Conecte con nosotros

Cuba

La crisis alimentaria se agrava en Cuba y se convierte en la peor registrada desde los 90s

Las políticas de control estatal en la isla han provocado una crisis alimentaria sin precedentes. Miles de cubanos luchan por conseguir alimentos en las desbastecidas tiendas estatales, mientras que el régimen continúa asegurando que la situación “está bajo control”.

Publicado

en

El régimen de Cuba continúa sometiendo a su población con medidas que generan miseria, y los últimos meses una grave crisis alimentaria ha vuelto a la isla, que afecta la vida de miles de cubanos.


La actual crisis mundial del coronavirus ha provocado que el régimen vuelva a impulsar programas de control de precios y metas de producción que, para su propia sorpresa, solo han profundizado la crisis. 
Además, el dictador Diaz-Canel ha empezado a echar mano al Programa País “Apoyo Estratégico a la Seguridad Alimentaria Sostenible en Cuba”, iniciado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Unión Europea, que contribuye con un financiamiento de tres millones de euros al año, para incrementar la producción de alimentos y la nutrición de la población en la isla, luego de años de enormes hambrunas.
El Ministerio cubano de la Agricultura dirige el programa y ha estado utilizando muchos de estos recursos para la actividad política o para combatir el coronavirus, dejando de lado la planificación alimentaria.


Desde horas de la mañana, los habitantes de la isla tratan de ser puntuales para tratar de conseguir alimentos en las desbastecidas tiendas del régimen. Sin embargo, antes que salga el sol ya se registran largas filas con centenares de personas que se encuentran listas para esperar por horas una oportunidad para comprar algo. Lamentablemente, muchos regresarán a sus casas con las manos vacías.
Los que logran obtener alimentos de las tiendas del régimen tampoco se van contentos. A través de las redes sociales se puede apreciar que los productos no son aptos para el consumo humano, generando mayores problemas entre la población.

Ad

A pesar de las críticas y la desesperación de los habitantes de la isla, los miembros del régimen cubano han minimizado la crisis. El Ministro de la Industria Alimentaria de Cuba,​ Manuel Sobrino Martínez​, declaró la semana pasada que los cubanos deben tener en cuenta que se trata de un problema “totalmente subjetivo”, ya que Cuba tiene una economía planificada y “un programa de soberanía alimentaria y cultura nutricional regido por estándares internacionales“.

A su vez, agregó que “en esta etapa de producción, los alimentos no llegan con calidad, ni a tiempo, ni de forma pareja a toda la población, y por eso se trata de algo en lo cual se debe seguir trabajando”. 

Martínez aprovechó la intervención para afirmar sin pruebas de que el régimen gasta diariamente US$ 1,6 millones en la producción de leche en polvo, pollo, trigo, harina, aceite y soya, además de producir al año 2.500 millones de toneladas de alimentos, el 30% de ellos se destinan a la canasta familiar, 25% a comercio y gastronomía, 20,5% a consumo social, 13% al turismo, 10% a cadenas de tiendas y solo el 1,5% a exportaciones, una clara contradicción a su mensaje anterior, ya que con esas cifras los cubanos no tendrían problemas a la hora de comprar alimentos. 

Cuba cumplirá los objetivos de desarrollo sostenible fijados por organismos internacionales“, aseguró Martínez mientras los cubanos pasan hambre.

Manuel Sobrino Martínez​, ministro de la Industria Alimentaria de Cuba. 

Ad

El Ministerio de la Industria Alimentaria (MINAL) ha organizado en conjunto con otros sectores un programa para el uso de otras especies como patos, conejos y gallinas decrépitas (de avanzada edad, incapaces de producir huevos), además de “aprovechar” la sangre, la tripa y otros subproductos para producir alimentos de baja calidad a partir de “masa deshuesada mecánicamente”. 

Además, se ha asegurado que existe una “sobreproducción” de croquetas de pescado, y que “se están cumpliendo otros objetivos”, todo esto, según el régimen para lograr una alimentación “como la de países desarrollados”. 

“Se ha logrado recuperar, por ejemplo, dos millones de metros de tripas de la res y del cerdo”, lo que equivale a 2000 mil kilómetros de intestinos para alimentar al pueblo… eso no es de países pobres, eso es un aprovechamiento cárnico de países desarrollados… hay cultura en Cuba de consumir eso”, dijo Martínez al ser consultado sobre este plan.

Las medidas del régimen son insuficientes para detener la crisis.

Ad

Los cubanos consideran que esta crisis es incluso peor que la del “Período Especial” de la década de los noventa, en la que la caída de su mayor aliado, la Unión Soviética, hizo que varios sectores como la agricultura, que dependían exclusivamente de la importación de combustible soviético para la maquinaria se paralizaran. 

Sin embargo, el régimen continuó manipulando a la población con propaganda y falsas promesas. Mientras los miembros de la cúpula castrista consumían productos importados de alta calidad, los cubanos trataban de sobrevivir en la isla, muchos murieron, y otros optaron por huir hacia los Estados Unidos, una clara demostración de la inexistencia de los “paraísos socialistas“, defendidos por sus aliados en los medios de comunicación y alabados en las universidades del mundo.

Las medidas de racionamiento de alimentos fueron tan extremas que provocaron que los cubanos se alimentaran de cualquier cosa que se encontrara disponible. El bistec de toronja, el café con chícharos, las salchichas a base de harina de pescado eran comunes en aquella época. 

“El gobierno con urgencia tiene que ver el asunto de la comida y los agro-mercados. Tienen que prestarle atención al pueblo. La voz del pueblo vale y se respeta. No mientan, que sabemos cuándo se dice mentira. Visiten las tiendas, los mercados agropecuarios, vean los precios de las tiendas en dólares, caminen y vivan como vivo yo”, declaró un ciudadano molesto

Ad

La situación es similar en las zonas rurales. Los campesinos han denunciado la falta de combustible y de ganado, que hace imposible cumplir con las exigencias de la dictadura. 

En algunas zonas del país como Camagüey, se ha reportado la muerte de 30.000 vacas producto de la desnutrición y la falta de agua para mantenerlas, cifra que supera en 4.000 muertes a las reportadas en el año 2019, aunque según informaciones del sitio “ADNcuba”, los medios de comunicación del régimen no dicen exactamente cuantas fueron. 

Pese a que ellos mismos advierten que el mal manejo del ganado provoca problemas en la producción nacional, la cúpula castrista continúa hostigando a los agricultores del país. 

En el mes de mayo, la Liga de Campesinos Independientes y la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR), publicaron una carta dirigida al dictador Miguel Díaz-Canel, en la que pedían al Estado aceptar con urgencia cinco puntos esenciales para evitar que el país cayera en una hambruna severa, sin embargo, queda claro que el régimen hizo caso omiso a la petición. 

La razón de estas abominables acciones en medio de una crisis sin precedentes es la misma que llevó al dictador Fidel Castro a crear
semejante estrategia de manipulación social, la utilización del hambre como instrumento de dominio
social, para ganar seguidores en un país donde cada día más, se han convencido que el socialismo es miseria. 

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Cuba

Después del #SOSCuba, la dictadura comunista aprobó una ley que censura totalmente el internet en la isla

Publicado

en

Aprobada a dedo por el dictador Díaz-Canel, fue dada a conocer mediante un extenso documento de 78 páginas, que presenta las “Nuevas normas jurídicas en materia de telecomunicaciones”.

La dictadura cubana publicó este martes una nueva “ley de telecomunicaciones” que censura totalmente las redes sociales y el Internet en la isla. Esta nueva legislación, que fue aprobada a dedo por el dictador Miguel Díaz-Canel, es una respuesta del régimen comunista contra las masivas manifestaciones que se organizaron en redes sociales entorno al hashtag #SOSCuba.

En medio de los reclamos de la población cubana y de la comunidad internacional, que fueron testigos de cómo el régimen de Díaz-Canel cortaba Internet para que no se difundieran imágenes de las protestas que estallaron el mes pasado, el régimen publicó un documento de 78 páginas, titulado “Las nuevas normas jurídicas en materia de telecomunicaciones”.

Hasta el momento, el Partido Comunista Cubano nunca había necesitado hacer un apagón del Internet como hasta ahora, y no tenía ningún marco legal que lo respaldara. Ahora, como se explica en el Anexo II, el documento dicta la tipificación de los incidentes de ciberseguridad y nivel de peligrosidad.

A partir de ahora, se arrestará a todo aquel que difunda una noticia que la dictadura considere como falsa. Lo mismo a aquellas personas que escriban o compartanmensajes ofensivos (memes, burlas, chistes) hacia el régimen.

La dictadura nunca supo bien cómo manejar el acceso a las redes sociales de los cubanos, y desde hace varios años permitió, completamente por omisión, habían relegado demasiada libertad para sus ciudadanos en Internet. Esto culminó en las protestas del mes pasado, que llevó a la dictadura a revisar su política respecto al acceso a la información online.

Con las redes, los cubanos pudieron descubrir todo lo que ocurría fuera de la isla y salir del adoctrinamiento único del régimen comunista. Ahora, los residentes de la Isla entrarán en un oscurantismo solo comparable actualmente a Corea del Norte.

El documento distingue entre seis categorías donde las fuerzas del régimen pueden intervenir, definidas como: 1- Daños éticos y sociales, 2-Desastres naturales, 3-Incidentes de agresión, 4- Contenido dañino, 5- Incidentes contra la dignidad y la individualidad y 6- Daños físicos.

1- Daños éticos y sociales:

Este categoría está dividida en tres subcategorías: 

1. Eco mediático de noticias falsas: el régimen lo define como la divulgación de noticias falsas”, “mensajes ofensivos” y “difamación con impacto en el prestigio del país. Esto puede llevar a arrestos a personas que usan las redes sociales diciendo cualquier cosa que no le guste a la dictadura, incluso por compartir una publicación de otro, algo muy común por ejemplo con los retweets de Twitter

2. Bloqueos masivos de cuentas de redes sociales: la dictadura la define como “afectaciones masivas a cuentas”. Este punto le permite a la dictadura intervenir en caso de que Twitter decida bloquear cuentas del rpegimen.

3. Difusión dañina: la misma es tipificada como la “difusión de contenidos que afectan contra los preceptos constitucionales, sociales y económicos del Estado, inciten a movilizaciones u otros actos que alteren el orden público y difundan mensajes que hacen apología a la violencia”. En la misma línea que el punto 1, considera un crimen contra la ciberseguridad hablar en contra del modelo comunista cubano.

Las tres tienen un Alto nivel de peligrosidad, incluso algunas Muy Alto.Tipificación de los incidentes de ciberseguridad y nivel de peligrosidad

2- Desastres naturales:

Dentro de este ítem, en una sola subcategoría, están los terremotos, las inundaciones, los huracanes y derrumbes. El nivel de peligrosidad es “Muy alto” debido a que pueden provocar “la interrupción o destrucción, parcial o total, de la infraestructura informática de comunicación o comprometer la seguridad de la información”.

En este punto el régimen de adjudica el derecho a cerrar Internet para que no haya “información falsa” en las redes sociales respecto a posibles desastres naturales.

3- Incidentes de agresión:

Esta categoría tiene tres subcategorías tipificadas de la siguiente manera: 1- Ciberterrorismo, 2-Ciberguerra y 3- Subversión social.

1. Ciberterrorismo: es definido como aquellas “acciones mediante el uso de las TIC (tecnologías de la información) cuya finalidad es subvertir el orden constitucional, o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas y de masas, las estructuras económicas y sociales del Estado, y obligar a los poderes públicos a realizar un acto o abstenerse de hacerlo”. También se refiere a “alterar gravemente la paz pública”.

2. Ciberguerra: es definido como los “métodos de guerra no convencional y acciones ofensivas de carácter militar empleados para derrocar el gobierno mediante el uso de las TIC con desarrollo de ataques cibernéticos a infraestructuras críticas para justificar acciones políticas, económicas, subversivas o de injerencia”.

3. Subversión social: este ítem es el que habría sido activado durante las últimas protestas, el régimen dice que significa “pretender alterar el orden público y promover la indisciplina social” a través del internet.

4- Contenido dañino:

Aquí la dictadura hace referencia al fraude, que consiste en una “acción que resulta contraria a la verdad y a la rectitud que perjudica a personas e instituciones del Estado”. Tiene un “Muy Alto” nivel de peligrosidad.

5- Incidentes contra la dignidad y la individualidad:

Esta categoría está dividida en tres subcategorías: 1-Pornografía, 2-Ciberacoso y 3-Engaño pederasta (grooming). Las primeras dos tienen un nivel medio de peligrosidad, mientras que la última tiene un nivel alto.

6- Daños físicos:

En este punto está, por un lado, las afectaciones en el sistema de comunicaciones por fuego, escapes de gas o agua, polución, rotura de cables, etcétera; y, por otro lado, el robo de equipamiento informático. Ambas con un nivel de peligrosidad alto. Las tres son definidas como de “muy alto nivel de peligrosidad”.Tipificación de los incidentes de ciberseguridad y nivel de peligrosidad

Seguir Leyendo

Cuba

En vez de condenar la dictadura comunista en Cuba, Bachelet pide desde la ONU que se levante el embargo

Publicado

en

En medio del levantamiento popular en Cuba, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos no condenó a la dictadura castrista, si no que le exigió a los Estados Unidos que le quiten las sanciones al régimen.

La ex presidente chilena Michelle Bachelet, en su actual cargo de Alta Comisionada de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, pidió este viernes 16 de julio por medio de un comunicado “liberar a Cuba de las sanciones económicas adoptadas por los Estados Unidos, mensaje que ratificó nuevamente este miércoles 21.

Según la funcionaria, el embargo que existe desde 1962 contra la dictadura cubana “impacta negativamente” contra la población de la isla, “en medio de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19“.

La mandataria se negó a condenar la dictadura comunista, y lo máximo que atinó a decir fue: “Estoy muy preocupada por el presunto uso excesivo de la fuerza en contra de manifestantes en Cuba y el arresto de un gran número de personas, entre ellas varios periodistas“.

Sin embargo, dijo que las protestas fueron por el embargo, no por el rechazo generalizado al sistema comunista. “Las protestas en Cuba tienen lugar en el contexto de una difícil situación económica. Los manifestantes han exigido el levantamiento de medidas económicas que han restringido el acceso de la población a bienes básicos, como alimentos, medicinas y vacunas contra la COVID-19″, asegura Bachelet en su comunicado.

Seguir Leyendo

Cuba

Papa Francisco pidió a los cubanos dejar de protestar y trabajar para una sociedad “más justa y fraterna”

Publicado

en

El Santo Padre dio su primer Ángelus de domingo desde el Vaticano tras ser intervenido por un problema en el colon, y aprovechó la ocasión para darle un peculiar pedido a los cubanos que luchan por su libertad.

El Papa Francisco, recién salido de una complicada internación, habló ante los miles de cubanos congregados en la Plaza de San Pedro y, con su defensa a la izquierda que lo caracteriza, le pidió a los residentes de la Isla dejar de protestar para construir en paz, diálogo y solidaridad, una sociedad siempre más justa y fraterna”.

El Papa, de 84 años, visitó a Cuba en septiembre de 2015, cuando aún estaba al mando Raúl Castro, y se reunió con el brutal y sanguinario dictador Fidel Castro, donde le regaló un libro y compartieron un abrazo.

Ruego al Señor que ayude a construir en paz, diálogo y solidaridad, una sociedad siempre más justa y fraterna”, remató, con un claro pedido para que paren las protestas.

Exhorto a todos los cubanos a encomendarse a la materna protección de la Virgen María de la Caridad del Cobre, ella los acompañará en este camino”, concluyó su corto mensaje.

El mensaje del Sumo Pontífice es opuesto al que dio San Juan Pablo II durante su papado. En su momento, en una visita a La Habana en 1998, le pidió a la dictadura que “Cuba se abra al mundo“, y le recriminó al fallecido dictador que no le había dado suficiente espacio a la Iglesia católica durante su gestión del país.

En la tradicional oración mariana del Ángelus, que tuvo que dar desde el hospital Gemelli por su internación, Francisco destacó al reflexionar sobre el Evangelio del día, dos aspectos importantes de la vida cristiana: el descanso y la compasión.

En este marco, advirtió sobre el peligro de “dejarse llevar por el frenesí del hacer, caer en la trampa del activismo, en el que lo más importante son los resultados que obtenemos y el sentirnos protagonistas absolutos”.

Cuántas veces sucede también en la Iglesia: estamos atareados, vamos deprisa, pensamos que todo depende de nosotros y, al final, corremos el riesgo de descuidar a Jesús”, dijo.

Por eso Él invita a los suyos a reposar un poco en otro lugar, con Él. No se trata solo de descanso físico, sino también de descanso del corazón. Porque no basta desconectar, es necesario descansar de verdad”, agregó.

En este marco, concluyó con un llamado a “evitar el eficientismo” y a “parar la carrera frenética que dictan nuestras agendas”. “Aprendamos a detenernos, a apagar el teléfono móvil para mirar a los ojos a las personas, a cultivar el silencio, a contemplar la naturaleza, a regenerarnos en el diálogo con Dios”, pidió.

Seguir Leyendo

Trending