Conecte con nosotros

Ecuador

Vuelve el debate en Ecuador por la libre portación de armas: un legislador de derecha presentó un histórico proyecto en la Asamblea

En las últimas semanas se ha reanudado el debate sobre el porte de armas en el país, debido a la alta delincuencia que se vive en el país. El candidato a presidente Guillermo Lasso apoyó la propuesta y defendió el derecho a tener armas.

Publicado

en

En las últimas semanas ha vuelto al escenario de debate nacional la portación legal de armas en Ecuador
Las imágenes recurrentes de delincuencia, asaltos e incluso asesinatos han llevado a distintos sectores de la sociedad y de la política ecuatoriana a plantearse nuevamente la posibilidad de que el ciudadano pueda protegerse a sí mismo, a su familia y su negocio con armas de fuego como alternativa a la lenta y, a veces, inoperante respuesta de la Policía frente a los actos de delincuencia.
En Ecuador como en muchos países de Latinoamérica, los políticos han tomado decisiones para intentar frenar los casos de COVID-19 como cuarentenas y restricciones que han generado severas caídas en la actividad económica. Este decrecimiento golpeó más fuerte a los más pobres y, junto con fin de año, cuando históricamente suele haber un repunte delincuencial, el país está viendo cómo cada vez crece más la delincuencia.
Hace pocas semanas fueron tendencia en Twitter los hashtags  #ReformaLeyPorteDeArmas y #PorteLegalDeArmasYA, que levantaron el tema y obligaron a los políticos expresar su opinión sobre que los civiles tengan la posibilidad de portar armas legalmente.
Por su parte, el candidato de derecha Guillermo Lasso y el ex alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, se han pronunciado a favor del porte legal de armas.
También lo han hecho el ex presidente Lucio Gutiérrez y el asambleísta de derecha, del Partido Social Cristiano (PSC), Esteban Torres, quien acaba de presentar en la Asamblea Nacional, un proyecto de ley que permita eliminar las restricción del porte legal y volver a cómo se regulaba en la década de los 80s.

Ad

Mientras tanto, políticos integrantes del Partido Socialista, de la Izquierda Democrática, y de la Revolución Ciudadana se expresaron en contra de esta propuesta, alegando que armar a la población crearía más violencia en las calles y mayor peligro para las personas que habitan en un lugar donde exista un arma de fuego.

El porte y la tenencia de armas en Ecuador no está fundamentalmente prohibido, pero a través de normativas secundarias y acuerdos ministeriales, desde el año 2009 en el gobierno de Correa, empezó el desarme de los ecuatorianos

Según declaraciones de Esteban Torres, quien escribió el proyecto de ley, quienes más necesitan la portación de armas son los ganaderos y los agricultores para cuidar sus campos ya que la Policía no suele llegar a tiempo a esas zonas, pero hoy en día no pueden acceder a los permisos para la tenencia legal, y en el raro caso en el que lo obtengan, tampoco pueden comprar municiones por el altísimo costo del mismo debido a los excesivos impuestos y aranceles que se pusieron durante el gobierno bolivariano. 

Correa también desmanteló a los armeros de Chimbo, un grupo de artesanos que fabricaban armas de fuego y municiones en la sierra ecuatoriana a bajísimos costos. Además, aumentó los aranceles e impuestos a las armas, por lo que hoy incluso se hizo muy difícil para las empresas de seguridad y para la ciudadanía en general comprar un arma.

Armeros de Chimbo.

Ad

Torres indica que esta ley no incentivará la violencia, tampoco que se viva como en épocas del “viejo oeste”, sino que permitirá la autodefensa de las personas que cumplan con los requisitos que exija la ley, como cumplir con un mínimo de edad, no contar con antecedentes penales, aprobar exámenes psicológicos y cursos de entrenamientos.

El asambleísta también recordó que el Foro de Sao Paulo, siguiendo los lineamientos de Fidel Castro y de Hugo Chávez, estableció que uno de los pasos de su esquema de gobierno era desarmar a la población. El proyecto también incluirá a las armas no letales como el gas pimienta para que el ciudadano que desee, tenga libertad total para comprar, vender y usar la opción no letal.

Históricamente han sido los regímenes totalitarios como los nazis, los fascistas y los comunistas quienes han desarmado a la población. 

Mao Tse Tung dijo: “Todo buen comunista debería saber que el poder político crece en el cañón de un arma. El partido comunista debe controlar las armas“. 

Otro “ilustre” socialista, Lenin, en la Rusia de 1918, emitió un decreto que obligaba desarmar a la población excepto a los miembros del partido previo a un registro, él dijo:Un hombre con un arma puede controlar a cien sin ellas“.

Este proyecto de ley no pretende que todos los ecuatorianos, en todo lugar, utilicen cualquier tipo de armas de fuego, claramente se establecen límites que deben ser respetados, no es justo ni eficaz que se desarme a quien quiera proteger a su familia y a su negocio.
Esto, de todos modos, es parte necesaria de un conjunto que debe ser mejorado como el fortalecimiento de la Policía Nacional, terminar con leyes laxas que favorecen a los criminales y perjudican a sus víctimas, y desde luego contar con un sistema de justicia que la garantice y sancione severamente a los fiscales y jueces que solapen a criminales.

Por Julio Layana, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Ecuador

Primeros 100 días: Lasso elimina los privilegios de la casta política y reduce el empleo público

Publicado

en

Los altos funcionarios perderán la seguridad personal tras del el Estado, se reducirán los gastos del ejecutivo y se prohíbe explícitamente el nepotismo en las designaciones gubernamentales.

Esta semana pasaron los primeros 100 días del gobierno del liberal Guillermo Lasso en Ecuador y si algo que le ha hecho marcar distancia con sus predecesores, es su posición frente a los privilegios que mantiene la clase política ecuatoriana, incluyéndose a él y su familia.

Algunos de los privilegios que eliminó son:

  • Seguridad personal pagada por todos los ecuatorianos para la familia del presidente y vice-presidente incluso después de finalizado su mandato;
  • Seguridad personal para ex presidentes y vicepresidentes;
  • Salario vitalicio para presidente y vice-presidente (aún no se ha eliminado pero se plantea su eliminación);
  • Más de 900 empleados para el Palacio Presidencial;
  • Aviones presidenciales: Embraer Legacy 600 y Falcon 7X valorados en 80 millones de dólares (El Falcon 7X fue pagado con una deuda de 50 millones para el Ecuador);
  • Funcionarios con autos sin placas;
  • Gastos de adecuación del palacio presidencial financiados por todos los ecuatorianos (Se han llegado a costear yacuzzies dentro del palacio, etc);
  • Nepotismo en entidades no relacionadas directamente con el ejecutivo.

Para combatir esto, decidió predicar con el ejemplo y marcar distancia desde el primer día de mandato y es así que su cambio de mando le costó al país 10 veces menos de lo usual. Mientras Correa y Moreno gastaron cada uno 1,5 millones de dólares en su posesión, Lasso gastó apenas 125.000 dólares.

Pero el cambio más radical, fue la firma de sus primeros decretos, entre los cuales se encontró el código de ética que busca limitar el accionar de los funcionarios públicos.

Entre las prohibiciones más relevantes del código de ética están:

  1. El nepotismo (“Aun cuando la ley no prohíba la designación de familiares en otras entidades” art.3);
  2. Que los familiares de funcionarios públicos estén en contratación directa o indirecta con el Estado;
  3. La contratación para fines ajenos a la descripción del cargo;
  4. La firma de contratos con cláusulas reservadas;
  5. Los retratos de autoridades u organizaciones dentro de entidades publicas;
  6. Cualquier evento privado dentro de las instituciones públicas: Ej. Fiestas para funcionarios y autoridades;
  7. La utilización de vehículos sin placa por parte de los funcionarios del Estado.

También dispuso donar el salario presidencial por completo a diferentes fundaciones, incluyendo el salario vitalicio en el caso que no se elimine. Aunque, ya ha mostrado interés por eliminarlo también.

Asimismo, será el primer presidente en no habitar el lujoso palacio presidencial, dado que decidió vivir en su propia casa apenas termine su construcción. Hasta tanto, decidió financiar él mismo las adecuaciones del palacio presidencial en lugar de pasarle la cuenta al gobierno nacional, como es la costumbre. 

Además, comenzó la reducción de los empleados del palacio presidencial para llegar a 450 hasta finalizar este año, dado que cuando entró el Palacio contaba con más de 900 personas.

También le quitó la seguridad pagada por el Estado a la familia presidencial y vice-presidencial, esto aplica también para los familiares de los ex-presidentes. Asimismo, se dispone que la seguridad para ex-presidentes solo dure un año, y en el caso de los vice-presidentes por el lapso de 6 meses, pero siempre y cuando no salgan del país.

Fuera del país se les quitará la seguridad, este decreto fue una respuesta a la salida de Lenín Moreno del país.

Adicional a todo lo anterior, en su último decreto se prohíbe a sí mismo utilizar el Avión presidencial Legacy EMB-135 BJ (al menos que sea estrictamente necesario) y lo pasa a manos del Ministerio de Defensa para que éste se encargue de efectuar su venta.

A pesar de todo esto, el reto más grande es el de reducir el número de asambleístas, proyecto que fue propuesto por el asambleísta Fernando Villavicencio, quien propone reducir el número de representantes a 70, esto antes que aumenten a 156 como manda la constitución ecuatoriana, debido al crecimiento de la población.

Esta reforma incluiría la eliminación de los salarios para asambleístas y reemplazarlo por dietas que vayan acorde a los proyectos trabajados, reduciendo considerablemente el gasto público.


Por Jeremy Uzca, para La Derecha Diario

Seguir Leyendo

Ecuador

¿Lasso privatiza la justicia? Ecuador vuelve al CIADI y permite el arbitraje privado para mediaciones

Publicado

en

El nuevo gobierno de centroderecha en Ecuador continúa con sus reformas liberales y publica un nuevo Reglamento a la Ley de Arbitraje y Mediación que le da más poder a los tribunales privados de resolución de conflictos.

En el marco de la reapertura comercial del Ecuador, el presidente liberal Guillermo Lasso logró reinsertar al Ecuador dentro del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) con la finalidad de crear un marco de seguridad jurídica para la atracción de inversionistas internacionales.

Para lograrlo, mandó el Decreto 122 que ratifica el convenio del CIADI, a pesar del ataque recibido por parte de la oposición que aseguraba que esta decisión atenta contra la soberanía nacional, alegando a los motivos por el cual el país abandonó el convenio en el año 2009, bajó el mando del ex presidente comunista Rafael Correa, quien actualmente está prófugo de la justicia ecuatoriana.

Para complementar está decisión el primer mandatario firmó también esta semana el Decreto 165, el cual ha recibido críticas por parte de toda la izquierda que afirma que con este decreto se está privatizando la justicia.

Pero, ¿Está realmente Lasso privatizando la justicia? ¿Qué dice el Decreto 165?

Este decreto es el Reglamento a la Ley de Arbitraje y Mediación y dota de independencia y autonomía a los tribunales arbitrales, a los que la izquierda hace referencia como tribunales privados ya que median entre privados antes de llegar a juicio.

Estos arbitrajes privados no estarán sometidos a orden, disposición o autoridad alguna que menoscabe sus atribuciones según lo estipulado en el artículo 1 del reglamento, donde indica que queda prohibido que cualquier autoridad estatal ejerza control o interfiera en sus funciones.

Por otra parte, en su Artículo 10, “Libertad de regulación de las actuaciones”: Se dota de toda libertad para que las partes pacten y determinen libremente las reglas procesales a las que se sujetaran en el tribunal de arbitraje.

Incluso, este decreto permite que estos arbitrajes privados puedan mediar en casos con el Estado y entes del sector público. Garantizando así la independencia de la justicia para ambas partes.

Lasso no está privatizando la justicia, pero está sacándole la corrupta intervención estatal al sector privado en la resolución de sus conflictos judiciales que pueden ser resueltos en mediación.


Por Jeremy Uzca, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Ecuador

Guillermo Lasso lleva a cabo la mayor reducción de aranceles de la historia de Ecuador

Publicado

en

El flamante presidente ecuatoriano cumple su promesa de campaña y reduce los aranceles de 667 productos, la gran mayoría a 0%, generando un boom comercial en el país.

El pasado viernes 9 de Julio, el presidente Guillermo Lasso firmó el Decreto Ejecutivo Nº 68, en la sesión del Comité de Comercio Exterior (COMEX). Este decreto, que entró en efecto este 1ro de agosto, establece la nueva Política Pública de Facilitación al Comercio y Agenda de Competitividad, que establece la primera reforma arancelaria del nuevo gobierno liberal.

El objetivo de esta política se detalla dentro del Decreto y es el de “mejorar la calidad de vida de los ecuatorianos y fortalecer la competitividad del agro y la industria del país con la revisión de tarifas y aperturas arancelarias y simplificación de los trámites”.

Esto llevará también a que varios productos que los ecuatorianos compran todos los días atraviesen una fuerte rebaja en sus precios al consumidor, estimulando el consumo y beneficiando a la economía en su conjunto. Por lo menos el 10% de los bienes de consumo se verán afectados por este beneficio arancelario.

El ministro de Producción Julio J. Prado afirmó que la reforma reduce las tasas arancelarias a 667 productos de los cuales 590, es decir el 88%, pasaron directamente a tener 0% de arancel

Hasta el 2019, el Ecuador contó con una tasa arancelaria aplicada promedio de 8,11%, unas 2,77 veces más que su vecino Colombia, o lo que es peor, 11 veces más que su otro vecino Perú, donde la tasa es de apenas el 0,73%.

Esta medida vuelve más competitivo al país, mientras beneficia a 81 sectores productivos. Lo que Lasso estuvo dispuesto a hacer, aunque esto signifique un sacrificio fiscal para el Estado de US$ 180.3 millones, resulta positivo para 6.381 empresas que importan al país y generan 560.555 empleos en Ecuador, el equivalente a 1 de cada 5 empleos formales.

Esto según las palabras del ministro Prado la vuelve a esta reforma arancelaria, “la más importante y más grande de la última década”. Con esto Lasso estaría acercándose más al cumplimiento de uno de sus eslóganes de campaña que fue: Más Ecuador en el mundo y más mundo en el Ecuador.

El Gobierno planifica también una nueva etapa de reducción arancelaria para que a mediano plazo más productos e insumos industriales ingresen al país a menores costos.


Por Jeremy Uzca, para la Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending