Seguinos en redes

Chile

La letra chica de la re-apertura de fronteras en Chile: Piñera se niega a flexibilizar la cuarentena mientras abre las puertas del país al mundo

A pesar de que Sebastián Piñera anunció la reapertura de las fronteras del país para extranjeros no residentes hace dos semanas, el mandatario aseguró este lunes que mantendrá las medidas restrictivas dentro de Chile. 

Publicado

en

El pasado 22 de noviembre, el presidente de Chile, Sebastián Piñera anunció la reapertura de las fronteras del país “al mundo” para extranjeros que no residen en Chile a partir del 23 de noviembre a las 00:00 hrs, justo en la semana en que se registró la mayor cantidad de casos de COVID-19 a nivel global.

Según informes, el Plan de Reapertura de las Fronteras se inserta dentro del plan “Paso a Paso Nos Cuidamos” y es gradual a la situación sanitaria de cada región, por lo que a medida que disminuyan los casos de Covid-19 se irán sumando al plan los distintos aeropuertos y entradas terrestres y marítimas del país.

Este plan tiene tres pilares fundamentales: seguridad y protección de la salud; gradualidad según la situación sanitaria y trazabilidad; y control. Este último señala que “quienes entren al país tendrán que someterse a un periodo de vigilancia de 14 días, donde tendrán que informar diariamente a la autoridad sanitaria su ubicación y estado de salud”.

 “A pesar de las graves y enormes tormentas y adversidades que hemos debido enfrentar y sin desconocer, por cierto, los rebrotes del coronavirus que estamos experimentando en algunas regiones del sur y, por supuesto, los dolores, las penurias que han debido sufrir muchos de nuestros compatriotas, quiero decir que, con el aporte y la colaboración de todos los chilenos, nuestro barco está avanzando con timón y quilla firme hacia un buen puesto“, señaló Piñera.

En una medida incoherente con la tónica represiva de las libertades del último tiempo, el Gobierno de Chile mantuvo por ocho meses las fronteras cerradas y las abrió en el peor momento de la declarada pandemia. Eso demuestra que la administración sanitaria actual no posee argumentos sanitarios certeros y científicos para operar las fronteras, solo políticos.   

Ad

Durante el mes de octubre, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA),  emitió un informe donde señalaba explícitamente que estaba demostrado el bajo riesgo de contagio del COVID-19, registrando tan solo 44 casos asociados a un viaje en avión (casos confirmados, probables y potenciales), mientras que han volado cerca de 1.200 millones de pasajeros.

La medida radical de cierre de fronteras prácticamente ha tenido a los emprendedores del turismo bajo las cuerdas, con pérdidas proyectadas por más de 3.900 millones de dólares, así como también una presión indebida sobre la industria aeronáutica.

Esto llevó al cierre de rutas de conexión interna, que Latam Airlines se acogiera al capítulo 11 de la ley de quiebras de Estados Unidos y por último una eventual quiebra de la principal concesionaria del aeropuerto de Santiago de Chile. Eso muestra que a los políticos locales pareciese no importarles que las familias que no puedan reunirse, bajo los argumentos más variopintos de la cuestionada autoridad sanitaria.

Ad

Las medidas de restricción a las libertades continuarán con “toques de queda”, según indicó Sebastián Piñera. En una entrevista para el canal local C13, el mandatario explicó que “el país se encuentra lejos de poner fin al Estado de Excepción (…) si lo levantamos renunciamos a las cuarentenas (…) para restringir la libertad de una comuna o de un barrio se requiere de esta medida“. 

La apertura actual de fronteras además viene con una serie de restricciones, como cuarentena de 14 días, donde en general el turismo con pernoctación no supera siquiera los 7 días, en donde solo un puñado de países, ninguno con vínculos comerciales ni turísticos estrechos con Chile, puede enviar turistas sin necesidad de hacer cuarentena. 

Con esto, el país sigue en el camino de la aniquilación de su economía, aumento del gasto público, déficit fiscal y destruyendo el sistema de capitalización individual y peor aún, limitando el derecho a la libertad de movimiento de sus nacionales

Las autoridades y los medios de prensa chilena continúan anticipando escenarios catastróficos para una eventual segunda ola. 

El Ministerio de Salud anunció posibles colapsos en la red entre el 12 y 14 de enero, mientras la llamada segunda ola sigue siendo cuestionada hasta los días de hoy por expertos y científicos a lo largo del planeta y donde en Chile, suma además, antecedentes previos sobre hechos graves de depresión, que la autoridad pareciera hacer caso omiso este año 2020, contando también las restricciones que invocan a destruir la naturaleza de la navidad, como un evento familiar.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Chile

Boric lanza su reforma previsional para estatizar las jubilaciones de los chilenos y terminar con las AFP

Publicado

en

La reforma previsional del Gobierno socialista propone anular el rol actual de las administradoras privadas, para dar paso a una entidad estatal centralizadora. Se reducirá el peso del sector privado y se aumentarán los impuestos laborales a cargo de las empresas. 

El presidente comunista Gabriel Boric anunció el lanzamiento de una reforma previsional estatizadora que busca limitar el rol del sector privado en la capitalización y el ahorro de los contribuyentes chilenos. Los cambios enunciados son los más importantes sobre el sistema de pensiones desde su creación en 1981. 

Boric pretende eliminar la categoría legal de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y reemplazarlo por un sistema de control estatal y de contribución obligatorio que solo utilice al sector privado para las inversiones con todo el dinero recaudado, como la ANSES en Argentina.

A pesar de que la izquierda chilena no cuenta con mayoría parlamentaria en ninguna de las dos cámaras legislativas, y tanto la oposición como las AFPs expresaron un profundo rechazo al proyecto de ley, desde el Gobierno tienen la esperanza de convencer a suficientes congresistas de centro para aprobarla.

Las claves de la reforma previsional de Boric

Centralización de las cotizaciones y fin de las AFP

Hasta ahora, y desde la reforma de Pinochet aprobada en 1981, el sistema previsional chileno se sostenía sobre el aporte del 10% del sueldo mensual para un sistema de capitalización individual, en las llamadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Este sistema dejará de tener vigencia si se aprueba la reforma. El proyecto supone la creación de un Administrador de Pensiones Autónomo (APA) de carácter estatal, que centraliza y monopoliza las tareas de afiliación de contribuyentes, recaudación de fondos y realización de pagos de beneficios capitalizados. 

Estas tareas descritas eran realizadas por las AFP, pero perderán su rol administrativo con la reforma, en detrimento de un mayor peso del Estado. El sector privado seguirá teniendo injerencia en el sistema pero solamente bajo la función exclusiva de invertir los fondos y capitalizarlos, y no administrarlos y distribuirlos como hasta ahora. La transición para el fin de las AFP tendrá un plazo máximo de hasta 24 meses. 

Los contribuyentes podrán mantener inalteradas sus cuentas de capitalización individual (CCI), pero lo harán bajo las nuevas reglas de juego del sistema, esta vez configurado bajo la etiqueta de “mixto” entre el sector público y el privado.

Aumento del rol del Estado en el sistema previsional

Aunque existirán entidades privadas que podrán invertir los fondos de los cotizantes, la reforma de Boric dispone la creación de un ente estatal llamado Inversor de Pensiones Público y Autónomo (IPPA), con participación para invertir los fondos en conjunto con las entidades privadas. 

El IPPA será el inversor designado por default para todos los cotizantes chilenos, a menos que estos declaren explícitamente sus intenciones por enviar sus fondos a una entidad privada para que los administre mejor. En este sentido, habrá competencia entre la entidad estatal y las entidades privadas

Fin de los multifondos y de la libertad de elegir

El esquema de “multifondos” sobre el sistema previsional que actualmente rige en Chile supone una garantía para que los contribuyentes puedan elegir libremente qué tipo de riesgo están dispuestos a tolerar, a cambio de mayores rendimientos futuros para sus haberes jubilatorios. 

En otras palabras, hoy los cotizantes pueden elegir entre cinco tipos de riesgos (del A al E) para la inversión de sus ahorros. Mayor riesgo promete mayores tasas de retorno y viceversa. 

La reforma de Boric anula por completo la libertad de elección, y se creará un sistema llamado “Fondos Generacionales” que asignará centralmente a cada persona una determinada regulación, indicando a qué tipo de riesgo será expuesta, considerando parámetros de sexo y edad. 

Aumento de impuestos laborales para trabajadores y empleadores

Los trabajadores afiliados al sistema tendrán un aumento del 10% al 10,5% en la cotización obligatoria sobre su salario mensual. Supone un muy tenue aumento impositivo del 0,5%. 

Pero para los empleadores el aumento de la carga fiscal será considerable. Las empresas deberán pagar una contribución del 6% sobre la remuneración de cada trabajador, adicional al 5% que ya pagan actualmente. 

Este punto de la reforma de Boric fue especialmente polémico, ya que el aumento de los impuestos laborales desalienta la contratación en el sector privado formal, y la disminución de la formalidad amenaza con reducir también los aportes que efectivamente van al sistema previsional. 

La reforma determina que los recursos recaudados por el nuevo impuesto patronal serán destinados al Fondo Integrado de Pensiones, de carácter estatal y colectivo, mediante el cuál se pagarán pensiones básicas no contributivas. 

Pensiones no contributivas

El paquete de medidas comprende un aumento de la Pensión Garantizada Universal (PGU) desde $193.917 hasta $250.000, un aumento por encima de las fórmulas de actualización que rigen actualmente.

El Estado chileno no utiliza recursos del sistema previsional para financiar el piso mínimo universal de pensiones, sino que utiliza su propia recaudación tributaria. El consiguiente aumento del gasto público que esto conlleva sería financiado a través de una reforma tributaria para subir los impuestos

Seguir Leyendo

Chile

Boric destruye la economía: Chile no crecerá el año próximo y la inflación alcanza el 14% interanual

Publicado

en

El FMI asegura que la economía chilena será la única en América que no registrará crecimiento en el año 2023. Mientras, los precios minoristas subieron un 0,9% en septiembre y la inflación alcanzó el 13,7% en los últimos 12 meses. 

La economía chilena atraviesa el primer escenario de estanflación en décadas, a la par en que las expectativas del país empeoran por la llegada del extremista Gabriel Boric al poder. La actividad económica del país, medida por el índice mensual IMACEC, acumuló una caída del 1,71% entre noviembre del año pasado y agosto de este año

Frente a los resultados tan adversos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó sus pronósticos de expansión para Chile y asegura que será el único país de América que no tendrá crecimiento en el año 2023, ya que incluso se pronostica crecimiento para Venezuela y Argentina. 

El FMI espera que la economía chilena caiga un 1% en el 2023, después de acumular una modesta expansión del 2% al término de este año. De esta manera, Chile se une a una muy escueta lista de países que no tendrán crecimiento esperado para el año próximo, junto con Rusia, Suecia, Alemania, Italia y Sri Lanka. 

El encantamiento de la actividad es coincidente con la inflación más alta desde la década de 1990. El Banco Central de Chile anunció que los precios minoristas tuvieron un incremento del 0,9% al término de septiembre, por lo que la inflación interanual alcanzó el 13,7% en el acumulado de 12 meses

“En el noveno mes del año, nueve de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC aportaron incidencias positivas en la variación mensual del índice, y tres presentaron incidencias negativas”, confirmó el último informe de la autoridad monetaria chilena.

Evolución de la actividad económica mensual de Chile entre 2015 y 2022.

Pero la inflación no es el único factor que limita el potencial de crecimiento del país, sino también la amenaza a la seguridad jurídica. Del mismo modo en que ocurrió con las protestas violentas del año 2019, el cambio de reglas de juego para la economía y la reforma constitucional limaron las expectativas de los mercados.

El reciente rechazo al proyecto socialista para la nueva Constitución reflotó la cotización de la moneda chilena en el mercado de divisas y mejoró la perspectiva de los activos financieros, pero la volatilidad no cesará hasta tanto se hayan establecido reglas estables para los inversores

Seguir Leyendo

Chile

Tras perder en las urnas, Boric pone fin a las restricciones sanitarias para intentar recuperar imagen positiva

Publicado

en

Como hizo el Frente de Todos en Argentina, tras ser derrotados en las elecciones legislativas del 2021, se levantaron prácticamente todas las restricciones que existían por la pandemia.

Tras el rotundo fracaso del plebiscito constituyente chileno y el aumento de la desaprobación de su imagen, el presidente comunista Gabriel Boric ha decidido relajar considerablemente las medidas sanitarias contra la pandemia.

Una práctica política conocida, tomada de la estrategia de Alberto Fernández en la Argentina tras perder en las elecciones legislativas del 2021, y que busca abrir espacios para aumentar la aprobación de Boric, que se encuentra en un piso histórico con tan solo un 38%, según CADEM.

Un triunfo de la sociedad civil ante una medida política

El “Rechazo” a la Nueva Constitución se entendió en la clase política no solo como un rechazo al intento por reemplazar la carta magna de Chile, si no como un rechazo a todo el gobierno de Boric, que en pocos meses tras su llegada al poder se puso al hombro la campaña del “Apruebo”, y la llevó de haber ganado por una diferencia de 40 puntos a perderla por una diferencia de 30.

Para maquillar la crisis social, política y económica del país, el gobierno chileno ahora se ha abierto a flexibilizar la dictadura sanitaria que empezó Piñera en 2020. El pasado 21 de septiembre, anunció la eliminación del uso de barbijo obligatoria y del pase de movilidad (pasaporte verde).

Desde la sociedad civil y diferentes expertos o analistas se ha estado presionando desde los inicios por las sospechas a las medidas políticas instaladas por la pandemia de coronavirus, lo que llevó a que un grupo de diputados del Partido Republicano y Partido de la Gente presentaran diferentes iniciativas y cuestionamientos institucionales para poner fin al pase de movilidad y uso de mascarillas obligatorio, sobretodo en niños.

Por su parte el movimiento Chile Libre celebró la iniciativa indicando: “Hoy logramos un gran paso en nuestras libertades y derechos. Seguiremos luchando tal como lo hicimos desde el primer día que Chile Libre”.

La alerta sanitaria sigue en Chile

Con esta decisión, la alerta sanitaria no desaparece, y sigue abierta la puerta a mayores restricciones en el futuro si Boric así lo deseara. Pero por ahora, Chile pasó a fase de Apertura, donde el pase de movilidad no se exigirá más, y las mascarillas solo serán exigibles en centros de salud, según indicó Ximena Aguilera, la nueva Ministra de Salud.

Aguilera, una fanática de las restricciones por el COVID, aclaró que el uso de barbijo “llegó para quedarse”, que la pandemia “aún sigue presente” y que el pase “en este momento se va a dejar de utilizar” y dependiendo de la situación sanitaria del país, el Ministerio va a “tener la posibilidad de poder volver a exigir [el pase] en el futuro”.

Otro aspecto importante es que se resolvió incorporar la vacuna contra el COVID bivalente, de manera estacional para grupos vulnerables, al Programa Nacional de Inmunización. La vacuna bivalente anunciada por la Ministra de Salud de Chile, fue recientemente aprobada por la FDA en los Estados Unidos de América.

Estas medidas no han dado respuesta al sector del turismo, y pareciera que el gobierno comunista sigue haciendo oídos sordos. Las nuevas medidas no quitan la exigencia de un certificado de vacunación o PCR negativo antes de ingresar al país, lo cual sigue siendo un detrimento al nivel de actividad turística que se vivía antes de la pandemia.

Se solicitará certificado de vacunación o PCR negativo máximo 48 horas previo al viaje (para viajeros no residentes). Al ingreso al país se mantendrá un testeo aleatorio solamente a residentes, pero se reducirá de un 10% a un 5% de los viajeros”, aseguran.

El escenario confirma que Chile continuará siendo uno de los 10 países con más restricciones del mundo a los no vacunados, ocupando el octavo lugar en el grupo junto a dictaduras como Irán, Pakistán o China.

Fuente: https://ourworldindata.org/covid-stringency-index

Llaman a no bajar los brazos

Las medidas en cuestión, fueron llevadas a cabo por una demanda popular que condujeron distintas autoridades, diputados y movimientos ciudadanos que se han alzado contra la dictadura sanitaria chilena, que desde la implementación de medidas por la administración Piñera han sido utilizadas como medio de control ante una crisis profunda que vive Chile. 

El diputado Johannes Kaiser, anunció que presentará un proyecto de ley para limitar las facultades del Estado para declarar una alerta sanitaria, y que “nunca más el estado pueda abusar de la forma en que lo hizo de nuestras libertades, sin siquiera consultar al congreso“.

Por su parte, otros referentes liberales celebraron la medida indicando la importancia de juzgar las medidas impuestas, que sobrepasaron la racionalidad.

Con los anuncios realizados por la autoridad sanitaria del país, finalmente no queda claro la fecha que se pondría fin a todas las medidas y planes implementados.

Seguir Leyendo

Tendencias