Seguinos en redes

Chile

Chile rechazó por segunda vez una nueva Constitución y volvió a ratificar la Constitución de Pinochet

Publicado

en

El “en contra” a la propuesta redactada por la derecha se impuso por más de diez puntos y el gobierno anunció que no habrá un tercer intento durante su gestión.

Por segunda vez en un año, la Constitución de 1980, escrita por Augusto Pinochet, y reformada durante la transición a la democracia, se impuso este domingo por sobre el nuevo texto constituyente que había sido redactado por el Consejo Constitucional.

Luego del fracaso histórico de la primera versión que había confeccionado una Convención Constituyente, que resultó en un texto de extrema izquierda y que fue ampliamente rechazado por la población por casi el 80% de los votos, el Gobierno de Gabriel Boric volvió a insistir con un nuevo documento para reformar la Carta Magna.

Sin embargo, en el nuevo plebiscito de salida, a pesar de que esta vez la derecha había tenido una mayor injerencia y había logrado escribir una nueva Constitución más centrada y sin extremismos progresistas, la población volvió a optar por el documento fundacional de Pinochet.

De esta manera, el voto “en contra” se impuso con un 55,7% de los sufragios ante la opción “a favor”, que llegó a 44,2%. El resultado puso fin a un proceso de cuatro años que surgió en Chile a partir del estallido social de octubre de 2019, que sumó nueve elecciones durante aquel período, y que terminó con dos propuestas elaboradas rechazadas de manera contundente.

“Durante nuestro mandato se cierra nuestro proceso constitucional”, señaló Boric tras la publicación de los resultados, dando a entender que no volvería a intentar una nueva reforma. “El país se polarizó y dividió. La política ha quedado en deuda con Chile”, indicó desde el Palacio de La Moneda.

Pese a la obligatoriedad del voto, la participación de los chilenos fue menor a la del plebiscito del año pasado, lo que se reflejó en el flujo de personas que concurrieron a los centros de votación y en la numerosa cantidad de gente que acudió a las comisarías dispuestas para concretar el trámite.

Este hecho reflejó la apatía y el desgano que predomina en la sociedad chilena frente a un cambio de la Constitución, a pesar de todo lo ocurrido durante el estallido social, y que se intensificó con una larga campaña del miedo por parte de la izquierda.

Tras el fracaso de la izquierda en el plebiscito de 2022 en su primer intento por reformar la Constitución y que le significó una derrota histórica, en esta oportunidad el texto fue impulsado por la centroderecha que tuvo mayoría en el Consejo Constitucional que elaboró la propuesta, cuyo texto exaltó el papel de los privados en la provisión de derechos –tanto en el sistema de pensiones y de salud–, pero que también ratificó el modelo de Estado Social, y mencionaba cuestiones progresistas como el cambio climático.

Tanto la izquierda como la derecha votó en contra del nuevo texto, mientras que la centroizquierda y la centroderecha lo apoyó. Por su parte, el líder de la derecha en Chile, José Antonio Kast, apoyó la aprobación de la Nueva Constitución.

Los republicanos somos distintos. Cuando ganamos, ganamos y cuando perdemos, perdemos. Y esta noche, una gran mayoría de chilenos ha rechazado la propuesta constitucional que nosotros impulsamos desde el Consejo Constitucional. Y reconocemos esa derrota con mucha claridad y también con mucha humildad”, señaló el presidente del Partido Republicano.

Argentina

Bullrich anunció un endurecimiento de la frontera con Chile: "Gran parte hoy de la droga que entra a Argentina, entra por Chile"

Publicado

en

"Chile tiene una situación de seguridad y de narcotráfico mucho peor de la que tenía hace unos años", aseveró la ministra, quien confirmó que lanzará un masivo operativo para reforzar la seguridad fronteriza.

Patricia Bullrich, la flamante Ministra de Seguridad del Gobierno de Javier Milei, participó esta semana del plenario de comisiones donde explicó ante los diputados las reformas en Seguridad del masivo proyecto de ley que el Presidente envió al Congreso.

Allí, expuso acerca de la política fronteriza que pretende impulsar durante los próximos cuatro años, que implicará fuertes controles no solo de la inmigración ilegal si no que del tráfico de drogas. Para este último, sorprendió a la audiencia culpando a Chile de ser una de las principales puertas de ingreso de estupefacientes al país.

"Tenemos que avanzar en coordinación con Chile porque Chile tiene una situación de seguridad y tráfico de drogas mucho peor que la que tenía hace algunos años", dijo la ministra en una clara referencia al deterioro de la lucha contra el narcotráfico desde que el comunista Gabriel Boric llegó a la presidencia en ese país.

Bullrich anticipó que mientras Chile mantenga un insuficiente control fronterizo, la política argentina deberá endurecerse: "Vamos a implementar una política diferente en las fronteras con Chile, que son fronteras controlables."

En una entrevista con Radio Milenium después de su exposición, Patricia Bullrich afirmó que está trabajando en coordinación con las Fuerzas Armadas argentinas para llevar a cabo operaciones destinadas a prevenir el desarrollo del tráfico de drogas y desmantelar las redes de distribución del narco entre Chile y Argentina.

Así, indicó que están “trabajando en un plan de desarrollo sobre métodos disuasivos de las fuerzas armadas en las fronteras. En el transporte de tropas, radares. Es algo que todavía no está terminado, recién comienza a discutirse; cuando estemos en condiciones, lo vamos a dar a conocer”, anticipó.

Conocemos perfectamente la frontera, ya hemos puesto en pocos días en marcha todas las cámaras que estaban apagadas. Si quieren les muestro en mi teléfono, como podemos mirar hoy todos los pasos, hemos trabajado ya un movimiento de presión sobre las fronteras”, sostuvo.

“Y nuestro objetivo es trabajar, tenemos un núcleo que lo llamamos GOC que es un grupo de operaciones especiales trabajando en todo lo que es la frontera, en el comercio ilegal, en la trata de personas”, añadió.

Seguir Leyendo

Argentina

El líder terrorista mapuche Jones Huala fue extraditado a Chile donde terminará de cumplir su condena

Publicado

en

El líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) aún debe cumplir con cerca de seis meses de prisión por los delitos de incendio y tenencia ilegal de arma de fuego en 2013.

En el marco de un importante operativo desplegado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, el líder terrorista mapuche Facundo Jones Huala fue extraditado a Chile, por segunda vez en su vida, para terminar de cumplir una pena a prisión que expira a mediados de junio.

El traslado fue realizado por efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que ingresó al predio de la Unidad 14 del Servicio Penitenciario, ubicado en pleno centro de la localidad chubutense, para trasladar al convicto hasta la estación aérea Brigadier Parodi.

Con chaleco antibalas y casco, Jones Huala abordó uno de los furgones para traslado de detenidos, y llegó al aeorpuerto a las 6 de la mañana, donde el líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) estaba siendo esperado por una aeronave de la Policía de Investigaciones (PDI) de Chile.

La Justicia de Chile condenó a 9 años de prisión a Jones Huala por quemar una vivienda y amenazar a una familia con armas de fuego en un terrorífico episodio en Pisu Pisué en el año 2013. Este fue el único delito que se le pudo imputar directamente, pero está acusado de ser el líder de la organización terrorista RAM, responsable de cientos de delitos en todo el sur chileno.

En 2018, su pena se redujo a 6 años debido a que computaron el tiempo en el que estuvo detenido en Argentina, donde fue arrestado por primera vez, en la cárcel federal de Esquel, antes de su extradición original.

Sin embargo, por presiones del gobierno de Gabriel Boric, la justicia chilena decidió otorgarle la libertad condicional en enero de 2022, luego de que el el Tribunal de Apelaciones de Temuco evaluara su “buena conducta” durante el cumplimiento de la pena.

Inmediatamente después de haber quedado libre, Jones Huala se escapó a la Argentina, lo que hizo que la justicia chilena revise su libertad condicional y vuelva a pedir su detención para que complete la pena en la cárcel, donde tendrá que estar tras las rejas hasta por lo menos junio de este año.

Después de un año prófugo, en enero del 2023, Jones Huala fue capturado en El Bolsón por la Policía de Río Negro. De acuerdo consignó el parte policial, el episodio que llevó a su detención fue muy extraño. Se cree que Jones Huala estaba embriagado y cantando a los gritos y por eso los vecinos llamaron a la policía, sin saber que el responsable de los ruidos era un criminal internacional.

Procedemos a revisar el lugar y observamos una persona en una habitación, tirado sobre un montón de ropa, presumiblemente dormido quien vestía una pollera de jeans hasta la rodilla y una blusa color negro con tachas doradas y una remera manga larga floreada debajo de la misma, al consultarle quien era, dijo ser Jones Huala”, reza el parte policial, que confirma que el terrorista mapuche estaba vestido de mujer al momento de su detención.

Había rumores de personas que lo habían identificado en la zona desde hace varios meses y finalmente pudimos dar con él. Estaba en estado de ebriedad, en buena condición física, sólo, escondido y en una situación de delito común”, amplió la gobernadora Arabela Carreras.

Seguir Leyendo

Chile

Los primeros dos años de Boric: Se dispara el déficit fiscal, la economía se estanca y la desocupación es la más alta desde la pandemia

Publicado

en

Las finanzas públicas volvieron a desequilibrarse tras la ejecución del Presupuesto 2023, el índice IMACEC de actividad no crece desde hace un año, y el desempleo volvió a escalar en respuesta a las medidas de reforma que adoptó el Gobierno socialista.

El Gobierno socialista de Gabriel Boric cosechó magros resultados económicos en sus casi 2 años de administración. Si bien el oficialismo no logró avanzar enteramente con la aplicación de su paquete de reformas, y fue repelido por el Congreso en múltiples oportunidades, sí logró establecer aumentos impositivos sobre el sector energético (especialmente importante para Chile) y un mayor peso regulatorio para el mercado laboral.

Los resultados están a la vista. La actividad económica mensual medida por el índice IMACEC no crece desde noviembre de 2021. Desde entonces acumuló una retracción total del 2%, y del 1,23% desde que Gabriel Boric asumió la presidencia en marzo del año pasado.

Chile volvió a perder la tendencia de crecimiento de largo plazo que mantenía antes de la pandemia. La inestabilidad en torno a las reglas de juego de la economía hace imposible la previsión, y por ende desalienta la inversión privada.

Actividad económica de Chile entre 2019 y 2023.

Esto obedece a muchos motivos, por ejemplo el cambio de la Constitución nacional (con un futuro incierto), las medidas erráticas del Presidente Boric contra el régimen de capitalización individual y la reforma del sistema impositivo, o el estallido de violentas protestas de la izquierda en septiembre de 2019.

El pésimo desempeño del nivel de actividad y el endurecimiento de las regulaciones laborales precipitó un aumento de la tasa de desocupación abierta, que llegó oficialmente a los niveles más altos desde mayo de 2021. El último dato oficial publicado por el Gobierno confirmó que el desempleo escaló al 8,8% al cierre de septiembre.

Desde el punto de vista de las finanzas públicas la situación de Chile tampoco es alentadora. El Presupuesto de 2022, aprobado por el expresidente Sebastián Piñera, logró inducir un fuerte superávit financiero que llegó a representar el 1,4% del PBI en diciembre del año pasado. Y si bien el Gobierno se atribuyó vagamente este logro, lo cierto es que prácticamente no tuvo incidencia en el mismo.

Pero a partir de 2023 entró en vigencia de ejecución el Presupuesto que diseñó el Gobierno socialista, elaborado por Mario Marcel, y los resultados son desastrosos. El superávit del presupuesto anterior rápidamente se convirtió en un déficit que alcanzó el 2,6% del PBI al cierre de octubre, el más alto registrado desde la salida de la pandemia.

El oficialismo pretendía compensar el aumento previsto sobre las erogaciones del Estado con una drástica suba de los impuestos, pero la reforma extremista no logró los consensos necesarios para poder ser aprobada en el Congreso de diputados y fue rechazada de plano.

Este revés del Congreso constituyó un severo golpe para el Gobierno, pero el Presidente Boric se rehusó a dar marcha atrás con el aumento de los gastos, así como también rechazó cualquier moderación sobre su proyecto impositivo original.

Seguir Leyendo

Tendencias