diferente a lo que se publica en los periódicos o se ve en la televisión.

Brasil ha cambiado, y mucho, después de que asumimos el gobierno en enero de 2019.

Llevamos 2 años y 8 meses sin ningún caso concreto de corrupción.

Brasil tiene un presidente que cree en Dios, respeta la Constitución y sus fuerzas armadas, valora a la familia y le debe lealtad a su pueblo.

Eso es mucho, es una base sólida, considerando que estábamos al borde del socialismo.

Nuestras empresas estatales tuvieron pérdidas de miles de millones de dólares, hoy son rentables.

Nuestro Banco de Desarrollo se utilizó para financiar obras en países comunistas, sin garantías. Quienes cumplen estos compromisos son los propios brasileños.

Todo eso ha cambiado. Les presento ahora un nuevo Brasil con su credibilidad ya recuperada.

Brasil tiene el programa de sociedades de inversión con el sector privado más grande de su historia. Programa que ya es una realidad y se encuentra en plena ejecución.

Hasta ahora, se han contratado US $ 100 mil millones en nuevas inversiones y se han recaudado US $ 23 mil millones en donaciones.

En el área de infraestructura, subastamos, para el sector privado, 34 aeropuertos y 29 terminales portuarias.

Ya hay más de $ 6 mil millones en contratos privados para nuevos ferrocarriles. Introdujimos el sistema de autorización ferroviaria, que acerca nuestro modelo al americano. En solo unos días, recibimos 14 solicitudes de permisos para nuevos ferrocarriles con casi $ 15 mil millones en inversiones privadas.

EN NUESTRO GOBIERNO FOMENTAMOS LA RESURRECCIÓN DEL MODAL FERROVIARIO.

Como resultado, menor consumo de combustibles fósiles y reducción de costos Brasil,

en particular para abaratar la producción de alimentos.

Se han logrado grandes avances en el área de saneamiento básico. La subasta más grande en la historia del sector se realizó en abril, con una concesión al sector privado de los servicios de distribución de agua y alcantarillado en Río de Janeiro.

Tenemos todo lo que buscan los inversores: un gran mercado de consumidores, excelentes activos, una tradición de respeto por los contratos y confianza en nuestro gobierno.

También anuncio que en los próximos días realizaremos una subasta para la implementación de la tecnología 5G en Brasil.

Nuestra agricultura moderna y sostenible con bajas emisiones de carbono alimenta a más de mil millones de personas en el mundo y utiliza solo el 8% del territorio nacional.

Ningún país del mundo tiene una legislación medioambiental tan completa.

Nuestro Código Forestal debe ser un ejemplo para otros países.

Brasil es un país de dimensión continental, con grandes desafíos ambientales.

Son 8,5 millones de kilómetros cuadrados, de los cuales el 66% son vegetación autóctona, la misma desde su descubrimiento en 1500.

Solo en el bioma del Amazonas, el 84% de la selva está intacta y alberga la mayor biodiversidad del planeta. Recuerde que la región amazónica es equivalente al área de toda Europa Occidental.

Anticipamos, de 2060 a 2050, el objetivo de lograr la neutralidad climática. Se duplicaron los recursos humanos y financieros, destinados al fortalecimiento de las agencias ambientales, con miras a eliminar la deforestación ilegal.

¡Y los resultados de esta importante acción ya han comenzado a aparecer!

En la Amazonía, tuvimos una reducción del 32% en la deforestación en el mes de agosto, en comparación con agosto del año anterior.

¿QUÉ PAÍS DEL MUNDO TIENE UNA POLÍTICA DE PRESERVACIÓN AMBIENTAL COMO LA NUESTRA?

¡Estás invitado a visitar nuestra Amazonía!

Brasil ya es un ejemplo en generación de energía con un 83% proveniente de fuentes renovables.

En la COP-26, buscaremos consenso sobre las reglas del mercado global de créditos de carbono. Esperamos que los países industrializados cumplan eficazmente con sus compromisos de financiación climática en volúmenes relevantes.

El futuro de los empleos verdes está en Brasil: energías renovables, agricultura sostenible, industria de bajas emisiones, saneamiento básico, tratamiento de residuos y turismo.

Ratificamos la Convención Interamericana contra el Racismo y Formas Conexas de Intolerancia.

Tenemos a la familia tradicional como fundamento de la civilización. Y la libertad humana solo se completa con la libertad de culto y expresión.

El 14% del territorio nacional, es decir, más de 110 millones de hectáreas, un área equivalente a Alemania y Francia juntas, se destina a reservas indígenas. En estas regiones, 600.000 indios viven en libertad y cada vez más quieren usar su tierra para la agricultura y otras actividades.

Brasil siempre ha participado en las misiones de paz de la ONU. De Suez al Congo, pasando por Haití y Líbano.

Nuestro país siempre ha acogido a los refugiados. En nuestra frontera con la vecina Venezuela, la Operación Bienvenida del Gobierno Federal ya ha recibido a 400.000 venezolanos desplazados por la grave crisis política y económica generada por la dictadura bolivariana.

El futuro de Afganistán también nos preocupa profundamente. Otorgaremos visas humanitarias a cristianos, mujeres, niños y jueces afganos.

En estos 20 años desde los ataques contra los Estados Unidos de América, el 11 de septiembre de 2001, reitero nuestro repudio al terrorismo en todas sus formas.

En 2022, volveremos a ocupar un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Agradezco a los 181 países, de un universo de 190, que confiaron en Brasil. Reflejo de una política exterior seria y responsable impulsada por nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores.

Apoyamos una reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, donde buscamos un asiento permanente.

La pandemia tomó a todos por sorpresa en 2020. Lamentamos todas las muertes ocurridas en Brasil y en el mundo.

Siempre he defendido la lucha contra el virus y el paro de forma simultánea y con la misma responsabilidad. Las medidas de aislamiento y bloqueo han dejado un legado de inflación, especialmente en los productos alimenticios de todo el mundo.

En Brasil, para atender a los más humildes, obligados a quedarse en casa por decisión de gobernadores y alcaldes y que perdieron sus ingresos, brindamos ayuda de emergencia de US $ 800 a 68 millones de personas en 2020.

Recuerdo que cerramos 2020, año de la pandemia, con más empleos formales que en diciembre de 2019, gracias a las acciones de nuestro gobierno con programas para mantener empleos e ingresos que nos costaron alrededor de US $ 40 mil millones.

Solo en los primeros 7 meses de este año, creamos aproximadamente 1.800.000 nuevos puestos de trabajo. También recuerdo que nuestro crecimiento para 2021 se estima en un 5%.

Hasta el momento, el Gobierno Federal ha distribuido más de 260 millones de dosis de vacunas y más de 140 millones de brasileños ya han recibido al menos la primera dosis, que representa casi el 90% de la población adulta. El 80% de la población indígena también ha sido completamente vacunada. Hasta noviembre, todos los que eligieron vacunarse en Brasil serán asistidos.

Apoyamos la vacunación, sin embargo nuestro gobierno se ha opuesto al pasaporte sanitario o cualquier obligación relacionada con la vacunación.

Desde el inicio de la pandemia, hemos apoyado la autonomía del médico para buscar tratamiento temprano, siguiendo la recomendación de nuestro Consejo Federal de Medicina.

Yo mismo fui uno de los que se sometieron al tratamiento inicial. Respetamos la relación médico-paciente a la hora de decidir el medicamento que se utilizará y su uso no indicado en la etiqueta.

No entendemos por qué muchos países, junto con gran parte de los medios de comunicación, se opusieron al tratamiento inicial.

La historia y la ciencia sabrán responsabilizar a todos.

El 7 de septiembre, fecha de nuestra Independencia, millones de brasileños, de manera pacífica y patriótica, salieron a las calles, en la mayor manifestación de nuestra historia, para mostrar que no renuncian a la democracia, las libertades individuales y el apoyo a nuestra Gobierno.

Como se muestra, Brasil vive en nuevos tiempos. En la economía, tenemos uno de los mejores desempeños entre los países emergentes.

Mi gobierno recuperó su credibilidad externa y, hoy, se presenta como uno de los mejores destinos para las inversiones.

Es aquí, en esta Asamblea General, donde vislumbramos un mundo de mayor libertad, democracia, prosperidad y paz.

Dios los bendiga a todos.”

Seguir Leyendo

Brasil

Bolsonaro se reúne con Boris Johnson en Nueva York: más vacunas y un posible acuerdo de libre comercio

Publicado

en

Según el gobierno británico, los líderes hablaron sobre libre comercio, la lucha contra el Covid-19 y el papel de los inmunizadores en el mundo.

El presidente Jair Bolsonaro viajó a Nueva York ayer por la noche ya que abrirá la Asamblea General de la ONU este martes. Después de recorrer las calles de Manhattan, el máximo mandatario de Brasil se reunió esta mañana con el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.

Luego de una hora a puertas cerradas, los mandatarios invitaron a medios internacionales y hablaron juntos ante las cámaras, donde Boris habló sobre las buenas relaciones entre los dos países y dijo que había prometido visitar Brasil antes de la llegada del Covid-19, pero que la visita todavía está pendiente.

El primer ministro también habló de inmunización contra el coronavirus, algo que se ha convertido en el foco de su gobierno, que ha dejado de lado cosas como reducción de impuestos, frenar la inmigración ilegal y promover el libre comercio, los tres pilares de su campaña del 2019. 

“Estamos trabajando junto con Brasil para que produzcan nuestras vacunas, es una gran vacuna, la tomé dos veces”, dijo Boris Johnson, refiriéndose a las dosis de Oxford/AstraZeneca, que son fabricadas en Brasil por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

El presidente de Brasil le aclaró que aún no ha sido vacunado, y recordó que ya contrajo la enfermedad, por lo que no necesita la vacuna con la misma urgencia que otros, y agregó: “Tengo una tasa de inmunización muy alta”, lo que llevó a las risas de todos los presentes.

También hablaron sobre un acuerdo de libre comercio entre los países. Desde que el Reino Unido abandonó la Unión Europea, el gobierno inglés necesita llegar a nuevos acuerdos comerciales con el resto de los países del mundo para que no apliquen las restrictivas reglas comerciales internacionales.

Al final de la reunión, el primer ministro dijo estar “encantado” de conocer a Jair Bolsonaro. En un comunicado de prensa, un portavoz de Downing Street dijo que los dos líderes también hablaron sobre el importante papel que juega Brasil en la preservación de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático.

“También hablaron de la lucha global contra la nueva pandemia de coronavirus. El primer ministro destacó la importancia de las vacunas como la mejor herramienta para combatir el virus y salvar vidas en todo el mundo. Hizo hincapié en el importante papel que ha desempeñado la vacuna Oxford-AstraZeneca en el Reino Unido, Brasil y otros lugares ”, dice un extracto del comunicado.

Como representante de Brasil, se espera que Jair Bolsonaro pronuncie el primer discurso entre los líderes estatales en la Asamblea General de las Naciones Unidas este martes 20 en Nueva York. El mandatario llegó al país este domingo 19. De acuerdo con la agenda oficial difundida por el gobierno, debería participar en una recepción ofrecida por el Representante Permanente de Brasil ante las Naciones Unidas.

Seguir Leyendo

Brasil

El IPEA estima que el libre comercio con EEUU generaría un aumento del 90% en las exportaciones de Brasil

Publicado

en

Un nuevo estudio del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas de Brasil analizó el impacto de un acuerdo de libre comercio entre EE.UU y Brasil, el cuál se mantiene en negociación desde 2019. Los beneficios del libre comercio generarían un mayor crecimiento económico para ambas economías.

En julio de 2019 Brasil y Estados Unidos, bajo los liderazgos de Jair Bolsonaro y Donald Trump respectivamente, iniciaron una rueda de negociaciones para establecer un acuerdo de libre comercio entre ambos países. Las negociaciones siguen vigentes entre las partes pero ahora con el liderazgo de Joe Biden se han estancado.

A raíz de esto, un nuevo informe del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (IPEA) de Brasil, analizó y estimó el impacto positivo de un futuro acuerdo de apertura de la economía brasileña, con resultados sorprendentes.

De concretarse el libre comercio, Brasil podría aspirar sin mayores dificultades a generar un crecimiento adicional del 0,41% en el PBI cada año (unos 7.500 millones de dólares adicionales al año), además de la variación positiva producida por el resto de los factores relevantes.

Un mayor crecimiento económico podría mitigar progresivamente los efectos negativos causados por la pandemia en el 2020 y, teniendo en cuenta que Brasil ya recuperó el nivel de actividad que tenía en febrero de ese año, un mayor dinamismo económico podría ayudar a sortear el efecto recesivo heredado de la última gran crisis del Gobierno del PT entre 2015 y 2016.

El estímulo para el PBI viene explicado por la expectativa de un importante aumento del 90% en las exportaciones, concretamente en seis sectores estratégicos: productos metálicos, equipos de transporte, alimentos y bebidas, servicios financieros e informáticos, y petróleo y gas natural. En todos estos sectores Brasil cuenta con una ventaja competitiva que podría explotar a través del comercio internacional.

Actualmente y dada la estructura económica de Brasil, China se convirtió en su principal socio comercial, según las estadísticas correspondientes al primer semestre de 2021, seguido por la Unión Europea y recién en tercer lugar los Estados Unidos.

Un nuevo acuerdo comercial podría profundizar las relaciones entre ambos países, generando que Estados Unidos vuelva a tener una posición más relevante en la economía más grande del Sudamérica, una idea proyectada por Donald Trump en 2019, y que a su vez lastimaría a China beneficiando a los brasileños en el medio.

La economía norteamericana también se vería ampliamente beneficiada por la afluencia de competencia a nivel local, pero también por un mayor estímulo para sus exportaciones. Concretamente, las exportaciones norteamericanas podrían colocarse fácilmente en el mercado brasileño en rubros como dispositivos electrónicos, maquinaria, vehículos y productos minerales.

Pero pese a los numerosos beneficios y a la impronta comercial aperturista de Donald Trump, la gestión del presidente Biden se muestra mucho más escéptica del tratado y podría adoptar incluso una posición más proteccionista.

En palabras del propio representante asistente del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, Daniel Watson, la administración de Biden no buscará hacer nuevos acuerdos comerciales en el corto plazo, y no será una mayor prioridad en la agenda de los demócratas.

Seguir Leyendo

Trending