Conecte con nosotros

Afganistán

ISIS-K amenaza con un brutal ataque terrorista contra los Estados Unidos en los próximos 12 meses

Publicado

en

Un alto oficial del Pentágono estadounidense confirmó las informaciones y mostró su preocupación.

La facción afgana de la organización terrorista Estado Islámico, ISIS-K, amenazó con un brutal ataque terrorista contra los Estados Unidos en menos de 12 meses. Así lo confirmó un importante funcionario del Departamento de Estado para el medio New York Post.

La inteligencia de Estados Unidos ha determinado que ISIS-K ya cuenta con las capacidades para desarrollar “importantes” ataques terroristas en suelo norteamericano, y que están planificando un atentado en el próximo año.

Según un reporte en junio de este año por parte del Equipo de Apoyo Analítico y Monitoreo de Sanciones de las Naciones Unidas, ISIS-K tiene de 1.500 a 2.200 terroristas distribuidos a lo largo de Afganistán. Estados Unidos coincide en el análisis y los tasa en poco más de 1.000 miembros.

Sin embargo, la propia ONU reportó a principio de año, antes que Estados Unidos tuviera que abandonar Afganistán, que el ISIS-K tenía entre 2.500 y 4.000 miembros. Y por su parte, Rusia, quien mejor inteligencia tiene de Medio Oriente, los estima en 10.000. Por lo que es difícil saber a ciencia cierta cuál es la verdadera magnitud de este grupo.

El ISIS-K además, está en plena guerra civil contra el nuevo régimen talibán. A pesar de ser ambos sunitas, los miembros del Estado Islámico responden a una corriente conocida como salafismo, que mantiene profundas diferencias con el deobandismo de los talibanes,en su forma de gobierno, sus tradiciones y su interpretación del Corán.

Soldados de ISIS-K, con sus característicos turbantes amarillos.

El 26 de agosto, el ISIS-K dio su carta de presentación al mundo llevando a cabo un masivo ataque suicida con explosivos fuera del aeropuerto internacional de Kabul, matando a 13 estadounidenses y 169 afganos, durante la desastrosa evacuación de la capital afgana.

Esta imponente rama de la organización terrorista no solo opera en Afganistán, ya que su nombre completo en español significa Estado Islámico del Gran Jorasán.

El Gran Jorasán es una región de Asia Central que comprende todo el país afgano, Pakistán y Tayikistán (también completos) y algunas zonas del norte de India. El grupo fue creado en enero del 2015 por el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, la organización principal).

Actualmente, sus cuarteles están en el Distrito Achin. El Comandante en Jefe es Shahab Al-Mujahir, quién asumió el cargo en mayo de 2020. Según la BBC y el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, Al-Mujahir es iraquí y lo apodan “El Migrante”. Suele usar el alias de Sanaullah Al-Sadiq, y es el primer islamista que no es ni afgani ni paquistaní en liderar el ISIS-K.

Afganistán

En 3 meses de los talibanes en el poder, Afganistán ya está nuevamente sin alimentos y con la economía colapsada

Publicado

en

Así es Afganistán luego de tres meses del retorno talibán al poder: represión, crisis humanitaria, desnutrición, asesinatos políticos, violación en manada y colapso de la economía.

Desde la llegada de los talibanes al poder en agosto del 2021, la situación humanitaria y económica se ha deteriorado notablemente en Afganistán. A los terroristas les ha tomado sólo 90 días para que un país destrozado por medio siglo de conflictos haya desandado los avances conseguidos desde el año 2001.

Las medidas que ha adoptado el grupo fundamentalista ha demostrado que las promesas hechas tras la conquista relámpago del país, era una estrategia para blanquear un régimen que ahoga a su población a través del miedo y el hambre.

El país asiático que no gozaba de la mejor salud antes de la llegada de los talibanes, especialmente en las zonas rurales, ha vuelto a aplicar normas de segregación por sexos, asesinatos a minorías étnicas, aumentó de la represión contra periodistas y activistas, asesinatos en plazas públicas, palizas a las mujeres, violación en manada contra mujeres y entrenar militarmente a los niños.

Todo esto sumado a una desastrosa política económica, que se enfocó en cerrar y expropiar bancos, industrias y toda la explotación minera y petrolera del país, generando enormes problemas de abastecimiento.

Según informes brindados por la ONU, todas las movilizaciones en contra de las políticas de los talibanes fueron reprimidas brutalmente dejando ciento de muertos y decenas de heridos, en las mismas, las autoridades utilizaron palos, látigos y municiones de plomo contra los manifestantes.

Más de la mitad de la población se enfrenta a una aguda escasez de alimentos, unos 22 millones de los cerca de 38 millones de habitantes sufrirán inseguridad alimentaria este invierno.

La crisis en el país ya supera la de Siria o Yemen. El sistema de salud está igualmente a un paso del colapso. La llegada de los talibanes socavó un sistema ya de por sí frágil. Hay familias que recorren más de 100 kilómetros para encontrar un hospital que pueda atenderlos. Según denuncian a la prensa local, tal es el caso de la ciudad de Herat, que tras la avanzada talibán quedó con sus hospitales destruidos y los talibanes todavía no los han reconstruido.

Por otro lado, Facebook anunció que piratas informáticos de Pakistán utilizaron Facebook para atacar a personas de Afganistán con conexiones con el anterior Gobierno durante la toma del país por los talibanes y revelaron sus ubicaciones, lo cual facilitó que fueran secuestrados o asesinados en sus propios hogares.

Facebook dijo que el grupo, conocido como SideCoý, compartió enlaces de sitios web que albergan “malware” o contenido malicioso que facilita la vigilancia de los dispositivos de determinadas personas. La empresa declaró que el grupo creaba personajes ficticios de mujeres jóvenes como “señuelo romántico” para generar confianza y engañar a los objeticos.


Por Valery Romanov, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Afganistán

Los talibanes aseguran haber controlado al Estado Islámico pero el Pentágono sigue en máxima alerta

Publicado

en

Los talibanes dicen haber matado a más de 30 miembros del Estado Islámico y detenido a otros 600 miembros en Afganistán, poniendo fin a su filial ISIS-K.

El portavoz de los servicios de Inteligencia afganos, Jalil Hamaz, ha asegurado que el régimen talibán ha asesinado a más de 30 supuestos miembros del Estado Islámico y han arrestado a otros 600 en los últimos 90 días.

De esta manera, el emirato asegura haberle puesto fin a las aspiraciones de los extremistas radicales de derribarlos e instaurar su propio califato.

Cabe recordar que los talibanes y los miembros de ISIS, aunque los dos pertenecientes al fundamentalismo islámico, difieren en conceptos teológicos y políticos fundamentales que ha llevado a un enfrentamiento de ambas fuerzas.

El viceministro de Información afgano, Zabihulá Muyahid, afirmó que los integrantes detenidos no son combatientes como los que pertenecen al grupo en Irak y Siria y ha señalado que se trata de “un pequeño grupo” de personas “impresionadas” por la ideología de la formación jihadista.

No obstante, la realidad en Afganistán es otra. Desde que asumieron el poder en agosto del 2021, la facción del Estado Islámico en territorio afgano (conocido como ISIS-K) ha estado atacando a los talibanes desde todos los frentes.

Después de dar su carta de presentación asesinando 13 soldados estadounidenses durante la retirada de tropas de Kabul, el ISIS-K se adjudicó múltiples atentados contra el régimen talibán, incluso uno con tres bombas separados contra tres vehículos talibanes en la ciudad de Jalalabad en septiembre. Las tres explosiones mataron a por lo menos dos personas e hirieron a otras 20.

Miembros de ISIS-K con su característico turbante amarillo.

En los últimos días, los jihadistas han seguido golpeando objetivos importantes, entre ellos Kandahar, cuna del movimiento talibán. 

El nuevo régimen de Kabul no contaba con que la rama afgana del ISIS continuaría atacando en el país con el objetivo de desestabilizarlo. Los talibanes están sufriendo ahora en sus propias carnes una guerra de guerrillas y atentados similares a los que ellos perpetraron por 20 años para alcanzar el poder.

Seguir Leyendo

Afganistán

Talibanes decapitaron a una jugadora de voley por ir a entrenar: la Ley Sharia no permite a las mujeres practicar deportes

Publicado

en

Se trata de Mahjabin Hakimi, quien pertenecía a la selección juvenil. Fotos de su cabeza fueron difundidas en redes para crear temor y recordárle a las mujeres que en el Islám no pueden practicar deportes

El emirato del terror“, le dicen algunos medios de la región al nuevo gobierno afgano desde la llegada de los talibanes al poder. Se dice mucho de las prácticas religiosas de los musulmanes, incluso están quienes defienden que son pacíficos y que el Qoran promueve el amor.

Nada de esto se está viendo en el recientemente formado Emirato de Afganistán, y una noticia que trascendió en la prensa occidental en las últimas horas ha infundido el horror en el mundo civilizado.

La jugadora de voley Mahjabin Hakimi, de la selección juvenil afgana, fue decapitada por las autoridades de los talibanes. ¿Su crímen? Haber ido a entrenar.

Entre otras de las prohibiciones que sele imponen a las mujeres, la religión islámica considera inapropiado que practiquen deportes, por lo que las atletas no han podido jugar desde la toma del gobierno el pasado 15 de agosto.

Hakimi, que nació posteriormente a la invasión estadounidense, nunca había vivido la brutalidad de los talibanes. No le hizo caso a su entrenadora, y decidió ir a entrenar de todos modos, después de casi 2 meses de inactividad. Sin embargo, fue encontrada por las fuerzas de seguridad talibanas, y sometida a la Ley Sharia: muerte por decapitación.

El hecho fue informado por los medios locales tras la denuncia de su entrenadora, que utilizó un seudónimo para proteger su integridad. Según lo dicho por la instructora al Persian Independent, el principal periódico de Medio Oriente no alineado al islamismo extremista, la joven fue decapitada a principios de octubre en Kabul y fotos de su cabeza cortada fueron publicadas en redes sociales para crear temor.

Bajo el seudónimo Suraya Afzali, la entrenadora expresó: “Cualquier jugador ahora tiene que vivir con miedo. Todos obligados a huir o esconderse. Sólo dos han logrado escapar al exterior y los intentos de ayuda de países y organizaciones internacionales no han tenido éxito”.

No es la primera que sucede algo así, dado que en agosto otra jugadora de vóley había sido asesinada a tiros por los talibanes. 

Esto último fue informado por Zahra Fayazi, una de las dos voleibolistas que pudo escapar al Reino Unido luego de la retirada de tropas, y pudo contar los sucesos que vio antes de partir.

Seguir Leyendo

Trending