Conecte con nosotros

Perú

Fracasó la moción de vacancia de Vizcarra con una oposición que demostró ser cómplice de la corrupción

A pesar de haber expresado un claro apoyo a la remoción, a la hora de votar la vacancia del presidente Vizcarra por sus actos de corrupción en el caso Swing, la oposición se alió al Gobierno y cambió su voto para asegurar su permanencia.

Publicado

en

El Congreso de Perú rechazó este viernes por mayoría el pedido de vacancia contra el presidente Martín Vizcarraluego de que salieran a la luz una serie de audios que involucraban al mandatario con el caso Swing.

Para poder ser investigado, Vizcarra debía ser removido ya que no se puede investigar a un Presidente en funciones, pero el pedido de vacancia tenía que recibir el apoyo de 87 legisladores, de un total de 130 que componen el Parlamento.

El resultado fue paupérrimo, con solo 32 votos a favor, 78 en contra y 15 abstenciones.

Los votos acontecieron tal y como habían dispuesto los líderes de sus partidos. Los votantes en contra de la vacancia de Vizcarra decían en su conjunto que lo hacían por el país, por la gobernabilidad, por la investigación en el Ministerio Público y por no agravar la crisis sanitaria, pero ninguno dio su voto de confianza diciendo que el Presidente no era corrupto.

Cambios entre la votación a favor de iniciar el proceso de vacancia y la votación final para remover al Presidente, revelando la enorme cantidad de votos que se arrepintieron. Fuente: Martín Hidalgo.

Ad

La vacancia había sido admitida en el Congreso con 65 votos a favor, 36 en contra y 24 abstenciones luego de la publicación de una serie de escuchas, probablemente grabadas por su ex secretaria Karem Roca, donde se escuchaba claramente al Presidente planear junto a su círculo de confianza cómo mentir ante las investigaciones fiscales por el caso de corrupción de Richard Swing, un cantante que ganó decenas de contratos fraudulentos con el Estado y que sería el asesor extraoficial y “amigo íntimo” de Vizcarra.

Apenas se admitió la vacancia, la maquinaria de la prensa empezó a atacar de una manera apabullante a los congresistas que apoyaban la medida. 

Los medios, apodados el “Cuarto Poder” en Perú, mantuvieron un discurso uniforme que acusaba a los congresistas de querer tomar el poder sin pensar en que podrían generar graves daños políticos al país en plena pandemia. Algo así como que se deben tolerar casos de corrupción porque hay un virus dando vueltas, y que cualquier opinión diferente es golpista.

También se promovieron las encuestas de empresas cercanas al vizcarrismo, que declaraban que un 79% de peruanos están en contra de la vacancia mientras mantienen la poco creíble aprobación positiva del Presidente.

El resultado fue el esperado. Los líderes políticos, amenazados y presionados por los medios, aparecieron uno a uno a declarar que no van a apoyarían la vacancia. 

Incluso Keiko Fujimori, la líder del otrora partido de la oposición, Fuerza Popular, apoyó la permanencia de Vizcarra.

El único partido que manifestaba ser favorable a la vacancia fue el FREPAP, Frente Popular Agrícola del Perú, un partido sincrético que se autodenomina la última reserva moral del Congreso, y con esto lo ha demostrado.

Ad

La gobernabilidad que los congresistas dijeron querer cuidar va a ser difícil de mantener con un Presidente claramente corrupto, que promovió la vacancia de su predecesor, impidió el proceso de elección de tribunos constitucionales, amenazó con una ley de intervención al Ministerio Público y cerró un Congreso en el pasado. 

Mientras tanto, la crisis sanitaria por el coronavirus en Perú se vio agravada por cada una de las decisiones del presidente Vizcarra: compra de pruebas sin certificación y sobrevaluadas, cuarentena obligatoria sin ningún tipo de ayuda a los más trabajadores e información falsa tanto en el recuento como con las fases de la crisis. Son por estas razones que Perú llegó a ser el país con más fallecidos por COVID-19 y el que tuvo la caída económica más desastrosa de la región, solo comparable con Argentina.

Si ya se sabe que en el Palacio de Gobierno con sus asistentes Vizcarra se dedica a encubrir delitos, que es capaz de destruir al que lo investigue o se le oponga, y que solo puede ser investigado por un Fiscal de la Nación puesto por él, resulta inverosímil creer que al mantenerlo en el poder va a poder ser tocado por la justicia ordinaria.

Lo que pasó el viernes por la noche en el Congreso es muy bien resumido por el congresista Rubén Ramos Zapana (UPP): “el Congreso, antes de mayoría fujimorista, ahora de mayoría vizcarrista”.

El Congreso anterior tenía mayoría fujimorista, opositora al gobierno pero débil, frágil y tapada en sus propios casos de corrupción. Keiko Fujimori, líder de esta composición, fue encarcelada preventivamente, precisamente, por el pedido del fiscal vizcarrista José Pérez por el delito de lavado. 

Luego de la última elección, el fujimorismo pasó de 73 a 15 congresistas y, con Keiko encarcelada de manera arbitraria por más de un año, su partido quedó relegado al margen de la política peruana, teniendo que unirse a la izquierda hegemónica para poder sobrevivir. Esto revela una situación preocupante para Perú: no hay derecha. 

El Frepap, un partido de centro-izquierda en lo económico pero socialmente conservador, puede ser el único que englobe hoy algún atisbo de honestidad y alejamiento de la izquierda progresista corrupta. A través de su representante, María Teresa Céspedes Cárdenas, dijo en el plenario algo tan contundente como estremecedor sobre la situación del Gobierno: “¿Qué ejemplo le puede dar a los jóvenes alguien que miente? ¿Qué ejemplo le pueden dar a los menores un Congreso que acepta que gobierne un delincuente comprobado solo por gobernabilidad?”

Fuente: RPP


Por Miguel Morocho, para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Perú

Una burrada: Un ministro de Castillo afirma que la hoja de coca es el “principal insumo” de la Coca-Cola

Publicado

en

El Ministro del Interior de Perú estaba tratando de justificar la legalización de la cocaína diciendo que hoy en día la gente consume cocaína todo el tiempo en la Coca-Cola.

Luis Barranzuela, el Ministro del Interior del gobierno del comunista Pedro Castillo, dio una polémica declaración en defensa de la industrialización de la hoja de coca, en la que dijo una verdadera burrada, cuando aseguró que el “principal insumo” para la elaboración de la Coca Cola es la cocaína.

¿Que no hay industrialización de la hoja de coca ahora? ¿Y cuál es el principal insumo de Coca Cola, por ejemplo?“, sostuvo el ministro, entrevistado por el programa Cuarto Poder.

Barranzuela, sin darse cuenta de lo que había dicho, siguió defendiendo al sector cocalero, que en países como Bolivia, Colombia o Perú mantienen una enorme fuerza sindical. “El cultivo de la hoja de coca es social y, por lo tanto, debe atenderse con una mirada más allá de la erradicación. Yo no me voy a poner en contra de ellos“, indicó.

Nos concentramos en la hoja de coca, ¿pero los insumos químicos cómo entran al VRAEM [sigla abreviada para el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro]?“, se preguntó el ministro, al cuestionar que la política vaya exclusivamente detrás de quienes se dedican a ese cultivo y no al resto de la cadena implicada en la fabricación de la cocaína.

No obstante, ante la presión del periodista, reconoció que el 70% de la producción de hojas de coca se desvía al narcotráfico y que esto es un problema que deben enfrentar, algo que desde su llegada al gobierno no han estado haciendo.

Coca-Cola no usa hojas de coca desde 1929

La bebida más popular del mundo, fue inventada en 1885 por John Pemberton, un farmacéutico de Atlanta, Georgia, quien hizo la fórmula original en su patio trasero. 

La receta de Pemberton contenía cocaína en forma de extracto de hoja de coca, que inspiró la parte “Coca” del nombre de la bebida. La “Cola” proviene de la nuez de cola (que contiene cafeína, otro estimulante).

Sin embargo, Pemberton no la vendía como una bebida refrescante, si no como medicina para quitar el dolor, efecto que era logrado por la cocaína.

En el siglo XIX, los medicamentos patentados no estaban regulados como lo están hoy los medicamentos. Cualquiera podía afirmar que su producto tenía beneficios para la salud sin tener que demostrar su eficacia o revelar sus riesgos, y quedaba en manos del consumidor si quería comprarle a quien mostrara sus ingredientes o no.

Pero todo cambió cuando vino la Era de la Prohibición en los Estados Unidos, y el alcohol se hizo ilegal. En ese momento, los ya sucesores de Pemberton decidieron quitarle la cocaína y convertirla en una bebida que pueda ser vendida en los comercios donde ya no se podía vender más alcohol, lo cual terminó siendo un enorme éxito y aquella fórmula perdura hasta hoy. Para 1929, el contenido de hojas de coca en la Coca-Cola quedó reducido a 0%.

Seguir Leyendo

Perú

Estalla el gobierno de Perú: Bellido le declara la guerra a Castillo y se quiebra la bancada oficialista

Publicado

en

Cerrón invocó a la bancada de Perú Libre a negar el voto de confianza al nuevo gabinete de Mirtha Vásquez, lo que llevó a la ruptura del bloque oficialista y una recomposición parlamentaria.

Luego de que el presidente comunista Pedro Castillo expulsara del gobierno a su jefe de gabinete, Guido Bellido, y lo reemplazara por la progresista Mirtha Vásquez, se desató la guerra entre el mandatario y los jefes del partido oficialista.

Bellido era el representante en el gobierno de Vladimir Cerrón, el líder del partido comunista Perú Libre, que llevó a Castillo a la presidencia. La salida de Bellido significó la ruptura total con Cerrón, y una grieta en la bancada oficialista.

Esta tarde, mientras Castillo estaba reunido con su nuevo gabinete, sin figuras que respondan a Cerrón, el lider de Perú Libre acudió a las redes para anunciar que expulsarían del partido a 15 parlamentarios que se mantiene fieles al presidente, y que los 22 restantes votarían en contra del voto de confianza al nuevo gobierno. En Perú cada vez que se conforma un nuevo gabinete, el Congreso debe votar y aprobar su designación por mayoría.

Cerrón, en su cargo de Secretario General de Perú Libre, convocó a unas reunión esta mañana con los 37 congresistas de la bancada y anunció que les ordenaría votar en contra del gobierno, a lo que 15 respondieron negativamente y se fueron del encuentro.

Esto llevó a su expulsión express y una recomposición de la bancada oficialista, que pierde 22 congresistas a la oposición y pierde la mayoría automática que tenía en el Congreso.

En el comunicado, Cerrón indica que cree que hay un “giro político hacia el centro derechismo” del gobierno de Pedro Castillo y su gabinete. “Esta composición la integran partidos sin inscripción, sostenidos por ONGs norteamericanas, quienes han cogobernado con los cuatro últimos gobiernos y ahora con el actual”.

De esta manera, el oficialismo en el Congreso queda compuesto por 15 diputados de Perú Libre alineados a Castillo, 13 de la bancada conservadora de Alianza para el Progreso, 12 del centrista Acción Popular, 5 de la coalición de izquierda Somos Perú – Partido Morado, los 5 de la bancada del izquierdista progresista Juntos por el Perú, y 2 del conservador Podemos.

Así, el gobierno queda con solo 52 bancas de las 130 del Congreso, perdiendo su mayoría. La oposición, en donde ahora se ubican 22 diputados de Perú Libre alineados a Cerrón, aunque no está unida, tendría 78 bancas y si vota en contra del voto de confianza, Castillo deberá pedirle la renuncia a todo el gabinete, proponer otra composición y volverlo a someter a votación en el Congreso.

Si esto no prospera, el presidente podría tener que llamar a unas elecciones anticipadas para desarmar el bloqueo en el Congreso, como hizo el ex presidente Martín Vizcarra en 2019.

Seguir Leyendo

Perú

Por presión del Congreso, el comunista Pedro Castillo echó a Bellido y a todo su gabinete

Publicado

en

El comunista de línea dura Guido Bellido será reemplazado por la progresista feminista Mirtha Vázquez, del partido de izquierda Frente Amplio.

El presidente de Perú, el comunista Pedro Castillo, finalmente cedió ante la presión del Congreso y le pidió la renuncia a Guido Bellido, hasta hoy su Jefe de Gabinete y Primer Ministro. Su salida significó también la dimisión de todo su Gabinete, lo cual generó nuevamente un vacío de poder en el país que sigue en plena crisis política hace 4 años.

Castillo designó como sucesora al frente del Gabinete a Mirtha Vásquez, una abogada de 46 años que hasta fines de julio presidió el Congreso, y que pertenece al Frente Amplio y no, como Bellido, al partido oficialista Perú Libre. Esto significa una fuerte caída en la influencia de Vladimir Cerrón en el gobierno de Castillo, y una suba del sector más progresista de la mayoría.

Desde su asunción, el gobierno de Castillo ha estado sufriendo la presión del Congreso, tanto de los diputados de derecha, que exigen un Gabinete sin figuras vinculadas al terrorismo, como los legisladores de izquierda, que piden un Consejo de Ministros con figuras progresistas y feministas.

Cabe recordar que Castillo llegó al poder con el partido y vehículo político de Perú Libre, una formación comunista vinculada a Sendero Luminoso controlada por Cerrón, quien trató de ser candidato a vicepresidente (en una jugada similar a la de Argentina con Cristina y Alberto) pero la Justicia lo frenó; sobre el dirigente comunista pesan múltiples causas de corrupción.

Hasta hoy, el gobierno lo manejaba el propio Cerrón a través de Bellido, con un gabinete que poco espacio le había dejado a otros aliados de izquierda del gobierno, como el Frente Amplio, Juntos por Perú y el Partido Morado, todos partidos progresistas que rechazan las propuestas más conservadoras de Perú Libre.

“Juro por Dios, por este país de mujeres y hombre que luchan vivir sin discriminación, sí juro”, juramentó Vázquez al asumir el cargo.

Hasta el momento, Vázquez ha dicho que pedirá que los ministros Oscar Maúrtua (Canciller), Pedro Francke (Economía), Hernando Cevallos (Salud), Aníbal Torres (Justicia) e Iber Maraví (Trabajo) permanezcan en el cargo.

Estos nombres sin embargo no son indispensables para el nuevo gobierno, y no sorprendería que en las próximas semanas se busquen nuevas figuras, especialmente en el caso de Maraví, quien está a punto de ser enjuiciado por el Congreso por sus vínculos al terrorismo guerrillero en la década del ’90.

“Tanto la cuestión de confianza, la interpelación como la censura, no deberían usarse para crear inestabilidad política, el Perú espera mucho de sus autoridades, es momento de poner el Perú por encima de toda ideología y posición partidaria aislada”, subrayó Castillo en el breve mensaje con el que esta tarde anunció la salida de su primer ministro.

Además, Castillo esgrimió una defensa de la propiedad privada, lo cual fue considerado una crítica al saliente Bellido, quien estaba impulsando la estatización de la operación en el yacimiento de gas de Camisea.

Ratificamos el compromiso del Perú con la inversión privada, remarcando la necesidad que esta opere sin corrupción y con responsabilidad social, priorizando la diversificación productiva nacional“, sostuvo el presidente.

Este profundo cambio en el Gabinete significa dos cosas: cae el poder de Cerrón en el gobierno, y aumenta considerablemente la influencia de Marcos Arana, Pablo Guzmán y Verónika Mendoza en el Ejecutivo.

Seguir Leyendo

Trending