Seguinos en redes

Colombia

El comunista Gustavo Petro acuerda con el Partido Liberal y consolida una super-mayoría en el Congreso

Publicado

en

El Pacto Histórico no se quedará en minoría en el Congreso, y el presidente-electo ya se aseguró el apoyo de distintos partidos opositores para formar un gobierno de coalición.

De cara a la toma de posesión de este 7 de agosto, el comunista ex guerrillero Gustavo Petro ha lanzado una serie de conversaciones con la oposición en busca de gobernabilidad. Las iniciativas del nuevo mandatario necesitarán de la aprobación del Congreso, pero también, requerirán de buenas alianzas para que sean efectivas y consensuadas.

El nuevo mandatario, sostuvo conversaciones con Hernández, Uribe y el histórico “Partido Liberal”, adherente a la internacional socialista. A estos últimos, ya le fueron otorgados cargos a sus políticos de carrera, para que se sumaran a la coalición de gobierno y así obtener, no solo más bancas en las cámaras, sino funcionarios con afinidades y experiencia en la función estatal.

Las alianzas locales no terminan acá, para sorpresa de muchos, el Partido de la Unión por la Gente (Partido de la U) y el histórico Partido Conservador, afirmaron que empezarán el nuevo periodo legislativo respaldando la agenda del Ejecutivo.

Para contextualizar, estos últimos partidos solían ser los grandes representantes de la derecha en Colombia. El primero, fundado por Uribe para su reelección en 2006 (que después heredaría Santos) y el segundo, el más tradicional partido de Colombia que existe desde 1849.

También contará con el apoyo de Alianza Verde, con la que ya tenía afinidades ideológicas. Incluso, uno de sus líderes, Navarro Wolff, compartió participación en la insurgencia comunista de la ex movilizada M19 con Petro. El mismo grupo de guerrilla urbana que protagonizó la toma del Palacio de Justicia en el año 1985.

En esta búsqueda del consenso, el único bando opositor que queda es el Centro Democrático de los actuales uribistas. Sin embargo, no hay que olvidar la reciente reunión entre el expresidente y el entrante, donde aparentemente se limaron asperezas, tanto para impedir que fracasen las negociaciones de la coalición con las otras fuerzas políticas, como para evitar choques que den señales que hagan reaccionar bruscamente al mercado, en vísperas de reformas impositivas.

No obstante, se especula que la oposición que pueda ejercer el Centro Democrático se vea limitada, debido al sesgo político de la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz) y la Comisión de la Verdad. Ambas son de integradas por neomarxistas y simpatizantes al discurso del ex guerrillero.

La preocupación es que pueden manipular la investigación de los falsos positivos que comprometen a Uribe, para disuadir los posibles obstáculos a la aprobación de los proyectos de ley. Uribe ya no es más senador por lo que no tiene fueros y Petro podría usar la libertad del histórico ex presidente como herramienta de negociación.

Como ya se mencionó, fueron asignados varios cargos a modo de dádivas. Los más importantes que le permitirán a Petro cumplir con el objetivo de confiscación impositiva y expropiaciones:

Ministerio de Hacienda y Crédito Público

José Antonio Ocampo (P. Liberal) es un socialdemócrata globalista con el cual se busca implementar los ODS (Objetivos de Desarrollo Sustentable) de la Agenda 2030 de la ONU acompañándolos con reformas económicas clásicas de la nueva izquierda.

Es economista de la Universidad de Columbia, fue asesor económico en Argentina en el CES (Consejo Económico y Social) y también fue Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas.

Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural

Cecilia López Montaño (P. Liberal) se encargará de llevar adelante la reforma agraria que prometió Petro en campaña, además del aumento y la creación de impuestos a la tierra y catastros para facilitar las expropiaciones.

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

María Susana Muhamad González (Partido Colombia Humana) es una militante del partido oficialista desde la alcaldía de Bogotá, donde fue mano derecha de Petro y secretaria de medio ambiente. Allí dirigió el “Plan de Cambio Climatico”, en el cumplimiento al tratado de París. 

Su inclusión asegura que en este gobierno no habrá fracking para la explotación de hidrocarburos no convencionales, ni glifosato para erradicar cultivos ilícitos. Es importante aclarar que numerosos gobiernos han utilizado la aspersión de este agroquímico para combatir el narcotráfico, ya que el mismo deja inutilizables los cultivos para la producción de cocaína.

El ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, siempre prefirió la lucha contra la producción y el tráfico de drogas enviando avionetas con glifosato a Colombia, pero ahora el gobierno de Duque encontró un obstáculo con Joe Biden, quien bajo la excusa del medioambiente ha desistido con el envío de las avionetas. Ahora, el nuevo gabinete de Petro procurará que esté quien esté en Washington, los cultivos de narcóticos estarán protegidos.

A su vez, la nueva ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible pondrá el ojo en la minería, tala y la transición energética verde, mejor conocido como pasar a ser importador de gas y petróleo venezolano.

Ministerio de Cultura

Patricia Ariza Flórez (P. Unión Patriótica – UP) tomará el control de la cultura. Su partido fue creado en los acuerdos de paz de 1985 con fuerzas guerrilleras de las FARC-EP y el Partido Comunista Colombiano, los cuales integran la coalición oficialista desde el inicio de la campaña.

La tarea de la ministra, será integrar la agenda LGBT y feminista en las expresiones culturales, más específicamente en los niños y en las escuelas.

Ministerio de Relaciones Exteriores

Álvaro Leyva Durán (P. Conservador) acuñado como el “Canciller de La Paz”, tiene experiencia de larga data en negociaciones entre el Estado colombiano y grupos guerrilleros comunistas, desde 1980 a la actualidad. Incluso fue mediador en los acuerdos de desmovilización en 1990 con el grupo terrorista M19, el cual integró Petro.

Asimismo, participó como diputado de la asamblea constituyente de 1991, hecho que es muy atractivo para la nueva presidencia, ya que quieren implementar una nueva constitución y Durán puede ser el mejor asesor para este proceso.

Por otro lado, será el encargado de restablecer las relaciones diplomáticas con Venezuela, trabajar con verificadores de la ONU y el Grupo de Puebla.

Aduana, Comisión de la Verdad

En cuanto a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), en el organismo fiscal está designado Luis Carlos Reyes Hernández, un acérrimo marxista cultural que quiere nacionalizar a los niños.

En la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UAEARIV) estará María Patricia Tobón Yagarí, quien también integra la Comisión de la Verdad en los acuerdos de paz y pertenece al partido indigenista MAIS (Movimiento Alternativo Indígena y Social), que dará un marco legal a la expropiación de tierras. Este partido integra la coalición de gobierno y es firmante del Foro de San Pablo

La Unidad de Restitución de Tierras – URT-, estará al mando de Rangel Giovani Yule Zape, también del MAIS y será el brazo de las expropiaciones y usurpaciones en las zonas productivas.

Los cargos mencionados a la fecha, son los más importantes para la agenda del ex subversivo y como se puede evidenciar, la mayoría fueron cedidos a otros partidos políticos. Esto se debe a que, por una parte, se buscaron perfiles afines con experiencia dentro de la función estatal y, por otro lado, consolidar el consenso. En este sentido fue muy estratégico, ya que después de unas reñidas elecciones, consolidó mayoría en ambas cámaras.

De los 108 asientos en el Senado, el Pacto Histórico se quedó con 20, pero ahora suma los 14 del Partido Liberal, los 8 de la Alianza Verde y otros cuantos de la izquierda ex FARC e indigenistas que lo dejan con 63 bancas. La oposición, solamente englobada en el Partido Conservador, con 15, y el Partido de la U, con 10, se mostraron abiertos al diálogo.

En la Cámara de Representantes, ocurre algo parecido. De las 188 bancas, el Pacto Histórico tiene 28, pero suma a los 33 del Partido Liberal, a los 15 del Partido de la U, los 12 de la Alianza Verde, y más, que deja a Petro con 110 diputados contra 25 de los conservadores.

María Fernanda Cabal

Una de las figuras más relevantes de la política colombiana que se perfila como líder indiscutida de la oposición es la Dra. Maria Fernanda Cabal, actual senadora y la congresista más votada en la historia del país.

Cabal representa a la derecha conservadora, la cual defiende el interés nacional de Colombia, esquema antagónico a la agenda progresista e indigenista que planea implementar Petro.

Políticas que solo derivarán en pobreza, pérdida de libertades y saqueo a la propiedad privada, la misma pesadilla de la cual intentaron escapar los más de dos millones de venezolanos que emigraron al país vecino en busca de un futuro mejor, para encontrarse con la misma historia repetirse.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Colombia

El plan de Petro para expropiar tierras bajo la excusa de la “democratización de terrenos improductivos”

Publicado

en

El comunista Gustavo Petro, que asumirá en agosto, ya trae consigo un modelo expropiador para aplicar desde el día uno que llegue a la Casa de Nariño.

Durante su campaña presidencial, el ex guerrillero Gustavo Petro promovió diferentes consignas de izquierda, pero una de las más populares contemplaba aumentar impuestos a las 4.000 personas más ricas del país.

Sin embargo, su asesor económico, Ricardo Bonilla, no tardó después de la victoria en afirmar que el aumento contemplaría a muchisimas personas más, y en vez del tan marketinero “1% más rico del país”, se buscará efectivamente gravar un porcentaje mayor de la población.

“Estamos hablando de los 4.000 más ricos, pero porque ese fue el dato que dio la misión canadiense, que dijo que el uno por 1.000 de los que declaran renta tienen esas dificultades, pero seguramente cuando se depuren activos vamos a llegar no al uno por mil, sino del 10 por 1.000, o sea que pasaríamos a 40.000” dijo Ricardo Bonilla en entrevista con Mañanas Blu.

No obstante, el plan económico sugiere entre líneas que esta cifra es un piso, dado que pretenden implementar nuevos impuestos no solamente a la renta, sino también al patrimonio. Ya se anunció que la DIAN (sistema fiscal colombiano) hará reformas para cambiar cargas y categorías.

Hay que señalar que el impuesto al patrimonio actualmente rige a partir de fortunas valuadas por 5.000 millones de pesos colombianos (aproximadamente 1,11 millones de dólares); y el objetivo es bajarlo a los 1000 millones (222 mil dólares).

Es importante resaltar en este punto que los montos estipulados se calculan en moneda local y ante la galopante depreciación de la moneda, agravada por el resultado electoral, la base imponible aumentaría más de lo esperado.

Pero la situación va más allá de un avance tributario sobre la clase media, y quienes más preocupados están son los miembros del sector agroproductivo. El nuevo gobierno quiere implementar un impuestazo a extensiones de más de 1.000 hectáreas de tierra, al mismo tiempo que quiere llevar la iniciativa para gravar considerablemente lo que el estado considere como “tierras improductivas”.

En consecuencia, habrá mayores costos marginales para todos los productores, generando así aumentos en la cadena de abastecimiento de los alimentos colombianos. Sin embargo, si se ponen controles de precios, un gran porcentaje de productores eventualmente caerán en la quiebra y sus tierras serán rematadas por el estado.

El nuevo gobierno hará un catastro multipropósito, ya que Petro no esconde que quiere la “democratización” de la posesión de la tierra, para que los exguerrilleros se conviertan en capitalistas y empresarios del campo debido a que siempre los consideró como representantes de la ruralidad. Los medios locales anticipan que quienes firmaron el acuerdo de paz podrían estar dentro de la lista para recibir las tierras improductivas.

Posteriormente al catastro, no solo se fijará la metodología fiscal para la tierra, sino que se impondrá un cambio del uso de la misma, donde se buscará una conversión de ganadería por agricultura, permitiendo revertir aquello a lo que el gobierno-electo define como la inaceptable repartición del suelo colombiano.

Tal como afirmó la nueva ministra de agricultura Cecilia López: “Un millón de familias campesinas tienen menos tierra que una vaca”, queriendo aludir a una supuesta injusta posesión de la tierra y la improductividad que acompañaría.

Buena parte de las tierras dedicadas actualmente a la ganadería serán utilizadas para producción agrícola. Al que tiene una cabeza de ganado en una tierra muy fértil le caerá un impuesto muy alto. Si le dedica una parte a agricultura y otra a una ganadería productiva, eso le da una rentabilidad mucho más alta con la que puede pagar el catastro y, además, tener beneficios”, dijo.

Aunque los proyectos del gobierno entrante requerirán aprobación del Congreso, en los últimos días se vio como Petro sostuvo conversaciones con el fallido candidato presidencial Rodolfo Hernández, con el ex presidente Álvaro Uribe y repartió cargos al histórico y mal llamado “Partido Liberal”, agrupación perteneciente a la internacional-socialista. De esta forma, existen grandes probabilidades de que las iniciativas tengan éxito.

A pesar de haber acogido a más de dos millones de venezolanos (los cuales escapaban de un infierno comunista), el pueblo colombiano lamentablemente no ha comprendido las consecuencias sobre las decisiones de aquellos líderes que responden al Foro de San Pablo.

Así es como la historia vuelve a repetirse: gobiernos socialistas llegan al poder para destruir aquellos nichos que generan riqueza, expropiar tierras y crear hambre y miseria para el pueblo.

Se palpitan tiempos muy oscuros para aquellos países que han optado por elegir presidentes izquierdistas. La situación en casi toda Latino América es pesimista, por ello la reelección de Jair Bolsonaro en octubre de este año es crucial para equilibrar la balanza ideológica de la región.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Colombia

Petro inicia acercamientos oficiales con el régimen de Maduro para asumir con plenas relaciones con Venezuela

Publicado

en

Congresistas electos del partido del exguerrillero comunista confirman que presentarán una solicitud de reunión con el PSUV de Maduro el 20 de julio, ni bien asuman el nuevo periodo legislativo.

Los congresistas electos del Pacto Histórico, el partido del presidente-electo Gustavo Petro, están negociando una reunión con la Asamblea chavista de Venezuela apenas el nuevo hemiciclo colombiano inicie sus funciones el próximo 20 de julio. Estas negocaciones estaban siendo llevadas a cabo en secreto, pero fueron reveladas por la senadora-electa Gloria Flórez.

Los comunistas colombianos no quieren perder un solo día y su objetivo es que Petro ya asuma con relaciones reestablecidas con la dictadura de Nicolás Maduro. Por eso, el 20 de julio presentarán ante la Cancillería de Petro una solicitud para el encuentro.

Esperan conversar con representantes del Parlamento venezolano en un tiempo no mayor a 15 días a partir de que Petro se instale en la Presidencia“, aseguró.

Petro mencionó en su momento que con la apertura también se iba a “restablecer el pleno ejercicio de los derechos humanos en la frontera”, en referencia a supuestos abusos del gobierno de Duque a los inmigrantes venezolanos. Es bastante lamentable esta frase, dado que nunca hizo mención alguna a los abusos de la dictadura castrochavista contra los ciudadanos venezolanos.

¿Quién es Gloria Flórez?

La senadora-electa por el Pacto Histórico fue secretaria de gobierno durante el mandato como alcalde de Gustavo Petro en Bogotá, y tiene una larga trayectoria de colaboración con el terrorismo y el comunismo en la región.

En diciembre del 2018, Colombia expulsó a su esposo, Carlos Pino, acusado de ser un agente diplomático de Maduro, representar un peligro para la seguridad nacional. El caso retumbó en el terreno diplomático y como respuesta Maduro expulsó de Caracas al cónsul Juan Carlos Villamizar.

Las actividades profesionales de Pino no eran del todo claras y no poseía acreditación como diplomático venezolano. Christian Krüger, el entonces director de Migración Colombia, explicó que la decisión se fundamentó en un informe recibido por el organismo que “trae consigo información en la que se puede constar que esta persona podía alterar el orden público, la seguridad nacional y la tranquilidad de todos y cada uno de los colombianos”.

Pero ese no fue el único precedente del actual esposo de la senadora electa. En 1999, fue capturado en un campamento de las FARC en el departamento de Vichada. Si bien negó vínculos con la agrupación, y dijo que estaba allí supuestamente para “ver oportunidades de desarrollo turístico”, el gobierno hace más de 20 años que lo tiene en el rádar por su colaboración con el terrorismo comunista.

Seguir Leyendo

Colombia

Tras la victoria de Petro, el peso colombiano se desploma un récord 4% y caen violentamente las acciones de las petroleras

Publicado

en

El triunfo de la izquierda extremista provocó una rápida y previsible reacción negativa en los mercados financieros, que anticipan al próximo modelo económico del gobierno de Pacto Histórico.

El candidato Gustavo Petro terminó por imponerse en los comicios de Colombia y se convirtió en el nuevo presidente electo del país, y su sola victoria desató una profunda corrida contra la moneda, los bonos públicos y el mercado bursátil. Los mercados entraron en pánico tras buscar anticipar el efecto de las medidas que tomará el próximo Gobierno de la extrema izquierda.

Sólo en lo que va de la hornada del martes, el peso colombiano cayó un 4% de acuerdo a su paridad con respecto al dólar estadounidense, llegando a una cotización de $3.905 por dólar. Esta fue la devaluación diaria más pronunciada desde abril de 2020, en medio del peor momento económico de la pandemia.

De hecho, la mayor volatilidad de los mercados cambiarios es aún moderada en comparación a lo que se estima para los próximos 5 años. De acuerdo a la plataforma económica propuesta por Petro, la sola suspensión de los nuevos contratos petroleros en el país provocaría una violenta devaluación de entre el 30% y el 40%, y las proyecciones de mercado ya estiman un dólar en $7.000 para 2027.

La Bolsa de Valores de Colombia comenzó el día con una fuerte caída del 5,42%, lo que representa una retracción de 1.375 puntos básicos. Nuevamente, la caída de la bolsa es la más intensa registrada desde el año 2020.

Como era de esperarse, las acciones más afectadas fueron las concernientes a empresas petroleras. Los títulos de Ecopetrol, la petrolera más importante de Colombia y la segunda más grande en Latinoamérica, se derrumbaron violentamente hasta un 9,42% en las primeras horas de la apertura del martes.

La empresa ISA corrió la misma suerte y sus acciones cayeron casi un 9% en el día martes. Del mismo modo el Grupo Aval, un importante conglomerado que desarrolla diversas activades, retrocedió un 7,46% debido al ajuste de expectativas en torno a sus inversiones petroleras.

Los valores bursátiles se proponen reflejar el valor presente de los resultados futuros que promete una determinada empresa o actividad. El exguerrillero y ahora Presidente electo dejó muy clara su posición: la actividad petrolera buscará desmantelarse progresivamente, y la misma postura se alegó para la industria gasífera e incluso la minería. Se destruye así cualquier tipo de promesa de mayores resultados futuros para las industrias afectadas.

Los bonos externos emitidos por el Gobierno también sufrieron un impacto negativo y cayeron un 3,5% en promedio. Esto se debe al ajuste de expectativas por la pérdida de recursos en concepto de regalías petroleras y otros impuestos que derivan de la actividad. Cabe destacar que la exportación de hidrocarburos es actualmente la principal ventaja comparativa de Colombia frente al mercado internacional. 

Seguir Leyendo

Tendencias