Seguinos en redes

Arabia Saudita

Arabia Saudita le pegó el portazo a Biden: Le dijo que no va a subir la producción de petróleo más de lo planeado

Publicado

en

El presidente norteamericano se tuvo que volver con las manos vacías de su visita a Medio Oriente y no podrá frenar las ventas de la Reserva Estratégica de Petróleo.

Después de fracasar en Israel, donde no pudo asegurarse el apoyo del gobierno de Yair Lapid para el acuerdo nuclear con Irán, Biden se llevó otra derrota: no pudo convencer a la Corona saudí de elevar la producción de petróleo por encima del objetivo ya establecido de 13 millones de barriles por día.

Actualmente Arabia Saudita produce 11 millones de barriles de petróleo por día, el mayor productor del mundo, y tiene una capacidad instalada para producir si quisiera 12 millones por día.

Desde el año pasado, Saudi Aramco, la petrolera estatal, está haciendo inversiones para llevar la máxima capacidad a 13 millones por día, y a pesar del pedido de Biden de aceptar inversiones estadounidenses para llevar esta capacidad a por lo menos 16 millones, el gobierno saudí ratificó que el objetivo se mantendría en 13 millones.

Biden viajó a Riad para reunirse con el príncipe heredero Mohamed bin Salman, quien lo recibió con todos los honores a pesar de haber sido acusado de ser un “asesino y un carnicero” por el presidente demócrata durante la campaña del 2020, por el asesinato del periodista Jamal Kashoggi.

Para bajar el precio del crudo de petróleo a nivel internacional, lo que ayudaría a bajar el precio en Estados Unidos, Biden le fue a pedir a Bin Salman que aceptara inversiones de empresas norteamericanas para elevar la producción de petróleo.

Pero los saudíes rechazaron su propuesta. Si bien le prometieron que llevarían su producción al máximo actual (de 11 millones a 12), no aceptaron cambiar el objetivo de corto plazo de elevar la capacidad máxima más allá de los 13 millones de barriles.

Tenemos una capacidad inmediata para aumentar la producción a 12 millones de barriles por día y con inversiones, la producción puede llegar a 13 millones de barriles por día, después de lo cual el reino no tendrá ninguna capacidad adicional para aumentar la producción“, aseguró Bin Salman.

En el mismo discurso, el jefe de gobierno saudí criticó duramente las políticas ecologistas de Occidente. “La adopción de políticas poco realistas para reducir las emisiones mediante la exclusión de las principales fuentes de energía conducirá en los próximos años a una inflación sin precedentes y un aumento en los precios de la energía y un aumento del desempleo y un empeoramiento de los graves problemas sociales y de seguridad“, advirtió.

En síntesis, la producción de Arabia Saudita se elevará inmediatamente a 12 millones de barriles por día, y de acá a un año, pasará a 13 millones. Este aumento, aunque los medios estadounidenses lo venden como un éxito de Biden, es lo que había planificado Saudi Aramco en febrero, por lo que la injerencia del presidente demócrata fue nula.

Biden esperaba que, como mínimo, Bin Salman aceptara elevar la producción en 4 millones de barriles por día. Actualmente, la Casa Blanca está vendiendo a precio preferencial 1 millón de barriles por día de la Reserva Estratégica de Petróleo, pero muchas de estas ventas están terminando en manos de China.

Según estimaciones de la Secretaría de Energía de Estados Unidos, dirigida por la socialista Jennifer Granholm, se necesitaba que Arabia Saudita aumenta la producción en por lo menos 4 millones de barriles para que Estados Unidos pueda dejar de liberar barriles de la Reserva Estratégica sin un impacto al alza en los precios locales en las estaciones de servicio.

Por lo que se espera que las reservas sigan mermándose por la Casa Blanca con el objetivo de contener la suba de precios y llegar a las elecciones de noviembre con un precio nacional promedio debajo de los 6 dólares. Actualmente está en US$ 5.

Los precios mundiales del petróleo han sido testigos de una fuerte suba luego de la masiva emisión monetaria de prácticamente todas las economías del mundo durante la pandemia, sumado a los esfuerzos occidentales para desconectarse de las fuentes de energía rusas luego de la invasión de Ucrania.

Arabia Saudita

Gigantes tecnológicos invertirán más de 9 mil millones de dólares en Arabia Saudita

Publicado

en

El ministro de Comunicación y Tecnología de la Información de Arabia Saudita ha anunciado que el reino árabe ha atraído más de 9.000 millones de dólares en inversiones en materia de tecnologías futuras, incluidas aquellas realizadas por gigantes estadounidenses como Microsoft y Oracle.

El Ministerio de Comunicación y Tecnología de la Información de Arabia Saudita ha anunciado que el Reino ha atraído más de 9 mil millones de dólares en inversiones en tecnologías futuras, incluso por parte de los gigantes estadounidenses Microsoft (MSFT. O) y Oracle Corp (ORCL. N), ambas focalizadas en la construcción de sistemas de nubes en el reino, según los dichos del ministro el lunes.

El ministro saudí de Comunicación y Tecnología de la Información, Abdullah Alswaha, dijo que Microsoft invertirá 2.100 millones de dólares en una nube global superescaladora, mientras que Oracle ha comprometido 1.500 millones de dólares para construir una nueva región de nube en Riad.

“Las inversiones… mejorarán la posición del reino de Arabia Saudita como el mercado digital más grande de Medio Oriente y África del Norte“, aseguró Alswaha en LEAP, un foro internacional de tecnología que tiene lugar en Riad.

Si bien Alswaha decidió no dar ningún detalle sobre el plazo en el que se realizarán dichas inversiones, desde Oracle Corp. comunicaron a Reuters que la inversión se realizará durante varios años.

Además, el ministro señaló que la empresa china Huawei (HWT. UL) también invertirá 400 millones de dólares en infraestructura en la nube para sus servicios en Arabia Saudita y otra región de nube en asociación con el gigante petrolero Aramco.

Abdullah Alswaha, ministro de Comunicaciones y Tecnología de la Información, habla durante una entrevista con Reuters en Riad

Finalmente, se invirtieron 4,5 mil millones de dólares adicionales en activos globales y locales en múltiples sectores en el foro, agregó el ministro Alswaha.

Los funcionarios saudíes han presionado a las empresas internacionales para que inviertan en el reino y trasladen su sede regional a Riad para beneficiarse de los contratos que ofrece el gobierno saudí.

El reino ha estado invirtiendo cientos de miles de millones de dólares en un plan económico, conocido como Visión 2030, dirigido por su Primer Ministro y gobernante de facto, el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

En este sentido, el hijo del rey Salman ha luchado para atraer inversión extranjera directa (IED), uno de los pilares de Visión 2030, con la vista puesta en diversificar la economía lejos del mercado del petróleo, principal fuente de la riqueza de la Corona durante muchos años.

Tonomus, una subsidiaria del proyecto NEOM, lanzado y patrocinado por el principe heredero y que costará alrededor de 500 mil millones de dólares, aseguró a fines del año pasado que invirtió mil millones de dólares durante todo el año 2022 en Inteligencia Artificial, incluida una plataforma de metaverso.

Logo de Microsoft

En términos simples, NEOM será una nueva área económico-tecnológica que Arabia Saudita está promoviendo en el noroeste el país, frente a la Península del Sinaí, buscando trasladar el foco económico del Golfo Pérsico al Mar Rojo, aprovechando la vecindad con EgiptoJordania e Israel, además de rivalizar las innovaciones urbanísticas de DubáiAbu Dhabi y Doha.

NEOM será un nuevo complejo, compuesto por cuatro lujosas regiones, con un régimen económico y político especial. Tendrá sus propias leyes civiles y tributarias, con costumbres sociales occidentales, alejándose de los mandatos de la Sharía, o ley islámica.

Los objetivos principales son atraer la inversión extranjera de empresas multinacionales, diversificar la economía saudita dependiente del petróleo, crear un espacio de libre mercado y ser un hogar de millonarios, “una tierra para gente libre y sin estrés; una start-up del tamaño de un país: una hoja en blanco en la que escribir la nueva era del progreso humano”, dijo recientemente el innovador príncipe.

El mundo árabe ha puesto sus ojos en las energías renovables, el turismo de lujo, las infraestructuras modernas y la tecnología. En este sentido, Arabia Saudita busca ser el líder en la carrera tecnológica en la región.

Los 16 sectores del proyecto, que incluyen energía, movilidad, agua, biotecnología, comida, manufactura, comunicación, entretenimiento y moda, tecnología, turismo, deporte, servicios, salud y bienestar, educación, y habitabilidad, generarán un total de 100.000 millones de dólares al año, con cero dependencia de la venta de gas y petróleo.

Imagen de una de las regiones de NEOM

Cabe resaltar que el aumento de la demanda de computación en la nube a nivel global ha empujado a empresas de tecnología como Oracle, Microsoft, Amazon (AMZN. O) y Google (GOOGL. O) establecer centros de datos en todo el mundo para acelerar la transferencia de datos.

Seguir Leyendo

Arabia Saudita

NEOM: La gran apuesta de Arabia Saudita para reformar su economía y dejar atrás la Ley Sharia

Publicado

en

La Corona saudí invirtió 9.000 millones de dólares de su propio bolsillo para la creación de una ciudad futurista dentro del país donde no existirán las leyes islámicas, y donde reinará el libre mercado.

Arabia Saudita busca revolucionar el mundo árabe uniendo una política económica con un desarrollo tecnológico que podría cambiar para siempre cómo los países de la Península Arábiga ordenan su economía: las áreas NEOM.

Su nombre es un acrónimo de “Nuevo Futuro”, el cual surge de la unión de dos componentes: la palabra “Neo”, que significa “nuevo” en griego, y la letra “M”, que simboliza la primera letra de la palabra “Futuro” en árabe (mustaqbal), además de que es la primera letra del nombre del Príncipe Heredero del Reino, Mohammed bin Salman, el gran promotor y cerebro detrás de esta apuesta.

En términos simples, NEOM será una nueva área económico-tecnológica que Arabia Saudita está promoviendo en el noroeste el país, frente a la Península del Sinaí, buscando trasladar el foco económico del Golfo Pérsico al Mar Rojo, aprovechando la vecindad con Egipto, Jordania y la recientemente amigada Israel, además de rivalizar las innovaciones urbanísticas de Dubái, Abu Dhabi y Doha.

Pero el proyecto va más allá y tiene un significado para el futuro de Arabia Saudita inmenso. NEOM será una nueva ciudad con un régimen económico y político especial. Tendrá sus propias leyes civiles y tributarias, con costumbres sociales occidentales: será el único lugar del país árabe donde no se aplicará la Ley Sharia.

Bin Salman, que siempre ha sido un reformista, quiere que en los 26.500 kilómetros cuadrados que se destinarán para crear el primer NEOM, no exista ninguna de las regulaciones sociales y culturales islámicas que muchas veces impiden los negocios con países occidentales, o incluso con oligarcas rusos o empresarios chinos.

Los objetivos principales son atraer la inversión extranjera de empresas multinacionales, diversificar la economía saudita dependiente del petróleo, crear un espacio de libre mercado y ser un hogar de millonarios, “una tierra para gente libre y sin estrés; una start-up del tamaño de un país: una hoja en blanco en la que escribir la nueva era del progreso humano”, dijo recientemente el innovador príncipe.

Pero la consecuencia de esto tendrá un alcance mucho mayor. El capitalismo y el libre mercado están a punto de poner fin a casi dos milenios de hermetismo religioso en el mundo árabe, como ya lo logró alguna vez en Europa y en América algunos siglos atrás. Arabia Saudita lidera el mundo árabe, en sus fronteras se ubica la sagrada ciudad de La Meca, y su realeza está en lo más alto de la jerarquía sunita. Que finalmente el gobierno con sede en Riad decida dar este paso, es una señal clara de que los tiempos en el Islam están cambiando.

El territorio en el que se situará la gran ciudad es un terreno desértico, con montañas de hasta 2.500 metros de altura y 468 kilómetros de costas vírgenes de agua turquesa, con un palacio y un pequeño aeropuerto. El pasado 24 de octubre de 2017, en la conferencia de la Iniciativa Inversión Futura celebrada en Riad, el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, hizo público este proyecto de 500.000 millones de dólares, enmarcado en el programa político Saudi Vision 2030, que obviamente se respalda en la globalista Agenda 2030, pero que en este caso puede tener un impacto positivo desarmando la brutal cultura islámica.

El territorio en el que se situará el NEOM está en la zona fronteriza entre Arabia Saudita, Egipto y Jordania, a orillas del Mar Rojo, por donde fluye casi un 10% del comercio mundial, y donde existe una temperatura 10º C inferior a la media del resto de países del Golfo, considerado el “clima perfecto” para los árabes. Además, se localiza a menos de ocho horas de vuelo del 70% de la población del planeta.

Ubicación geográfica de NEOM. Fuente: BBC

Los países de Medio Oriente, y sobre todo los del Golfo Pérsico, están tratando de diversificar sus ingresos y evitar posibles colapsos de sus economías por estar atadas a los precios del gas y del petróleo. Los árabes, y especialmente los saudíes, que tienen las reservas de hidrocarburos más grandes del mundo, han visto tiempos de bonanza cuando los precios suben, pero brutales crisis económicas cuando bajan, y es el principal objetivo de Bin Salman salir de esta difícil situación.

El mundo árabe ha puesto sus ojos en las energías renovables, el turismo de lujo, las infraestructuras modernas y la tecnología. En este sentido, Arabia Saudita busca ser el líder en la carrera tecnológica en la región.

Los 16 sectores del proyecto, que incluyen energía, movilidad, agua, biotecnología, comida, manufactura, comunicación, entretenimiento y moda, tecnología, turismo, deporte, servicios, salud y bienestar, educación, y habitabilidad, generarán un total de 100.000 millones de dólares al año, con cero dependencia de la venta de gas y petróleo.

Por ello, el gobierno saudí está buscando trabajadores de todos los sectores profesionales: desde juristas occidentales que elaboren un código civil, penal y tributario, hasta ingenieros y arquitectos que diseñen un plan de infraestructuras y energías moderno, eficiente y tecnológico; pasando por diplomáticos que colaboren en su promoción y convivencia cultural; científicos y médicos; académicos que potencien la educación; economistas; personalidades especializadas en turismo, moda y telecomunicaciones; además de personas y familias que den vida al complejo.

Bin Salman quiere que este sector utilice su moneda propia, ajena al rial y al dólar. La corona saudí ha decidido que será una criptomoneda, que será llamada la NEOM Coin. Además, NEOM estará impulsado por energía 100% renovable, una decisión que le permitirá conseguir inversores que adhieran a las políticas ESG, quienes están desesperados por demostrar que los proyectos ecologistas tienen futuro y entregan plata con mayor facilidad que en otras circunstancias.

Renderizaciones de lo que será la nueva ciudad saudí.

Si bien parece algo lejano, NEOM ya está en construcción. Tiene una gran cantidad por el momento no divulgado de inversión extranjera, además de un desembolso inicial de US$ 9.000 millones de dólares del fondo soberano saudita Saudi Arabia Monetary Authority (SAMA).

El objetivo del proyecto actualmente es que en 2030 ya sea posible vivir en la ciudad, aunque las construcciones seguirán su curso y no estarán completamente finalizadas hasta 2050.

Para 2050, la ciudad quiere tener autos voladores, un sistema educativo con profesores holográficos, un parque temático de dinosaurios robot al estilo Jurassic Park, tecnologías e infraestructuras de nueva generación, hoteles, resorts y restaurantes de lujo, nubes artificiales para causar precipitaciones en zonas áridas, playas con arena que brilla en la oscuridad, e incluso que esté operada por inteligencia artificial. Estos son todos desarrollos tecnológicos que desde ya todavía no existen, pero los árabes ven este lugar como el foco de la innovación tecnológica que crecerá exponencialmente en las próximas tres décadas.

Según la presentación de Bin Salman, NEOM será la ciudad más segura del planeta. Lejos de pensar en la libertad individual de los futuros ciudadanos, el polo tecnológico será un centro comercial donde “no puede existir el crímen”.

El líder saudí anticipó que contará con sistemas de vigilancia de última generación que incluyen drones, cámaras automatizadas, máquinas de reconocimiento facial y biométrico e inteligencias artificiales capaces de notificar delitos sin necesidad de que los ciudadanos tengan que denunciarlos.

Las 4 regiones que abarcará el proyecto son: Sindalah, The Line, Oxagon y Trojena.

Sindalah

Sindalah es una “experiencia única en la isla ubicada en el Mar Rojo y conectada a las rutas de navegación del Mediterráneo diseñadas para todos los viajeros de todo el mundo”, que abarca una totalidad de 840.000 m2.

Será la puerta de entrada exclusiva del proyecto al Mar Rojo, la cual busca ser un centro mundial para la comunidad náutica internacional. La proximidad a Europa y el Mediterráneo significa un fácil acceso al impresionante puerto deportivo de 86 amarres y las 75 boyas adicionales en alta mar para yates.

El objetivo central es llevar el turismo de alta gama a nuevos niveles con tecnología avanzada y arquitectura futurista. El complejo incluirá un club de playa, un club náutico, un spa y un centro de bienestar, además de 51 tiendas de lujo, además de hoteles de lujo y un gran puerto deportivo. También albergará un fantástico campo de golf y un increíble club deportivo.

Será el lugar de tres hoteles de alto lujo, que en total ofrecen 413 habitaciones, incluidas 88 mansiones, así como 333 apartamentos con servicios, además de restaurantes y eventos seleccionados.

The Line

La Línea(The Line) es una ciudad que está en construcción que tendrá forma rectilínea en vez de concéntrica como todas las ciudades del munda. Será el segmento más desarrollado y futurista de NEOM, y albergará a 9 millones de personas.

La “comunidad de la línea” estará organizada en tres “dimensiones”: una dimensión de viviendas y hogares, otra de prestación de servicios y venta de bienes, y la última de transporte automatizado. La misma tendrá una altura de 500 metros, un ancho de 200 metros y un largo de 170 kilómetros, delimitada por dos fachadas espejadas.

El entorno ha sido cuidadosamente diseñado con espejos para permitir un equilibrio óptimo de luz solar, sombra y ventilación natural. Además, los espacios verdes abiertos buscarán mejorar la comodidad para quienes viven, trabajan y visitan la ciudad.

La idea es que los residentes tengan acceso a la totalidad de los servicios diarios y esenciales con una caminata de tan solo cinco minutos, además de contar con un tren de alta velocidad, que permitirá atravesar la totalidad de la ciudad en solo 20 minutos.

La ciudad será “carbono cero”, a través de la eliminación de infraestructura intensiva en carbono como automóviles y carreteras. Sin rutas, automóviles ni emisiones, la ciudad funcionará con energía 100% renovable. No pagar gastos como el seguro de los coches, la carga de combustible y el estacionamiento significará mayores ingresos disponibles para los ciudadanos; además de que ahorrarán tiempo con los servicios automatizados movilizados a través de inteligencias artificiales, sin duda es el primer proyecto de ciudad planificado desde arriba para abajo, a diferencia de las ciudades más importantes del mundo, que se fueron planificando a medida que fueron creciendo.

Mohammed Bin Salman dijo en la presentación que quería que su país albergara un proyecto de construcción tan icónico como las pirámides de Egipto, y que La Línea cumplirá ese rol dentro del NEOM.

Oxagon

Oxagon es otra ciudad que está en construcción actualmente y será el centro industrial del NEOM. Será el lugar donde estarán las principales compañías, donde “los innovadores y empresarios pueden acelerar las ideas de los laboratorios al mercado dado que se creará un ecosistema propicio para la investigación y la innovación“, a la par de una ciudad donde las personas podrán vivir y trabajar.

Poseerá, además, el primer puerto totalmente automatizado y centro logístico integrado con un marco regulatorio infinitamente más liberal que el de Arabia Saudita, para promover un comercio más rápido y efectivo.

“Oxagon contribuirá a redefinir el enfoque mundial del desarrollo industrial en el futuro, protegiendo el medio ambiente y creando empleo y crecimiento para NEOM. Contribuirá al comercio regional de Arabia Saudita y apoyará la creación de un nuevo centro de coordinación para los flujos comerciales mundiales. Esta nueva ciudad, construida en torno a nuevas industrias innovadoras, ha comenzado su desarrollo y esperamos la rápida expansión de la ciudad “, ha asegurado Mohammed bin Salman.

Además, cabe resaltar que se tratará de la estructura flotante más grande del mundo, creando una nueva posibilidad de vivir y trabajar sobre el agua, a la vez que poseerá un instituto oceanográfico para la investigación marina pionera. Por último, un tren de alta velocidad conectará a Oxagon con The Line y con el aeropuerto de NEOM.

Trojena

Trojena es parte del plan regional de NEOM, ubicado a 50 km de la costa del Golfo de Aqaba en el corazón de nuestra región natural, en montañas que poseen una altura de entre 1.500 y 2.600 metros sobre el nivel del mar, cubriendo una totalidad de casi 60 kilómetros cuadrados.

Aprovechando el clima diferente de la zona, donde las temperaturas invernales caen por debajo de 0° C y las temperaturas durante todo el año son generalmente 10° C más bajas que en el resto de la región, Trojena será no solo un centro turístico, sino también un lugar habitacional de lujo.

Trojena ofrecerá esquí al aire libre y deportes de aventura durante todo el año. Es el proyecto más avanzado de los 4, y se espera que estará completado en 2026. Una vez finalizado, también contendrá una amplia gama de apartamentos, chalets y mansiones, además de hoteles y resorts familiares. Además, habrá una amplia gama de opciones comerciales, de ocio y gastronómicas.

Villa de esquí

Durante el día, la villa de esquí de gran altitud incluye pistas al aire libre por la montaña y muchos otros deportes de aventura. Por la noche, la villa ubicada a 2.400 metros de altura se transformará en un centro de entretenimiento al aire libre, eventos, restaurantes elevados y observación de estrellas.

Mansiones ultra lujosas

Trojena tendrá residencias limitadas pero lujosas y exclusivas diseñadas por los mejores arquitectos del mundo, las cuales estarán estratégicamente ubicadas, proporcionando vistas panorámicas del Lago y el paisaje montañoso.

El Lago

Ubicado en la cima de la montaña, el Lago será el corazón de Trojena. Cuenta con un gran espacio público e impresionantes espacios al aire libre al borde del agua, ideales para eventos, paseos y deportes acuáticos.

El Arco

El Arco es un “mundo oculto” debajo del Lago con grandes espacios que podrán albergar conferencias, conciertos, espectáculos deportivos y de entretenimiento, galerías de arte y bodas, entre otros eventos. También contará con un hotel de cinco estrellas, residencias de alta gama y restaurantes de lujo.

La Bóveda

Es parte del proyecto pero no estará completada hasta 2040. Se quiere crear una ciudad vertical futurista que sea la puerta de entrada a Trojena y cerebro de la región.

El Observatorio

Justo al sur de la Bóveda, desde el Observatorio, se obtendrán las mejores vistas de la región durante el día y del cielo repleto de estrellas por la noche.

Más allá de los desarrollos futuristas y la masiva inversión de dinero que está destinando la Corona y miles de inversores extranjeros, lo más destacable del proyecto es que la familia real más importante del mundo árabe está apostando a un modo de vida occidental, descartando sin vergüenza los conceptos de la Ley Sharia para su proyecto más preciado.

Si el NEOM es un éxito, no tardarán los demás países árabes como Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kuwait o Bahréin en impulsar zonas donde la Ley Sharia y las costumbres islámicas no apliquen, dando un importante paso en favor de la secularización de la forma de vida.

Ya Qatar demostró con la organización del Mundial que los árabes pueden ser tolerables con los extranjeros que no adhieran a las leyes islámicas. Restará por ver si aceptarán que sus propios ciudadanos no lo hagan.

Seguir Leyendo

Arabia Saudita

Arabia Saudita y China firman un “Acuerdo Estratégico” ocultando mayores detalles de la polémica alianza

Publicado

en

Este jueves, Bin Salman dio la bienvenida a Xi Jinping y firmaron con el Rey Salman un “acuerdo estratégico” que abarca cuestiones militares, económicas y culturales, pero ambos países se negaron a dar más detalles.

Arabia Saudita y China firmaron un acuerdo de asociación estratégica el jueves durante una visita del presidente y líder del Partido Comunista Chino, Xi Jinping al Reino de Arabia Saudita, subrayando los crecientes lazos entre Beijing y un aliado estadounidense de larga data como lo es el reino saudí.

La agencia oficial de prensa saudita informó que el rey Salman de Arabia Saudita y el mandatario chino se habían reunido para la firma de un acuerdo de “asociación estratégica integral”, sin proporcionar más detalles.

Según el acuerdo, las dos partes acordaron celebrar reuniones entre sus jefes de Estado cada dos años, según la agencia de noticias china Xinhua. Beijing también acordó incluir a Arabia Saudita como destino para viajes grupales y ampliar los intercambios de personal, así como los intercambios culturales y de persona a persona.

Además de dialogar con el Rey, Xi sostuvo conversaciones con Mohammed bin Salman, príncipe heredero, Primer Ministro y gobernante de facto de Arabia Saudita, el jueves en el palacio de al-Yamamah en la primera de una serie de cumbres planeadas para la visita de tres días del presidente chino.

Después de sus reuniones bilaterales con funcionarios saudíes, se espera que Xi asista a cumbres gemelas con líderes de otros países árabes y del Golfo, incluidos Egipto e Irak. También se espera que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, se una.

“Este será el evento diplomático más grande y de más alto nivel entre China y el mundo árabe desde la fundación de la República Popular China”, dijo el miércoles a periodistas una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Mao Ning. “Será un hito histórico en la historia de las relaciones chino-árabes”.

Mohammed bin Salman y Xi Jinping en Arabia Saudita

Además, se acordó un memorando con Huawei Technologies de China, sobre sistemas de computación en la nube y construcción de complejos de alta tecnología en ciudades saudíes, a pesar de las preocupaciones de Estados Unidos con los aliados del Golfo sobre un posible riesgo de seguridad en el uso de la tecnología de la firma china. Recordemos que Huawei ha participado en la construcción de redes 5G en la mayoría de los estados del Golfo.

Otras empresas chinas y saudíes también firmaron 34 acuerdos para invertir en energía verde (hidrógeno), tecnologías de la información, servicios en la nube, transporte, construcción y otros sectores, informó la agencia estatal de noticias SPA. No dio cifras, pero había dicho anteriormente que los dos países sellarían acuerdos iniciales por valor de 30.000 millones de dólares.

Los acuerdos firmados incluyen un plan de armonización entre la Visión 2030 del Reino y la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China y un acuerdo sobre cooperación judicial en asuntos civiles, comerciales y de estatus personal.

Tang Tianbo, especialista en Medio Oriente de los Institutos de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China (CICIR), un grupo de expertos afiliado al gobierno chino, dijo que la visita resultaría en una mayor expansión de la cooperación energética.

En un artículo de opinión publicado en los medios saudíes, Xi dijo que estaba en un “viaje pionero” para “abrir una nueva era de las relaciones de China con el mundo árabe, los países árabes del Golfo y Arabia Saudita”.

China y los países árabes “continuarán manteniendo en alto la bandera de la no interferencia en los asuntos internos, y se apoyarán firmemente mutuamente para salvaguardar la soberanía y la integridad territorial“, escribió.

El presidente chino, Xi Jinping, llega a Riad, Arabia Saudita, el 7 de diciembre

Xi, que se reunirá con otros productores de petróleo del Golfo y asistirá a una reunión más amplia de líderes árabes el viernes, dijo que estos estados son un “tesoro de energía para la economía mundial (…) y son un terreno fértil para el desarrollo de industrias de alta tecnología”.

Varios gobernantes regionales, como el presidente de Egipto, el príncipe heredero de Kuwait y el líder de Sudán, llegaron a Riad el jueves durante la reunión entre Xi y bin Salman. Arabia Saudita y otros estados del Golfo como los Emiratos Árabes Unidos han dicho que no elegirán bandos entre las potencias mundiales y que buscan diversificar sus socios para servir a los intereses económicos y de seguridad nacionales.

Desde Washington, ante la creciente influencia de China y ante un panorama tenso de relaciones con Riad, se dijo el miércoles que el viaje de Xi era un ejemplo de los intentos chinos de ejercer influencia en todo el mundo, y agregaron que esto no cambiará la política estadounidense hacia Medio Oriente.

China, el mayor consumidor de energía del mundo, es un importante socio comercial de los estados del Golfo y los lazos bilaterales se han expandido a medida que la región impulsa la diversificación económica, lo que aumenta los nervios de Estados Unidos sobre la participación china en la infraestructura crítica del Golfo.

El ministro de Energía saudí dijo el miércoles que Riad seguiría siendo un socio energético “confiable” para Beijing y que los dos impulsarían la cooperación en las cadenas de suministro de energía mediante la creación de un centro regional de suministro en el reino para las fábricas chinas.

Arabia Saudita ha sido durante mucho tiempo un aliado cercano de Estados Unidos, pero sus lazos con China han crecido rápidamente, convirtiéndose en una relación compleja que involucra suministro de petróleo, venta de armas, transferencias de tecnología y proyectos de infraestructura. Así, China eclipsó a Estados Unidos como el principal socio comercial de Arabia Saudita hace años.

Joe Biden y Mohammed bin Salman en una reunión en julio en el reino saudí

Si bien la administración Biden había sido combativa con los saudíes desde su misma campaña electoral, en la que prometió convertir al reino en un “Estado paria”, las relaciones sufrieron aún más después de que la OPEP+ decidiera reducir la producción de petróleo en dos millones de barriles por día en una reunión de los miembros de la organización a principios de octubre.

Esto generó una política de fuerte presión por parte del gobierno de Joe Biden contra el Reino, intentando evitar el recorte de producción que aumentaría los precios del crudo a nivel internacional en un contexto en el que los precios están a la ala por el conflicto ruso-ucraniano.

Ante la negativa respuesta de bin Salman a las presiones estadounidenses, una corte estadounidense le otorgó inmunidad en el caso de Jamal Khashoggi debido a su nombramiento como Primer Ministro, por ser “jefe en ejercicio del Gobierno de un Estado extranjero”, lo que lo hace inmune “ante la jurisdicción del tribunal de distrito de Estados Unidos en esta demanda”.

Seguir Leyendo

Tendencias