Seguinos en redes

Perú

Pedro Castillo asumió como Presidente de Perú y pide una nueva Constitución

Publicado

en

Con un discurso de extrema izquierda, Castillo juramentó y dio su primera comparecencia ante el Congreso como el nuevo Presidente del Perú.

El sindicalista y socio del grupo terrorista Sendero Luminoso, Pedro Castillo, juramentó este miercoles a las 12 del mediodía como el 63avo Presidente del Perú y el quinto presidente en 4 años, luego de la fuerte crisis política que culminó con la elección del líder comunista.

Castillo juró “por los pueblos del Perú y por una nueca Constitución”, reafirmando que su primera medida como máximo mandatario será pedir una reforma constituyente como la que está llevando a cabo Chile en estos momentos.

Juro por Dios, por mi familia, por los campesinos, por los pueblos originarios, por los ronderos, pescadores, profesionales, niños, adolescentes, que ejerceré el cargo de presidente de la República en el periodo 2021-2026. Juro por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva Constitución, declaró Castillo.

Es la primera vez que nuestro país será gobernado por un campesino”, añadió el flamante presidente, a pesar de que él jamás ejerció el arado de tierra.

La jefa del Congreso, la opositora de centroderecha María del Carmen Alva, quien será el único freno que tendrá la avanzada dictatorial comunista que quiere promover Castillo, le colocó la banda presidencial bicolor del país, en la fecha del Bicentenario del país.

En la asunción hubo cinco presidentes de la región: Alberto Fernández (Argentina), Guillermo Lasso (Ecuador), Sebastián Piñera (Chile), Iván Duque (Colombia) y Luis Arce (Bolivia), además del rey de España, Felipe VI.

Entre el público también se encontraba el vicepresidente brasileño Hamilton Mourão, ya que Bolsonaro declinó la invitación, y el canciller uruguayo Francisco Bustillo, dado que Lacalle Pou también decidió no asistir.

La figura más relevante sin cargo político pero que estuvo en primera fila durante la ceremonia fue la de Evo Morales, quien gobierna Bolivia a través del títere Luis Arce, y quien le estuvo enseñando a Castillo cómo hacer para perpetuarse en el poder.

Pedro Castillo, de 51 años, venció por un estrecho margen en el balotaje a Keiko Fujimori, la hija del ex presidente Alberto Fujimori, quien combatió en la década del ’90 a los guerrilleros que ahora, habiendo bajado las armas, pasarán a gobernar el país por la vía democrática.

La elección se había llevado a cabo el pasado 6 de junio, pero las múltiples denuncias de fraude del equipo legal de Fujimori atrasaron la coronación de Castillo por casi dos meses.

En su discurso inaugural, Castillo no descartó expropiaciones, aunque aseguró que “no habrá una oleada de confiscaciones“, prometió que habrá una nueva Constitución en Perú a través de una Asamblea Constituyente del Bicentenario, pidió que haya más empresarios presos e incluso obligará a todos los funcionarios a aprender idiomas originarios.

Entre otras propuestas, anunció que estará firmando decretos para expulsar inmigrantes con antecedentes penales, diciendo que le da “72 horas a los delincuentes extranjeros para irse del país“, y que instalará el servicio militar obligatorio: “Aquellos peruanos que no estudien ni trabajen deberán acudir al servicio militar“.

Perú

El derechista Lopez Aliaga es electo Alcalde de Lima: Se consolida como el líder de la oposición contra el comunismo

Publicado

en

El empresario de tendencia derechista, pro familia y en favor del libre mercado estuvo a un paso de entrar a la segunda vuelta presidencial contra Castillo.

En la primera elección desde la victoria del comunista Pedro Castillo, los peruanos se dirigieron a las urnas este domingo para elegir nuevos gobernadores, alcaldes, consejeros y regidores distritales en todo el país.

A diferencia del año pasado, esta vez la derecha tuvo un desempeño ejemplar, especialmente en Lima, donde el líder del partido derechista Renovación Popular, Rafael López Aliaga, se impuso en la elección para Alcalde Metropolitano de Lima.

Administrativamente, la provincia de Lima Metropolitana tiene carácter autónomo (similar a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en Argentina), y está gobernada por la Municipalidad Metropolitana de Lima, manejando su propio presupuesto, que es masivo, casi comparable con el de Nación.

La región también abarca a más de 10 millones de personas, un tercio de toda la población en Perú, por lo que quien gobierne este distrito se convierte, usualmente, en la segunda persona con más poder político después del presidente.

Rafael López Aliaga, quien fue candidato a presidente en 2021 y quedó en tercer lugar, por debajo de Castillo y Fujimori, y por una estrecha diferencia no entró al ballotage, encontró su redención en la capital de Perú, e incluso logró imponerse tras un intento de fraude, ya que las boletas de este domingo estaban “mal impresas” y casi no se veía el logo de su partido.

Al 99,9% de las actas procesadas por la ONPE, el empresario apodado el “Trump peruano” se impuso con el 26,3% de los votos, contra Daniel Urresti, de Podemos Perú, quien obtuvo un 25,4% de los votos y contra George Forsyth, de Somos Perú, con el 18,9%.

Tras su victoria, asistió a una iglesia en el distrito de Miraflores y a la salida habló con la prensa. “Le pediría al señor Castillo que renuncie de una vez, por el bien del Perú“, sentenció.

Que se asile en un país para que no lo persigan si quiere, y que nos deje el país en paz a los peruanos. Y que haya un presidente de consenso“, fueron las primeras palabras de López Aliaga, quien además dejó en claro que no se va a reunir con el mandatario Pedro Castillo, quien también vive en Lima.

No se puede, estructuralmente es imposible. Por el destrozo que ha hecho de la economía peruana“, aseveró ante los medios de prensa. “Lo primero que voy hacer es ir a Casablanca, una zona muy abandonada de San Juan de Lurigancho. Voy a ver si es posible por protocolo, tomar la alcaldía en Casablanca. Es la zona que he visto más abandona en Lima, donde el agua es verde“, dijo.

El líder de Renovación Popular asumirá el cargo de Alcalde Metropolitano de Lima el próximo 1ro de enero del 2023, quitándole la ciudad a Miguel Romero Sotelo, del histórico Acción Popular. Tanto Aliaga como Urresti y Forsyth son las tres caras más visibles de la oposición contra Castillo, pero con este resultado el líder derechista se asegura el liderazgo.

Cabe recordar que Renovación Popular es uno de los pocos partidos (junto a Avanza País y Fuerza Popular) que se ha mostrado consistentemente opositor a Castillo en el Congreso, apoyando las vacancias y censuras de ministros y rechazando la agenda izquierdista del Presidente.

Por su parte, Podemos Perú, el partido de Urresti, se ha mostrado como un aliado condicional “silencioso” de Castillo, ya que no declaran abiertamente su apoyo por su enorme impopularidad, pero han negociado y dado su apoyo en una serie de leyes claves para el Gobierno. Lo mismo ocurre con Somos Perú, partido referenciado en el ex presidente Martín Vizcarra pero que debido a su enorme impopularidad, ha decidido presentar al ex-arquero de fútbol George Forsyth.

Rafael López Aliaga ganó popularidad a inicios del año pasado cuando irrumpió en la política peruana con una agenda de derecha liberal, similar a la de Trump en Estados Unidos o Bolsonaro en Brasil. Sin embargo, su nombre ya había estado presente en la vida política del país desde el 2007 cuando fue electo como regidor de la Municipalidad Metropolitana de Lima, de la mano del exalcalde Luis Castañeda Lossio.

Tras la muerte de Castañeda, López Aliaga asumió la dirección de su partido, Solidaridad Nacional. Aliaga echó de la agrupación a varios dirigentes corruptos y con ideologías extremistas, y desde entonces el partido es conocido como Renovación Popular.

Entre sus principales propuestas están revitalizar Lima con una mega-reforma económica que traiga un aluvión de inversiones a la Ciudad, que incluye quita de regulaciones, baja de impuestos, regímenes fiscales especiales y un programa de empleo.

Además, se opone fervientemente al aborto y al feminismo en cuestiones sociales, y promete ir contra la “izquierda caviar” que domina la educación y los medios de comunicación de Lima. Durante la campaña tuvo varios encontronazos con periodistas y activistas de izquierda.

Por último, prometió abrir la Plaza de las Armas “las 24 horas del día” para las protestas contra el Gobierno Nacional. Prácticamente todos los meses se organiza una marcha contra Pedro Castillo, pero el actual alcalde de Lima impide que se lleven a cabo en la plaza más importante de la capital.

Seguir Leyendo

Perú

Elecciones en Perú: El derechista López Aliaga busca llegar a la Alcaldía de Lima y convertirse en líder de la resistencia al comunismo

Publicado

en

En un difícil panorama en Lima, López Aliaga busca ganarle a Urresti y Forsyth para posicionarse como el líder de la oposición contra el presidente Pedro Castillo.

Perú se dirige este domingo a la primera elección desde la asunción del comunista Pedro Castillo, en unas elecciones departamentales que verán la renovación de 25 gobernaciones, 342 consejeros regionales, 196 alcaldes provinciales, 1714 regidores (legisladores) provinciales, 1694 alcaldes distritales y 9036 regidores distritales para el período 2022-2026.

La elección más importante de todo este ciclo será sin dudas la contienda para Alcalde Metropolitano de Lima, que enfrenta a tres ex candidatos presidenciales: el empresario de derecha Rafael López Aliaga, líder del partido Renovación Popular; el militar retirado centroderechista Daniel Urresti, por Podemos Perú; y el ex futbolista de centro George Forsyth, por Somos Perú.

Administrativamente, la provincia de Lima Metropolitana tiene carácter autónomo (similar a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en Argentina), y está gobernada por la Municipalidad Metropolitana de Lima, manejando su propio presupuesto.

La región también abarca a más de 10 millones de personas, un tercio de toda la población en Perú, por lo que quien gobierne este distrito se convierte, usualmente, en la segunda persona con más poder político después del presidente.

El actual alcalde es Miguel Romero Sotelo, quien ocupa el cargo únicamente de manera interina por sucesión tras la destitución del anterior alcalde, Jorge Muñoz. Ambos fueron electos por el histórico Acción Popular, partido centrista atrapalo-todo, aunque Muñoz abandonó el partido en 2020.

En abril de este año, el Jurado Nacional de Elecciones declaró la vacancia de Muñoz por causas de corrupción, dando a lugar a un pedido de destitución que se efectuó en noviembre del 2021, presentado por infringir el artículo 22 #10 de la Ley Orgánica de Municipalidades al haber ejercido como alcalde mientras formaba parte del directorio de la empresa estatal Sedapal, que se encarga del servicio de agua potable y alcantarillado de Lima. La resolución del JNE es inapelable, por lo cual Muñoz fue removido y tuvo que asumir Romero.

El caso de corrupción llevó a Acción Popular a perder cualquier posibilidad de mantener su control de Lima, y a partir de este domingo un nuevo partido tomará control de la región más importante de Perú. Los tres candidatos que disputan la elección son los tres principales opositores a Castillo, y es claro que quien gane tomará el liderazgo de la oposición a nivel nacional.

En Lima se define si la oposición a Castillo será por derecha con López Aliaga, por la centroderecha moderada con Urresti o por el centro con Forsyth. En el caso de las elecciones para alcaldes, no hay segunda vuelta, y quedará electo el que más votos saque de los tres.

Políticamente, López Aliaga se perfila como el único candidato de oposición férrea a Castillo: Renovación Popular es uno de los pocos partidos (junto a Avanza País y Fuerza Popular) que se ha mostrado consistentemente opositor a Castillo en el Congreso, apoyando las vacancias y censuras de ministros y rechazando la agenda izquierdista del Presidente.

Por su parte, Podemos Perú, el partido de Urresti, se ha mostrado como un aliado condicional “silencioso” de Castillo, ya que no declaran abiertamente su apoyo por su enorme impopularidad, pero han negociado y dado su apoyo en una serie de leyes claves para el Gobierno.

Lo mismo ocurre con Somos Perú, partido referenciado en el ex presidente Martín Vizcarra pero que debido a su enorme impopularidad, ha decidido presentar al ex-arquero de fútbol George Forsyth.

En las encuestas, se da un virtual empate entre Urresti y López Aliaga, con Urresti levemente arriba en los últimos sondeos, pero dentro del márgen de error, y como la elección se gana por un voto, el resultado sigue abierto.

Forsyth se encuentra tercero y algunas encuestas lo muestran en ascenso, en gran parte ayudado por los medios “caviares” (como se le dice en Perú a los medios progresistas globalistas del establishment), que han salido en masa a apoyar al candidato centrista. Forsyth le saca votos mayoritariamente a Urresti, por lo que su suba beneficia, en última instancia, a López Aliaga.

En la última encuesta de IPSOS, Urresti se ubica primero con 28,4%, con Aliaga en segundo lugar con 26,7% y Forsyth tercero con 19,9%. Bastante por detrás están el centrista Omar Chehade (APP) con 6,9%, el izquierdista Gonzalo Alegría (JPP) con 5,9%, la centrista Elizabeth Leon (FE) con el 5,3%, la centroderechista Maria Soto (AP) con el 5,2% y el comunista Yuri Castro (PL), del partido de Castillo, con 1,7%.

Por su parte, una encuesta de SENSOR durante la misma semana que la de IPSOS, pone a Aliaga con 26% por delante de Urresti, con el 24,7% y de Forsyth, con 19,2%. Esta encuesta la da un alto resultado a Chehade, en torno al 10%.

Lo que estas encuestas muestran en realidad es el altísimo porcentaje de indecisos y voto en blanco/viciado/nulo que aún hay, que podría modificar enteramente el resultado final. CPI, IPSOS, CIT, IEP, SENSOR y DATUM coinciden en que hay entre 10-15% de indecisos y otro 15-20% que asegura que votará en blanco, lo cual no suele ocurrir el día del sufragio y esos votos pueden salir para cualquier lado.

Seguir Leyendo

Perú

Dictan 30 meses de prisión preventiva contra cuñada de Pedro Castillo, acusada de ser su testaferro

Publicado

en

El juez indicó que había sospecha grave de colusión agravada, peligro de fuga y obstrucción a la justicia de la hermana de la primera dama, Lilia Paredes.

Yenifer Paredes, cuñada del presidente Pedro Castillo, fue puesta bajo prisión preventiva por 30 meses mientras duren las investigaciones sobre su rol como testaferro del mandatario en el marco de una causa que indaga sobre lavado de dinero y organización criminal en el Gabinete de Castillo.

El juez del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, Johnny Gómez, dictó la sentencia luego de que el fiscal Jorge García Juárez, del Equipo Especial contra la Corrupción del Poder, expusiera pruebas que acreditan que la hermana de la primera dama es millonaria, a pesar de que nunca tuvo un domicilio a su nombre que haya podido alquilar, tampoco tuvo herencias ni hijos que la hayan podido ayudar económicamente. Tampoco nunca trabajó formalmente ni tuvo servicios bancarios.

La misma sentencia recibió el alcalde de Anguía, José Medina, socio político del presidente y otro sujeto considerado como testaferro de Castillo. Ambos se enfrentan a una condena de 25 años de prisión en caso de que sean hallados culpables.

Desde ya que para encontrarlos culpables también se debe dar con el cerebro de la operación, el propio Pedro Castillo, quien está acusado en estas y en otras cuatro causas de corrupción. El comunista habría establecido una red criminal ni bien llegó al Gobierno en el Ministerio de Transporte y Comunicación (MTC) para cobrar coimas y sobreprecios en las licitaciones de obra pública.

Según el fiscal, este dinero habría sido distribuido entre sus socios, que incluye a sobrinos, secretarios y demás allegados, y su parte sería enviada a cuentas a nombre tanto de Paredes como de Medina.

Pero nada de esto ha sido probado hasta el momento. Su detención está vinculada a un riesgo certero de que en libertad, tanto la cuñada del mandatario como el alcalde anguita podrían interceder en la causa o darse a la fuga, por lo que el juez admitió arrestarlos por los 30 meses que se espera que dure el juicio.

Si bien estos 30 meses (2 años y medio) parecen mucho tiempo, cabe recordar que en Perú el presidente tiene un mandato de 5 años, y Castillo lleva tan solo un año al frente de la Casa de Pizarro. Para cuando esta investigación concluya, estimada para 2024, al comunista todavía le quedará un año y pico más de mandato, a menos que sea destituido antes por el Parlamento.

Particularmente en el caso de Paredes, la fiscalía presentó evidencias de que visitó en numerosas ocasiones a Castillo en el palacio presidencial, pero que las grabaciones de su ingreso fueron borradas por pedido expreso de ella. “La encausada podría reincidir en borrar evidencias: se cumple peligro de fuga y peligro de obstaculización de la justicia”, concluyó.

La cuñada de Castillo y el alcalde de Anguía serán trasladados a la carceleta del Poder Judicial para que luego pasen al penal Ancón II hasta que se decida en qué centro penitenciario cumplirán los 30 meses de prisión preventiva.

Seguir Leyendo

Tendencias