Seguinos en redes

Venezuela

Los éxitos del socialismo: Venezuela ya es el país más pobre del continente americano, según nuevo estudio

El último informe de ENCOVI sitúa al incluso país por arriba de Haití; el 96% de los hogares están en situación de pobreza y el 79% en pobreza extrema. 44% de desempleo y una de las peores coberturas escolares del mundo.

Publicado

en

Para sorpresa de pocos, Venezuela se ha vuelto el país más pobre de Latinoamérica según reveló el último trabajo de ENCOVI en su informe 2019-2020. El informe sitúa al país por aún peor que Haití, y encuentra al 96% de los hogares en situación de pobreza y 79% en pobreza extrema. 

El programa ENCOVI realizó un trabajo en conjunto con la Universidad Católica Andrés Bellos (UCAB), Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Simón Bolívar (USB). 

El informe levantado refleja una situación crítica en los diferentes niveles en la población venezolana, producto de 20 años de socialismo.

Los ingresos promedios de la población venezolana posicionan al 79,3% de los venezolanos bajo el umbral de la pobreza, al no poder adquirir la canasta básica de alimentos.

Desde la izquierda tratarán de argumentar que esto es culpa del “bloqueo comercial de Estados Unidos”, pero el primer embargo de Trump fue establecido el 5 de agosto de 2019. Ni siquiera el coronavirus puede dejar al casi 80% de la población en pobreza extrema en menos de un año.

En el informe se calcula que el 21% de la población está en riesgo de desnutrición y el 8% sufre de desnutrición severa. Los más afectados siguen siendo los menores de 5 años de edad, con aproximadamente 600 mil niños en condiciones de hambre.

El hambre, la pobreza y la corrupción, símbolos de todos los intentos socialistas de la historia.

Ad

En educación se estima una pérdida aproximada de 1,7 millones de estudiantes comprendidos entre las edades de 3 a 24 años, sin mejoras en la cobertura a la población estudiantil actual, causando altos niveles de abandono escolar. 

Por último, el informe refleja las altas tasas de inactividad económica, durante los últimos años, principalmente desde 2015, se alcanzaron entre los mayores de 15 años un 44% de desempleo, números que no se encuentran en ningún otro país del mundo. 

Las medidas económicas llevadas a cabo por el ex-presidente Hugo Chávez y continuadas por el régimen de Nicolás Maduro son las únicas responsables de esta debacle, de los que fue alguna vez uno de los países más ricos del mundo.

El principal causante de la destrucción de la economía venezolana fue la constante violación y expropiación de la propiedad privada; según los reportes del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (CEDICE), durante 2012-2018 se llevaron a cabo un total de 14.523 afectaciones a la propiedad privada, entre fiscalizaciones, invasiones, expropiaciones, intervenciones, saqueos y cierres. 

Las políticas socialistas llevadas por el régimen tiránico han causado no solo una situación de escasez, si no que la política monetaria expansiva e ignorante de preceptos económicos básicos han generado una inflación interanual del 3.423,29%, afectando principalmente alimentos y servicios, con aumentos superiores al 16.393,44% en los precios en estos rubros de alta demanda. 

La actual situación de cuarentena pone en un riesgo todavía mayor a la ya preocupante situación en la que viven los venezolanos: se estima que el 43% de los hogares reportan incapacidad para trabajar y generar ingresos, situando a la población al margen de la desnutrición crónica.  

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Fracasa el segundo intento de estabilización de Maduro en Venezuela: La economía venezolana se derrumbó en el primer trimestre del año

Publicado

en

El índice de actividad acumuló una violenta caída de hasta el 36% desde septiembre del año pasado. La dictadura de Maduro resolvió un programa para congelar los salarios y el tipo de cambio, como parte de un segundo intento para contener el alza de los precios.

Tras un primer intento fallido para estabilizar los precios, el régimen de Nicolás Maduro volvió a un segundo programa de estabilización a partir de febrero, pero los costos del plan se hacen sentir.

La actividad económica se resintió hasta un 8,3% solamente en el primer trimestre del año según informó el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF). El PBI real acumuló una profunda contracción del 35,8% con respecto al tercer trimestre del año pasado, con lo cual se llegó al nivel más bajo observado desde mayo de 2020. Todavía se registran los efectos colaterales del fracaso del primer intento de estabilización.

Desde el punto de vista de la oferta agregada la economía sufrió una nueva reversión de la producción petrolera (el sector más importante del país), a pesar del importante crecimiento de las actividades de la empresa Chevron cuya producción se disparó 50.000 barriles diarios en 2022 a más de 900.000 barriles diarios durante el primer trimestre de este año. También se registró una caída interanual del 5,3% sobre la producción industrial. 

Asimismo, de acuerdo a los componentes de la demanda agregada se observó una fuerte caída del 13,3% interanual sobre el volumen de ventas minoristas, un fenómeno directamente vinculado a las medidas que adoptó el Gobierno para tratar de contener la inflación.

El segundo intento de estabilización de la dictadura se sustentó de dos herramientas: el congelamiento general de los salarios en el sector público y sobre la remuneración mínima legal, y por otra parte una masiva intervención sobre el mercado cambiario para mantener inalterada la cotización del dólar libre. Esto es posible por las reservas internacionales adquiridas tras las sucesivas devaluaciones entre 2020 y 2021, así como el levantamiento parcial de restricciones a la exportación con el visto bueno de Joe Biden. 

El pago de salarios sobre la administración pública y las empresas estatales es actualmente la principal fuente explicativa de las erogaciones del Estado venezonalo. Las medidas consolidaron un fuerte ajuste fiscal que, sin embargo, se llevó a cabo de manera completamente improvisada.

Los congelamientos salariales fueron ampliamente representativos ya que el empleo público representa una gran cuantía del total, y el deterioro sistemático del poder adquisitivo de los salarios hizo que la mayor parte de la población ocupada se rija por el salario mínimo anunciado por las autoridades. Esto llevó a una importante caída del salario real que precipitó la caída de las ventas minoristas y el consumo.

La intervención sobre el mercado cambiario permitió que el dólar libre se mantuviera prácticamente constante a lo largo de todo el mes de abril, solo con observando una variación acumulada del 0,98%.

La variación mensual del Índice de Precios Minoristas (IPC) descendió del 39,2% en enero de 2023 al 20,2% en febrero, 4,2% en marzo y solamente un 2,5% en abril (las últimas dos mediciones ya se encuentran por debajo de la inflación mensual de Argentina). Aún así, la brecha fiscal sobre el sector público sigue activa y el Banco Central de Venezuela no dispone de las suficientes reservas como para sostener este proceso de intervención por tiempo indefinido.

Seguir Leyendo

Economía

Con el aval de Biden, la dictadura chavista firma un acuerdo con ENI y Repsol para exportar gas natural a Europa

Publicado

en

El régimen de Maduro otorgó un permiso de exportación para reabrir el mercado europeo, con el visto bueno del Gobierno de Pedro Sánchez y Joe Biden. El acuerdo promete ampliar la producción hasta los 500 millones de metros cúbicos de gas para fin de año, el principal motor de la economía venezolana.

A través del ministro de Petróleo venezolano, Rafael Tellechea, el régimen chavista aprobó formalmente un permiso para la exportación de líquidos del gas natural (GNL) a las empresas Eni y Repsol, una maniobra que significa el primer paso para reabrir la oferta del mercado energético europeo.

El acuerdo implica que la firma Cardón IV tendrá la potestad de exportar energía a Europa, una empresa productora de condensados y conjuntamente administrada por Eni y Repsol. Se trata de una de las empresas más importantes para el abastecimiento de las refinerías de la petrolera estatal PDVSA.

Asimismo, se espera que la producción de gas pueda aumentar hasta los 500 millones de metros cúbicos diarios para diciembre de este año, lo cual representa un aumento del 31% en comparación con el nivel de producción de 2019 (un nivel que sin embargo ya era muy bajo debido a la crisis que sufre Venezuela desde 2013).

La reapertura del mercado energético europeo aún no contempla fechas puntuales, pero se acordó el primer paso para lograrlo. La operación no habría sido posible de no haber contado con el visto bueno del presidente Joe Biden en Estados Unidos y Pedro Sánchez en España.

Biden decidió deshacer las sanciones impuestas por el expresidente Trump, y hacia mediados de 2022 el Departamento de Estado de ese país decidió autorizar la exportación de empresas y filiales venezolanas hacia el mercado europeo.

Sánchez hizo lo propio, y restableció las negociaciones por la reapertura del mercado energético (esta vez incluyendo también la exportación de petróleo) enviando emisarios a Venezuela a mediados del año pasado. Repsol adquirió los permisos pertinentes del Estado español para poder operar sin mayores restricciones con las filiales en Venezuela.

El régimen de Nicolás Maduro se valdrá de una nueva herramienta a su favor, después del fracaso del último programa de estabilización ensayado entre el primer y el segundo trimestre del año pasado.

La actividad económica se resintió hacia el último trimestre de 2022 y la inflación interanual volvía a superar el 300%, para más tarde superar el 537% al cierre de febrero. La dictadura socialista reanudó las medidas de intervención sobre el tipo de cambio para favorecer una fuerte baja de la inflación entre marzo y abril.

Seguir Leyendo

Brasil

El canciller de Rusia culminó su gira por Latinoamérica: Se reunió con todos los dictadores de la región

Publicado

en

Serguei Lavrov realizó una visita de cinco días por Latinoamérica, donde visitó exclusivamente a las dictaduras que gobiernan Brasil, Venezuela, Nicaragua y Cuba. Tras su regreso a Rusia, destacó que el frente “anti-Washington” permanece vivo.

Putin busca revitalizar el “frente anti-Consenso de Washington” en Latinoamérica que bien logró impulsar al principio del milenio con el Foro de Sao Paulo. Entre el año 2000 y el 2005, prácticamente todos los países de la región cayeron en manos de gobiernos o dictaduras socialistas.

Con el pasar de los años, prácticamente todos estos gobiernos cayeron, especialmente luego de que el Kremlin se acercara a la Casa Blanca durante el mandato de Trump, y perdiera sentido seguir impulsando esta alianza internacional.

Sin embargo, la intempestiva llegada de Biden a Washington y la invasión de Ucrania llevó el conflicto entre Estados Unidos y Rusia a su punto más caliente tal vez en toda su historia. Con la amenaza de una guerra abierta entre Moscú y la OTAN, Putin busca volver a edificar su “cortina de hierro” en Latinoamérica, con los únicos aliados que le quedan: Brasil, Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Al no poder viajar por el pedido de captura que tiene emitido por la Corte Penal Internacional, acusado de ser “responsable del crimen de guerra de deportación ilegal de miles de niños de las zonas ocupadas de Ucrania a Rusia”, Putin envió a su mano derecha y ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov

En su primera parada, viajó a Brasil el pasado lunes donde fue recibido por su homólogo, Mauro Viera, y por el presidente brasileño, Lula da Silva, quien usó como excusa el conflicto en Ucrania para poder tener dicha reunión.

El presidente brasileño, considera que es hora de dejar de vender armas a Ucrania y hablar más de diplomacia y negociación. “Es necesario que Estados Unidos y que la Unión Europea, empiecen a hablar de paz para que podamos convencer a Putin y a Zelenski de que la paz interesa a todo el mundo”, dijo con Lavrov al lado.

La situación del gobierno petísta es la más complicada. Lula llegó al poder con un amplio apoyo de Biden, incluso teniendo de vicepresidente a Gerardo Alckmin, el máximo aliado de la Embajada de los Estados Unidos en Brasil, pero ahora ha decidido unilateralmente acercarse a China y a Rusia.

Lula propuse crear un grupo de países no alineados, un “G-20 de la paz”, que impulse un final dialogado del conflicto. “Estamos agradecidos con nuestros amigos brasileños por su clara comprensión de la génesis de la situación en Ucrania. Estamos agradecidos por su deseo de contribuir a encontrar formas de resolver esta situación”, dijo Lavrov en referencia a Lula a los periodistas después de una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Mauro Vieira.

Rusia quiere acabar con la guerra cuanto antes“, ha dicho en Brasilia el jefe de la diplomacia rusa. “Agradecemos a la parte brasileña por su contribución a la solución de este conflicto que necesitamos resolver de forma duradera e inmediata”, declaró Lavrov al comparecer junto a su homólogo.

Lavrov afirmó que, en relación con el conflicto ucraniano, “Brasil y Rusia tienen una única visión” y que “Moscú quiere poner fin al conflicto lo antes posible”.

Sergei Lavrov junto a Mauro Vieira en Brasilia

Sin embargo, “necesitamos resolver el conflicto de una manera duradera, no a corto plazo“, pero los países de la OTAN y Occidente no han cumplido los “compromisos que asumieron”, dijo Lavrov a su homólogo brasileño en referencia a los acuerdos de Minsk, que intentaron sin éxito poner fin a la situación conflictiva en el Donbás.

Estamos protegiendo la vida de las personas de origen ruso”. Según Lavrov, las comunidades rusas han sido amenazadas y perseguidas por el Gobierno ucraniano. Lavrov añadió que “también estamos construyendo un orden mundial más equitativo, más justo y basado en el derecho. En esto tenemos una visión de un mundo multipolar, en el que tenemos en cuenta a diferentes países, no sólo a unos pocos”, remarcó el ministro ruso.

Es así que el ministro brasileño de Asuntos Exteriores, Mauro Vieira, reiteró el llamado de su gobierno en favor de un alto el fuego y una solución pacífica, poniéndose a disposición para formar un grupo de países negociadores.

Lavrov agradeció a Vieira por la oposición de Brasil a las sanciones comerciales impuestas a Rusia, señalando que estas fueron producto de una “decisión ilegal” dado que no fueron aprobados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En honor a ello, Vieira confirmó que Brasil tradicionalmente solo apoya aquellas que cuentan con el respaldo del Consejo de Seguridad y señaló que, lamentablemente, “han tenido un impacto en toda la economía global, que aún no se ha recuperado de la pandemia“.

Protesta en San Pablo contra la llegada de Lavrov a Brasil. Muchos militantes petístas protestaron contra su propio gobierno por la visita del canciller ruso.

Tras su paso por Brasil, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia llegó el martes en Caracas para reunirse, primero, con su homólogo, Yván Gil, y, segundo, con el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, en el palacio de Miraflores.

Lavrov es uno de los hombres más influyentes en la política internacional, así que bienvenido, canciller Lavrov, a América del Sur, a América Latina, al Caribe, y bienvenido a Venezuela también”, expresó Maduro previo al arribo del diplomático ruso.

Del encuentro entre el canciller ruso y el presidente venezolano poco se sabe, ya que el mismo fue a puertas cerradas, y, a pesar de convocar a los medios, ninguno de los presentes realizó declaraciones.

Venezuela y Rusia prevén ampliar los acuerdos de cooperación en materia energética, de inversiones, comercio y finanzas, entre otras áreas, señaló el canciller ruso. “Con Venezuela tenemos una agenda muy rica y proyectos prácticos y una cooperación que, en la práctica, fortalece la base de nuestra economía, que no depende del capricho de los chantajes” de Occidente, dijo Lavrov.

La información que trascendió fue brindada por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTM). El mismo divulgó que se trató “el mapa de cooperación, temas relevantes de la agenda internacional, los desafíos de la geopolítica actual y los proyectos en marcha”, sumado al “impacto de la presencia Rusia en Latinoamérica y el Caribe como gran aliado de la región”. Por su parte, el líder chavista se comprometió a profundizar la relación bilateral entre ambos Estados.

El canciller Serguéi Lavrov en reunión con funcionarios venezolanos

Según VTM, Rusia y Venezuela mantienen fuertes relaciones económicas y políticas, las más recientes plasmadas en acuerdos firmados en diciembre respecto a materias de salud, energía y transporte marítimo. Lavrov afirmó que, junto con Yván Gil, acordaron “ampliar el ritmo y volúmenes de la cooperación en las áreas de petróleo, medicina, agricultura, farmacéutica y nuevas tecnologías”.

Por otro lado, el canciller Lavrov instó a “unir fuerzas” contra el “chantaje y presión unilateral ilegal” de las sanciones de Occidente, además de que ratificó con su par venezolano “el derecho de los pueblos a la autodeterminación”.

Rusia y Venezuela seguirán “insistiendo en defender el derecho de todos los países a su autodeterminación y soberanía sin ningún tipo de injerencias externas, como son las ilegales medidas coercitivas unilaterales aplicadas por Occidente, y por un mundo multipolar”, señaló Yván Gil.

Luego de su paso por Venezuela, Lavrov arribó a Managua, capital de Nicaragua. El dictador comunista del país centroamericano, Daniel Ortega, se reunió nuevamente a puertas cerradas con el ministro ruso, con quien “analizaron la cooperación bilateral y exploraron la posibilidad de ampliarla“, según fuentes oficiales.

El mismo día de su arribo, Estados Unidos impuso nuevas sanciones sobre el régimen nicaragüense, específicamente contra tres jueces que despojaron de su nacionalidad a 222 opositores que habían sido excarcelados u obligados al exilio el 9 de febrero del año corriente.

Tenemos centenares de compañeros y funcionarios sancionados. Pero eso a nosotros no nos provoca ningún temor, ninguna preocupación”, dijo el dictador de Nicaragua. En ese mismo sentido, Lavrov añadió que las sanciones son vistas en Rusia como un “reconocimiento de sus avances en la protección de los intereses rusos”.

Serguei Lavrov en reunión con funcionarios de Nicaragua

Con respecto a la reunión, abordaron “muchos temas de mutuo interés, como asuntos económicos y también cooperación en el marco de la comisión intergubernamental“, dijo el jefe de la diplomacia rusa en una comparecencia de prensa junto a su homólogo nicaragüense, Denis Moncada, tras el encuentro con Ortega.

Sobre la cooperación bilateral, Lavrov destacó que Rusia ofrece a Nicaragua en “el ámbito de salud y de producción de vacunas, que está bastante bien desarrollado” en el país centroamericano. “Tenemos una buena base para aumentar nuestras relaciones y llevarlos a un nivel cualitativamente más alto”.

Recordó también que Nicaragua y Rusia han firmado “muchos acuerdos” en diferentes campos, y que a finales de marzo pasado firmaron “otro acuerdo muy importante sobre el uso pacífico de energía atómica“. Asimismo, el canciller ruso afirmó que “tenemos una buena cooperación en el ámbito de la educación, intercambios humanitarios y hay muchos estudiantes nicaragüenses que estudian en las universidades rusas“.     

Además, destacó las relaciones entre la Duma estatal rusa y la Asamblea Nacional (Parlamento) de Nicaragua, así como entre partidos políticos. “La Duma estatal de Rusia tiene programada una reunión, un evento importante en otoño, un foro Rusia-América Latina, donde parlamentarios nicaragüenses, por supuesto, van a participar” reiteró Lavrov.

Por último, los Estados fijaron conversar durante el Foro Económico de San Petersburgo que se celebrará en junio, y una visita de Denis Moncada, canciller de Nicaragua, a Rusia.

Para finalizar su gira latina, el hombre de confianza de Putin se hizo presente en La Habana, donde fue recibido por su homólogo, Bruno Rodríguez. La isla del Caribe es la socia más cercana de Moscú en el Atlántico.

Como parte de las conversaciones oficiales entre los dos ministros en La Habana, el Canciller cubano también recordó la posición invariable de Rusia en el reclamo del cese del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba y por la salida del nombre de la isla caribeña de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Cuba condena las sanciones unilaterales y se opone a la política de aislamiento contra la Federación de Rusia. Por ello, Rodríguez señaló que Cuba rechaza “enérgicamente” la expansión de la OTAN que continúa hasta las fronteras rusas, causa principal del actual conflicto en Europa según el diplomático cubano.

Luego de su reunión con Bruno Rodríguez, el canciller ruso realizó una reunión a puertas cerradas con el dictador Miguel Díaz-Canel, quien había estado en Moscú en diciembre pasado. El líder supremo de la dictadura comunista cubana, Raúl Castro, también participó del encuentro del jueves.

Serguéi Lavrov no perdió oportunidad para felicitar la sesión constitutiva del Parlamento cubano, un chantada política que el régimen cubano quiere hacer pasar por democracia, en la cual fue reelegido el Miguel Díaz-Canel como “presidente” y la alta dirección del país. La

En conferencia de prensa tras el encuentro con Raúl y Díaz-Canel, Lavrov dijo que invitó al canciller cubano para que visite la Federación de Rusia en un futuro próximo. Asimismo, explicó que la nueva concepción de la política exterior de Rusia prevé una mayor atención a la región de América Latina.

Serguei Lavrov es recibido por Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel en Cuba

Seguir Leyendo

Tendencias