Seguinos en redes

El Salvador

Biden no sanciona a Ortega pero sí a Bukele: la Casa Blanca sancionó a la Corte Suprema de El Salvador

Publicado

en

Estados Unidos sancionó a los jueces de la Corte Suprema nombrados por Bukele en El Salvador y a la fiscal general de Guatemala, mientras hace vista ciega a las violaciones de derechos humanos en Nicaragua.

A pesar de que Joe Biden se niega a sancionar a brutales dictadores como Maduro en Venezuela, Díaz Canel en Cuba o Ortega en Nicaragua, ahora ha ordenado ponerles multas económicas a los cinco jueces que nombró Nayib Bukele en la Corte Suprema de El Salvador y a la fiscal general de Guatemala, Consuelo Porras.

La Casa Blanca los acusa de “socavar la democracia en los países centroamericanos” y de “no hacer lo suficiente para luchar contra la corrupción”. A parte de las sanciones económicas, los integrantes de esta lista no podrán obtener visa para viajar a Estados Unidos ni ingresar al país, ni siquiera en viajes oficiales de Estado.

“Estados Unidos se ha comprometido a apoyar a los pueblos del norte de Centroamérica fortaleciendo la democracia, el estado de derecho y la rendición de cuentas, que son las claves para un futuro mejor. Para avanzar en esta prioridad, hoy estamos añadiendo siete autores a la lista de Actores Antidemocráticos y Corruptos de Estados Unidos, bajo la sección 353 de la Ley de Compromiso Reforzado entre Estados Unidos y el Triángulo del Norte, que generalmente hace que los autores no sean elegibles para visas y admisión en Estados Unidos. Estas designaciones responden a acciones recientes que socavaron la democracia y obstruyeron las investigaciones de corrupción en El Salvador y Guatemala, informó la Secretaría de Estado en un comunicado.

En el caso de El Salvador, Elsy Dueñas De Aviles, Oscar Alberto López Jerez, Hector Nahun Martinez Garcia, Jose Angel Perez Chacon, y Luis Javier Suárez Magaña, actuales Magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, socavaron los procesos democráticos o las instituciones al aceptar nombramientos directos a la Sala por parte de la Asamblea Legislativa, en un proceso que parece haber contravenido la constitución salvadoreña”.

Esto demuestra la enorme hipocresía de Biden, que elige como enemigos de su gobierno a Nayib Bukele y a Alejandro Giammattei, presidentes de El Salvador y Guatemala, y no a un brutal y sanguinario dictador como Daniel Ortega, quien en Nicaragua arrestó a toda la oposición y se presentará solo a las próximas elecciones.

La Cancillería de Estados Unidos detalló que los jueces salvadoreños y la fiscal guatemalteca “realizan ataques a la democracia y a las medidas anticorrupción” y por eso los sancionaron. ¿Atacan a la democracia más que Ortega o el castrismo?

Cómo fue la designación de los jueces de la Corte en El Salvador

Asamblea Legislativa de El Salvador

Bukele ganó las elecciones de medio término con más del 70% del voto popular, incluso con fraude en su contra y con todos los tribunales constitucionales y electorales controlados por la oposición. Algo más democrático que eso no hay.

Con mayoría absoluta en la Asamblea Legislativa, el partido de Bukele, Nuevas Ideas, removió a los cinco magistrados de Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) siguiendo paso a paso cómo lo determina la Constitución.

Así, valiéndose de los dos tercios de la Asamblea, Bukele designó los cinco jueces reemplazantes que hoy se sientan en el máximo tribunal y que están siendo sancionados por Estados Unidos solamente por ser aliados de Nayib.

Los jueces destituidos, con 64 votos a favor, 19 en contra y uno ausente, eran todos aliados de los partidos ARENA y FMLN, el establishment político de El Salvador que se venían alternando los gobiernos en el país hace décadas.

Ambos partidos habían organizado el sistema político para que sea casi imposible que llegue una nueva formación política al gobierno, y mantenían altos índices de corrupción, con complicidad del narcotráfico y bandas como los maras. Pero eso nunca generó problemas en el gobierno demócrata de Barack Obama, que lo tenía a Joe Biden como vice.

El caso de Guatemala

La fiscal general de Guatemala, Consuelo Porras.

En Guatemala, la Secretaría de Estado señaló que María Consuelo Porras Argueta De Porres, actual Fiscal General de Guatemala, obstruyó las investigaciones sobre actos de corrupción al interferir en las investigaciones penales”.

“El patrón de obstrucción de Porras incluyó ordenar a los fiscales del Ministerio Público (MP) de Guatemala que ignoraran los casos basándose en consideraciones políticas y socavar activamente las investigaciones llevadas a cabo por la Fiscalía Especial contra la Impunidad, incluso despidiendo a su fiscal principal, Juan Francisco Sandoval, y transfiriendo y despidiendo a los fiscales que investigan la corrupción. Ángel Arnoldo Pineda Ávila, actual secretario general del MP, obstruyó las investigaciones sobre actos de corrupción al interferir en las investigaciones anticorrupción. El MP ha abierto una investigación sobre las acusaciones de que Pineda interfirió en una investigación anticorrupción. Se alega que Pineda informó a los objetivos de la investigación sobre los casos que se estaban construyendo contra ellos”, agregó el Departamento de Estado de Biden.

La fiscal general de Guatemala, Consuelo Porras, nombró a Rafael Curruchiche tras destituir al anterior fiscal anticorrupción, Juan Francisco Sandoval. Tras ser removido el 23 de julio, Sandoval dijo que encontró muchos obstáculos en su labor, y que se le pidió no investigar al presidente Alejandro Giammattei, sin el consentimiento de Porras.

Finalmente, la Cancillería norteamericana conducida por el izquierdista Anthony Blinken concluyó que “Estados Unidos continuará utilizando las herramientas a nuestra disposición para promover la rendición de cuentas por los ataques a las aspiraciones democráticas del pueblo de Centroamérica. Seguiremos colaborando con los funcionarios del gobierno que muestren una dedicación a la lucha contra la corrupción y al fortalecimiento de la gobernanza democrática, incluso como parte de una política general de abordar las causas fundamentales de la migración irregular. Y seguiremos apoyando a los pueblos de El Salvador y Guatemala en su esfuerzo por contribuir y beneficiarse de las instituciones democráticas, generar oportunidades económicas equitativas y crear el futuro que desean para ellos y sus familias”.

El Salvador

Bukele le declara la guerra al crimen organizado: “Si siguen así, los vamos a dejar sin comida en la cárcel”

Publicado

en

Solamente esta semana, la Policía Nacional de El Salvador arrestó a 6.000 pandilleros maras, ante rumores de una nueva ola de crímenes.

El presidente Nayib Bukele ha librado una guerra sin cuartel contra el crimen organizado, principalmente contra las sanguinarias pandillas de los maras, responsables de olas de crimenes como violaciones en manada, narcotráfico, extorsión de políticos, secuestro, robos, y asesinatos por encargo.

Tras un arresto masivo de maras el año pasado, ahora el mandatario lanzó otra orden de arrestar a estos pandilleros, ante los rumores que harían una ola de crímenes “en protesta” por los miles de maras que están siendo “maltratados” en las cárceles salvadoreñas.

Pero Bukele no se achicó y redobló la apuesta. “Si desatan una ola de criminalidad, nosotros les quitamos la comida en las cárceles. Mejor estense tranquilos y déjense arrestar, por lo menos allá adentro van a vivir y van a tener comida”, dijo Bukele durante un acto de graduación de un nuevo contingente de policías y soldados esta semana.

Bukele manifestó que “andan rumores que quieren empezar a vengarse de la gente honrada al azar, hagan eso y no va a haber un tiempo de comida en las cárceles. Les juro por Dios que no comen un arroz y vamos a ver cuánto duran”.

Ya el año pasado, Bukele había decretado una reforma de las cárceles, donde se aplicaron medidas cuestionadas por organizaciones de derechos humanos.

Se ordenó soldar las celdas de los maras en las cárceles donde se tuviera sospecha de motín, además de que se aprobaron técnicas de humillación como sacarlos a “tomar aire” dos veces por día sin ropa, o juntar a propósito pandilleros de distintas bandas en una misma celda.

Estas medidas fueron extremadamente efectivas. Hubo una fuerte caída en la criminalidad en El Salvador: según cifras oficiales, en 2020 El Salvador registró un promedio de 20 muertes por cada 100.000 habitantes. Para 2021, bajó a 18 muertes por cada 100.000 habitantes,el valor más bajo desde el fin de la guerra civil en 1992. De no haber una nueva ola criminal, se estima para este año menos de 15 muertes por cada 100.000 habitantes.

Foto: Reclusos durante una inspección de seguridad en el centro Penal de Máxima Seguridad de Zacatecoluca, El Salvador. (EFE)
Maras salen a “tomar aire” sin ropa en una de las cárceles de máxima seguridad de El Salvador.

La portavoz de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Liz Throssell, manifestó su preocupación “por la serie de medidas introducidas recientemente en El Salvador en respuesta al aumento de los asesinatos de pandillas”.

Y agregó que “reconocemos los desafíos que plantea la violencia de las pandillas y el deber del Estado de garantizar la seguridad y la justicia. Sin embargo, es imperativo que esto se haga de conformidad con del derecho internacional de los derechos humanos”.

Bukele fue lapidario ante este garantismo que tratan de bajar desde el extranjero: “No me importa lo que digan los organismos internacionales, que vengan a proteger a nuestra gente, que vengan a llevarse a sus pandilleros, si los quieren se los entregamos todos”.

El mandatario reveló que hasta el lunes ya habían sido detenidos unos 6.000 miembros y colaboradores de las maras. Además, el mes pasado ordenó que se construya una nueva cárcel de máxima seguridad con capacidad para unos 20.000 reos que se espera apresar en lo que queda del año.

Seguir Leyendo

El Salvador

El FMI instó a Nayib Bukele a eliminar el Bitcoin de la economía de El Salvador si quiere seguir en el acuerdo

Publicado

en

El organismo internacional está intentando extorsionar a El Salvador para eliminar el Bitcoin de su canasta de monedas para que siga en pie el acuerdo por US$ 389 millones que tienen desde el 2020.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha enviado un mensaje contundente este martes al presidente de El Salvador, Nayib Bukele. El organismo ha instado al popular mandatario que elimine el Bitcoin como moneda de uso legal en el país centroamericano, y que deshaga sus reservas en esta criptomoneda.

“La adopción de una criptomoneda como moneda de curso legal implica graves riesgos para la integridad financiera y del mercado, la estabilidad financiera y la protección del consumidor y puede ocasionar pasivos fiscales contingentes”, precisó el organismo en un comunicado.

Según el Fondo, solo así podrán seguir haciendo acuerdos con El Salvador. Esta extorsión viene además en una semana donde el Bitcoin experimentó una brutal caída en su valor por la suba de las tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos. Esto llevó a muchos a vender sus posiciones en Bitcoin y otras criptos para comprar dólares o bonos del Tesoro.

Para el presidente la implementación de Bitcoin como moneda de pago es uno de sus proyectos económicos más exitosos, y lo promociona con intensidad tanto desde su cuenta de Twitter —plataforma favorita para comunicar sus decisiones— como en las giras que ha emprendido para vender a su país como una tierra de oportunidades para los empresarios.

En septiembre pasado, El Salvador se convirtió en el primer país en el mundo en permitir el uso de la criptomoneda en todas las transacciones, junto con el dólar estadounidense, creando una canasta de monedas para que los salvadoreños puedan usar la moneda que prefieran.

Continuamente Bukele ha comprado más reservas cuando la moneda digital perdía valor, siguiendo la popular frase “buy the dip”, y esta no fue la excepción. Mientras el FMI le pedía que desarme su posición en Bitcoins, el presidente ordenó la compra de 410 bitcoins por 15 millones de dólares.

Seguir Leyendo

El Salvador

Nayib Bukele inaugurará “Bitcoin City”: una ciudad libre de impuestos que se maneje con criptomonedas

Publicado

en

El Gobierno de El Salvador se prepara para lanzar un ambicioso proyecto coincidente con la agenda Bitcoin en el país. La construcción de la ciudad será financiada a través de bonos en el mercado de criptomonedas.

La nueva apuesta de Nayib Bukele busca afianzar la confianza en el Bitcoin y lanzar una importante zona franca dentro de El Salvador. Bukele anunció la construcción de la primera “Bitcoin City” en el país, que será financiada completamente por bonos respaldados en Bitcoins.

La ciudad será la primera jurisdicción del país libre de impuestos. No existirá impuesto sobre la renta, ni impuestos sobre propiedades, ni sobre contrataciones, intereses ganados, trasferencias, servicios públicos, etc. Solamente se aplicará el impuesto al valor agregado (IVA), uno de los tributos menos distorsivos que existen, y de bajo porcentaje.

Este último impuesto no fue colocado de forma azarosa, se espera que pueda dotar de suficiente confianza a los tenedores de bonos. La idea consiste en utilizar la recaudación del IVA para poder pagar los bonos emitidos inicialmente.

Se calcula que la emisión de estos bonos alcance un monto por US$ 1.000 millones. La otra mitad de la recaudación impositiva será destinada a financiar los servicios públicos básicos de la ciudad, como alumbrado, policía y recolección de basura. Es el proyecto liberal más ambicioso de la historia de la humanidad.

Las autoridades buscan atraer a una gran cantidad de fondos de inversión de todas partes del mundo. El propio Bukele afirmó tener la intención de convertir a este lugar en un centro financiero internacional con una masiva cantidad de operaciones. Esto supondría una enorme entrada de capitales.

Pero por fuera de la esfera económica, el proyecto de Bukele apunta incluso más allá. En concreto, la Ciudad Bitcoin se encontrará en la localidad costera de Conchagua, y el proyecto pretende utilizar la energía geotérmica del volcán aleñado que lleva el mismo nombre.

De esta forma, la segunda apuesta de Bukele consiste en lograr el abastecimiento energético sin necesidad de emitir gases contaminantes. Aun así, en una primera etapa la energía para la ciudad vendrá de una planta geotérmica ya existente desde 1999 y que proviene del volcán Tecapa.

La zona franca, dotada de una desgravación impositiva casi total y sin precedentes en El Salvador, buscará atraer inversiones para la construcción de aeropuertos internacionales, hoteles, zonas residenciales y diversas zonas comerciales.

Según las afirmaciones públicas del propio Bukele, el complejo urbano tendrá también una gran cantidad de zonas verdes, formando una estructura amigable con el medio ambiente.

Con el lanzamiento de la Ciudad Bitcoin, El Salvador sigue consolidando su posición aperturista al mercado de criptomonedas. Desde el pasado 7 de noviembre, el país ya adoptó al bitcoin como moneda de curso legal en libre competencia con el dólar estadounidense, que había sido adoptado en el año 2000.

Seguir Leyendo

Tendencias