Seguinos en redes

Chile

Boric anuncia profundos cambios de Gabinete: Sus ministros llorando tras la derrota de la Constitución comunista

Publicado

en

El presidente le entrega el Gobierno a funcionarios de la ex Concertación en un reajuste ministerial como consecuencia del resultado del plebiscito de salida.

Este martes, a tan solo 6 meses del inicio de su gobierno, el presidente Gabriel Boric hizo su primer cambio de gabinete como consecuencia de la paliza electoral que recibió la izquierda en el plebiscito de salida donde se rechazó la nueva Constitución con un 60% de apoyos.

El gobierno de Boric se había puesto al hombro la campaña del "Apruebo", pero su mala imagen terminó por sepultar la intención de reformar la Constitución. Un cambio de rumbo era imperioso incluso antes del plebiscito, y tras la derrota el ajuste era inminente.

Pero todo el proceso fue muy poco profesional, como es costumbre de este gobierno comandado por ex líderes estudiantiles. El anuncio iba a realizarse el lunes pero se postergó un día entero porque "nadie quería agarrar", según fuentes consultadas por este medio.

Ante la incertidumbre, algunos nombres comenzaron a barajarse, pero rápidamente le comunicaron a Boric que no querían asumir el cargo. Así el anuncio se postergó hasta la tarde del martes, cuando parece que llegó a un acuerdo con las fuerzas de la ex Concertación.

Los más beneficiadios fueron las fuerzas de la Democracia Cristiana (DC), el Partido Socialista (PS), y el Partido Por la Democracia (PPD), todos miembros fundadores de la histórica coalición de partidos de centroizquierda que gobernaron por 20 años ininterrumpidamente a Chile tras la salida del poder de Pinochet.

El cambio más importante se dio en el Ministerio del Interior, que aglutina las carteras de seguridad, coordinación regional e incluso funciona como una vicepresidencia, ya que su ministro está segundo en la línea de sucesión.

En este cargo estaba la ridícula Izkia Siches, ex líder estudiantil de la Facultad de Medicina, una de las personas más cercanas a Boric. Su gestión fue un desastre, y a pesar de su discurso pacificista con la insurrección mapuche, el terrorismo indigenista está en su peor momento.

Será reemplazada por Carolina Tohá, del PPD, quien garantizará una fuerte influencia de las fuerzas de la ex Concertación en el gobierno. Hasta ahora, estos partidos socialdemócratas habían apoyado legislativamente a Boric, pero su presencia en el gobierno era marginal.

Un momento especialmente complejo se vivió en relación con el nombramiento del Subsecretario del Interior, una de las figuras más importantes del gobierno después del Ministro de la misma cartera.

Actualmente la Subsecretaría es liderada por Manuel Monsalve, del PS, pero este mediodía, Presidencia comunició su renuncia y anunció que el cargo lo tomaría el ex subsecretario de Educación, Nicolás Cataldo, dirigente del Partido Comunista (PC).

Cataldo incluso llegó a cambiar su descripción en redes sociales para reflejar este nombramiento, pero la alegría duró solo unos minutos. Parece que en el acuerdo, las fuerzas de la ex Concertación pidieron mantener el control total de Interior, por lo que Monsalve fue ratificado en el cargo.

El polémico dirigente comunista tuvo que dar marcha atrás con su descripción en redes sociales, y el mamarracho quedó completo. Boric quiso adelantarse y quedarse con un cargo que no acordó en el rosqueo político que ocurrió detrás de escena. Volvió a ser derrotado de manera humillante.

Otro que abandona su cargo es Giorgio Jackson, íntimo de Boric y quien ejercía como su secretario de presidencia. Jackson había sido la cara visible de la campaña del "Apruebo", incluso con una denuncia en su contra por utilizar fondos públicos para apoyar la nueva Constitución, por lo que su salida era esperable.

Sin embargo, su reemplazo sorprendió a muchos. Siendo un cargo tan cercano al presidente, prácticamente un jefe de Gabinete, se creía que iba a retenerlo Boric, pero Ana Lya Uriarte, del PS, será la nueva Secretaria de Presidencia.

Uriarte es la mano derecha de Michelle Bachelet y ocupó el cargo de jefa de Gabinete entre 2014 y 2018. Como anticipó La Derecha Diario en junio, la ex presidente abandonó su cargo en la ONU y buscará volver a Chile, donde pretende tomar control del gobierno de Boric.

Jackson no se queda con las manos vacías, y fue anunciado como el nuevo Ministro de Desarrollo Social, quitándole la cartera a Jeannette Vega, del PPD. Este enroque de figuras fue pactado con la dirigencia del partido socialdemócrata.

De esta manera, entre los ministerios más importantes (con más caja), Boric solo se queda con el de Desarrollo, encargado de articular los masivos planes sociales anunciados por su gobierno en los últimos meses.

Interior (Tohá), Economía (Marcel), Cancillería (Urrejola), y Defensa (Allende) todos quedaron en manos de las fuerzas de la ex Concertación, mientras que Boric apenas logró retener Desarrollo, de la mano de Jackson.

Entre otros cambios, la polémica Begoña Yarza salió del Ministerio de Salud y en su reemplazo se designó a Ximena Aguilera, integrante del consejo asesor COVID-19 y una médica con un poco más de reputación.

Del mismo modo, el ex asesor del Segundo Piso, Diego Pardow (CS) se convirtió en nuevo ministro de Energía en reemplazo de Claudio Huepe (CS), un cambio que no modificó la estructura de influencias dentro del gobierno. A su vez, Silvia Díaz, quien no tiene afiliación partidaria, será la nueva ministra de Ciencias en el puesto que dejó el ex ministro Flavio Salazar (PC).

Argentina

Bullrich anunció un endurecimiento de la frontera con Chile: "Gran parte hoy de la droga que entra a Argentina, entra por Chile"

Publicado

en

"Chile tiene una situación de seguridad y de narcotráfico mucho peor de la que tenía hace unos años", aseveró la ministra, quien confirmó que lanzará un masivo operativo para reforzar la seguridad fronteriza.

Patricia Bullrich, la flamante Ministra de Seguridad del Gobierno de Javier Milei, participó esta semana del plenario de comisiones donde explicó ante los diputados las reformas en Seguridad del masivo proyecto de ley que el Presidente envió al Congreso.

Allí, expuso acerca de la política fronteriza que pretende impulsar durante los próximos cuatro años, que implicará fuertes controles no solo de la inmigración ilegal si no que del tráfico de drogas. Para este último, sorprendió a la audiencia culpando a Chile de ser una de las principales puertas de ingreso de estupefacientes al país.

"Tenemos que avanzar en coordinación con Chile porque Chile tiene una situación de seguridad y tráfico de drogas mucho peor que la que tenía hace algunos años", dijo la ministra en una clara referencia al deterioro de la lucha contra el narcotráfico desde que el comunista Gabriel Boric llegó a la presidencia en ese país.

Bullrich anticipó que mientras Chile mantenga un insuficiente control fronterizo, la política argentina deberá endurecerse: "Vamos a implementar una política diferente en las fronteras con Chile, que son fronteras controlables."

En una entrevista con Radio Milenium después de su exposición, Patricia Bullrich afirmó que está trabajando en coordinación con las Fuerzas Armadas argentinas para llevar a cabo operaciones destinadas a prevenir el desarrollo del tráfico de drogas y desmantelar las redes de distribución del narco entre Chile y Argentina.

Así, indicó que están “trabajando en un plan de desarrollo sobre métodos disuasivos de las fuerzas armadas en las fronteras. En el transporte de tropas, radares. Es algo que todavía no está terminado, recién comienza a discutirse; cuando estemos en condiciones, lo vamos a dar a conocer”, anticipó.

Conocemos perfectamente la frontera, ya hemos puesto en pocos días en marcha todas las cámaras que estaban apagadas. Si quieren les muestro en mi teléfono, como podemos mirar hoy todos los pasos, hemos trabajado ya un movimiento de presión sobre las fronteras”, sostuvo.

“Y nuestro objetivo es trabajar, tenemos un núcleo que lo llamamos GOC que es un grupo de operaciones especiales trabajando en todo lo que es la frontera, en el comercio ilegal, en la trata de personas”, añadió.

Seguir Leyendo

Argentina

El líder terrorista mapuche Jones Huala fue extraditado a Chile donde terminará de cumplir su condena

Publicado

en

El líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) aún debe cumplir con cerca de seis meses de prisión por los delitos de incendio y tenencia ilegal de arma de fuego en 2013.

En el marco de un importante operativo desplegado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, el líder terrorista mapuche Facundo Jones Huala fue extraditado a Chile, por segunda vez en su vida, para terminar de cumplir una pena a prisión que expira a mediados de junio.

El traslado fue realizado por efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que ingresó al predio de la Unidad 14 del Servicio Penitenciario, ubicado en pleno centro de la localidad chubutense, para trasladar al convicto hasta la estación aérea Brigadier Parodi.

Con chaleco antibalas y casco, Jones Huala abordó uno de los furgones para traslado de detenidos, y llegó al aeorpuerto a las 6 de la mañana, donde el líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) estaba siendo esperado por una aeronave de la Policía de Investigaciones (PDI) de Chile.

La Justicia de Chile condenó a 9 años de prisión a Jones Huala por quemar una vivienda y amenazar a una familia con armas de fuego en un terrorífico episodio en Pisu Pisué en el año 2013. Este fue el único delito que se le pudo imputar directamente, pero está acusado de ser el líder de la organización terrorista RAM, responsable de cientos de delitos en todo el sur chileno.

En 2018, su pena se redujo a 6 años debido a que computaron el tiempo en el que estuvo detenido en Argentina, donde fue arrestado por primera vez, en la cárcel federal de Esquel, antes de su extradición original.

Sin embargo, por presiones del gobierno de Gabriel Boric, la justicia chilena decidió otorgarle la libertad condicional en enero de 2022, luego de que el el Tribunal de Apelaciones de Temuco evaluara su “buena conducta” durante el cumplimiento de la pena.

Inmediatamente después de haber quedado libre, Jones Huala se escapó a la Argentina, lo que hizo que la justicia chilena revise su libertad condicional y vuelva a pedir su detención para que complete la pena en la cárcel, donde tendrá que estar tras las rejas hasta por lo menos junio de este año.

Después de un año prófugo, en enero del 2023, Jones Huala fue capturado en El Bolsón por la Policía de Río Negro. De acuerdo consignó el parte policial, el episodio que llevó a su detención fue muy extraño. Se cree que Jones Huala estaba embriagado y cantando a los gritos y por eso los vecinos llamaron a la policía, sin saber que el responsable de los ruidos era un criminal internacional.

Procedemos a revisar el lugar y observamos una persona en una habitación, tirado sobre un montón de ropa, presumiblemente dormido quien vestía una pollera de jeans hasta la rodilla y una blusa color negro con tachas doradas y una remera manga larga floreada debajo de la misma, al consultarle quien era, dijo ser Jones Huala”, reza el parte policial, que confirma que el terrorista mapuche estaba vestido de mujer al momento de su detención.

Había rumores de personas que lo habían identificado en la zona desde hace varios meses y finalmente pudimos dar con él. Estaba en estado de ebriedad, en buena condición física, sólo, escondido y en una situación de delito común”, amplió la gobernadora Arabela Carreras.

Seguir Leyendo

Chile

Los primeros dos años de Boric: Se dispara el déficit fiscal, la economía se estanca y la desocupación es la más alta desde la pandemia

Publicado

en

Las finanzas públicas volvieron a desequilibrarse tras la ejecución del Presupuesto 2023, el índice IMACEC de actividad no crece desde hace un año, y el desempleo volvió a escalar en respuesta a las medidas de reforma que adoptó el Gobierno socialista.

El Gobierno socialista de Gabriel Boric cosechó magros resultados económicos en sus casi 2 años de administración. Si bien el oficialismo no logró avanzar enteramente con la aplicación de su paquete de reformas, y fue repelido por el Congreso en múltiples oportunidades, sí logró establecer aumentos impositivos sobre el sector energético (especialmente importante para Chile) y un mayor peso regulatorio para el mercado laboral.

Los resultados están a la vista. La actividad económica mensual medida por el índice IMACEC no crece desde noviembre de 2021. Desde entonces acumuló una retracción total del 2%, y del 1,23% desde que Gabriel Boric asumió la presidencia en marzo del año pasado.

Chile volvió a perder la tendencia de crecimiento de largo plazo que mantenía antes de la pandemia. La inestabilidad en torno a las reglas de juego de la economía hace imposible la previsión, y por ende desalienta la inversión privada.

Actividad económica de Chile entre 2019 y 2023.

Esto obedece a muchos motivos, por ejemplo el cambio de la Constitución nacional (con un futuro incierto), las medidas erráticas del Presidente Boric contra el régimen de capitalización individual y la reforma del sistema impositivo, o el estallido de violentas protestas de la izquierda en septiembre de 2019.

El pésimo desempeño del nivel de actividad y el endurecimiento de las regulaciones laborales precipitó un aumento de la tasa de desocupación abierta, que llegó oficialmente a los niveles más altos desde mayo de 2021. El último dato oficial publicado por el Gobierno confirmó que el desempleo escaló al 8,8% al cierre de septiembre.

Desde el punto de vista de las finanzas públicas la situación de Chile tampoco es alentadora. El Presupuesto de 2022, aprobado por el expresidente Sebastián Piñera, logró inducir un fuerte superávit financiero que llegó a representar el 1,4% del PBI en diciembre del año pasado. Y si bien el Gobierno se atribuyó vagamente este logro, lo cierto es que prácticamente no tuvo incidencia en el mismo.

Pero a partir de 2023 entró en vigencia de ejecución el Presupuesto que diseñó el Gobierno socialista, elaborado por Mario Marcel, y los resultados son desastrosos. El superávit del presupuesto anterior rápidamente se convirtió en un déficit que alcanzó el 2,6% del PBI al cierre de octubre, el más alto registrado desde la salida de la pandemia.

El oficialismo pretendía compensar el aumento previsto sobre las erogaciones del Estado con una drástica suba de los impuestos, pero la reforma extremista no logró los consensos necesarios para poder ser aprobada en el Congreso de diputados y fue rechazada de plano.

Este revés del Congreso constituyó un severo golpe para el Gobierno, pero el Presidente Boric se rehusó a dar marcha atrás con el aumento de los gastos, así como también rechazó cualquier moderación sobre su proyecto impositivo original.

Seguir Leyendo

Tendencias