Conecte con nosotros

Chile

HOY: Chile va a la elección más importante de su historia, donde decidirá el futuro de su país

Este domingo los chilenos se juegan el futuro de su país. La Constitución está en juego y la extrema izquierda presiona para tomar el camino de la revolución bolivariana. El “Rechazo” es la única barrera para contrarrestar esta embestida comunista.

Publicado

en

Todos los chilenos están convocados a votar este domingo en un referéndum nacional para cambiar o mantener su Constitución, en un plebiscito convocado por el Gobierno para calmar las violentas protestas de la extrema izquierda en las calles del país.

La Constitución actual fue escrita durante el gobierno del militar Augusto Pinochet en 1980 con un 65,71% de la aprobación de los chilenos en las urnas, y sirvió como lienzo de lo que sería el milagro chileno, sacando al país de la pobreza y convirtiéndolo en el más rico de Latinoamérica en tan solo 20 años.

A pesar de que fue concebida durante una dictadura, Pinochet incluyó en la Constitución una serie de fundamentos liberales y escribió una Carta Magna que defiende la propiedad privada, las libertades individuales, la libertad de culto, de expresión y de enseñanza. No aplica los principios socialistas que están tan presentes otros textos constitucionales más modernos de la región, como Argentina o Brasil.

La reforma está siendo impulsada por la extrema izquierda, y se busca explicitar la “adquisición de nuevos derechos” que “fueron denegados”. 

Entre ellos, se quiere incluir en la Constitución que el agua, la tierra y los recursos naturales son de interés público, lo cual facilitaría a cualquier Gobierno subsiguiente a estatizarlos. Se quiere introducir un sistema de pensiones público y se le quiere dar más poder al sindicalismo. Además, se quiere dañar la estructura de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, y se le quiere dar un reconocimiento oficial a los pueblos indígenas, con algunos sectores de la izquierda incluso proponiendo repartirles tierras.

Definitivamente, una nueva Constitución en Chile en el actual marco político implicaría un grave corrimiento a la izquierda. Este es el primer paso que necesitaba la izquierda chilena si alguna vez quiere repetir el modelo chavista en Chile; hasta ahora cualquier intento sería bloqueado por la Constitución.

Desde 1980, la Constitución fue enmendada 20 veces, y reformada en 2005, pero estos cambios se hicieron con el objetivo de ajustar o renovar algunos conceptos que habían quedado anticuados, pero nunca se tocó el espíritu liberal del texto original. Esta vez, es exactamente eso lo que se quiere.

La Constitución chilena, una de las más liberales del mundo, enfrenta la embestida más grande de la izquierda de su historia.

Ad

Los 14 millones de electores están convocados a votar en esta oportunidad, pero el voto es voluntario, por una ley promulgada en 2012 que así lo dispuso. Esto saldó una disputa filosófica en el país, pero generó un problema en esta ocasión: debido a las encuestas manufacturadas por la izquierda que aseguran que la izquierda va a triunfar apabullantemente, muchas personas que votarían por mantener la Constitución no irán a votar.

En una clara profecía autocumplida, el desgano por perder la elección será exactamente lo que haga que la derecha y el liberalismo pierda este referéndum.

Los votantes tienen que responder a dos preguntas en dos boletas diferentes. Primero sobre el principio de un cambio de Constitución, donde en una primer papeleta deben responder a la pregunta: “¿Quiere ud. una nueva Constitución”, los chilenos podrán marcar con bolígrafo azul la opción “Apruebo” o “Rechazo”.

La segunda pregunta es acerca de qué órgano redactará una nueva Constitución. En una segunda boleta, deberán responder a la pregunta: “¿Qué tipo de órgano debiera redactar la nueva Constitución?”, los votantes podrán optar entre la opción de una “Convención Constitucional Mixta”, compuesta por 172 miembros, distribuida en partes iguales entre ciudadanos electos y parlamentarios, y la de una “Convención Constitucional”, de 155 miembros, en la cual todos sus integrantes tienen que ser elegidos específicamente para este propósito. 

El elector puede votar “Rechazo” y también elegir una de las dos opciones para redactar el texto de una eventual Carta Magna nueva.

Si la opción de la “Convención Constitucional” gana, esta será completamente paritaria, según reza la ley aprobada en marzo en el Parlamento.

En caso que triunfen los partidarios del cambio de Constitución, el siguiente paso será la elección de los miembros de la Convención, la cual tendrá lugar el 11 de abril de 2021.

El trabajo de la convención elegida durará nueve meses y podrá extenderse por tres meses más. 

Luego de discutir y escribir un nuevo texto, se organizará un segundo referéndum, cuya fecha no se ha definido todavía, para aprobar la nueva Constitución.

Todo el proceso podría llevar aproximadamente dos años. En el medio, además, los chilenos deberán ir a unas elecciones generales pactadas para el 21 de noviembre de 2021, para elegir un nuevo Presidente y un nuevo Congreso para el periodo 2022-2026.

Ad

Mientras algunas encuestadoras como Criteria aseguran que hay un 70% de voto en favor del “Apruebo”, otras encuestadoras, como Numen, Addison y Nielsen, salieron las últimas semanas a advertir que tomando el votante probable, lo más certero es que la victoria del “Apruebo” sea tan solo por unos pocos puntos, con un consenso entorno al 55%.

Si bien esto le daría la victoria al “Apruebo”, le quitaría gran parte de su legitimidad. El principal argumento de la extrema izquierda para impulsar un cambio de Constitución es que hay supuestamente una “amplia mayoría” en Chile que quiere una reforma profunda y un alejamiento del próspero sistema capitalista liberal. Cualquier diferencia menor al 70% también resultará en un descontento entre los grupos anarquistas, y nuevas protestas pueden ocurrir.

Además, algo que destacó la encuestadora Numen, es que en realidad hay una importante mayoría de chilenos que están en contra de reformar la Constitución, pero lo que ocurre es que dentro de estos grupos la intención de voto es muy baja.

En una encuesta del 8 de octubre, un 35% de los simpatizantes del “Rechazo” aseguran que no irán a votar porque creen que “la elección está perdida“, un 21% teme por su salud (por el COVID) y un 14% tiene miedo por la violencia de la izquierda que se pueda suscitar el día de la elección.

Estos números indican que si la derecha hiciera un mejor trabajo desmintiendo a la izquierda, y si el Gobierno asegurara las condiciones sanitarias y de seguridad para ir a votar, un 70% más de votantes en favor del “Rechazo” acudirían a las urnas. 

Debido a la pandemia de coronavirus, las autoridades aplicarán un protocolo sanitario para el domingo que contempla la apertura por más tiempo de los centros de votación (durante 12 horas), con horarios vespertinos en los que los votantes mayores de 60 años tienen prioridad.

El distanciamiento físico y la máscara son obligatorios en todo el país desde hace al menos seis meses.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Chile

El Gobierno reveló cuáles son las empresas que se adjudicaron la licitación del litio: una chilena y una china

Publicado

en

Ahora, ambas empresas deberán obtener los permisos pertinentes, entre ellos los medioambientales. El Estado recibirá, sin considerar los pagos futuros por producción, US$121 millones por estas dos cuotas.

El Gobierno, a través del Ministerio de Minería, notificó la adjudicación del proceso de licitación para impulsar la producción de litio en el país.

Se optó por entregar dos de las cinco cuotas que se ofrecían a las empresas BYD Chile SpA (de capitales chinos) y Servicios y Operaciones Mineras del Norte S.A.

“Cada una se adjudicó una cuota de 80.000 toneladas de litio metálico comercializable (LME), por las cuales BYD Chile SpA presentó una oferta por US$61 millones y Servicios y Operaciones Mineras del Norte S.A. ofertó US$60 millones, respectivamente”, sostuvo la cartera de Minería a través de un comunicado.

Ambas ofertas -sustancialmente más altas que el resto de las ofertas recibidas, precisó el Ejecutivo- “son las que mejor responden al interés del Estado de aumentar la competencia en este mercado y obtener la recaudación por cuota más satisfactoria”.

El Estado recibirá, sin considerar los pagos futuros por producción, US$121 millones por estas dos cuotas.

El Ministerio de Minería remarcó que la convocatoria nacional e internacional buscaba elevar la producción de este mineral en Chile, atendiendo así la creciente demanda mundial generada por el desarrollo, entre otros, de la electromovilidad.

La entrada de ambas compañías permitirá aumentar el dinamismo de la industria local de litio para que Chile recupere su posición en la escena mundial. “Las cuotas adjudicadas, por un total de 160.000 toneladas de LME, representan el 1,8% de las reservas conocidas de litio en nuestro país”, agregó Minería.

Siguientes pasos

Previo al inicio de la etapa exploración y producción, las compañías deberán obtener frente a las autoridades pertinentes -ambientales y otras- todos los permisos requeridos, así como “generar los espacios de diálogo necesarios para asegurar que los proyectos se desarrollen en armonía con las comunidades locales, cuidando el medioambiente y respetando nuestra legislación vigente”.

Asimismo, el Gobierno sostuvo que trabajará con las compañías adjudicatarias la incorporación de fórmulas que permitan destinar una porción de los pagos que éstas deberán realizar, a aportes a las comunidades locales y a inversiones en I+D.

Por último, el Ejecutivo señaló que “reafirma su disposición a conformar una Mesa Nacional del Litio para elaborar una estrategia de desarrollo de esta industria, con una mirada de Estado y de largo plazo”.

Seguir Leyendo

Chile

El senado aprueba a María Cristina Gajardo y Diego Simpértigue como nuevos ministros de la Corte Suprema

Publicado

en

Con esta designación, el pleno del máximo tribunal tiene 14 de sus 21 miembros nominados por Sebastián Piñera, seis por Michelle Bachelet y uno por Ricardo Lagos

La abogada María Cristina Gajardo y el magistrado Diego Simpértigue fueron ratificados por el Senado y serán ministros de la Corte Suprema. Esto, luego del nombramiento que realizó el Presidente Sebastián Piñera y que se discutió en la Comisión de Constitución del Senado el pasado 22 de diciembre.

Para Gajardo, la deliberación resultó con 29 votos a favor, 3 en contra y 1 abstención, mientras que para Simpértigue fue mediante unanimidad, alcanzando así los 36 votos. Reemplazarán a las ministras María Eugenia Sandoval y Rosa María Maggi con motivos de su jubilación.

La votación de María Cristina Gajardo obtuvo críticas y alabanzas por los distintos sectores políticos. Por un lado, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, mostró su satisfacción con el nombramiento, aludiendo a su larga carrera en la materia.

Por otro lado el senador socialista Juan Pablo Letelier, votó en contra del nombramiento de la abogada, aludiendo sus diferencias sobre como se aborda el derecho laboral en Chile.

En la misma línea, el senador Alejandro Navarro se sumó a Letelier y argumentó sus diferencias con los fallos de la abogada, que cataloga de ser “permanente pro empresarial”.

De todas formas, Gajardo logró conseguir el quórum necesario de 29 votos y será ministra de la Corte Suprema junto al magistrado Diego Simpértigue, quien será la primera persona perteneciente a un pueblo originario (Aymara) en llegar al Tribunal Supremo.

Seguir Leyendo

Chile

Rojo Edwards asume la presidencia del Partido Republicano, en reemplazo de José Antonio Kast

Publicado

en

El senador electo por la Región Metropolitana se convirtió en el nuevo presidente del partido de Kast, y descartó una alianza con Chile Vamos.

Este viernes, el Partido Republicano de Chile ratificó al senador electo por la Región Metropolitana, Rojo Edwards, como el nuevo presidente de la agrupación política de derecha.

Edwards reemplazará a José Antonio Kast, fundador y actual presidente del partido, luego de que el derrotado candidato presidencial decidiera alejarse, por el momento, de la actvidad política. Kast dirigirá Acción Republicana, el movimiento del partido enfocado en la acción social.

Agradezco a la directiva que depositó su confianza en mí y todos los Republicanos que son parte de esta gran familia. Trabajaré por seguir el legado que nos entregó José Antonio Kast, por la defensa de la libertad, la familia y el Estado de Derecho. ¡Muchas gracias!”, señaló el senador electo por la RM.

En un acto en la sede del partido, Kast y Edwards hicieron el traspaso de mando, lo cual quedó registrado en las redes sociales del nuevo presidente del Partido Republicano.

Kast lideró al partido de un 7% en la primera vuelta de las elecciones del 2017, a un 29% en 2021, sumado a un 44% en la segunda vuelta del año pasado. Edwards tendrá un enorme desafío en mantener las bases republicanas movilizadas, y crear una candidatura competitiva para el 2025.

En conversación con La Tercera, Rojo Edwards apuntó a lo que buscará con el Partido Republicano. “Nuestro proyecto propone cambios en libertad y democracia. Mi gestión como presidente del Partido Republicano va a ser para nuestras ideas, que son las que han traído progreso en democracia a los pueblos”, indicó. “Espero que el Partido Republicano sea el más influyente de Chile de aquí a cuatro años más”, manifestó el senador electo.

La decisión más importante que tomó Edwards en su primer día en el cargo es que descartó cualquier alianza con los partidos de Chile Vamos.

No estamos buscando formar una coalición con Chile Vamos, pero sí creemos que tenemos que lograr algún tipo de coordinación en el Congreso para poder, en aquellas cosas que estemos de acuerdo, potenciar nuestras posturas”, cerró.

Seguir Leyendo

Trending