Conecte con nosotros

Chile

Análisis: la Constitución chilena en la era de los “killers”

Chile pone en juego su institucionalidad y Estado de derecho contra la amenaza socialista en una elección atípica. La analista política Karina Mariani recorre los movimientos de extrema izquierda que llevaron hasta este momento.

Publicado

en

Por Karina Mariani.

Hace unos días Arturo Pérez-Reverte se refirió a Pedro Sánchez, el presidente socialista español, como un killer, y acertó con su perfil al decir que “realmente le importa todo un huevo de pato. Es inmune a las hemerotecas. Es ambicioso, sin escrúpulos, valiente. Es un killer. Los ha matado a todos. Y a los que no ha matado los va a matar. Cada vez que abraza está buscando el lugar de la costilla donde va a meter la navaja. Para un novelista es un personaje extraordinario”.

La verdad es que el concepto es apasionante, el perfil del político que avanza más allá de lo permitido, haciendo lo que nadie espera, sin moral, cambiando de opinión sin que le importen los archivos, robando impunemente, destrozando todo mecanismo de control, mendaz, traicionero, voraz. El político al que le importa un bledo lo que digan de él, cuya supervivencia en el poder es más importante que un sistema, que un país. Los killers son sobrevivientes, son vengativos y son exitosos. Pero, ¿por qué el mundo cobija tantos killers? Porque puede.

Ad

DEMOCRACIA DEGRADADA 

Nos encontramos ante un fenómeno sociológico trágico pero fascinante, cuyos paralelismos no pueden comprenderse desde una perspectiva local. Los killers o, mejor dicho, el método killer es en parte consecuencia de décadas de la súper producción legislativa; del abandono del principio de la división de poderes frente a una justicia que es una velada caja de resonancia de poderes fácticos, del fin de la igualdad ante la ley aceptado globalmente, del desajuste; en definitiva, de la delicada maquinaria a la que llamamos democracia y de la degradación consensuada de todos sus principios, arrodillados ante un mecanismo de extorsión que brinda mayores beneficios.

Y vaya si brinda beneficios: hoy los chilenos realizarán un referéndum sobre su Constitución, decidiendo si quieren crear una completamente nueva (opción APRUEBO) o conservar la existente (opción RECHAZO). ¿Cómo se consiguió este referéndum? A lo killer: quemando, robando, amenazando, pisando todas las instituciones, mintiendo, asesinando la autoridad del Estado para implementar el orden, sin que nada importe, y logrando, así, el éxito.

El referéndum de hoy es el premio que el presidente Sebastián Piñera y los políticos chilenos le otorgaron a la política killer por las protestas y disturbios que dejaron daños estimados en casi 2.000 millones de dólares el año pasado. El 18 de octubre de 2019 Chile se convirtió en un campo de batalla de un solo contrincante. Una puesta en escena orquestada arteramente, que esperaba un disparador cualquiera y lo obtuvo a raíz del aumento del precio del boleto de subte. A partir de ahí, el neoterrorismo subvencionado que defendía a las clases oprimidas se encargó de destrozar los medios de transporte de esas clases, sus templos, saquear sus comercios y romper su tranquilidad.

El monopolio de la fuerza que los ciudadanos ceden al Estado, y que es la razón de su existencia, no estuvo a la altura de la afrenta como no lo estuvo en Argentina cuando la reforma jubilatoria de Macri, ni lo estuvo en España durante el avance secesionista, para poner sólo un par de casos.

Este referéndum es un premio a la delincuencia, al atropello y a la astucia de aplicar un método que consiste en despreciar, exitosamente, todo principio democrático. De hecho, para conmemorar el año del desastre terrorista del 2019, el 18 de octubre pasado se quemaron dos iglesias además de los saqueos y amenazas de costumbre. Así celebran los justicieros sociales sus aniversarios, como para ir calentando motores. Para que los killers existan, deben existir, también, traidores a la representación legítima. Esta es la era de los killers y de los traidores, seamos justos.

La Constitución chilena es parte de lo que se dio en llamar el milagro chileno, un período en el que nuestro vecino se convirtió en el país más seguro y próspero de la región, con indicadores de desarrollo superiores a la media del resto de los países de la zona, que avanzaban sin retén en la pendiente de pobreza y decadencia. Pero esto no tiene importancia: como en Argentina, como en España y como en tantos otros lugares, lo que importa es esa narrativa por la cual las tensiones civiles de otrora son el salvoconducto para que la izquierda reescriba la historia y sus consecuencias. Quienes quieren borrar la Constitución chilena se excusan en que fue escrita durante la dictadura del general Pinochet y, por algún principio animista, lo representa. Nada dicen de que la Constitución aprobada en 1980 tiene muchas modificaciones, mediante las cuales ya ni siquiera lleva la firma de Pinochet.

Ad

MOVILIDAD SOCIAL

En efecto, las modificaciones con que ya cuenta la Constitución de Chile fueron avaladas por la clase política que hoy, bailando la música que les parece más conveniente, desconocen. La firma en la Constitución actual es la de Ricardo Lagos, presidente en 2005 (fecha de la última reforma) y miembro plastificado de la clase política progresista chilena que, tras esa firma, declamó un punto y aparte, un final del conflicto con esta Constitución que “uniría a todos los chilenos”. Pero a quién le importan las hemerotecas: hoy la Concertación, fuerza política de Lagos y de Bachelet, apoya el APRUEBO, que (por supuesto y como no podía ser de otra manera) debería tener perspectiva de género, como si en 2005 no hubieran existido las mujeres pero ahora sí.

¿Le avergüenza al progresismo desmentirse? Nada, cero. Toda la izquierda, política, intelectual y artística, dio basamento discursivo a las protestas delincuenciales, mintiendo sobre la pobreza, el acceso a la educación, la salud y de nada sirve demostrar con datos que Chile tiene la mayor movilidad social. De hecho, se propusieron destrozar el sistema de jubilaciones para ver si pueden convertirlo en la estafa piramidal deshidratada que es el argentino. Representantes de la coalición de derecha gobernante apoyaron la agenda de la izquierda (que había perdido las elecciones del 2017 por un amplio margen) votando a favor de los retiros de los fondos de jubilación, mostrando su sumisión abyecta. Son los killers los que gobiernan verdaderamente en Chile, sin importar si tienen representación social y cada paso es una muestra de su poderío.

La cuestión acá es entender cómo se llega a instalar la narrativa de que el cambio constitucional podrá solucionar los problemas que en teoría llevaron a los acontecimientos del 18 de octubre de 2019. Nadie en su sano juicio podría pensar que, en ese día, el chileno de a pie decidió solicitar que se modifique la Constitución prendiendo fuego una estación de tren sin que medie ninguna organización criminal a priori. Una casualidad loca, digamos, que hizo que la gente pacífica y despolitizada decidiera de golpe destrozar su propio país porque ese día se acordaron todos al unísono que había que terminar con la Constitución de Pinochet, que era el freno a su realización personal.

Aquel fatídico 18 de octubre el Estado de Derecho falló en controlar la quema de ochenta estaciones de subte; pero no fue sólo eso, también sucumbió a las ideas retardatarias de un socialismo que nunca bajó los estandartes. Un tercermundismo setentista que jamás se dio por vencido y que se adaptó, y que durmió con el enemigo (la democracia liberal) esperando el momento de atacar y que, mal que nos pese, ganó la batalla ideológica en Chile y, si miramos las noticias internacionales, lo está logrando en el mundo.

Ad

CULPABLES

La derecha (o todo lo que no es izquierda, llámese como se llame) lleva todo este tiempo como un observador ajeno viendo crecer esta narrativa. Sólo es necesaria una amenaza de “estallido social” para que se asuste del qué dirán los cultores de la cosmogonía progresista. También se acobarda del uso legítimo de la fuerza en caso de ser gobierno, traicionando las bases mismas del Estado que les da sustento. Killers y cobardes son los responsables de esta oclocracia, en donde los grupos que toman la calle son capaces de torcerle la mano a un gobierno.

El neoliberalismo es hoy un insulto para todo el arco ideológico gracias a la narrativa triunfante que desprecia los períodos económicos exitosos y en cambio no lo es el socialismo productor de miseria en serie. La narrativa pródiga del Estado paternalista fue muy superior a la de la derecha, que ha demostrado que le tiene miedo a la izquierda intransigente y sin escrúpulos. Una vez más, la superioridad estratégica de los killers, su impunidad ante los datos, su capacidad de hacer lo indecible.

Ad

Si la amenaza terrorista consiguió un referéndum constitucional hoy en Chile es gracias a la cobardía y el colaboracionismo de las elites políticas que han traicionado a sus representantes. El fenómeno es visible también en el ataque mortal que se propinan entre sí las derechas españolas mientras el killer Sánchez sale airoso de cada encrucijada en la que entra, contra todo pronóstico. Y en Argentina, enclave vital del killer chavismo, se avanza abiertamente contra la propiedad privada, la libertad de expresión y circulación o la independencia de poderes mientras la oposición se desespera por hocicar coordinadamente en masa ante los personajes más repudiados por sus votantes, homenajeando a sus verdugos. La derecha juega una mancha venenosa virtual en la que unos temen ser tocados por otros. Poca esperanza para los honestos, los trabajadores, los amantes de la ley y el orden. Su representación política los ha despojado de un horizonte de victoria.

El fenómeno mundial de élites enclavadas y dispuestas a conservar su poder a como dé lugar, combinado con una sociedad empobrecida y dependiente logró un fenómeno sociológico clave: el de traspasar la moral de los individuos al Estado. Con ese poder digno de dioses ya pueden hacer cualquier cosa. No sólo están legitimados para redistribuir la riqueza (que parece que esa barbaridad ya no la discute nadie) sino que ahora también regulan las relaciones sociales. Sin este caldo de cultivo no se podría entender este sistema iliberal, que invade el espacio privado sin que a nadie le llame la atención, que legitima los abusos de poder en nombre del bien común, y que gracias a esto genera la inseguridad jurídica madre de la híper regulación contradictoria y sostén de privilegios. De esta matriz nacen los killers.

Ad

QUIEN LA ESCRIBE

¿Qué está en juego en Chile hoy? No las opciones de votación sino el principio de equilibrio y el contrapeso entre las instituciones republicanas. También se juega la legitimidad de la sujeción a la ley. La democracia no es la panacea mágica, pero cumple una función sanitaria al asegurarnos cierta alternancia en el reemplazo de las elites y, en tanto haya competencia política, constituyendo un seguro para la libertad de los individuos. De haber una nueva constitución, va a surgir de la adscripción moral e ideológica de esas élites que abiertamente han despreciado la democracia; ahora bien: ¿acaso no son las élites que escribirán la próxima Constitución las mismas que traicionaron la representación actual? ¿No son las mismas que juraron que con la modificación del 2005 llegaría la paz verdadera? ¿Cómo pueden los chilenos asegurarse que la nueva Constitución procure proteger al individuo de los abusos del poder, en lugar de llevarlos a una Constitución chavista? ¿Acaso no va a escribir la Constitución la misma casta que por el interés propio mancilla la actual? ¿Para qué quieren una nueva ley suprema si esta puede ser cambiada a fuerza de incendios y saqueos?

La era de los killers es el período por el cual los mentirosos, ambiciosos, impredecibles y sin escrúpulos ni temores pueden controlar a los demás y vivir en el mundo de privilegios que sólo el Estado es capaz de ofrecer. El miedo que implantan los ha traído a donde están y siempre están dispuestos a ir por todo. ¿Quiénes podrán enfrentarlos, los que les mandan mensajes de solidaridad y les tienden puentes de afecto? ¿Qué narrativa acabará siendo capaz liderar la oposición a los killers, la que se avergüenza de sí misma?. Hoy estamos hablando de Chile, pero podríamos estar hablando de nosotros.


Por Karina Mariani, publicada originalmente en diario La Prensa.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Chile

El Gobierno reveló cuáles son las empresas que se adjudicaron la licitación del litio: una chilena y una china

Publicado

en

Ahora, ambas empresas deberán obtener los permisos pertinentes, entre ellos los medioambientales. El Estado recibirá, sin considerar los pagos futuros por producción, US$121 millones por estas dos cuotas.

El Gobierno, a través del Ministerio de Minería, notificó la adjudicación del proceso de licitación para impulsar la producción de litio en el país.

Se optó por entregar dos de las cinco cuotas que se ofrecían a las empresas BYD Chile SpA (de capitales chinos) y Servicios y Operaciones Mineras del Norte S.A.

“Cada una se adjudicó una cuota de 80.000 toneladas de litio metálico comercializable (LME), por las cuales BYD Chile SpA presentó una oferta por US$61 millones y Servicios y Operaciones Mineras del Norte S.A. ofertó US$60 millones, respectivamente”, sostuvo la cartera de Minería a través de un comunicado.

Ambas ofertas -sustancialmente más altas que el resto de las ofertas recibidas, precisó el Ejecutivo- “son las que mejor responden al interés del Estado de aumentar la competencia en este mercado y obtener la recaudación por cuota más satisfactoria”.

El Estado recibirá, sin considerar los pagos futuros por producción, US$121 millones por estas dos cuotas.

El Ministerio de Minería remarcó que la convocatoria nacional e internacional buscaba elevar la producción de este mineral en Chile, atendiendo así la creciente demanda mundial generada por el desarrollo, entre otros, de la electromovilidad.

La entrada de ambas compañías permitirá aumentar el dinamismo de la industria local de litio para que Chile recupere su posición en la escena mundial. “Las cuotas adjudicadas, por un total de 160.000 toneladas de LME, representan el 1,8% de las reservas conocidas de litio en nuestro país”, agregó Minería.

Siguientes pasos

Previo al inicio de la etapa exploración y producción, las compañías deberán obtener frente a las autoridades pertinentes -ambientales y otras- todos los permisos requeridos, así como “generar los espacios de diálogo necesarios para asegurar que los proyectos se desarrollen en armonía con las comunidades locales, cuidando el medioambiente y respetando nuestra legislación vigente”.

Asimismo, el Gobierno sostuvo que trabajará con las compañías adjudicatarias la incorporación de fórmulas que permitan destinar una porción de los pagos que éstas deberán realizar, a aportes a las comunidades locales y a inversiones en I+D.

Por último, el Ejecutivo señaló que “reafirma su disposición a conformar una Mesa Nacional del Litio para elaborar una estrategia de desarrollo de esta industria, con una mirada de Estado y de largo plazo”.

Seguir Leyendo

Chile

El senado aprueba a María Cristina Gajardo y Diego Simpértigue como nuevos ministros de la Corte Suprema

Publicado

en

Con esta designación, el pleno del máximo tribunal tiene 14 de sus 21 miembros nominados por Sebastián Piñera, seis por Michelle Bachelet y uno por Ricardo Lagos

La abogada María Cristina Gajardo y el magistrado Diego Simpértigue fueron ratificados por el Senado y serán ministros de la Corte Suprema. Esto, luego del nombramiento que realizó el Presidente Sebastián Piñera y que se discutió en la Comisión de Constitución del Senado el pasado 22 de diciembre.

Para Gajardo, la deliberación resultó con 29 votos a favor, 3 en contra y 1 abstención, mientras que para Simpértigue fue mediante unanimidad, alcanzando así los 36 votos. Reemplazarán a las ministras María Eugenia Sandoval y Rosa María Maggi con motivos de su jubilación.

La votación de María Cristina Gajardo obtuvo críticas y alabanzas por los distintos sectores políticos. Por un lado, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, mostró su satisfacción con el nombramiento, aludiendo a su larga carrera en la materia.

Por otro lado el senador socialista Juan Pablo Letelier, votó en contra del nombramiento de la abogada, aludiendo sus diferencias sobre como se aborda el derecho laboral en Chile.

En la misma línea, el senador Alejandro Navarro se sumó a Letelier y argumentó sus diferencias con los fallos de la abogada, que cataloga de ser “permanente pro empresarial”.

De todas formas, Gajardo logró conseguir el quórum necesario de 29 votos y será ministra de la Corte Suprema junto al magistrado Diego Simpértigue, quien será la primera persona perteneciente a un pueblo originario (Aymara) en llegar al Tribunal Supremo.

Seguir Leyendo

Chile

Rojo Edwards asume la presidencia del Partido Republicano, en reemplazo de José Antonio Kast

Publicado

en

El senador electo por la Región Metropolitana se convirtió en el nuevo presidente del partido de Kast, y descartó una alianza con Chile Vamos.

Este viernes, el Partido Republicano de Chile ratificó al senador electo por la Región Metropolitana, Rojo Edwards, como el nuevo presidente de la agrupación política de derecha.

Edwards reemplazará a José Antonio Kast, fundador y actual presidente del partido, luego de que el derrotado candidato presidencial decidiera alejarse, por el momento, de la actvidad política. Kast dirigirá Acción Republicana, el movimiento del partido enfocado en la acción social.

Agradezco a la directiva que depositó su confianza en mí y todos los Republicanos que son parte de esta gran familia. Trabajaré por seguir el legado que nos entregó José Antonio Kast, por la defensa de la libertad, la familia y el Estado de Derecho. ¡Muchas gracias!”, señaló el senador electo por la RM.

En un acto en la sede del partido, Kast y Edwards hicieron el traspaso de mando, lo cual quedó registrado en las redes sociales del nuevo presidente del Partido Republicano.

Kast lideró al partido de un 7% en la primera vuelta de las elecciones del 2017, a un 29% en 2021, sumado a un 44% en la segunda vuelta del año pasado. Edwards tendrá un enorme desafío en mantener las bases republicanas movilizadas, y crear una candidatura competitiva para el 2025.

En conversación con La Tercera, Rojo Edwards apuntó a lo que buscará con el Partido Republicano. “Nuestro proyecto propone cambios en libertad y democracia. Mi gestión como presidente del Partido Republicano va a ser para nuestras ideas, que son las que han traído progreso en democracia a los pueblos”, indicó. “Espero que el Partido Republicano sea el más influyente de Chile de aquí a cuatro años más”, manifestó el senador electo.

La decisión más importante que tomó Edwards en su primer día en el cargo es que descartó cualquier alianza con los partidos de Chile Vamos.

No estamos buscando formar una coalición con Chile Vamos, pero sí creemos que tenemos que lograr algún tipo de coordinación en el Congreso para poder, en aquellas cosas que estemos de acuerdo, potenciar nuestras posturas”, cerró.

Seguir Leyendo

Trending