Conecte con nosotros

Ecuador

Los Armeros de Chimbo: cómo el capitalismo popular responde a una narrativa marxista

Publicado

en

El cantón de Chimbo, en la provincia ecuatoriana de Bolívar, fue durante muchos años conocido por sus artesanos que combinaban sus conocimientos mecánicos con la habilidad para forjar, y materializar esta unión en la fabricación de armas y municiones de muy bajo precio, creando una de las herramientas más importante para la Libertad: la tenencia de armas

San Jose De Chimbo Fotografías e imágenes de stock - Getty Images

San José de Chimbó es una ciudad de origen colonial, fundada por Sebastián de Benalcazar en 1535. Pero no tomó mayor relevancia hasta trescientos años después, cuando los talleres de armas de esta localidad, especialmente en el barrio Tambán, se convirtieron en los principales fabricantes de armas nacionales no provenientes del Estado, especialmente para los residentes de Guaranda en Bolívar, provincia ubicada en el centro del país. 

Napoleón Guillén (quien aparece en algunas de las fotos de este artículo), un ex armero de Chimbo, comenta que los orígenes de esta actividad responden a sucesos de hace siglos atrás, cuando en la Batalla de Camino Real (1820), los antepasados de estos artesanos reparaban los mosquetes y demás armas para los patriotas que luchaban por la independencia del país.

En un reportaje para el programa televiso llamado La Televisión, realizado por Gustavo Yánez, Ángel Sánchez, un habitante del mencionado barrio, y armero desde hace muchos años, cuenta una historia más reciente.

La reparación de armas en estos talleres comenzó en la década de 1920, y poco a poco el trabajo se fue diversificando hasta que tiempo después empezó la fabricación propia de imitaciones de armamento extranjero.

Para 1930 aproximadamente, se fabricaría la primera escopeta por encargo en Chimbo, libre de cualquier regulación del Estado.

Para la fabricación de armas, estos ingeniosos artesanos empezaban por conseguir una pieza de hierro, que sería fundida, y luego se cortaban las piezas conforme a los moldes. Finalmente, las partes resultantes se unían con suelda y se realizaban los acabados finales para su uso y venta. En la composición de armas como la escopeta de cartucho interviene también la carpintería para la culata y el mango. 

Se estima que la producción de estos talleres artesanales era de unas 10 a 24 armas por taller al mes, los precios podrían ir desde los más bajos que eran inferiores a 30 dólares, hasta algunos ejemplares de 300 dólares.

Principalmente se elaboraban escopetas y revólveres, con toda la variedad de calibres, así como de acabados y cantidad producida, variaría mucho de acuerdo a las capacidades de los distintos talleres. 

Guillermo Rodríguez, otro ex armero de Chimbo entrevistado por este medio, cuenta que entre las primeras imitaciones del barrio Tambán, estaría la escopeta de chimenea; conforme esta actividad tomó mayor importancia para los artesanos de la zona, se abrieron nuevos talleres y las técnicas de producción siguieron evolucionando, para llegar a la producción de escopetas de perdigón. 

Los principales compradores de las fabricaciones artesanales eran las empresas de seguridad, que, por su muy bajo costo, preferían mandarlas a hacer en Chimbo antes que importarlas, pues el precio, llegaría a ser tres veces menor de esta forma, especialmente porque no se debía pagar por toda la burocracia estatal.

En un determinado momento, en el Ecuador empezaron a proliferar este tipo de empresas ante la creciente inseguridad, por ello, la demanda de armas incrementó significativamente, y así muchos artesanos vieron en su fabricación la posibilidad de generar buenos ingresos.

En el año 2002, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas del Ecuador abrió en Chimbo la “Sección Militar de Control de Armas” con el objetivo de tener dar un sustento legal a esta fabricación de armas, donde el fabricante debería justificar el por qué y a quién de su producción, y así tener un control sobre ello. Esta entidad llegaría a registrar un total 35 talleres asociados y no asociados en Chimbo.

En otro reportaje del programa La Televisión, grabado entre los años 2009 y 2010, el capitán Enrique Gómez, jefe de control de armas en Chimbo, afirmó que la ley facultaba a los fabricantes a disponer de un stock de 25 armas de cada calibre.

Así, con la Ley de Armas de 1979 vigente, y la supervisión de una entidad de las Fuerzas Armadas, los artesanos de Chimbo produjeron armas para el país por muchos años, brindando armamento a las empresas de seguridad que requerían de ellas para brindar un servicio, y para aquellas personas, sobre todo en el área rural del país, que necesiten de una para su propia protección y cuidado de la propiedad privada.

Exarmeros viven del 'bono' y de iniciativas propias | Economía | Noticias |  El Universo

Esto cambiaría cuando el 29 de junio del 2009 el gobierno de izquierda de Rafael Correa, a través del Acuerdo Interministerial 101 a escala nacional impedía a los civiles el porte de armas con o sin permiso, y también regulaba su venta.

Poco tiempo después empezarían los allanamientos y decomisos en los talleres de Chimbo, generando un ambiente de caos para la hasta entonces tranquila ciudad, y un descontento en los artesanos que no comprendían las acusaciones por parte del gobierno correísta de ser fabricantes a gran escala y tratar de competir contra el Estado

Para este momento, el lector recordará que el Comando Conjunto registró 35 talleres con una media de 3 personas por taller que se dedicaba a la fabricación de armas, con un procedimiento rudimentario de fundición de piezas de hierro, con acabados y carpintería manual, por lo que es poco creíble aquello de lo que se les acusaba a los armeros.

El capitán Enrique Gómez, en el reportaje mencionado, denunció que los talleres tenían el debido permiso, y que los allanamientos no correspondían, además de que se estaban irrespetando las facultades y competencias del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Señaló también las incongruencias existentes al no haber detenidos en los decomisos, dado que la entidad de control había desarrollado una codificación para poder identificar las armas legales, y en teoría, se allanó lugares que las producían fuera de la ley, por lo que debería haber habido arrestos.

El ministro de Gobierno de Correa de ese entonces, Gustavo Jalkh, defendió los allanamientos y dijo que si había un fabricante que contara con los permisos requeridos, los objetos decomisados le serían devueltos, pero esto nunca ocurrió.

Poco a poco, el gobierno de Correa fue dificultando la compra y venta de armas, al punto de que los armeros de Chimbo se vieron en la obligación de dejar de producirlas.

Correa prometió incorporar a los ex armeros a otras actividades como la producción de sillas y mesas (pupitres) para las escuelas del país, y aunque si hubo intentos por hacerlo, los artesanos denunciaron el incumplimiento de la palabra de Correa, y que esas actividades no daban sustento a las familias de Chimbo de forma permanente.

En los últimos años de gobierno correísta, los ex armeros decían vivir de los bonos de gobierno y actividades adicionales que cada uno de ellos hacía por su parte. El lector notará, que Correa quiso y logró prohibir las armas de forma legal, y dejó a los artesanos de Chimbo a la merced de su gobierno, para que inevitablemente vivan de la limosna estatal.

Independientemente del fin de su actividad, los armeros de Chimbo, por mucho tiempo, respondieron con su trabajo a esa narrativa marxista de que la venta legal de armas busca equipar sólo a las personas ricas, para así dejar a los pobres indefensos ante los abusos de los poderosos. Esta idea es usualmente aceptada por las alas más radicalizadas de la izquierda, como una forma de dividir a la sociedad. 

Sin embargo, lejos de eso los artesanos de Chimbo mostraron que el capitalismo popular genera respuestas para brindar un medio de defensa económico para los ecuatorianos, fabricando armas que a pesar de ser de imitación de forma rudimentaria y a un bajo costo, funcionaban perfectamente, facilitando su acceso para aquellos que necesitan defenderse.


Por Edgar Israel Vega Lema, para La Derecha Diario.

Ecuador

Escandaloso: Lasso declara que el pase sanitario está por encima de la Constitución

Publicado

en

El mandatario ecuatoriano fue consultado sobre su postura en cuanto al pasaporte sanitario y generó polémica al responder que está de acuerdo.

El presidente de Ecuador, dijo en entrevista que nadie en el país está siendo obligado a vacunarse; no obstante, sí reconoció que el pase sanitario es requerido para ingresar a ciertos establecimientos o actividades. 

Cuando la entrevistadora le recrimina la inconstitucionalidad de la medida, Lasso no titubea al decir que la vida está por encima de la Constitución y la Ley.

Guillermo Lasso se vanagloria de sus posturas liberales y en favor de las libertades civiles, pero no ha dudado en implementar el pase sanitario, que obliga a los ecuatorianos a vacunarse si quieren ejercer sus derechos.

“En los centros comerciales y en los lugares públicos se va a exigir el carnet de vacunación como un mecanismo de protección colectiva de todos los ecuatorianos”, anunció a principio de año.

El 86% de la población ya cuenta con la primera dosis, mientras que el 76% ya completó la pauta de dos inyecciones. Además, 800.000 personas ya recibieron una dosis de refuerzo.

Ante estos datos, miles de ecuatorianos, incluyendo buena parte de sus votantes, expresaron su malestar por los dichos del jefe de estado a través de las redes sociales. No se entiende por qué el deseo de lograr la vacunación forzada de la totalidad de la población, si arriba del 70% ya es un buen número para lograr inmunidad de rebaño.

Seguir Leyendo

Ecuador

Cumbre Duque-Lasso: Colombia acordó reabrir fronteras y ayudar con la crisis carcelaria de Ecuador

Publicado

en

Los mandatarios se reunieron el fin de semana pasado y Duque aceptó repatriar a los presos colombianos en Ecuador, que suman a la gran cantidad de reos que tienen al sistema carcelario ecuatoriano colapsado.

El presidente de Colombia, Iván Duque y el primer mandatario del Ecuador, Guillermo Lasso, se reunieron el pasado domingo 21 de noviembre en el Palacio de Carandolet

Los mandatarios abordaron temas como: reapertura de fronteras, seguridad carcelaria, repatriación de presos, medioambiente e innovación. Duque y Lasso acordaron reabrir la frontera binacional a partir del próximo 1ro de diciembre, después de que haya permanecido cerrada desde marzo de 2020 por la pandemia de COVID-19.

La misma será estructurada y focalizada, para garantizar el control epidemiológico de los ciudadanos ecuatorianos y colombianos. Se acordó el cruce de carga sin restricciones, para contribuir a la reactivación económica.

Esta reapertura no es solamente un mensaje a las regiones de frontera sino también a la continuidad y conectividad de nuestras naciones”, dijo el presidente Duque en una rueda de prensa conjunta con el presidente Guillermo Lasso en el Palacio de Gobierno, en Quito.

En cuanto a la seguridad carcelaria se trató sobre la repatriación de 170 privados de la libertad colombianos desde Ecuador. Duque manifestó que por este proceso supone la activación de un protocolo continuo, regular y basado en fundamentos precisos para que esa repatriación opere oportunamente.

“Es importante iniciar con este proceso, para eso se requieren tres voluntades: la primera es del propio reo, la segunda, del Estado, en donde está cumpliendo la pena; y la tercera es el país de donde el cual él procede. Entonces, si hay esas tres voluntades se puede avanzar”, dijo Fausto Cobos, director encargado del sistema penitenciario en Ecuador. 

Actualmente, Ecuador atraviesa una crisis carcelaria. En la última masacre ocurrida este fin de semana pasado en la Penitenciaría de Guayaquil murieron 68 personas, algunas de las cuales no tenían sentencia condenatoria en firme.

“Queremos destacar el compromiso y respaldo que hemos asumido, junto a nuestra Fuerza Pública, para acompañar a Ecuador y a su Presidente, Guillermo Lasso, en materia de seguridad y lucha contra el crimen organizado, el narcotráfico y el terrorismo”, sostuvo Duque. 


Por Charly Castillo para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Ecuador

Lavandería del SUCRE: Cómo Alex Saab lavó miles de millones de dólares para Rafael Correa en Ecuador

Publicado

en

La pieza fundamental del esquema de corrupción del testaferro de Maduro está en Ecuador, donde con el SUCRE, Correa lavó más de US$ 2.000 millones entre 2010 y 2013.

En una de tantas reuniones en Caracas, Rafael Correa observaba con admiración a Hugo Chávez, mientras él se refería al SUCRE en un discurso a las cámaras. “Les pido a los venezolanos del sector privado y público, a los bancos públicos y privados, que juguemos duro con el SUCRE, no seamos mezquinos, es un mecanismo maravilloso, ustedes lo conocen, los invito a todos para que sepamos esta maravilla, nos estamos liberando de la dictadura del dólar a nivel internacional“.

Sistema Unitario de Compensación Regional (SUCRE) es el nombre del sistema de transferencias de dinero de los países adheridos a la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA). Nunca llegó a ser una moneda, pero si una unidad de cuenta virtual, creada por Chávez y Correa en 2008 para “gradualmente reemplazar al dólar en el comercio interregional.

El SUCRE sin embargo, y como era de esperarse, se convirtió en la mayor “lavandería” de América Latina, con transacciones financieras producto de la corrupción venezolana camuflándose fácilmente en exportaciones e importaciones ficticias a Ecuador que sumaron unos US$ 2.000 millones entre 2010 y 2013, a través de varias empresas asociadas a los distintos gobiernos socialistas.

El negocio consistía en comprar materiales de construcción en Ecuador desde empresas estatales venezolanas que pagaban en ese país en bolívares, pero el dinero al ser transferido del Banco Central de Venezuela al de Ecuador se convertía a dólares y con ello lavaban el dinero en el mismo Banco Central ecuatoriano.

Eran compra ficticias, se enviaban contenedores vacíos, se registraban como exportaciones, pero el dinero sí llegaba a las empresas contratistas, como el Fondo Global de Construcciones de Alex Saab y Álvaro Pulido.

Alex Saab, empresario colombiano que echó sus garras tanto en Venezuela como en Ecuador, fue identificado recientemente como el testaferro de Nicolás Maduro.

Luego de su arresto, fue extraditado a Estados Unidos desde Cabo Verde acusado de lavar 350 millones en Norteamérica para el chavismo, pero la clave para que Saab sea condenado por lavado de activos está en Ecuador donde también operó la “lavandería bolivariana”.

En el año 2011, Hugo Chávez junto con Manuel Santos y Alex Saab firmaron un acuerdo de “inversión social” para importar desde Ecuador y Colombia materiales prefabricados para la Gran Misión Vivienda. Estas casas nunca se construyeron, pero FOGLOCONS, la empresa de Saab, sí cobró los dólares.

Esta empresa lavó en Ecuador aproximadamente US$ 160 millones de esta manera, y se valió del SUCRE para no ser detectado en el momento. Sirvió para lavar dinero a través de los bancos centrales de Ecuador y Venezuela para no ser detectados, desde ahí se pagaba a FOGLOCONS y este enviaba el dinero a los denominados paraísos fiscales.

Alex Saab armó un sistema que habría ayudado a lavar USD 2.000 millones  entre los gobiernos de Hugo Chávez y Rafael Correa - Infobae
Infografía de Infobae sobre el esquema de corrupción del SUCRE.

Relación entre Alex Saab y el gobierno correísta

Jaime Sánchez Yánez es el personaje clave para la relación que existió entre Alex Saab y el gobierno del prófugo crimianl Rafael Correa. Apodado como “El Chamo” por Hugo Chávez, fue el principal vínculo entre él y Correa.

Además, la mano derecha de Rafael Correa es Luis Eduardo Sánchez Yáñez, hermano de Jaime y uno de los principales accionistas de la empresa FONGLOCONS.

En enero de 2016 los accionistas de FONGLOCONS Ecuador, Álvaro Pulido y Luis Sánchez Yánez fueron investigados en Ecuador por el delito de lavado de activos.

Galo Chiriboga, funesto fiscal correísta, fue al artífice principal para declararlos inocentes y después por una orden judicial se ordenó devolver a Fondo Global (la empresa de Saab), unos 56,3 millones de dólares que estaban retenidos en el Banco Central de Ecuador.

Sin embargo, la devolución a Fondo Global reveló a 18 personas que se beneficiaron del reparto del dinero blanqueado entre los que aparecen figuras como Jorge Glas, ex vicepresidente de Correa y del actual presidente de la Liga Pro de Fútbol Ecuatoriano.

En su defensa en Estados Unidos, los abogados de Saab aseguran que la justicia de Ecuador lo declaró inocente, pero eso fue un Poder Judicial intervenido por el correísmo, y cualquier revisión de la causa por la justicia estaodunidense dará un resultado muy distinto. El capítulo ecuatoriano es el engranje que le falta a la justicia de EE.UU. para entender cómo operaba en la tierra de Bolívar, la lavanderia de SUCRE. 


Por Julio Aquiles, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending