Conecte con nosotros

Afganistán

Atentado en mezquita en Afganistán: el ISIS y los talibanes profundizan su guerra religiosa

Publicado

en

Brutal atentado en una mezquita en Afganistán deja más de 50 muertos confirmados mientras se profundiza la guerra entre los talibanes y el ISIS. El atacante se inmoló con una bomba.

Durante la oración religiosa islámica de este viernes 8 de octubre, un atacante suicida se inmoló con una bomba en una importante mezquita de la ciudad de Kunduz, Afganistán, dejando al menos 50 muertos. Además, se reportaron “cientos de heridos”, con hasta el momento más de 140 confirmados.

Los hospitales de la zona se declararon colapsados por la gran afluencia de heridos que tuvieron que ser internados de urgencia y las fuerzas especiales afganas fueron enviadas a ayudar en la zona afectada. Según la policía local, se trata de uno de los mayores atentados de la historia del país.

El grupo terrorista talibán, ahora en el gobierno nacional, emitió un comunicado en el que afirman que podrían haber más ataques terroristas pronto, por lo que piden a los residentes locales que eviten acceder a lugares públicos.

No dieron detalles de la autoría del hecho, pero todo apunta a ISIS-K, la filial del Estado Islámico en Afganistán que desde la salida de Estados Unidos del país lleva una cruenta guerra religiosa contra los talibanes.

Aunque ambos grupos son fundamentalistas islámicos, son de distintas etnias: los talibanes son chiítas, mientras que el ISIS es suní, razón que provoca que el ISIS venga llevando una política agresiva de atentados en las últimas semanas tanto en el país afgano como en Pakistán.

¿Qué es ISIS-K, el grupo que asesinó 13 estadounidenses en Kabul y lleva una cruenta guerra religiosa contra los talibanes?

Afganistán

Afganistán: al menos ocho muertos por un nuevo ataque en Kabul de ISIS contra los talibanes

Publicado

en

Uno de los atacantes fue abatido y el otro capturado por los talibanes. Se trata del primer atentado de gran magnitud en Kabul desde la retirada de las tropas estadounidenses.

Los talibanes informaron este domingo que al menos ocho personas murieron y unas 20 resultaron heridas en un atentado en una mezquita de Kabul donde se celebraba una ceremonia religiosa en memoria de la madre de un alto responsable talibán. Se trata del primer ataque a la capital afgana desde el fatídico atentado contra las fuerzas estadounidenses en el aeropuerto el mes pasado.

Sin lugar a dudas el ataque provino de ISIS-K, la rama del Estado Islámico en Afganistán. Estos extremistas ven a los talibanes como demasiado moderados y quieren promover su propio sistema de gobierno, basado más en un califato que en un emirato, como actualmente está organizado el país desde la toma de poder talibán.

Un soldado talibán aseguró que los atacantes eran dos, uno de los cuales fue abatido y el segundo capturado cuando intentaba huir. El Ministerio del Interior confirmó el número de víctimas, aunque otras fuentes han dicho que esa cifra podía aumentar con el paso de las horas. El ataque se produjo alrededor de las 16.00, hora local (13.30 GMT) cerca de la puerta de entrada a la mezquita Eid Gah.

Ahmadullah, un comerciante cuya tienda se encuentra cerca de la mezquita, dijo a la agencia AFP que escuchó “el ruido de una explosión seguida de disparos”. El testigo añadió que “justo antes de la explosión, los talibanes acababan de bloquear la carretera en previsión de la oración por la madre de Zabihullah Mujahid”, el portavoz de los talibanes.

“El ataque ocurrió en la calle justo fuera de la mezquita”, dijo otro soldado talibán, quien aseguró que todas las víctimas eran civiles. Altos mandos talibanes fueron vistos donando sangre en el hospital donde se atendió a los lesionados. Si bien ningún grupo se atribuyó el ataque, las sospechas apuntan al Estado Islámico, también responsable del atentado de agosto que dejó 72 muertos, entre ellos numerosos soldados estadounidenses.

Este grupo había perpetrado antes atentados especialmente en Jalalabad cuyo blanco habían sido las fuerzas de seguridad talibanas. Estado Islámico y los talibanes son enemigos y siente un odio recíproco. El último de estos ataques dejó el sábado al menos cinco muertos, entre ellos un niño y varios talibanes de las fuerzas de seguridad, y otras dos personas resultaron heridas en un atentado cerca de un mercado en la provincia oriental de Nangarhar.

Seguir Leyendo

Afganistán

La línea dura de los talibanes presionan a los “moderados” y se abre una grieta en el nuevo gobierno

Publicado

en

Los rumores que recorren el Palacio Presidencial tomado por los talibanes indican hechos de violencia entre las distintas facciones del régimen.

Tras la caída de Kabul en manos de los talibanes y la toma del Palacio Presidencial a mediados de agosto, los seguidores del mulá Abdul Ghani Baradar se hicieron con el control del Estado y formaron el Emirato Islámico de Afganistán.

Baradar fue siempre el más “moderado”, entre muchas comillas, del Talibán, y hace años que venía pidiendo un tratado de paz con Estados Unidos, e incluso lográndolo con Trump en 2020, frenando múltiples ataques terroristas para honrar el acuerdo.

Sin embargo, la llegada al poder de las fuerzas islámicas trajeron la confluencia de todas las facciones del Talibán, y rápidamente se abrió una grieta dentro del grupo terrorista entre los “moderados” y los “radicales”.

Cabe destacar que los talibanes moderados están lejos de ser considerados de centro o “pragmáticos” si usamos el estándar occidental, sino que refiere a talibanes más abiertos al diálogo con otras naciones islámicas menos estrictas con la Ley Sharia como podría ser Emiratos Árabes Unidos o Marruecos, por ejemplo.

Si bien todo indicaba que Baradar iba a ser el máximo mandatario del Ejecutivo afgano, los Cinco Talibanes, que son los verdaderos líderes del grupo, que fueron liberados de Guantánamo por Obama en 2014 y están refugiados en Qatar desde entonces, enviaron la orden que el Emirato debe tener un Líder Supremo, y nombraron a Hibatullah Akhundzada, un talibán del ala más radical, como la máxima autoridad.

Esto generó fuertes fricciones internas en los primeros días del régimen, y los primeros enfrentamientos fueron revelados por la agencia informativa AP, que consultó con dos importantes funcionarios afganos, que pidieron permanecer anónimos, y afirmaron que hubo hechos de agresión en los pasillos de los edificios gubernamentales, y que incluso se puso en peligro la vida de Baradar.

Según se dice, los moderados están enojados y tensos dentro del propio gobierno por el amplio nombramiento de ministros del ala más radical en el nuevo gabinete, fallando a las promesas que hicieron los talibanes moderados frente a las cámaras internacionales prometiendo que este nuevo gobierno tendrá políticas más pragmáticas e inclusivas.

El mulá Abdul Ghani Baradar, encargado de las negociaciones por la paz.

Seguir Leyendo

Afganistán

Un intérprete afgano que rescató a Joe Biden en Afganistán pide ayuda tras ser abandonado con los talibanes

Publicado

en

En 2008 un traductor se postuló como voluntario para rescatar a Joe Biden y John Kerry cuando su helicóptero cayó en un valle en Afganistán en una visita de los senadores a Kabul que terminó en un accidente.

La salida de Estados Unidos de Afganistán sigue entregando tristes historias de abandono que marcan la postal del fracaso del gobierno demócrata en su política exterior.

Una de las historias más impactantes es la de un intérprete afgano, que fue traductor personal de Joe Biden cuando el actual presidente era senador, quien además lo rescató en 2008 cuando en una visita a Afganistán, su helicóptero cayó en un valle en las afueras de Kabul.

El intérprete afgano, cuyo apellido no ha sido revelado por cuestiones de seguridad, pero que de nombre es Mohammed, fue quien socorrió al entonces senador por Delaware y a otros dos altos funcionarios norteamericanos de la administración Bush cuando su helicóptero se vio obligado a tocar tierra luego de una tormenta de nieve en los valles del país de Asia. Ahora, Mohammed denuncia que no fue extraído de Afganistán y ahora está varado en en Emirato y perseguido por el Talibán.

“Hola Señor presidente, sálveme a mi y a mí familia. No me olvides aquí”, sostuvo Mohammed en un comunicado que hizo público a través de una organización privada que está tratando de rescatar a los norteamericanos y colaboradores afganos que quedaron varados en Afganistán.

El actual presidente de los Estados Unidos dio por finalizada la presencia en Afganistán luego de que el último avión militar C-17 despegase del Aeropuerto de Kabul con distintos funcionarios abordo, entre ellos Ross Wilson, el embajador norteamericano en territorio afgano.

Esta situación traspaso el océano y los representantes de la Casa Blanca se vieron obligados a dar explicaciones. Quien se enfrentó a los micrófonos fue Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, que agradeció el papel de Mohammed en 2008 y, además, agregó que Estados Unidos buscará la forma para ayudarlo a salir con vida de Afganistán, pero de forma diplomática negociando con el Talibán.

En palabras textuales, la funcionaria sostuvo: “Nuestro mensaje para él es gracias por luchar a nuestro lado durante los últimos 20 años. Gracias por el papel que desempeñó para ayudar a varias de mis personas favoritas a salir de una tormenta de nieve y por todo el trabajo que hizo”. Y agregó que el compromiso de Estados Unidos no se centra solamente en sus compatriotas, sino también se preocupan por sus aliados. Sin embargo, dejó en claro que hoy en día se encuentran en la fase diplomática para ayudar a Mohammed y a su familia.

Por aquel entonces, cuando Biden era senador, Mohammed era un intérprete aliado que trabaja con el Ejército de Estados Unidos y quien se sumó a una caravana que respondió al llamado de auxilio de los funcionarios, entre ellos el actual presidente estadounidense y el actual secretario de medio ambiente y ex canciller, John Kerry.

Según distintas fuentes, el grupo de personas que cooperó en el rescate de los americanos tuvo que enfrentarse a los tiros a más de 100 talibanes para abrirse paso por los valles de Afganistán.

Como consecuencia de su activa cooperación con las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Mohammed entabló relación con algunos de los soldados. Uno de estos fue Shwan O’Brien, un veterano que está ayudando a sacar personas del país que ha caido en manos del extremismo islámico.

O’Brien destacó la participación del intérprete y, además, elevó un pedido para sus funcionarios compatriotas: “Si solo puedes ayudar a un afgano, elige a Mohammed”.

Más allá de este pedido, Mohammed no corre con la misma suerte que los funcionarios rescatados, ya que a él y a su familia les habían prometido la huida del terror que se vive en Afganistán. Sin embargo, Mohammed se vio obligado a quedarse en su país porque, al llegar al aeropuerto de Kabul, fue informado que solamente él tenía autorización para viajar, pero no así su familia.


Por Tadeo Pittari, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending