Conecte con nosotros

Uruguay

Lacalle Pou rechaza la propuesta de Manini para reinstalar la Ley de Caducidad

El Presidente fue contundente con su rechazo al planteo de Guido Manini Ríos para reinstaurar la Ley de Caducidad, aprobada en 1986 pero anulada por el Frente Amplio en 2011, que impedía que se juzgue a los militares que participaron en la última dictadura militar.

Publicado

en

El líder del partido Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, miembro de la Coalición Multicolor que gobierna Uruguay desde el 1° de marzo, le planteó al presidente Lacalle Pou reinstalar la Ley de Caducidad, aprobada en 1986 pero anulada con dudosa legalidad en 2011 por el Frente Amplio.

Esta ley impedía que se juzgue a los militares que participaron en la dictadura militar que atravesó el país entre 1973 y 1985, con el objetivo de sanear a la Nación y de no condenar a los soldados que solo estaban cumpliendo ordenes.

La Ley de Caducidad jamás generó polémica entre los uruguayos y siempre fue muy apoyada por la población. Fue aprobada tan solo un año luego de la dictadura y fue propuesta por el gobierno del colorado Julio María Sanguinetti; redactada por legisladores colorados y del Partido Nacional, se aprobó en 1986 y estableció la caducidad del “ejercicio de la pretensión punitiva del Estado respecto de los delitos cometidos hasta el 1º de marzo de 1985 por funcionarios militares y policiales, equiparados y asimilados por móviles políticos o en ocasión del cumplimiento de sus funciones y en ocasión de acciones ordenadas por los mandos que actuaron durante el período de facto“. 

En otras palabras, impedía que se juzgue a todos los ordenes militares que dirigieron el destino del país hasta 1985

Esta ley fue sometida a referéndum nacional en abril del año 1989 y su derogación fue rechazada contundentemente por la ciudadanía. El 56% votó a favor de mantener la Ley y por muchos años ningún candidato propuso discutir el tema, con el temor de dañar su imagen. Este referéndum fue vinculante.

En el año 2009, la izquierda representada mayoritariamente por el Frente Amplio en el Congreso volvió a intentar dar de baja la Ley de Caducidad, y luego de conseguirse las firmas necesarias se sometió la ley a la merced de la ciudadanía una vez más, en esta ocasión en forma de plebiscito no vinculante. En esta oportunidad el 53% votó en favor de la ley, una pequeña baja con respecto a la última votación 20 años antes, pero dejando en claro que la mayoría del pueblo uruguayo no quiere saber de nada con enjuiciar a los militares y reabrir viejas heridas. 

Sin embargo, en 2011, ya con amplias mayorías parlamentarias pero en contra de la voluntad popular y la ciudadanía, el Frente Amplio aprobó una ley interpretativa de la Constitución que anulaba los artículos 1, 3 y 4 de la Ley de Caducidad catalogando a los delitos cometidos en dictadura como de “lesa humanidad”. 

A pesar del contundente apoyo que esta ley tiene entre la población, revitalizada con el triunfo del Partido Nacional, el presidente Lacalle Pou no ve con buenos ojos su reinstauración, y diversas fuentes afirman que “ya le bajó el pulgar” a Manini y le habría dicho que la discusión de la Ley de Caducidad no forma parte del “compromiso por el país”.

Ad

Encarado en una entrevista informal en Montevideo, el presidente Lacalle Pou repitió estas palabras ante las cámaras y aseguró que no es momento para estos temas.

No forma parte del ‘Compromiso por el país’ que firmamos los cinco partidos de la coalición. Manini Ríos me planteó el tema, es una visión dentro de un socio importante de la coalición de gobierno, pero uno entiende que Uruguay tiene que salir adelante en paz y para salir adelante en paz hay muchos sectores de la sociedad que necesitan respuestas”.

Sin embargo, Lacalle agregó que por el momento el gobierno no tomó posición con respecto a esta ley.No hay posición del gobierno al respecto. Entendemos que hay posición de un partido y es todo lo que tenemos que decir“, manifestó, lo que da a entrever que la puerta no está del todo cerrado a este tema, y que en un futuro cercano puede volver a suscitarse esta temática.

Ad

El planteo de Manini Ríos, de todas formas, es el correcto. La imagen del Presidente está en máximos históricos, incluso teniendo en cuenta la tendencia electoral, debido a su exitoso manejo de la pandemia del coronavirus y de la aprobación de la LUC, que implementa una serie de reformar “fundamentales” para poder iniciar su gestión.

Si hay un momento para revertir el gran daño que se le hizo a la voluntad popular en 2011, es este. De no apoyar a Manini en este proyecto, el presidente Lacalle además arriesga perder el apoyo de los sectores más conservadores del Partido Nacional, que consideran que lo que se hizo con la Ley de Caducidad derrumbó uno de los pilares institucionales de Uruguay, además de que una gran parte de su electorado apoya la reinstauración de esta ley.

De todos modos, en poco menos de un mes el Partido Nacional irá a elecciones en una serie de departamentos y municipios muy progresistas, como Montevideo y Canelones, donde deberá apelar al voto de centro y centro-izquierda si quiere tener una remota posibilidad de ganar.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Uruguay

Lacalle Pou está combatiendo la delincuencia: Datos oficiales muestran históricas bajas en todos los delitos

Publicado

en

El Ministerio del Interior, encargado de la Seguridad Publica en el país oriental, dio a conocer el martes pasado las cifras de delitos en todo el país, y mistró que hubo una baja histórica en comparación con años anteriores.

El presidente Luis Lacalle Pou llegó al poder en Uruguay en gran parte por sus promesas de mano dura contra la delincuencia, un tema que había ofuscado el debate político en 2019.

Una pata fundamental de esta política contra la inseguridad había sido diseñada por Jorge Larrañaga, quien lamentablemente falleció en el pasado mes de mayo del año pasado y se puso en jaque el compromiso del gobierno “multicolor” en seguir combatiendo con dureza a la delincuencia.

En este contexto, Lacalle Pou publicó con bombos y platillos en Twitter una tabla con las cifras de denuncias de delitos, comparando los años 2019, 2020 y 2021.

Según los datos publicados por el Ministerio del Interior, en el caso de los homicidios, la cifra bajó un 11,2% en comparación con 2020, y un destacable 23,7% si se toma en cuenta la variación entre 2019 y el año pasado.

Cabe recordar que hasta 2019 gobernó el Frente Amplio, partido de izquierda que por más de una década lideró el Gobierno haciendo estragos en materia de seguridad.

El ministro Alberto Heber, quien confeccionó la tabla, también expuso que los hurtos bajaron un 5,5% en el último año y un impresionante 19,9% en comparación con el periodo bianual 2019-2020. Las rapiñas bajaron un 13,5%, y 18,8%, en ambas comparativas respectivamente.

De todos modos, estos números deben ser analizados con mucha cautela, ya que principalmente en el área metropolitana, la gente, cansada de la inseguridad, ya ni siquiera realizan la denuncias correspondiente.

Un tema que también había sido central en la campaña del 2019 es el abigeato (robo de ganado en la zona rural), una problemática que el Campo le pedía al presidenciable del Partido Nacional que enfrente con especial ímpetu. Este delito fue el que más se vio reducido, según los datos expuestos, demostrando un fuerte interés del Gobierno en combatir este siniestro.

El abigeato habría bajado un 39,2% entre 2020 y 2021, periodo en el cual se implementó un importante plan de monitoreo por parte del Ejército en las zonas fronterizas con Brasil, epicentro de este tipo de delito.

Por su parte, el tipo de crimen que menos se vio reducido en los dos años de gobierno de Lacalle Pou fueron las denuncias por violencia doméstica, que se movieron 0,6% a la baja en comparación con 2020, y un magro 1,3% en total.

Seguir Leyendo

Uruguay

Unión Blanca Republicana marchó a la sede del Partido Nacional por el creciente progresismo en el partido

Publicado

en

El oficialista Partido Nacional continúa promoviendo una agenda de izquierda afín a la del Frente Amplio a través de su Secretaría de Diversidades, algo que los miembros del partido no soportan más.

Este lunes, militantes del Partido Nacional marcharon hacia la sede del partido en Montevideo en reclamo por la ideologización que está sufriendo la agrupación oficialista por parte de las nuevas autoridades.

La movilización, que también fue acompañada de una “gaucheada”, fue impulsada por la agrupación interna Unión Blanca Republicana, luego de que el Secretario de Diversidad del Partido, Federico Bianchi, dijera publicamente que le gustaba una imagen que circuló del Gral. Aparicio Saravia, uno de los máximos héroes blancos, “homosexualizado” con parafernalia LGBT, y la difundiera en redes.

No queremos que nuestro Partido pierda su esencia por adoptar ideas progresistas que son ajenas a nuestra colectividad política“, nos comentó Stephanie Magliano, presidente de la agrupación.

También se reclamó que el Partido Nacional haya permitido que autoridades del partido participaran de la Marcha de la Diversidad que organizó el izquierdista Frente Amplio, con una clara consigna en contra del gobierno.

“Enviamos dos cartas al Directorio pidiendo que se subsanaran estos errores: la falta de respeto a la figura de Aparicio Saravia, y el hecho que miembros de nuestro Partido hayan participado de una marcha que organizó el Frente Amplio que maquillaron con diversidad pero que tuvo una clara consigna en contra del gobierno“, aseguró Magliano.

Y agregó: “La única respuesta que habían dado las autoridades sobre la marcha de la diversidad fue en respaldo a estas personas. Excepto un miembro del Directorio, nadie condenó los hechos, en vez, los avalaron”.

En la proclama dirigida a las demás autoridades del partido, Unión Blanca Republicana expresó: “El Partido Nacional es garantía de las libertades y sabe que antes de derechos tiene obligaciones. Esa es la diferencia principal entre libertad y libertinaje. No necesitamos feminismos, cupos, racismos, fobias, o cualquier otra forma de manipulación psicológica de modelo izquierdista totalitario.

“No somos teofóbicos, homofóbicos, ni nada que se parezca. Sí somos inclusivos, dentro del respeto y principalmente el respeto al derecho ajeno. No existe libertad cuando hay imposición. No existe democracia cuando hay imposición”.

Seguir Leyendo

Uruguay

“Hegemonía”: el periodista uruguayo Federico Leicht lanza su nuevo libro con una crítica al avance de la izquierda en la sociedad

Publicado

en

El periodista lanza un nuevo trabajo que busca explicar las claves de la instalación en Occidente y en Uruguay de lo que llama la “hegemonía cultural de la izquierda”.

El reconocido periodista uruguayo Federico Leicht, a quien hemos entrevistado en el pasado y es una fuente de información que siempre utilizamos, lanza su nuevo libro “Hegemonía”.

En el marco de la 43° Feria del Libro en Montevideo, este 28 de octubre, Federico Leicht hará el lanzamiento. “Hegemonía” es un ensayo político que critica a la hegemonía global de la izquierda contemporánea y su avance, no solo en Latinoamérica si no que en todo el mundo, sobre distintas expresiones artísticas y culturales, abarcando cada aspecto de la sociedad.

Se trata de un cambio de perfil del autor, quien hasta ahora venía haciendo publicaciones más periodísticas, el libro se basa en una reflexión acerca de dónde está parada la izquierda y cuánto terreno ganó en las últimas décadas.

El libro sintetiza en 90 páginas varios de los problemas sociales y culturales de la sociedad actual, y muestra cómo en muy poco tiempo el Estado totalitario ha avanzado sobre las vidas de las personas y sus libertades individuales.

A pesar de identificar a la izquierda en su obra, también realiza una crítica al binarismo de izquierda-derecha del sistema político actual, argumentando que esta línea de batalla cultural ya no es aplicable al mundo de hoy, según Leicht, la batalla va contra un enemigo global.

En otras palabras, los organismos internacionales, la ONU, y diversos lobbies, algo mucho más grande y abarcativo que la lucha contra la izquierda hispanoamericana.

La presentación del libro se realizará afuera de la intendencia, en la explanada municipal, como respuesta a los protocolos y medidas de corte casi teatral, impuestas por la intendencia y el gobierno Nacional, que dificultan e incluso impiden el ingreso de muchas personas. Desde Uruguay, el libro se puede comprar por Mercado Libre y Grupo Libros.

Seguir Leyendo

Trending