Conecte con nosotros

Brasil

Renda Brasil: el gobierno de Bolsonaro quiere unificar varios planes sociales en uno solo

El gobierno de Bolsonaro, de la mano del ministro Paulo Guedes, quiere introducir “Renda Brasil”, un plan social para las personas de menos recursos que unificará varios programas sociales en uno solo y utilizará sus presupuestos.

Publicado

en

Después de la creación de ayuda de emergencia que llegó a aproximadamente 60 millones de brasileños, entre ellos trabajadores vulnerables, independientes, informales y micro-empresarios, quienes se encontraban en la peor situación ante la parálisis comercial de las cuarentenas que llevaron a cabo los gobernadores para frenar la propagación del COVID-19, el ministro de Economía, Paulo Guedes, anunció esta semana que el gobierno federal creará un plan social para los sectores más carenciados de la sociedad, llamado Renda Brasil.

Renda Brasil no será un programa que se cree por encima de los ya múltiples planes sociales que existen en el país, si no que los unificará y utilizará sus presupuestos.

El principal plan social que se sustituiría es Bolsa Família, un programa de asistencia social creado en 2003 por el ex-presidente convicto Lula Da Silva, que actualmente alcanza a 14 millones de familias, y significa uno de los principales gastos sociales del Estado.

Guedes anunció que en el corto plazo, Renda Brasil incrementará el gasto público ya que alcanzará a muchas personas que actualmente cobran los R$ 600 mensuales por el programa de ayuda de emergencia creado durante la pandemia. Pero el objetivo es que Renda Brasil sea dinámico y apunte a sacar a la gente del programa ya que ha conseguido un ingreso en el sector privado, en vez de mantenerlos cíclicamente en el mismo. 

Así, se espera que en el mediano o largo plazo, el gasto público social pueda disminuir.

Bajo este punto el gobierno tiene la intención de flexibilizar los derechos laborales como una forma de facilitar nuevas contrataciones. 

Hay regímenes en los que tienen muchos derechos y muy pocos empleos y hay 40 millones de brasileños caminando en las calles sin un contrato formal. Solo ahora sabemos quiénes son y vamos a formalizar a todas estas personas”, subrayó el ministro Guedes.

El ministro también anunció que se creará un programa para generar empleos formales en el sector privado, con la reanudación del proyecto “Carteira Verde e Amarela”, que busca incentivar la contratación de personas sin empleo en Brasil.

Ad

Aprendimos a lo largo de esta crisis que había 38 millones de brasileños invisibles que también merecen ser incluidos en el mercado laboral“, dijo Guedes durante una reunión ministerial coordinada por el presidente Jair Bolsonaro.

Si bien el plan todavía está en tratativas, se espera que Renda Brasil unifique Abono Salarial, un programa perteneciente al fondo PIS/Pasep que le entrega un 14avo salario (a parte de los 12 meses trabajados y el aguinaldo) a los trabajadores de bajos ingresos; Seguro Defeso, un programa que le realiza pagos a pescadores y otros cazadores entre noviembre y febrero cuando la caza de animales está prohibida para cuidar el medio ambiente; Farmácia Popular, un programa que provee de dinero a los brasileños de bajo ingreso para la compra de medicamentos; y la mencionada Bolsa Família, según pudo averiguar el diario O Estado de Sao Paulo.

El ministro Paulo Guedes también confirmó que la ayuda de emergencia se extenderá por otros dos meses, según lo anunciado previamente por Bolsonaro, y que, durante este tiempo, el sector productivo puede prepararse para reanudar las actividades, con la adopción de protocolos de seguridad sanitaria. 

Y luego [la economía] comienza a despegar nuevamente, cruzando las dos olas, de la pandemia y el desempleo“, dijo Guedes.


Por Luan Cortes, corresponsal de La Derecha Diario en Brasil. 

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Brasil

Bolsonaro no asistirá a la toma de posesión de Boric en Chile: “Miren quiénes van a asistir… Yo no lo haré”

Publicado

en

Se especula con la presencia de Maduro, Ortega, Evo Morales y Rafael Correa, además de su contrincante, Lula da Silva.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro, dijo este miércoles que no asistirá al cambio de mando el 11 de marzo, donde asumirá el marxista Gabriel Boric como nuevo Presidente de Chile.

“No voy a entrar en detalles porque no quiero crear problemas en las relaciones exteriores, pero ¿quién asistirá a la toma de posesión del nuevo presidente de Chile? Yo no lo haré”, dijo el derechista durante una entrevista radial.

Las palabras de Bolsonaro vienen en referencia al anuncio de múltiples dictadores y ex dictadores comunistas de la región que anunciaron que podrían asistir al evento, como Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y Nicolás Maduro.

Cabe recordar que Bolsonaro fue el último presidente en la región en saludar a Boric tras su triunfo en la segunda vuelta sobre José Antonio Kast, cuatro días después, y con un mensaje exclusivamente protocolar.

En esa instancia, el mandatario brasileño dijo que “prácticamente la mitad de la población se abstuvo y con la otra mitad que fue a votar dio el 55% por el tal Boric y un 45% por Kast“.

Bolsonaro ha dicho en múltiples oportunidades que ve como un peligro para la región la llegada del líder del Frente Amplio al poder en Chile, y que su llegada solo traerá inestabilidad a Sudamérica.

Ante esto, Boric comentó que “no voy a tener declaraciones destempladas, creo que en políticas de Estado y relaciones exteriores hay que ser un poco más cuidadosos. Claramente somos muy distintos”.

Seguir Leyendo

Brasil

Lula promete que si llega a la presidencia eliminará la reforma laboral de Temer y Bolsonaro

Publicado

en

Usando de ejemplo las intenciones del español Pedro Sánchez de revocar la reforma laboral de Rajoy, el candidato a presidente por la extrema izquierda promete usar sus políticas de hoja de ruta para lo que sería su vuelta al Planalto.

El ex-presidiario y candidato a presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, amenazó esta semana con revocar la reforma laboral, aprobada en 2017 por el ex presidente Michel Temer y expandida por el gobierno de Jair Bolsonaro en 2021, si llega a salir victorioso en las elecciones presidenciales que sucederan en octubre de este año.

La reforma entró en vigencia pocos meses después de la caída de la presidente Dilma Rousseff (PT), en agosto de 2016. La izquierda brasileña reclama que con las nuevas normas una serie de derechos laborales fueron eliminados y las relaciones laborales, precarizadas.

En la tarde del martes 4, Lula compartió la noticia sobre las intenciones del gobierno socialista de España en derogar la reforma laboral del 2012, y dijo que los brasileños la deberían “acompañar de cerca”.

“Es importante que los brasileños sigan de cerca lo que está sucediendo en la Reforma Laboral en España, donde el presidente Pedro Sánchez está trabajando para recuperar los derechos de los trabajadores”, escribió en sus redes sociales.

La presidente del PT, Gleisi Hoffmann, también comentó la noticia, que consideró “prometedora” y a su vez celebró la derogación de la privatización de empresas energéticas en Argentina.

Noticias prometedoras de este período: Argentina revoca la privatización de empresas energéticas y España revoca la reforma laboral que eliminó derechos. La reforma española sirvió de modelo a la brasileña y ambas no crearon empleo, solo minaron derechos. Ya tenemos el camino”, expresó en su Twitter. 

Reacción del bolsonarismo

El ministro de Trabajo Onyx Lorenzoni, reaccionó este jueves a las declaraciones de Lula. Onyx las calificó de “totalmente sin sentido, sin ningún razonamiento, apenas para generar impacto en su militancia”.

Espero que no haya sido después de unas copas de vino que Lula dijo lo que dijo“, bromeó Onyx en una entrevista para Jornal da Manhã de Jovem Pan. Onyx afirmó que el gobierno de Bolsonaro no tiene pensado por el momento volver a poner este tema en la agenda.

“En el gobierno del PT, en el que todo lo que Lula quiere traer de vuelta estaba en vigor, tuvimos en los últimos dos años y medio de la administración de Dilma Rousseff la destrucción de millones de puestos de trabajo. Y no hubo pandemia. En el gobierno de Bolsonaro, con la mayor pandemia del siglo, tuvimos, en 2021, la generación de casi 3 millones de empleos formales en Brasil“, expresó el ministro. 

Según Onyx, “Brasil ha avanzado mucho” y busca conciliar la informalidad con la generación de nuevos puestos de trabajo con un contrato formal. Por último, el ministro dijo que “no podemos volver al pasado, cuando solo se robaba”. “Tuvimos un presidente que usó a Brasil, le robó a los brasileños y generó desempleo”, concluyó.

Cambios normativos

A partir del sábado 11 de diciembre, empezó a regir una serie de normas laborales modificadas por el gobierno de Bolsonaro, que apuntan a simplificar la relación empleador-empleado en Brasil. Los cambios fueron anunciados el 10 de noviembre, mediante el decreto nº 10.854.

El texto consolidó en apenas 15 puntos alrededor de 1.000 decretos, ordenanzas e instrucciones normativas relacionadas con la legislación laboral. Esta fue una mini-reforma laboral que Bolsonaro promulgó por encima de la existente, cuyo objetivo fue desburocratizar y facilitar el trabajo de las empresas en el cumplimiento de la normativa, sin dejar de lado el derecho del trabajador.


Por María Laura Assis, para La Derecha Diario 

Seguir Leyendo

Brasil

Bolsonaro desmintió al kirchnerismo y explicó por qué no aceptó la “ayuda humanitaria” que ofreció Alberto Fernández

Publicado

en

El mandatario brasileño explicó el motivo por el cual rechazó la ayuda humanitaria ofrecida por Argentina tras las inundaciones de Bahía.

El presidente Jair Bolsonaro explicó en sus redes sociales, este jueves 30, el verdadero motivo por el cual el gobierno brasileño rechazó la ayuda humanitaria ofrecida por Argentina en las inundaciones que azotan a la provincia de Bahía, al nordeste de Brasil, hace más de una semana. 

A meses de las elecciones presidenciales en el país, los líderes de la izquierda brasileña junto a los medios de comunicación alineados a la oposición trataron de sabotear nuevamente al mandatario de derecha al criticarlo por no aceptar la ayuda de Argentina y así crear un nuevo conflicto entre ambos países.

En Twitter, el precandidato a la Presidencia de la República, Ciro Gomes (PDT), criticó la negativa del gobierno federal y afirmó que la negación se produjo sólo “por capricho, disputa ideológica y porque le gusta coquetear con la muerte de inocentes“. 

El diputado federal y exministro de Salud en los gobiernos del PT, Alexandre Padilha, también atacó a Bolsonaro y dijo que “se están perdiendo más vidas” por la decisión del gobierno federal de obstaculizar “cualquier ayuda a la región“.

Frente a las críticas injustificadas, Bolsonaro habló sobre la decisión del gobierno federal a través de una serie de publicaciones en las redes. El líder de la derecha explicó que la oferta era de solo 10 cascos blancos, cuyo número no iba a impactar en las tareas humanitarias para lo “caro” que iban a salir, dando a entender que esa ayuda no era gratis y que tiene un motivo ulterior del presidente Alberto Fernández.

“La cancillería Argentina ofreció la asistencia de 10 cascos blancos para labores de almacén y selección de donaciones, montaje de carpas y asistencia psicosocial a la población afectada por las inundaciones en Bahía. La fraternal oferta argentina, aunque muy cara para Brasil, se da cuando las fuerzas armadas, en coordinación con la Defensa Civil, ya estaban brindando ese tipo de asistencia a la población afectada”, escribió el mandatario. 

Es importante recordar que países como Cuba han infiltrado incontables países a través de la ayuda humanitaria. Las personas que envían luego no regresan a su país, y se quedan en las zonas damnificadas esparciendo propaganda en contra de los enemigos políticos del Partido Comunista.

A su vez, Bolsonaro, así como el Ministerio de Relaciones Exteriores, enfatizó que la asistencia por parte de Argentina “podría ser solicitada a su debido tiempo, en caso de empeoramiento de las condiciones”, y que no es una cerrada de puertas total.

Por otro lado, el presidente brasileño dijo “que está abierto a ayudas y donaciones internacionales” y contó que el país ya aceptó donaciones “de la Agencia de Cooperación de Japón (JICA)” como “tiendas de campaña, colchonetas, mantas, lonas de plástico, galones de plástico y purificadores de agua”.

Trás el pronunciamiento de Bolsonaro, el gobernador de Bahía, el comunista Rui Costa, dirigente del partido de Lula da Silva (PT), publicó en su Twitter que sortearán la decisión del presidente y aceptarán la ayuda. “A pesar de la negativa del Gobierno Federal”, su provincia “aceptará directamente, sin tener que pasar por la diplomacia brasileña, cualquier tipo de ayuda en este momento”.

Trás el escándalo, el embajador de Argentina, Daniel Scioli, expresó su apoyo a Bolsonaro y dijo que la negativa del gobierno brasileño al envío de ayuda humanitaria a Bahía está siendo distorsionada por el entorno político del país.

Como político, sé que este es un momento delicado, con mucha disputa política y, el próximo año, habrá elecciones presidenciales”, dijo al diario O Estado de S. Paulo.

“El gobierno federal nos comunicó su negativa, en términos muy respetuosos, de acuerdo a lo que es hoy la relación entre Brasil y Argentina, basada en la cooperación y la existencia de una agenda positiva”, resaltó.

Embaixador da Argentina no Brasil, Daniel Scioli | Foto: Reprodução/Redes Sociais

Inundaciones en Bahía

Según la Superintendencia de Protección y Defensa Civil (Sudec), más de 90.000 personas se encuentran desplazadas y 24 personas fallecieron a causa de las inundaciones registradas en la provincia. 

Otras 434 personas están heridas y más de 136  localidades continúan bajo estado de emergencia a causa de los daños materiales registrados por las fuertes tormentas. 

Nuevamente los medios y la oposición han tratado de utilizar el contexto para difundir fake news sobre Bolsonaro y su supuesta “despreocupación” por la situación Bahía, y criticaron al jefe de Estado por viajar con su esposa e hija a Santa Catarina para las fiestas. 

Sin embargo, el Presidente estuvo en Bahía el 12 de diciembre, visitó las ciudades afectadas y sobrevoló la región en helicóptero. 

Al mismo tiempo el gobierno federal ya liberó más de 32,1 millones de reales para la provincia en el combate a las inundaciones y 200 millones para la reconstrucción de carreteras federales dañadas por la lluvia.


Por Maria Laura Assis, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending