Conecte con nosotros

Uruguay

¿Crisis política en Uruguay? El líder del Partido Colorado, Ernesto Talvi, anuncia que renunciará a la Cancillería

Luego de una serie de disputas con el presidente Lacalle Pou, el canciller uruguayo Ernesto Talvi, que a su vez es el líder del Partido Colorado en la coalición gobernante, anunció que renunciará a su cargo. Los desacuerdos entre ambos abarcan desde Venezuela hasta Argentina.

Publicado

en

Desde hace tiempo existe cierta tensión entre el canciller y líder del Partido Colorado, Ernesto Talvi, y el presidente y líder del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, en el contexto de la coalición “multicolor” que conformaron para vencer al Frente Amplio en 2019 y gobierna el país actualmente.

Lacalle Pou y Talvi tienen muchísimas coincidencias pero algunas diferencias fundamentales que hacen imposibles que, a pesar de ser los dos líderes principales de los dos partidos más importantes de Uruguay, puedan gobernar juntos.

Mientras Lacalle quiere que el Estado uruguayo tenga unas relaciones exteriores muy dinámicas, con buenas relaciones tanto con Brasil y la derecha de Bolsonaro como con Argentina y el peronismo progresista de Fernández, Talvi tiene en mente una geopolítica muy diferente.

Esta disputa estalló con la designación del embajador uruguayo en la Argentina. Lacalle nombró Carlos Enciso, un hombre duro del Partido Nacional muy vinculado al Partido Justicialista argentino y al peronismo clásico, de buena relación con los líderes del Frente de Todos. Para Lacalle era importante tener una buena relación con el gobierno argentino a pesar de sus diferencias ideológicas.

Talvi, en cambio, expresó que prefería nombrar en la Embajada argentina al ex-canciller y actual senador Sergio Abreu, también del Partido Nacional y quien de hecho trabajó para el padre de Lacalle Pou, pero que tiene una línea política mucho menos pragmática y que serviría de entrada para dialogar más con la oposición macrista que con el oficialismo.

Ad

Esta disputa fue feroz pero finalmente quedó en el cargo Carlos Enciso. Pero la gota que rebalsó el vaso se dio casi un mes después, el pasado 4 de junio, con respecto al tema Venezuela.

En una entrevista, el canciller Talvi se negó a calificar al régimen de Nicolás Maduro como una dictadura, reavivando a su vez una vieja discusión entre las fuerzas más de derecha y las de más de izquierda dentro de la coalición de gobierno.

Horas después de las declaraciones de Talvi, Lacalle salió a transmitir su postura clave con respecto a Venezuela y reiteró que “Venezuela es una dictadura”

A su vez, el ex-canciller del izquierdista Frente Amplio, Rodolfo Nin Novoa, metió cizaña en el conflicto y declaró que “el actual Canciller tiene la misma postura respecto a Venezuela que nosotros”.

A diferencia de la estrategia de la nueva derecha americana, que busca socavar al dictador Maduro en todos los aspectos posibles y no darle legitimidad, parece que Talvi ha tenido acercamientos a autoridades del régimen chavista y ha abierto canales de diálogo, lo cual es inadmisible para cualquier gobierno que no quiera avalar las terribles violaciones de derechos humanos y libertades individuales en Venezuela.

Ad

El pasado miércoles fue un día complicado en la coalición gobernante, los rumores de que Talvi renunciaba colmaron los medios de comunicación luego de esta disputa y varios periodistas de renombre empezaron a hablar del tema en redes sociales, rumoreando en un principio que su salida era inminente y complicada, pero finalmente se confirmó que estos rumores no eran ciertos aunque no del todo falsos: la renuncia es cierta pero va a tener lugar en los próximos meses. 

El jueves los rumores se hicieron realidad: el gobierno anunció que el canciller Talvi dejará el cargo en los próximos meses, que servirán de transición, y volverá a asumir su banca en el Senado dedicándose “100% a su partido y a su sector político ‘Ciudadanos’”.

En una entrevista con el Semanario Uruguayo Búsqueda, Talvi dijo que quiere “jugar en toda la cancha” y “liderar su sector, a sus funcionarios en el Ejecutivo, a la bancada legislativa y a los equipos técnicos, y aportando a la calidad de las decisiones gubernamentales en un espectro más amplio de temas” que los que supone su posición actual.

Evidentemente, Talvi piensa que pierde poder y terreno político en su cargo en la Cancillería y quiere tener otro rol en la coalición gobernante.

Las malas lenguas dicen que todas estas declaraciones de Venezuela son una cortina de humo y que Talvi en realidad renuncia por otras razones. Se rumorea que en realidad renuncia para dedicarse a conducir al Partido Colorado, ya que teme que su rival, el izquierdista ex-presidente Julio Sanguinetti, siga ganando poder y lo desplace en la conducción del Partido.

Ernesto Talvi junto al ex-líder colorado Julio Sanguinetti. La interna del Partido Colorado está al rojo vivo.

Ad

Uno de los nombres que se manejan para sustituir al canciller es el del actual embajador uruguayo en España, Francisco Bustillo, quien supo ser embajador en Argentina desde el 2005 al 2010 durante el kirchnerismo y durante épocas muy difíciles para las relaciones entre los países. 

Bustillo es un hombre de altísima confianza del presidente Lacalle y se dice que pertenece a su círculo íntimo. A su vez también tiene una estrecha relación con el presidente argentino, Alberto Fernández, de cuando Bustillo era embajador en la Argentina y el actual presidente era jefe de gabinete de Néstor Kirchner. 

Fernández y Bustillo estuvieron reunidos el pasado 4 de febrero en Madrid en plena gira por Europa y el embajador también participó del asado en Olivos brindado por el entonces presidente-electo Fernández antes de asumir en diciembre del año pasado. Meses antes, cuando Fernández aún era candidato a la presidencia, se alojó en la residencia en Madrid de Bustillo. 

Si estos rumores se confirman y Francisco Bustillo es nombrado como canciller, se confirmaría esta dirección pragmática de parte del gobierno de Luis Lacalle Pou con respecto al gobierno de Alberto Fernández.


Otro de los nombres que suena fuerte para sustituir a Talvi es el del senador y ex-precandidato presidencial, Juan Sartori.

Sartori es el principal rival político de Lacalle Pou dentro del Partido Nacional pero también uno de sus más estrechos aliados, ya que tiene una base de militantes y seguidores muy fuerte tanto dentro como fuera del Partido. A su vez, Sartori es un gran amigo de Bolsonaro y muy cercano al gobierno de Trump, por lo que podría poner a Uruguay en el camino de este nuevo movimiento americano de derecha populista.


Por último, se barajan los nombres de Sergio Abreu (PN), el de la actual vicecanciller, Carolina Ache Batlle (PC), el del ex-embajador Uruguayo en EE.UU. entre 1995 y el 2000, Álvaro Diez de Medina (PN) y el del ex-senador y anterior líder del Partido Colorado hasta 2018, Pedro Bordaberry (PC).

De todos modos, es importante recordar que el Ministerio de Relaciones Exteriores es actualmente una cartera asignada al Partido Colorado dentro de la coalición y aunque Talvi abandone el cargo es probable que dicho Ministerio permanezca bajo el control colorado. Además, no sería raro que Talvi tenga un rol importante en la elección de su sucesor.  

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Uruguay

Lacalle Pou está combatiendo la delincuencia: Datos oficiales muestran históricas bajas en todos los delitos

Publicado

en

El Ministerio del Interior, encargado de la Seguridad Publica en el país oriental, dio a conocer el martes pasado las cifras de delitos en todo el país, y mistró que hubo una baja histórica en comparación con años anteriores.

El presidente Luis Lacalle Pou llegó al poder en Uruguay en gran parte por sus promesas de mano dura contra la delincuencia, un tema que había ofuscado el debate político en 2019.

Una pata fundamental de esta política contra la inseguridad había sido diseñada por Jorge Larrañaga, quien lamentablemente falleció en el pasado mes de mayo del año pasado y se puso en jaque el compromiso del gobierno “multicolor” en seguir combatiendo con dureza a la delincuencia.

En este contexto, Lacalle Pou publicó con bombos y platillos en Twitter una tabla con las cifras de denuncias de delitos, comparando los años 2019, 2020 y 2021.

Según los datos publicados por el Ministerio del Interior, en el caso de los homicidios, la cifra bajó un 11,2% en comparación con 2020, y un destacable 23,7% si se toma en cuenta la variación entre 2019 y el año pasado.

Cabe recordar que hasta 2019 gobernó el Frente Amplio, partido de izquierda que por más de una década lideró el Gobierno haciendo estragos en materia de seguridad.

El ministro Alberto Heber, quien confeccionó la tabla, también expuso que los hurtos bajaron un 5,5% en el último año y un impresionante 19,9% en comparación con el periodo bianual 2019-2020. Las rapiñas bajaron un 13,5%, y 18,8%, en ambas comparativas respectivamente.

De todos modos, estos números deben ser analizados con mucha cautela, ya que principalmente en el área metropolitana, la gente, cansada de la inseguridad, ya ni siquiera realizan la denuncias correspondiente.

Un tema que también había sido central en la campaña del 2019 es el abigeato (robo de ganado en la zona rural), una problemática que el Campo le pedía al presidenciable del Partido Nacional que enfrente con especial ímpetu. Este delito fue el que más se vio reducido, según los datos expuestos, demostrando un fuerte interés del Gobierno en combatir este siniestro.

El abigeato habría bajado un 39,2% entre 2020 y 2021, periodo en el cual se implementó un importante plan de monitoreo por parte del Ejército en las zonas fronterizas con Brasil, epicentro de este tipo de delito.

Por su parte, el tipo de crimen que menos se vio reducido en los dos años de gobierno de Lacalle Pou fueron las denuncias por violencia doméstica, que se movieron 0,6% a la baja en comparación con 2020, y un magro 1,3% en total.

Seguir Leyendo

Uruguay

Unión Blanca Republicana marchó a la sede del Partido Nacional por el creciente progresismo en el partido

Publicado

en

El oficialista Partido Nacional continúa promoviendo una agenda de izquierda afín a la del Frente Amplio a través de su Secretaría de Diversidades, algo que los miembros del partido no soportan más.

Este lunes, militantes del Partido Nacional marcharon hacia la sede del partido en Montevideo en reclamo por la ideologización que está sufriendo la agrupación oficialista por parte de las nuevas autoridades.

La movilización, que también fue acompañada de una “gaucheada”, fue impulsada por la agrupación interna Unión Blanca Republicana, luego de que el Secretario de Diversidad del Partido, Federico Bianchi, dijera publicamente que le gustaba una imagen que circuló del Gral. Aparicio Saravia, uno de los máximos héroes blancos, “homosexualizado” con parafernalia LGBT, y la difundiera en redes.

No queremos que nuestro Partido pierda su esencia por adoptar ideas progresistas que son ajenas a nuestra colectividad política“, nos comentó Stephanie Magliano, presidente de la agrupación.

También se reclamó que el Partido Nacional haya permitido que autoridades del partido participaran de la Marcha de la Diversidad que organizó el izquierdista Frente Amplio, con una clara consigna en contra del gobierno.

“Enviamos dos cartas al Directorio pidiendo que se subsanaran estos errores: la falta de respeto a la figura de Aparicio Saravia, y el hecho que miembros de nuestro Partido hayan participado de una marcha que organizó el Frente Amplio que maquillaron con diversidad pero que tuvo una clara consigna en contra del gobierno“, aseguró Magliano.

Y agregó: “La única respuesta que habían dado las autoridades sobre la marcha de la diversidad fue en respaldo a estas personas. Excepto un miembro del Directorio, nadie condenó los hechos, en vez, los avalaron”.

En la proclama dirigida a las demás autoridades del partido, Unión Blanca Republicana expresó: “El Partido Nacional es garantía de las libertades y sabe que antes de derechos tiene obligaciones. Esa es la diferencia principal entre libertad y libertinaje. No necesitamos feminismos, cupos, racismos, fobias, o cualquier otra forma de manipulación psicológica de modelo izquierdista totalitario.

“No somos teofóbicos, homofóbicos, ni nada que se parezca. Sí somos inclusivos, dentro del respeto y principalmente el respeto al derecho ajeno. No existe libertad cuando hay imposición. No existe democracia cuando hay imposición”.

Seguir Leyendo

Uruguay

“Hegemonía”: el periodista uruguayo Federico Leicht lanza su nuevo libro con una crítica al avance de la izquierda en la sociedad

Publicado

en

El periodista lanza un nuevo trabajo que busca explicar las claves de la instalación en Occidente y en Uruguay de lo que llama la “hegemonía cultural de la izquierda”.

El reconocido periodista uruguayo Federico Leicht, a quien hemos entrevistado en el pasado y es una fuente de información que siempre utilizamos, lanza su nuevo libro “Hegemonía”.

En el marco de la 43° Feria del Libro en Montevideo, este 28 de octubre, Federico Leicht hará el lanzamiento. “Hegemonía” es un ensayo político que critica a la hegemonía global de la izquierda contemporánea y su avance, no solo en Latinoamérica si no que en todo el mundo, sobre distintas expresiones artísticas y culturales, abarcando cada aspecto de la sociedad.

Se trata de un cambio de perfil del autor, quien hasta ahora venía haciendo publicaciones más periodísticas, el libro se basa en una reflexión acerca de dónde está parada la izquierda y cuánto terreno ganó en las últimas décadas.

El libro sintetiza en 90 páginas varios de los problemas sociales y culturales de la sociedad actual, y muestra cómo en muy poco tiempo el Estado totalitario ha avanzado sobre las vidas de las personas y sus libertades individuales.

A pesar de identificar a la izquierda en su obra, también realiza una crítica al binarismo de izquierda-derecha del sistema político actual, argumentando que esta línea de batalla cultural ya no es aplicable al mundo de hoy, según Leicht, la batalla va contra un enemigo global.

En otras palabras, los organismos internacionales, la ONU, y diversos lobbies, algo mucho más grande y abarcativo que la lucha contra la izquierda hispanoamericana.

La presentación del libro se realizará afuera de la intendencia, en la explanada municipal, como respuesta a los protocolos y medidas de corte casi teatral, impuestas por la intendencia y el gobierno Nacional, que dificultan e incluso impiden el ingreso de muchas personas. Desde Uruguay, el libro se puede comprar por Mercado Libre y Grupo Libros.

Seguir Leyendo

Trending