Seguinos en redes

Chile

Piñera nombra a nuevos ministros de derecha en un intento de rescatar su Gobierno

En un intento por reconciliar a los partidos de su coalición, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha nombrado este martes a políticos de importante trayectoria, y partidarios del “Rechazo”, de cara al referéndum Constitucional de Octubre.

Publicado

en

El presidente de Chile Sebastián Piñera, juramentó este martes a 6 nuevos ministros, en medio de numerosas disputas a lo interno de la coalición “Chile Vamos”, y después de semanas de intenso debate sobre la aprobación del retiro anticipado de fondos de pensiones. Este es el quinto ajuste ministerial que realiza Piñera, desde que asumió su segundo mandato como presidente de Chile.

Entre los cambios más importantes destacan las carteras de Interior y de Relaciones Exteriores, ahora en manos de los ex senadores Víctor Pérez, del partido Unión Demócrata Independiente (UDI) y Andrés Allamand, del partido Renovación Nacional respectivamente, quienes se han declarado partidarios del “Rechazo” en el plebiscito que se celebrará el próximo 25 de octubre. 

Otro importante cambio realizado es la elección del ex diputado y presidente del partido Renovación Nacional, Mario Desbordes, como ministro de Defensa, y del ex diputado Jaime Bellolio, de UDI, como ministro Secretario General de Gobierno o vocero oficial, y que recientemente asumió un cambio de postura hacia el “Rechazo”. 

Pese a que algunos sectores en la derecha han aplaudido los cambios realizados por el presidente Piñera, la mayor parte no lo ha tomado en serio, y lo consideran como una maniobra del presidente para salvar su lamentable gestión al frente del país.  

Piñera no ha realizado las reformas necesarias en materia económica, además de permitir el avance de la izquierda en el país por medio de acuerdos que significan un grave peligro para la nación, debilitando en mayor medida a los partidos de derecha. 

Ad

Perfiles de los nuevos Ministros

Victor Pérez, nuevo Ministro del Interior de Chile

Víctor Pérez, de 65 años, es un político de amplia trayectoria. Egresado de la Facultad de Derecho en la Universidad de Concepción, ejerció el cargo de alcalde de la ciudad de Los Ángeles entre los años 1981 y 1987. En 1989, fue electo como diputado al Congreso y mantuvo su escaño hasta el año 2006. Ese mismo año, obtendría un escaño en el senado luego de su triunfo en las elecciones parlamentarias del 2005, cargo que ostentaría hasta el día de ayer, luego de ser nombrado por el presidente Sebastián Piñera como ministro del Interior. 

El ex senador reemplaza en el cargo a Gonzalo Blumel, de 41 años, y perteneciente al partido Evolución Política (Evópoli), de centroderecha. Blumel había sido designado 10 días después de que estallaron las protestas sociales en el país.

Andrés Allamand, nuevo Canciller de la República de Chile. 

Por su parte, el nuevo canciller Andrés Allamand, fue Secretario General y Presidente del partido Renovación Nacional entre los años 1987-1990 y 1990-1997, respectivamente. Fue diputado entre los años 1994-1998, y ocupó un escaño como senador de la República entre los años 2006-2011 y 2014-2020.

Cabe destacar que en el primer periodo presidencial de Sebastián Piñera, Allamand ocupó el cargo de Ministro de Defensa, entre los años 2011 y 2012.  El ex senador de 64 años reemplazó a Teodoro Ribera, del partido Renovación Nacional. Hace una semana, Allamand había pedido a Piñera “dar un golpe de timón”, en relación a importantes cambios en su gabinete. 

La encuesta Cadem reveló esta semana que el rechazo a Piñera subió a 78%, asimismo, un 92% aprueba la reforma al sistema de pensiones, que permite un retiro anticipado del 10% de los fondos. 

En este plazo se prevén siete elecciones, entre ellas, la elección presidencial del 2021, en un ambiente social crispado, tras una serie de protestas que comenzaron en octubre del año pasado, que exigían la renuncia de Sebastián Piñera, la aprobación de una nueva Constitución, entre otras demandas, y en medio de la crisis causada por la pandemia del coronavirus, que ha agravado la situación económica y social del país. 


Por Miguel Barahona, para La Derecha Diario

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Chile

Denuncian al secretario de Boric por utilizar fondos públicos para apoyar la campaña del “Apruebo”

Publicado

en

Las acciones judiciales por el delito de malversación de caudales públicos fueron aceptadas por el Juzgado de Garantías contra Giorgio Jackson

El Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago declaró la admisibilidad de dos querellas presentadas en contra del gobierno, especialmente contra la Secretaría General de la Presidencia (Segpres) o todos quienes resulten responsables del delito de malversación de caudales públicos.

Esto por la impresión de casi 700 mil ejemplares de la nueva Constitución en el marco de la campaña de información del Ejecutivo “Hagamos Historia“, que ya estaba siendo investigada por Contraloría por sobrepasar los límites que existen sobre el gobierno para que no interfiera en un plebiscito constituyente, de cara a las elecciones del próximo 4 de septiembre, en donde la ciudadanía aprobará o rechazará el texto propuesto por la Convención Constituyente.

La causa está dirigida principalmente contra Giorgio Jackson, secretario de la presidencia, una suerte de jefe de Gabinete de Gabriel Boric y su mano derecha en el gobierno, a quien se lo acusa de utilizar fondos públicos para apoyar a la campaña del “Apruebo”.

El diputado del Partido Republicano, Juan Irarrázaval, es autor de una de las querellas, quien revela que su acción fue acogida hace más de una semana y que “hemos sugerido que se cite a declarar en primer lugar al ministro Jackson para ver sus responsabilidades en el tema“.

La raíz del delito tiene que ver sobre todo con que hay una prohibición legal de imprimir esta cantidad de documentos en la ley de presupuesto (…) crearon un ítem para poder imprimirlos, y eso es malversación de fondos porque están gastando dinero donde no se puede gastar“, dijo el parlamentario.

También se realizó una denuncia por parte del abogado Marcelo Brunet (RN). “Primero, no había causa de urgencia y se gastaron recursos que no estaban disponibles ya que debieron reintegrarse al Estado para uso de otras necesidades. Segundo, no estaban disponibles el día en que se hizo la contratación“, indicó el letrado, quien también logró que su querella sea aceptada.

Respuesta de Jackson

El ministro al frente de la Segpres, Giorgio Jackson, se refirió a la querella interpuesta por Irarrázaval, tildándolo de “show triste en términos políticos“, pero además de que “constituye evidentemente una instrumentalización tanto de tribunales de justicia como también del ministerio público con evidentes fines electorales“.

Su respuesta resulta irónica, ya que quien está instrumentando a un Poder del Estado en beneficio del otro es el propio Jackson o, en el peor de los casos, el mismo Gabriel Boric. El secretario de estado repitió enfáticamente que en la impresión de propuestas de nueva Constitución no hubo ningún delito: “Lo descarto de manera tajante y completa”.

De hecho, criticó al diputado republicano de realizar una acción irresponsable “en momento en donde tanto tribunales como la fiscalía se ven todos los días sobrepasados haciendo mucho trabajo para poder perseguir el delito”. Delito que él mismo apoya desde su ideología de extrema izquierda garantista.

Seguir Leyendo

Chile

Tras la reorganización del mapa de la derecha el Quórum de 4/7 es aprobado en comisión

Publicado

en

Como el principio de un “gran acuerdo” post plebiscito plantearon entre las bancadas de diputados de centroderecha el despacho de la ley que rebaja los quórum para llevar adelante reformas constitucionales. Lo catalogaron como un hito histórico, del que quedó fuera el Partido Republicano.

“Volvió la política de los acuerdos”, le dijo el diputado DC Miguel Ángel Calisto a su par de la UDI Jorge Alessandri, mientras estrechaban sus manos en el hall de El Pensador en el Congreso Nacional. Eran pasadas las 17:00 horas del martes 9 de agosto y, solo minutos antes, la comisión de Constitución de la Cámara Baja había aprobado por casi unanimidad el proyecto de ley que permitía rebajar los quórum de reformas constitucionales a 4/7.

“Quiero destacar lo histórico de este proceso”, dijo en un punto de prensa esa tarde el jefe de bancada de RN, Andrés Longton, quien estaba acompañado en el podio de otros dirigentes como Alessandri, Calisto, el Evópoli Francisco Undurraga, la diputada RN Camila Flores e incluso la descolgada del Partido Republicano, Gloria Naveillán.

Los Republicanos no se aparecieron: su representante en la comisión de Constitución, Luis Fernando Sánchez, había votado en contra de esta iniciativa y antes presentó una indicación para resguardar de ese quórum artículos relacionados a los derechos fundamentales. No obtuvo ni un respaldo en dicha instancia.

Los miembros del Frente Amplio y del Partido Comunista, de Constitución, en tanto, miraban esta escena desde el segundo piso del edificio de la Cámara, a lo lejos. Karol Cariola (PC), Catalina Pérez (RD) y Gonzalo Winter (CS) comentaban entre ellos y observaban a la centroderecha y a la DC celebrar. Si bien ellos sí dieron su voto a favor de la reforma, no se hicieron parte de ese momento público. “Que venga Winter”, gritó Longton mientras los presentes dirigían su vista hacia arriba. Pero el llamado fue en vano.

Undurraga y Alessandri, por su parte, agradecieron luego al Partido Socialista que había retirado una indicación para modificar Las Leyes Orgánicas Constitucionales (LOC) que, dijeron, hubiese atrasado la discusión. “El más ‘Apruebista’ de todos cedió y los Republicanos no”, decía en privado un dirigente opositor al hacer el contrapunto con las indicaciones en la comisión.

Longton, en el punto de prensa, más tarde, enfatizaba en otra idea que han buscado instalar desde ese sector: “Esta es una nueva generación de la centroderecha, que no solo está dispuesta a los cambios sino que está dispuesta a que operen las mayorías como corresponde en los países democráticos”.

Esa escena fue la previa de la votación en la Sala que se dio al día siguiente -este miércoles 10 de agosto- que obtuvo 130 votos a favor, 15 en contra (los 14 de la bancada republicana y Viviana Delgado, del Partido Ecologista Verde) y una abstención (Jaime Naranjo, PS).

El martes, en todo caso, los Republicanos habían notificado a sus pares de Chile Vamos que votarían en contra de los 4/7. Su estrategia fue intentar no hacer una noticia demasiado extendida de esto. Es más: la visión republicana es que los 4/7 solo desvían el foco de la campaña -que, dicen, debe ser ‘rechazar’ y hablar solo de la propuesta constitucional, de ‘lo malo que es el texto’- a tal punto de que, creen, cuando hubo una baja significativa del Rechazo en las encuestas fue cuando se impuso el tema de los 4/7 en la agenda y, agregan, ‘dejamos de hablar de contenidos’.

Para Chile Vamos, en la interna, este hito de los 4/7 no solo cambia el escenario de la papeleta del 4 de septiembre sino también empieza a ser el “inicio del gran acuerdo” que se debiese dar post plebiscito, sobre todo si triunfa el Rechazo.

“(Quiero) recordarle al Presidente de la República que este Parlamento, cuando él era miembro, generó un Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución; por eso, invito al Presidente de la República a que, una vez el 4 de septiembre gane el Rechazo, volvamos a tener un Acuerdo por la Paz”, dijo, en tanto, este miércoles el diputado Undurraga una vez que se despachó a ley la rebaja de quórums.

Para la DC, asimismo, esta reforma constitucional es un retorno, general, a los acuerdos pues, acuñan, los altos quórum, como 2/3 y 3/5, imposibilitaban aquello. “Este es un hecho histórico que deja en el pasado estos entrampes de la dictadura de quórum altísimo de 2/3 y 3/5; con ellos no se podía llegar a ningún acuerdo, porque finalmente el Congreso estaba capturado por minorías circunstanciales”, dice el diputado Calisto.

En esa línea, el parlamentario complementa que “la votación expresada en la discusión de los 4/7 es el reflejo de que estamos frente a una nueva etapa de la política chilena. Y los extremos justamente fueron los que se negaron al Acuerdo del 15 de noviembre, los partidos políticos que hoy aprobamos esta reforma fuimos partícipes de la construcción del Acuerdo de la Paz y la nueva Constitución”.

“Para Chile se abre una luz de esperanza, una luz de esperanza de moderación, de acuerdos políticos desde el Partido Socialista hasta la UDI”, aseguró, por su parte, Alessandri, tras el despacho del proyecto.

En el Congreso, así, se instaló por estos días que los 4/7 vendrán a inaugurar una nueva etapa donde los extremos pueden quedar fuera de las discusiones relevantes. Porque el quórum de los 4/7 en la práctica significa que las reformas constitucionales podrán ser aprobadas por 89 diputados. Y si se suma la composición de la actual Cámara se ve que, sin el FA, ni el PC ni el comité Ecologista Verde ni el Partido Republicano, sí se puede alcanzar ese quórum -y de sobra-. El desglose es el siguiente: RN (25 diputados), UDI (23), Evópoli (4), Partido De la Gente (8), DC (8), bancada radical-liberal (8), PPD (9) y el PS (13), lo que suma 98 diputados. ¿Cómo se rebajará el naipe post plebiscito? Esa es la duda que acecha por estos días a los partidos.

Por qué a la derecha le importan tanto las Leyes Orgánicas Constitucionales

Una vez despejada la nueva ley de los 4/7, en la centroderecha surgió el debate respecto a qué posición tomarán frente a la rebaja de quórum de las Leyes Orgánicas Constitucionales (LOC) que hoy operan con 4/7. Senadores del PS y del PPD presentaron estas semanas una reforma para disminuir este quórum a mayoría absoluta, es decir, la mayoría de los senadores en ejercicio (26). Actualmente se requieren de 29 senadores para aprobar las LOC.

Lo cierto es que este es un debate que complica más a Chile Vamos que la rebaja del quórum de 2/3 a 4/7. “La idea es llegar hasta acá no más”, decía un importante dirigente de la centroderecha al graficar el escenario que se dio luego del despacho de los 4/7. ¿La razón? Aquí aparecen los temores del sector respecto a la posibilidad de que mayorías circunstanciales puedan influir en aspectos que, dicen, otorgan los “contrapesos” al gobierno de turno. Un senador de la UDI, por ejemplo, explica que una mayoría absoluta podría interceder en cambios relevantes, como en el funcionamiento de la Contraloría, el sistema electoral o en el poder judicial.

Justamente, dicen en el gremialismo, es un aspecto que aún no tiene resuelto el comité de la UDI, que lo integra el presidente de la colectividad, Javier Macaya. Más que todo, dicen, por los matices que han transmitido al respecto. Pero las distintas posturas no solo surgen entre los senadores UDI sino también en los diputados del partido. Por estos días, el objetivo, comentan, es que ambas bancadas conversen y tomen una postura unitaria con el fin de que la UDI esté 100% alineada.

Si bien la centroderecha, incluso la UDI -específicamente Macaya- han acuñado que la actual Constitución ya cumplió un ciclo o que ya murió, bien saben que los límites o cercos que corran en este periodo, “sentarán las bases” para un nuevo texto, una tercera propuesta constitucional. Y ahí justamente está el nudo de la discusión. Por otra parte, sostienen, deben seguir dando señales de apertura a los cambios.

El hecho molestó al Partido Republicano y a la UDI -a este último sobre todo por “una cuestión de procedimiento”-. Al punto de que el miércoles, por la tarde, el senador Edwards pidió en reunión de comités dejar inválido ese acuerdo, por ser, dijo, “espurio”. El parlamentario indicó que coincidentemente una senadora le pidió conversar fuera de la Sala -aunque precisó que no podía saber la intención que tuvo su par (si efectivamente era dejarlo fuera para que no se opusiera a discutir en Sala las LOC)- y que, por lo mismo, pedía repetir el acuerdo o bien correr la discusión en alusión al “derecho de las minorías” que opera actualmente. También propuso citar a una sesión este viernes o lunes, lo que no tuvo respaldo. Edwards, así, acuñó otra idea: otorgar plazo para ingresar indicaciones.

“En la UDI y en Chile Vamos hemos dado muestras de nuestro compromiso con una nueva Constitución si gana el Rechazo. Los 4/7 fueron prueba de ello. Y con respecto a este nuevo proyecto (LOC), vamos a seguir demostrando que estamos por los cambios. Sin embargo, siento que hay algunos parlamentarios del oficialismo y de la DC que tienen demasiada ansiedad de que se aprueben estos proyectos en 24 horas”, señala el senador Moreira.

De ese modo, la derecha logró “ganar tiempo” para alinear a sus filas respecto a un tema que les complica.

Los 4/7, de ese modo, se convierte en el gran paso que piensa dar la derecha, previo al plebiscito. Tampoco el objetivo es avanzar en el proyecto de ley presentado por Walker y Rincón para darle la potestad al Presidente Gabriel Boric de llamar a un plebiscito para iniciar un nuevo proceso constituyente. Es decir: no se opondrán a discutirlo, pero presentarán indicaciones y no mostrarán premura como ocurrió con los 4/7. Porque también ha existido el análisis esta semana de que un eventual triunfo del Rechazo podría igualmente darle un aire a Boric en caso de que sea él quien lidere un nuevo proceso. Así, comentan, la centroderecha no debiese evitar que ese plebiscito o ese proceso pase por el Congreso.

El tiempo está a su favor, en todo caso, porque solo restan 23 días para el plebiscito -tres semanas, de las cuales una es distrital no coincidentes entre el Senado y la Cámara, por lo que, en la práctica, sólo quedaría una semana legislativa-, de ese modo, no darían los tiempos para terminar los procesos de los siguientes proyectos de ley (las LOC y plebiscito que establezca mecanismo para una nueva Constitución).

Hay sectores de Chile Vamos, de todas maneras, que están abiertos a votar a favor de la rebaja de quórum de las LOC, sobre todo la “nueva generación”, porque, argumentan en privado, que, en estos nuevos tiempos, ya no se puede legislar “parapetados en los quórum”. Otros, en cambio, señalan que, si se trata de ceder, prefieren entregar las LOC antes de definir de antemano que sea una nueva Convención la que redacte un tercer texto.

Seguir Leyendo

Chile

Boric se suma al pedido de la izquierda de lanzar una moneda única latinoamericana

Publicado

en

El comunista recalcó que “todas las instancias de integración regional que fortalezcan la cooperación entre nuestros países me parece que apuntan en una buena dirección” y destacó el ejemplo europeo.

El comunista Gabriel Boric se refirió a la posibilidad de la creación de una moneda única que sea utilizada en todos los países de Latinoamérica y controlada por un único Banco Central regional como ocurre en la Unión Europea.

Boric expresó su apoyo a la idea y sostuvo que “todas las instancias de integración regional que fortalezcan la cooperación entre nuestros países me parece que apuntan en una buena dirección“.

Sus dichos se produjeron durante su visita al cambio de mando en Colombia, luego de que el presidente entrante, el también comunista Gustavo Petro, se mostrara a favor de la propuesta que previamente mencionó Lula en Brasil de crear una moneda regional.

La medida parece tener cierto apoyo del establishment financiero latinoamericano, ya que importantes empresarios tanto en Chile como en Brasil y Argentina se mostraron a favor. En este último, el dueño de Ualá, Pierpaolo Barbieri, quien recibe financiación de George Soros, habló extensamente de esta posibilidad, demostrando que hay un interés incluso internacional por una unificación de la moneda.

La idea original parecería ser una moneda del Mercosur, y que este “Banco Central del Mercosur” se ubique en Sao Paulo. Sin embargo, Boric se mostró a favor de que tanto Chile como Colombia se sumen a la iniciativa, lo cual expandiría el alcance significativamente.

Ahora, estos mecanismos específicos son muy complejos. En el caso europeo, si mal no recuerdo, partió con la comunidad económica del carbón y del acero en 1951 y llegaron a la moneda única el 2002″, explicó Boric, bajando las expectativas de la izquierda que pide por mayor centralización de la política monetaria.

Del mismo modo, indicó que “por lo tanto, son procesos de largo aliento y tenemos mucho que avanzar antes. Hablábamos de la comunidad andina de naciones, de fortalecer la CELAC”.

En esa misma línea, hizo un llamado a que “nuestras alianzas no sean solamente por afinidades ideológicas de turno sino en función de la cooperación entre nuestros pueblos”, una frase que viene repitiendo seguido últimamente y parecería estar dirigida a los votantes de centro que necesita para aprobar la nueva Constitución.

Por lo tanto, tenemos muchos elementos en los que avanzar antes de algo de esas características, pero que se plantee como tema de estudio para futuro, estamos disponibles para que sea parte de las conversaciones”, sentenció Boric.

Seguir Leyendo

Tendencias