Seguinos en redes

Perú

Murió Abimael Guzmán: el cabecilla del comunista Sendero Luminoso y el peor terrorista de la historia peruana

Publicado

en

Su nombre completo era Manuel Rubén Abimael Guzmán Reinoso. Nacido en Islay, Arequipa, el 3 de diciembre de 1934, fue el más sanguinario terrorista peruano de la historia, y sin lugar entra en el podio de los líderes guerrilleros más brutales de la historia de América.

Esta mañana, a los 86 años, falleció mientras cumplía cadena perpetua en el centro de reclusión de máxima seguridad de la Base Naval del Callao. Su muerte además vino en un momento de pleno debate en el nuevo gobierno comunista, ya que una buena parte del gabinete estaba presionando al presidente Pedro Castillo para que lo liberaran.

Guzmán, capturado en 1992, recibió la máxima condena carcelaria por sus acciones terroristas y genocidas que empezaron en mayo de 1980. Primero lo condenó un tribunal militar el mismo año de su captura, y luego un tribunal civil en el 2006.

En 1962, Guzmán había empezado a dictar sus clases de Historia de la Filosofía en la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho, donde sería popular entre los jóvenes estudiantes más ideologizados y radicales. Venía de perder su puesto de profesor de filosofía en la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa, y por ello había decidido probar suerte en Ayacucho.

Desarrolló su plan estratégico de propaganda ideológica entre los estudiantes huamanguinos, con quienes lanzó el grupo terrorista Sendero Luminoso, dentro del Partido Comunista del Perú. Por varios años fue un reconocido profesor y conferencista caracterizado por su feroz retórica, radical y violenta; quien llamaba a los más jóvenes a levantarse en armas.

Guzmán adoctrinaba y reducía los graves y profundos problemas del país en cuatro o cinco lemas, inspirados en la ideología china de Mao Tse Tung que repetía hasta la saciedad. Así convencía a los jóvenes radicalizados, muchos de los cuales eran hijos de campesinos, que vivían indignados contra lo que veían como un sistema opresivo de maltrato.

El ataque en Chuschi, Ayacucho, en 1980 dio inicio a los actos terroristas de Sendero Luminoso. (Foto: LUM)
El ataque en Chuschi, Ayacucho, en 1980 dio inicio a los actos terroristas de Sendero Luminoso. (Foto: LUM)

El inicio de la barbarie terrorista en el Perú

Poco antes del inicio de las acciones terroristas, en mayo de 1980, Abimael Guzmán había sido capturado por la Policía, pero con pocas pruebas en su contra fue liberado. De esta forma, el cabecilla terrorista ingresó a la clandestinidad en 1979 y desde entonces se hizo imposible hallarlo, convirtiéndose en un mito para sus huestes fanatizadas. Poco tiempo después, con Sendero Luminoso, iniciaría una historia de sangre, abusos y violencias sin precedentes en la historia del Perú.

Los primeros atentados terroristas ocurridos a partir de mayo de 1980 (Chuschi, Municipalidad de San Martín de Porres, tumba de Velasco, etc.) sorprendieron a la sociedad peruana. Fue la etapa en la que se barajaban varios autores de esos crímenes, desde abigeos politizados hasta montoneros de Argentina.

Las autoridades tardaron años en identificar a los primeros grupos de extremistas de la izquierda maoísta mientras estos hacían lo que querían por el Perú.

No fue hasta la llegada de Alberto Fujimori en 1990 que el gobierno peruano no armó un plan estratégico integral para identificar a los miembros de Sendero Luminoso y lanzar acciones anti subversivas.

Durante más de dos meses los miembros del GEIN espiaron la casa de Garrido Lecca y Carlos Incháustegui. (Foto: Archivo histórico de El Comercio)
Durante más de dos meses los miembros del GEIN espiaron la casa de Garrido Lecca y Carlos Incháustegui. (Foto: Archivo histórico de El Comercio)

La captura del siglo: Abimael Guzmán cae en Surquillo

Un 12 de septiembre de 1992, hace 29 años y un día, la Primera División de Inteligencia del Estado (conocida como GEIN), lo capturó ejecutando el exitoso Plan Victoria.

Fue hallado en la casa de la urbanización Los Sauces, en Surquillo, junto a estudiantes y pensando que nunca sería capturado. Sendero insistió con que si no era liberado seguiría con más atentados, pero Fujimori no dio el brazo a torcer y la cúpula de esta organización criminal fue cayendo poco a poco hasta ser desarticulada y desconectada de los mandos medios y militares. Fue el inicio de su fin.

Abimael Guzmán Reinoso, el llamado por sus fanáticos “presidente Gonzalo”, fue capturado vivo, sin recibir ningún daño. Se rindió y punto. Esto impidió que su figura política se convirtiera en una especie de héroe para sus huestes o un mártir para el comunismo de la época.

Genocidios como el de Lucanamarca, donde fueron asesinadas 69 personas, entre ancianos, mujeres y niños; y la masacre del pueblo Asháninka, en la selva peruana, donde se determinó que hubo 6.000 asháninkas asesinados, 5.000 desaparecidos y 10.000 desplazados porque no querían adoptar la doctrina comunista de Sendero, reflejaban apenas una parte del dolor criminal que Abimael Guzmán infringió al Perú.

A estos casos se deben sumar cientos de atentados con coches bomba en todo el país, como los del jirón Tarata, en Miraflores, y del local del Canal 2, en Jesús María, así como incontables explosiones en diversos lugares a lo largo de todo el territorio nacional. Asesinatos selectivos como el de alcaldes, gobernadores, prefectos, militares y policías, y también dirigentes populares como María Elena Moyano, en Villa El Salvador (1992).

Un 24 de setiembre de 1992, en un día considerado histórico, Abimael Guzmán Reinoso fue presentado en una jaula y con un traje a rayas para que la población sepa que el gobierno había apresado al mayor terrorista de la historia. Finalmente recibió condena militar y condena civil, ambas de por vida.


Con información del diario El Comercio, del Perú.

Perú

Presidente Castillo toma juramento a los nuevos Ministros de Estado

Publicado

en

El mandatario Pedro Castillo tomó juramento a ministros de seis carteras en el Gabinete Ministerial.

El presidente de la República, Pedro Castillo, tomó juramento la noche de este viernes a nuevos integrantes del Gabinete Ministerial, luego de que ratificara a Aníbal Torres como titular del Consejo de Ministros. 

En una ceremonia realizada en Palacio de Gobierno, el mandatario tomó juramento a Miguel Rodríguez como nuevo titular del Ministerio de Relaciones Exteriores, luego a Alejandro Salas, quien deja el Ministerio de Cultura para pasar al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo. 

También juró en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, Geiner Alvarado, quien fue ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento. César Paniagua ocupará su lugar en ese ministerio y fue juramentado por el mandatario.

Asimismo, el jefe de Estado tomó juramento a Kurt Burneo como nuevo ministro de Economía y a Betssy Chávez como titular del Ministerio de Cultura. 

Ratificación de Aníbal Torres

La juramentación de estos seis ministros se da luego de que el presidente Pedro Castillo ratificara como titular del Gabinete Ministerial a Aníbal Torres, quien la semana pasada anunció que ponía su cargo a disposición.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario explicó que el titular de la Presidencia del Consejo de Ministros se comprometió a “seguir trabajando por nuestro país”.

En vísperas, el mandatario había adelantado que realizaría cambios en el Gabinete Ministerial tras el anuncio de Aníbal Torres por lo que hizo un llamado a la clase política para la conformación de este nuevo equipo.

“Convoco a los actores políticos, a la clase política, a la sociedad civil, a las organizaciones de que, a partir de hoy, voy a tomar decisiones concernientes a ver el Gabinete. Estoy seguro de que, el día de mañana, vamos a juramentar a este gabinete”, señaló ante la prensa.

Seguir Leyendo

Perú

Otra crisis en Perú: Renunció el Primer Ministro y Castillo deberá jurar el quinto gabinete en un año de gobierno

Publicado

en

Los casos de corrupción se apilan y los primer ministros le siguen renunciando al presidente comunista Pedro Castillo. Aníbal Torres presentó se va tras cinco meses en el cargo.

El abogado comunista Aníbal Torres presentó hoy su renuncia a la Presidencia del Consejo de Ministros, un puesto de suma importancia en Perú. En una carta publicada en sus redes sociales, indicó que se aleja del gobierno de Castillo “por razones personales” sin dar mayores detalles. 

Aprovecho esta oportunidad para agradecerle por la confianza depositada en mi persona, primero como ministro de Justicia, y luego como premier”, dijo Torres en la misiva enviada al presidente de la República.

También revela que esto marca su retiro de la política en su totalidad. “Hoy me toca regresar a las aulas universitarias junto a mis alumnos y alumnas, y retomar lo que más extrañaba: la investigación jurídica”. Con esto, Torres se convierte en el cuarto premier en dejar el cargo en medio de las investigaciones del Ministerio Público por actos de corrupción contra el gobierno.

El encargado de manejar el día a día del Poder Ejecutivo en Perú había llegado al gobierno luego del fiasco que fue la negociación de Castillo con partidos conservadores para poder formar un gobierno de unidad con Héctor Valer Pinto como primer ministro.

Pero Valer nunca llegó a presentar su Gabinete, y tuvo que dar un paso al costado por las múltiples denuncias de corrupción y de violencia doméstica que pesaban encima suyo desde antes de pactar con Castillo.

Previo a Valer, Castillo había intentado generar una coalición entre partidos de izquierda conservadora y partidos de izquierda progresista, con Mirtha Vásquez como primera ministra. Sin embargo, la congresista del Frente Amplio duró poco más de tres meses, y renunció denunciando serios casos de corrupción.

El primer Jefe de Gabinete que había tenido Castillo, Guido Bellido, salió expulsado tras dos meses al frente del Gobierno luego de que se rompiera la relación entre el presidente y su jefe político, el comunista Vladimir Cerrón.

Así, Castillo, quien lleva exactamente 1 año y 7 días en el cargo, ya pasó por cuatro primer ministros diferentes y ahora deberá jurar el quinto Gabinete, el cual necesitará de la aprobación, nuevamente, del Congreso.

A pesar de haber llegado al poder con una agenda extremista y radical de izquierda, Castillo se dedicó desde que puso pie en la Casa de Pizarro a establecer una red de corrupción con sus ministros para robar lo máximo posible del erario público.

Prácticamente no ha implementado leyes nuevas, ni presentado proyectos. Había dicho en su discurso de asunción que expulsaría a los inmigrantes ilegales del país, en su recordada advertencia de “tiene 7 días para dejar el país”, pero ya han pasado 12 meses y medio y no ha hecho absolutamente nada al respecto.

También había prometido nacionalizar el gas e instituir el Servicio Militar Obligatorio, pero no ha avanzado en nada de todo eso. Su agenda ha estado dedicada totalmente a sobrevivir los ataques del Congreso que ya intentaron tres veces destituirlo por las denuncias de corrupción.

La Fiscalía de la Nación tiene indagaciones contra Castillo por cinco causas, una más grave que la otra. En primer lugar se lo investiga por ascensos irregulares en las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, donde habría purgado oficiales de derecha y ascendido a uniformados que no deberían haber sido elevados por falta de experiencia. Se investiga también si pidió dádivas a los oficiales para ser ascendidos.

Otra causa investiga los reportados sobreprecios en la licitación de biodiesel a la empresa Heaven Petroleum Operators (HPO) de Samir Abudayeh por parte de la estatal Petroperú. También tiene un sumario abierto por obstruir las capturas de los prófugos de su gobierno: el exministro Juan Silva y su sobrino Fray Vásquez Castillo.

En otra investigación, tal vez la más avanzada y más grave, se lo investiga por establecer una red de corrupción en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, donde se creó un sistema de coimas a cambio de licitaciones. El caso más paradigmático en esta causa es el de la licitación del Puente Tarata.

Esta causa empezó por una investigación de la prensa, que descubrió imagenes captadas de las cámaras de seguridad en el domicilio particular de Castillo, donde a altas horas de la noche se reunía con empresarios y lobbistas, a quienes presuntamente les prometía contratos con el Estado a cambio de dinero.

Así denunció la empresaria Karelim López, quien fue arrestada luego de aparecer en estas filmaciones. En calidad de arrepentida, López reveló el sistema de corrupción que Castillo estableció en tiempo récord en el Estado.

Analistas en Perú aseguran que esta causa podría ser la que finalmente derribe al presidente comunista, especialmente luego de que la semana pasada, el ex secretario de la presidencia, Bruno Pacheco, se entregara a las autoridades tras cuatro meses en la clandestinidad para someterse a un proceso de colaboración en calidad de arrepentido.

Seguir Leyendo

Perú

Recambio en el Congreso deja a una opositora en la presidencia de Diputados: “Castillo está plagado de corrupción”

Publicado

en

La nueva presidenta del Congreso consideró que la situación de Pedro Castillo “se va a complicar mucho” y reiteró que su gestión será “implacable” contra la corrupción.

La lista multipartidaria que encabeza Lady Camones, del centroderechista Alianza Para el Progreso (APP), ganó la elección de la Mesa Directiva del Congreso para el periodo legislativo 2022-2023. La acompañaron los voceros del centroderechista Fuerza Popular, del conservador Podemos Perú y del centrista Somos Perú.

Esto marca un importante cambio en la presidencia del Congreso, previamente a cargo de María del Carmen Alva, quien creó un bloque centrista colaboracionista con el oficialismo, y anteriormente por la izquierdista feminista Mirtha Vásquez, quien había logrado crear un bloque oficialista juntando partidos comunistas, progresistas y socialdemócratas

En cambio, esta vez la coalición es considerada opositora al gobierno, y Camones lidera una fuerza de centroderecha que tendría la mayoría parlamentaria. En síntesis, esto termina de bloquear el Poder Legislativo de Pedro Castillo, y no tendrá más una mayoría automática para aprobar sus leyes.

La primera vicepresidente será Martha Moyano Delgado, del fujimorista Fuerza Popular; la segunda vicepresidente será Digna Calle Lobatón, quien responde al militar retirado Daniel Urresti, y en la tercera vicepresidencia estará Wilmar Elera, el único que podría considerarse cercano al gobierno de la Mesa Directiva.

Camones asumió con un fuerte discurso en contra de Castillo, y destacó que le parece “poco creíble” que “todo el entorno del presidente esté plagado de corrupción y él no haya tenido conocimiento”. En esta línea, reiteró que su gestión será “implacable” contra la corrupción, “venga de donde venga”.

La nueva mandataria del Legislativo expresó su apoyo y felicitación a la labor que está realizando la fiscal de la Nación, Patricia Benavides, en las diversas investigaciones que ha iniciado contra el círculo cercano de Castilo.

Para Lady Camones, la situación de Pedro Castillo “se va a complicar mucho” tras la entrega al Ministerio Público del ex secretario de Palacio Bruno Pacheco, ex hombre de confianza de Castillo quien está declarando como arrepentido. “Está dando datos que aparentemente los está corroborando con pruebas”, refirió.

Por su parte, Wilmar Elera aseguró que el pacto para llegar al poder implicó un “compromiso de honor” con los partidos derechistas y que si bien no descuentan una vacancia de Castillo, en caso de aprobarse, renunciarían todos y convocarían una nueva Mesa Directiva con una Presidencia de Transición.

Esta mesa no se formó para buscar la vacancia del presidente sino para poder buscar el desarrollo del Perú. Antes de la elección, hemos firmado un documento que se llama ‘compromiso de honor’, para que en el supuesto legado en que llegara la vacancia de Pedro Castillo, la actual Mesa Directiva tendría que dar un paso al costado para nombrar a una persona que tenga la Presidencia de transición”, sostuvo en entrevista para Canal N.

Y agregó: “Si sale un video o un audio que lo compromete directamente al presidente. Estoy seguro que se presentará una vacancia y ahí sí se necesitan 87 votos. Considero que los congresistas de izquierda no están para blindar a corruptos ni mafias organizadas”.

Seguir Leyendo

Tendencias