Seguinos en redes

Latinoamérica

Todos los criminales juntos: Alberto Fernández, Evo Morales y Rafael Correa se juntaron en Buenos Aires

Publicado

en

El Presidente argentino llevó a cabo la presentación de un libro de Evo Morales donde relata su escape de Bolivia luego de ser atrapado intentando cometer fraude electoral. Los miembros del Foro de Sao Paulo mantuvieron una reunión previa a puertas cerradas.

Mientras Alberto Fernández se encamina a ser la cara visible de la peor derrota en las urnas del peronismo en la historia, el mandatario argentino convocó a varios miembros del Foro de Sao Paulo para la presentación del libro “Evo: Operación Rescate. Una Trama Geopolítica en 365 días”, de Alfredo Serrano Mancilla.

El texto relata la turbulenta salida de Evo Morales de Bolivia el 10 de noviembre de 2019, cuando después de numerosas denuncias de fraude en las elecciones presidenciales de ese año, cuando el entonces presidente intervino el sistema electoral para agregarse los votos necesarios para evitar una segunda vuelta, el intento de dictador fallido debió huir del país.

“Yo soy un hombre de derecho y un demócrata. Cuando veo que se lastima el Estado de Derecho trato de alzar mi voz”, afirmó Fernández para contar que encabezó un operativo para sacar a Evo Morales de Bolivia, cuando era presidente-electo de Argentina, un mes antes de asumir.

Por eso también visité a Lula cuando estaba preso y lo visité al Papa para pedirle por Lula y el tiempo me dio la razón, porque el juez que lo condenó se convirtió en Ministro del gobierno que apresó a Lula”, explicó apuntando contra Sergio Moro, el magistrado que senteció al ex presidente brasileño por corrupción y ahora quiere presentarse como candidato a presidente y facilitar su vuelta al poder.

En ese contexto, comparó la sitiuación de Evo Morales con la de su vice Cristina Kirchner y la de Lula. “Brasil tuvo la suerte que hasta aquí no hemos tenido nosotros, de contar con una Corte digna, capaz de auto revisarse… Y hoy Lula está libre”, aseguró Fernández, en referencia al fallo de la Corte Suprema que lo dejó en libertad, en la que votaron 8 jueces (de 11) que fueron designados por gobiernos del PT de Lula.

Alberto Fernández invitó a todos los criminales de la región al evento. Evo Morales, imputado en múltiples delitos por sedición, terrorismo, fraude electoral y pedofilia, llegó a la Argentina en un avión que pertenece al régimen chavista que se encuentra sancionado por los Estados Unidos y con pedido de captura.

También invitó al ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien se encuentra con un pedido de captura internacional por la Justicia ecuatoriana. El gobierno kirchnerista dio la orden de no arrestarlo cuando pisara suelo argentino.

Por último, Fernández también invitó a Lilia Rossbach, embajadora de México en Argentina y vocera de López Obrador en Sudamérica, y al ex vicepresidente boliviano Álvaro García Linera, mano derecha de Evo.

Fernández apuntó contra la Justicia argentina

“Lo que padeció Lula no es distinto a lo que padeció Cristina y padece Rafael Correa”, insistió Fernández, quién arremetió durante la presentación del libro contra la OEA y, en particular contra Luis Almagro, su secretario general.

Para Fernández, “es patético que el secretario general de la OEA (por Almagro) siga siendo el mismo que ayudó a fraguar el resultado”. Y agregó: “Con Bolivia conocimos la parte más canalla de la OEA”.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aseguró que hubo fraude electoral por parte de Evo Morales en 2019, y relató cómo el entonces presidente presionó a los miembros de la Justicia Electoral para que le permitan presentarse a esas elecciones a pesar de que la propia Constitución que él aprobó no le permitía.

En la Embajada mexicana, donde se realizó la reunión de la banda criminal del Foro de Salo Paulo, además de los invitados internacionales estuvieron presentes el canciller Santiago Cafiero, el ex vicepresidente Amado Boudou, el ministro de Cultura Tristán Bauer, la ministra de Género Elizabeth Gómez Alcorta, el senador Oscar Parrilli, el ministro de Turismo Matías Lammes, el ministro de Defensa Jorge Taiana, el embajador argentino en Bolivia Ariel Basteiro y el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, entre otros.

"volvimos y fuimos millones", dijo Evo Morales sobre el triunfo de Luis Arce en Bolivia el año pasado

“Crónica de un Instante”: el día que Alberto Fernández intercedió para ayudar a un criminal internacional

Alberto Fernández es el autor del prólogo del libro de Serrano Mancilla y asegura que se trata de la “crónica de un instante”. Pieza clave en la salida de Bolivia rumbo a México, el mandatario argentino cuenta intimidades de aquel día: con quién estaba, cómo se enteró de que el clima social en contra de su aliado político se agitaba y el diálogo telefónico que mantuvo con el boliviano.

“Todo ocurrió un mediodía de noviembre del 2019. En Buenos Aires almorzábamos junto a Dilma Rousseff, Ernesto Samper, Marco Enríquez-Ominami y otros muchos amigos de la patria latinoamericana dando clausura al encuentro del Grupo de Puebla. Cuando servían el plato principal, el autor de este libro me susurró algo al oído. ‘Tengo a Evo en el teléfono… hay problemas en Bolivia’, me dijo”, cuenta Fernández en el prólogo.

El libro, que grafica la salida de Morales como un Golpe de Estado, a pesar de que esto es una caracterización falsa de la salida de un presidnete que intentó perpetuarse en el poder a través del fraude y fue atrapado, cuenta los primeros días de Morales en México, cobijado por Andres Manuel López Obrador, y las negociaciones de Fernández para que finalmente se desplace a la Argentina, desde donde planificó toda la campaña electoral boliviana del 2020, e incluso nominó a Luis Arce como su delfín político para que sea candidato a la presidencia mientras él estaba inhabilitado.

Vivimos momentos horribles, de mucha inseguridad. Veíamos cómo le incendiaban la casa a Evo y a sus familiares, no sabíamos donde estaba…”, contó Fernández reflexionando sobre los días en los que Evo estuvo escondido de los bolivianos que demandaban justicia contra una persona que intentó destruir la democracia de su país.

“Ah… pero Macri”

El presidente, además, arremetió contra Mauricio Macri, que aún estaba en el poder cuando explotó el caos en Bolivia. Aseguró que lo contactó para pedirle que ayude a Morales.

Hablé, le dije que su vida estaba en peligro y que había que darle asilo pero me dijo que íbamos a tener a toda la izquierda frente a su casa. Me dijo que no lo metiera en ese lio”, se quejó.

En cambio, sí resaltó la actitud del mandatario paraguayo Mario Abdo Benítez, quien sorprendentemente a pesar de ser un enemigo del Foro de Sao Paulo, accedió a facilitar el aeropuerto de Asunción para que el avión que llevaba a Morales repostara combustible y lo esperó personalmente en la pista de aterrizaje para asegurarse de que seguiría vuelo rumbo a México.

Evo: Operación Rescate. Una trama geopolítica en 365 días”, de Alfredo Serrano Mancilla“Evo: Operación Rescate. Una trama geopolítica en 365 días”, portada del libro plagado de mentiras y manipulación ideológica de Alfredo Serrano Mancilla

Las palabras de un dictador: Evo Morales mantiene el control de Bolivia

En su intervención, Morales fustigó a la prensa. “Algunos medios son peor que la bomba atómica, porque todos los días destruyen las mentes de los más jóvenes”, acusó.

Aseguró que su salida de Bolivia fue un “golpe del gringo al indio” y agregó: “No aceptan que los movimientos sociales puedan encabezar una transformación cultural y programática. El imperio no acepta que haya otro modelo económico mejor”, a pesar de que Bolivia permanece como el país más pobre de la región después de más de 15 años de gobiernos del MAS, el partido de Evo.

Evo Morales es actualmente el dictador de Bolivia. Gobierna a través del presidente Arce, y es él quien comanda las acciones más importantes del Poder Ejecutivo. Una suerte de Cristina Kirchner pero sin un cargo público que justifique su intromisión en las políticas de Estado.

El líder socialista mantiene presos políticos en sus celdas, el más prominente siendo Jeanine Añez, a quien tienen arrestada sin pruebas ni cargos formales en su contra, donde es torturada, impedida a que acceda a sus medicamentos y abusada por los guardias.

Añez es la ex presidente de Bolivia, quien asumió el mando por sucesión constitucional como segunda vicepresidente del Senado cuando todos los masistas renunciaron a su cargo porque habían sido atrapados en el fraude.

Movete con libertad para que los bolivianos tengan el presidente que se merecen”, cuenta Fernández que le dijo a Morales cuando aún estaba en México. El 11 de diciembre de 2019, en su primera medida como nuevo Jefe de Estado de Argentina, Fernández lo trajo al país. Así, el Ejecutivo argentino facilitó el armado de toda la campaña presidencial, hasta el comunicado oficial de quiénes integrarían la fórmula se hizo en Buenos Aires en el hotel Bauen.

No solo me salvaron la vida, me alimentaron, me cuidaron… Muchas gracias hermano Alberto”, dijo Morales emocionado. “Argentina es tu casa”, le contestó Fernández. Esperemos que no por mucho tiempo más.

Perú

Vox y La Libertad Avanza, únicas dos formaciones políticas que repudian el intento de golpe de Estado comunista en Perú

Publicado

en

Los partidos de derecha en España y Argentina, únicas dos voces que se oponen abiertamente al intento de revolución comunista contra Dina Boluarte.

Desde la detención del ex presidente Pedro Castillo, quien intentó dar un golpe de Estado sin éxito el pasado 7 de diciembre, movimientos de extrema izquierda e indigenistas están desatando una verdadera revolución comunista en Perú.

Tras bloquear, incendiar y atacar a los funcionarios públicos en la región del Puno, estos terroristas se mudaron a Lima, donde protestan hace semanas en contra del gobierno constitucional de Dina Boluarte, piden por su renuncia, la liberación de Castillo y elecciones anticipadas.

El mandato constitucional de Boluarte tiene fecha hasta 2026, pero la extrema izquierda quiere que los peruanos vayan a elecciones en un contexto de máxima tensión social y caos en las calles, como ocurrió en Chile, lo que llevaría sin dudas a una menor participación de la derecha y un posible triunfo de un candidato de izquierda, como el líder terrorista etnocacerista Antauro Humala.

En este contexto, prácticamente ninguna fuerza política en todo el mundo se ha expresado en favor de la democracia y el Estado de Derecho en Perú. Mientras la izquierda cierra filas desde Canadá hasta Argentina para apoyar las protestas comunistas en Lima, el centro y la derecha brillan por su ausencia.

Los únicos dos partidos políticos que expresaron su preocupación por los ataques de la extrema izquierda comunista en Perú fueron VOX, la formación española que dirige Santiago Abascal, y La Libertad Avanza, el frente argentino que encabeza el diputado Javier Milei.

El partido de Mieli tuiteó: “Perú está siendo atacado por las fuerzas comunistas de Evo Morales, el Foro de Sao Paulo y la izquierda argentina en un nuevo intento por derribar un gobierno constitucional. Nuestro apoyo total a los peruanos que defienden su libertad

Por su parte, el líder de VOX, Santiago Abascal, dijo en diciembre del año pasado, cuando recién arrancaban las protestas, pero había que “celebrar las rápidas reacciones del pueblo y las instituciones” al intento de golpe de Estado de Castillo pero advirtió que se vendrían violentas protestas. “Un fracaso no les va a parar”.

Otra figura que mencionó el tema fue el senador republicano Bill Cassidy, quien se reunió este miércoles con la canciller peruana, Ana Cecilia Gervasi, para expresar su apoyo a la presidente Boluarte, “a su gobierno y a su pueblo amante de la libertad”. Sin embargo, el Partido Republicano como formación política no se ha expresado sobre el tema todavía.

Seguir Leyendo

Argentina

La comunista Manuela Castañeira se fue a Perú a apoyar las protestas de la izquierda desde el Hotel Sheraton

Publicado

en

La presidente del Nuevo MAS viajó a la capital peruana y llama a “la rebelión del pueblo socialista” desde lujoso hotel Sheraton de Lima.

Parece que la revolución sí será televisada, desde el hotel más lujoso del país. La líder del minúsculo partido comunista argentino Nuevo MAS, Manuela Castañeira, está en Lima cubriendo y apoyando las marchas de la extrema izquierda que buscan deponer a la presidente constitucional Dina Boluarte y liberar al dictador Pedro Castillo de la cárcel.

Nadie entiende de dónde Castañeira sacó los recursos para viajar a Perú y transmitir en vivo desde el Sheraton Lima Historic Center, uno de los hoteles más caros de la ciudad y tal vez del continente.

Cabe recordar que además de su puesto como presidente del Nuevo MAS su único trabajo registrado es como “empleada no docente” en la Universidad Nacional de San Martín (UNSaM), donde se desconoce exactamente qué rol cumple en dicha institución educativa.

Se define como “militante y política anticapitalista, socialista y feminista” pero de alguna manera viajó a Lima y logró transmitir desde un lujoso hotel. ¿Qué capitalista está financiando el viaje “anticapitalista” de Manuela Castañeira?

Estamos en Lima, Perú, acompañando y en solidaridad con el pueblo peruano que se moviliza en todo el país contra la represión. Y contra lo que está sucediendo aquí que es un golpe de Estado llevando adelante por Dina Boluarte, en compañía con las Fuerzas Armadas y complicidad civil”, aseguró a los gritos en un video que subió desde el balcón del Sheraton de Lima.

Mapa de la ubicación del lujoso hotel donde la líder comunista argentina transmite la revolución.

“Toda la población se está levantado, construyendo desde abajo un reclamo genuino por el cese a la represión, pero también para discutir y refundar el país en función de los intereses de las mayorías populares“, sostuvo la activista.

¡Que viva la rebelión del pueblo peruano, que viva su resistencia! Toda nuestra solidaridad. En defensa de las libertades democráticas y el conjunto de los derechos del pueblo“, concluyó.

Seguir Leyendo

Colombia

El congelamiento de tarifas del comunista Petro pone en riesgo de apagones masivos en Colombia

Publicado

en

La ex viceministra de Minas y Energía, Belizza Ruíz, advierte que los cambios regulatorios implementados por la izquierda colombiana amenazan con desequilibrar el suministro eléctrico del país y provocar masivos apagones como ocurrió en Argentina y Venezuela. 

Un reciente informe publicado por la ex viceministra de Minas y Energía de Colombia, Belizza Ruíz, alerta sobre el creciente riesgo de apagones masivos en Bogotá y todo el país durante los próximos años.

Ruíz atribuyó los problemas a las medidas extremistas llevadas a cabo por el presidente Petro, entre ellas el congelamiento generalizado de las tarifas de los servicios públicos, la cancelación de nuevos contratos de petróleo y gas hacia adelante, y la suspensión de obras de infraestructura. Estas medidas alientan la descapitalización en la distribución de energía y servicios, y prometen disparar el costo energético.

La ex viceministra había tenido participación en los primeros meses del Gobierno de Petro, pero fue apartada de la administración por sus fuertes discrepancias con la ministra Irene Vélez y las políticas energéticas extremistas del Presidente.

Asimismo, el ex embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos, se pronunció a propósito del riesgo de apagones y aseguró que es una problemática que afecta a todo el país.

La política energética de Gustavo Petro y su petardo de ministra va a destruir el sistema energético nacional. Como en Venezuela o en Sudáfrica”, afirmó el ex embajador. 

El avance del Gobierno sobre la independencia de las comisiones reguladoras de servicios públicos supone el fin de los criterios técnicos para la actualización de tarifas. A partir de ahora, se usarán criterios arbitrarios, políticos y electoralistas para fijar los precios. 

La “política tarifaria” buscaría generar un ancla nominal sobre los precios de los servicios públicos como una herramienta heterodoxa para combatir la inflación. Esta estrategia sólo amplía la distorsión de los precios relativos pero no es efectiva para aminorar la volatilidad del nivel general de precios en la economía.

Los resultados de la distorsión de precios relativos y la descapitalización de servicios son ya conocidos. Estas determinaciones se implementaron en la Argentina entre 2003 y 2015, y en Venezuela a partir de 1999 y hasta la fecha. En ambos casos, la distorsión diezmó la inversión y provocó masivos apagones que afectaron no solo el uso residencial de la energía sino también el industrial.

Como cualquier control de precios, el congelamiento tarifario genera una señal negativa para la inversión en los servicios afectados, provocando su migración hacia otros sectores con precios más competitivos. Una vez que se acumula la descapitalización, la reversión del problema demora años incluso produciendo un fuerte sinceramiento de tarifas

Seguir Leyendo

Tendencias