Seguinos en redes

Perú

Elecciones en Perú: El derechista López Aliaga busca llegar a la Alcaldía de Lima y convertirse en líder de la resistencia al comunismo

Publicado

en

En un difícil panorama en Lima, López Aliaga busca ganarle a Urresti y Forsyth para posicionarse como el líder de la oposición contra el presidente Pedro Castillo.

Perú se dirige este domingo a la primera elección desde la asunción del comunista Pedro Castillo, en unas elecciones departamentales que verán la renovación de 25 gobernaciones, 342 consejeros regionales, 196 alcaldes provinciales, 1714 regidores (legisladores) provinciales, 1694 alcaldes distritales y 9036 regidores distritales para el período 2022-2026.

La elección más importante de todo este ciclo será sin dudas la contienda para Alcalde Metropolitano de Lima, que enfrenta a tres ex candidatos presidenciales: el empresario de derecha Rafael López Aliaga, líder del partido Renovación Popular; el militar retirado centroderechista Daniel Urresti, por Podemos Perú; y el ex futbolista de centro George Forsyth, por Somos Perú.

Administrativamente, la provincia de Lima Metropolitana tiene carácter autónomo (similar a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en Argentina), y está gobernada por la Municipalidad Metropolitana de Lima, manejando su propio presupuesto.

La región también abarca a más de 10 millones de personas, un tercio de toda la población en Perú, por lo que quien gobierne este distrito se convierte, usualmente, en la segunda persona con más poder político después del presidente.

El actual alcalde es Miguel Romero Sotelo, quien ocupa el cargo únicamente de manera interina por sucesión tras la destitución del anterior alcalde, Jorge Muñoz. Ambos fueron electos por el histórico Acción Popular, partido centrista atrapalo-todo, aunque Muñoz abandonó el partido en 2020.

En abril de este año, el Jurado Nacional de Elecciones declaró la vacancia de Muñoz por causas de corrupción, dando a lugar a un pedido de destitución que se efectuó en noviembre del 2021, presentado por infringir el artículo 22 #10 de la Ley Orgánica de Municipalidades al haber ejercido como alcalde mientras formaba parte del directorio de la empresa estatal Sedapal, que se encarga del servicio de agua potable y alcantarillado de Lima. La resolución del JNE es inapelable, por lo cual Muñoz fue removido y tuvo que asumir Romero.

El caso de corrupción llevó a Acción Popular a perder cualquier posibilidad de mantener su control de Lima, y a partir de este domingo un nuevo partido tomará control de la región más importante de Perú. Los tres candidatos que disputan la elección son los tres principales opositores a Castillo, y es claro que quien gane tomará el liderazgo de la oposición a nivel nacional.

En Lima se define si la oposición a Castillo será por derecha con López Aliaga, por la centroderecha moderada con Urresti o por el centro con Forsyth. En el caso de las elecciones para alcaldes, no hay segunda vuelta, y quedará electo el que más votos saque de los tres.

Políticamente, López Aliaga se perfila como el único candidato de oposición férrea a Castillo: Renovación Popular es uno de los pocos partidos (junto a Avanza País y Fuerza Popular) que se ha mostrado consistentemente opositor a Castillo en el Congreso, apoyando las vacancias y censuras de ministros y rechazando la agenda izquierdista del Presidente.

Por su parte, Podemos Perú, el partido de Urresti, se ha mostrado como un aliado condicional “silencioso” de Castillo, ya que no declaran abiertamente su apoyo por su enorme impopularidad, pero han negociado y dado su apoyo en una serie de leyes claves para el Gobierno.

Lo mismo ocurre con Somos Perú, partido referenciado en el ex presidente Martín Vizcarra pero que debido a su enorme impopularidad, ha decidido presentar al ex-arquero de fútbol George Forsyth.

En las encuestas, se da un virtual empate entre Urresti y López Aliaga, con Urresti levemente arriba en los últimos sondeos, pero dentro del márgen de error, y como la elección se gana por un voto, el resultado sigue abierto.

Forsyth se encuentra tercero y algunas encuestas lo muestran en ascenso, en gran parte ayudado por los medios “caviares” (como se le dice en Perú a los medios progresistas globalistas del establishment), que han salido en masa a apoyar al candidato centrista. Forsyth le saca votos mayoritariamente a Urresti, por lo que su suba beneficia, en última instancia, a López Aliaga.

En la última encuesta de IPSOS, Urresti se ubica primero con 28,4%, con Aliaga en segundo lugar con 26,7% y Forsyth tercero con 19,9%. Bastante por detrás están el centrista Omar Chehade (APP) con 6,9%, el izquierdista Gonzalo Alegría (JPP) con 5,9%, la centrista Elizabeth Leon (FE) con el 5,3%, la centroderechista Maria Soto (AP) con el 5,2% y el comunista Yuri Castro (PL), del partido de Castillo, con 1,7%.

Por su parte, una encuesta de SENSOR durante la misma semana que la de IPSOS, pone a Aliaga con 26% por delante de Urresti, con el 24,7% y de Forsyth, con 19,2%. Esta encuesta la da un alto resultado a Chehade, en torno al 10%.

Lo que estas encuestas muestran en realidad es el altísimo porcentaje de indecisos y voto en blanco/viciado/nulo que aún hay, que podría modificar enteramente el resultado final. CPI, IPSOS, CIT, IEP, SENSOR y DATUM coinciden en que hay entre 10-15% de indecisos y otro 15-20% que asegura que votará en blanco, lo cual no suele ocurrir el día del sufragio y esos votos pueden salir para cualquier lado.

Perú

Dina Boluarte asume como Presidente de Perú tras el arresto de Castillo: Llamó un “Gobierno de Unidad” y no adelantará elecciones

Publicado

en

La comunista prometió moderación y convocara a la oposición para que designe ministros en el nuevo gobierno. En vez de adelantar elecciones, buscará completar el mandato de Castillo.

Tras la destitución y el arresto del comunista Pedro Castillo, por sucesión constitucional asumió la presidencia Dina Boluarte, quien oficiaba de vicepresidente del mandatario devenido en dictador.

Todo indicaba que Boluarte, como una parte fundamental del gobierno de Castillo, estaría implicada en el intento de golpe de Estado, por lo que en su interinato solo se limitaría a llamar a elecciones anticipadas para poder sacar al Perú de esta crisis política.

Sin embargo, Boluarte puso un freno a la situación, y todo indica que negoció con la dirección del Congreso para quedarse en el poder a cambio de incluir a varios partidos opositores en el nuevo gabinete.

Mi primera invocación es convocar a la más amplia unidad de todos los peruanos. Convoco a un amplio proceso de diálogo entre todas las fuerzas políticas representadas o no en el Congreso”, expresó la mandataria en el Pleno del Legislativo, llamando a una gran “tregua política”.

Solicito a la representación nacional una tregua política para instalar un Gobierno de unidad nacional”, dijo. En ese sentido, Boluarte informó que “constituirá un Gabinete de todas las sangres, donde estén representadas todas las fuerzas democráticas”, y remarcó que “Necesitamos a los mejores peruanos, gobernar al Perú no será tarea fácil”.

Asimismo, señaló que enfrentará a la corrupción en todas las dimensiones, para lo que pidió el apoyo de la Fiscalía de la Nación y la Procuraduría. A diferencia de Castillo, Boluarte se reunió con el Tribunal Constitucional y validó sus investigaciones en contra de varios ministros del anterior gobierno.

Boluarte prometió moderación, y abrirá el Gabinete para la oposición. De esta manera se salva de que el Congreso la destituya con una vacancia, aunque bien podría hacerlo, ya que es parte de toda la corrupción que llevó a este desenlace.

Vale anotar que, en diciembre de año pasado, Boluarte dijo que, si a Castillo lo vacaban, ella iba a renunciar. “Si al presidente lo vacan, yo me voy con el presidente”, exclamó aquella vez. Parece que también estaba mintiendo.

Durante su juramentación, la nueva presidente aseguró que buscará completar el mandato de Castillo hasta 2026, contra todo pronóstrico. “Juro que ejerceré fielmente el cargo de presidenta de la República y asumo, de acuerdo con la Constitución política del Perú, desde este momento hasta el 26 de julio del 2026. Defenderé la soberanía nacional y la independencia de las instituciones democráticas”, manifestó.

Seguir Leyendo

Perú

Pedro Castillo preso: El golpe de Estado duró dos horas y fue detenido cuando se intentaba huir a México

Publicado

en

Junta de Fiscales Supremos anuncia acciones legales contra Pedro Castillo por sedición e intento de golpe de Estado.

Tras anunciar el golpe de Estado cerca de las 2 de la tarde (horario Argentina), el presidente devenido en dictador Pedro Castillo perdió todo los apoyos que pensó que tenía en las Fuerzas Armadas, y menos de dos horas después salió huyendo del Palacio Presidencial con su familia y su abogado y ex primer ministro Aníbal Torres.

El auto se dirigía a la Embajada de México, donde buscaría huir al país que gobierna el socialista Andrés Manuel López Obrador, pero fue interceptado por la Policía Nacional que decidió detenerlo en delito flagrante y llevarlo a la sede de la Región Policial Lima, en la avenida España.

En las imágenes captadas por Canal N, se observa a Castillo ser interceptado cuando permanecía al interior del auto presidencial. En este marco, diversos vehículos policiales cerraron al paso al automóvil y agentes de Seguridad del Estado procedieron a su detención.

La Junta de Fiscales Supremos anunció que tomará acciones legales en contra del vacado exdictador Pedro Castillo tras intentar dar un golpe de Estado. El anuncio fue hecho a través de un video grabado por la fiscal general Patricia Benavides y los fiscales supremos Zoraida Ávalos, Pablo Sánchez y Juan Carlos Villena, quienes condenaron el quebrantamiento del orden constitucional.

Castillo fue acusado oficialmente de sedición, confirmado oficialmente por Benavides, quien se apersonó en la sede policial para dialogar con el detenido y su abogado personal, Aníbal Torres.

Todo indica que Castillo fue convencido por Torres, quien había oficiado de primer ministro en los últimos meses, para que declarara el golpe de Estado. Según fuentes consultadas, Torres lo convenció a Castillo que tenía el apoyo de los militares, especialmente luego de ubicar ciertos generales en puestos claves.

Sin embargo, estos generales designados por Castillo no cumplieron su compromiso, y se quedaron del lado de la histórica posición militar del Perú en contra de la extrema izquierda. En cuestión de dos horas, se cayó todo el operativo militar que Castillo había decretado, y tras la destitución del Congreso, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional desacataron su orden.

Así salían del Palacio Presidencial Castillo, Torres y su familia.

Seguir Leyendo

Perú

López Aliaga repudia el intento de golpe de Estado del comunista Castillo: “Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador”

Publicado

en

Recordando que llegó al poder entre severas denuncias de fraude, el alcalde-electo de Lima llamó a todos los funcionaros de Castillo a quitarle su apoyo.

El alcalde-electo de Lima, Rafael López Aliaga, y quien lidera las encuestas en una eventual elección presidencial, se pronunció tras el golpe de Estado del presidente devenido en dictador Pedro Castillo, citando el artículo 46 de la Constitución Política.

Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador, ni a quienes asumen funciones públicas en violación de la Constitución y de las leyes. La población civil tiene el derecho de insurgencia en defensa del orden constitucional. Son nulos los actos de quienes usurpan funciones públicas”, dijo el líder del partido derechista Renovación Popular.

Aliaga recordó la manera en la que Castillo llegó al poder, envuelto en denuncias de corrupción por fraude en las actas por parte de la campaña de Keiko Fujimori, quien perdió la elección por menos del 0,3% de los votos.

El recientemente electo alcalde de Lima lidera las intenciones de votos tanto a nivel nacional como entre los candidatos de la derecha, que ya acumulaban casi el 60% de los apoyos antes del ridículo intento de golpe de Estado de Castillo.

Se espera que tras la destitución de Castillo y la asunción de Dina Boluarte, su vice, la nueva mandataria convoque a elecciones anticipadas para poner una solución democrática a la grave crisis política que vive el Perú.

López Aliaga todavía no ha asumido tras una histórica victoria en la región metropolitana de Lima, donde tomará control de la alcaldía el próximo 1ro de enero. Restará por ver si a pesar de liderar las encuestas decide permanecer en el cargo que acaba de ganar, o si se lanza para la campaña presidencial.

Seguir Leyendo

Tendencias