Seguinos en redes

Irak

Joe Biden y el régimen de Irán se unen para respaldar a Al-Sudani como Primer Ministro de Irak

Publicado

en

El líder de la oposición nacionalista, Mustafa al-Sadr, llamó a boicotear el nuevo gobierno y denunció un pacto entre Washington y Teherán para repartirse el control del país.

Mohammed Shia al-Sudani, nuevo Primer Ministro de Irak.

El movimiento del líder conservador Muqtada Sadr, el partido más popular de Irak, anunció este sábado su negativa a participar en el nuevo gobierno que liderará Mohamed Shia al-Sudani, tan solo dos días después de que el recientemente electo presidente Abdel Latif Rashid lo designara para formar un nuevo gabinete, convirtiéndose oficialmente en Primer Ministro.

Al-Sudani cuenta con el sorprendente apoyo de los partidos afines a Estados Unidos y de las fuerzas políticas financiadas por Irán. El movimiento sadrista se opuso históricamente a la influencia de ambos países en Irak y ahora que tiene un fuerte poder político y popular, se convirtió en la principal voz opositora al negociado entre Joe Biden y el presidente iraní Ebrahim Raisi para repartirse el control del país.

“Afirmamos nuestra rotunda negativa a participar en un equipo gubernamental dirigido por el actual primer ministro designado”, escribió en un comunicado en Twitter Mohamed Saleh, vocero de Al-Sadr. “Destacamos nuestra firme y clara negativa a que cualquiera de nuestros afiliados participe en esta formación de gobierno”, agregó Saleh.

Previamente, durante la jornada del jueves, el Parlamento iraquí, dominado por el Marco de Coordinación, una coalición de partidos financiados por Irán, eligió como nuevo presidente del país a Abdel Latif Rashid, tras un año de estancamiento político desde las elecciones de octubre de 2021.

Inmediatamente después, el jefe de Estado encargó a Mohammed Shia al-Sudani, miembro del Marco de Coordinación, que formara un gobierno, como un “primer paso” rumbo a una futura salida de la crisis política en Irak, que se ha materializado en actos de violencia en las calles de Bagdad entre los sadristas y las fuerzas pro-iraníes.

Al-Sudani, de 52 años, controla directamente 138 de los 329 escaños en el Parlamento iraquí, pero también ha recibido el apoyo de partidos progresistas que cuentan con el apoyo de Washington, como Takadum y el Partido Kurdo.

Por su parte, el Marco de Coordinación, que agrupa a todos los seguidores del ex primer ministro Nuri al-Maliki y el brazo político de la antigua fuerza paramilitar de Hashd al-Shaabi, domina el Parlamento desde que Sadr ordenó en junio la dimisión de sus 73 diputados, que fueron reemplazados proporcionalmente por las demás fuerzas oficialistas.

“Cualquiera que tome parte en los ministerios de este gobierno junto a ellos, por cualquier razón, no nos representará en absoluto y será considerado como eliminado de nuestras filas”, sentenció en un comunicado el movimiento sadrista.

El líder opositor asegura que el gobierno entrante tiene una “clara subordinación a las milicias iraníes” y que “no satisfará las aspiraciones del pueblo“. El movimiento se niega participar en cualquier gobierno dirigido por al-Sudani o por “cualquier otro candidato de entre los viejos rostros o los afiliados a los corruptos”.

Según la Constitución, al-Sudani tiene 30 días para dar a conocer su gobierno. Los aliados de al-Sadr lo consideran muy cercano al ex premier Nuri al-Maliki, enemigo histórico de al-Sadr y socio indispensable de Irán en el país.

Manifestantes apoyando a Muqtada al-Sadr tras irrumpir en el Parlamento iraquí en agosto.

Las elecciones anticipadas celebradas en octubre del año pasado se produjeron debido a las protestas en todo el país denunciando la corrupción endémica, la infraestructura en decadencia y la ausencia de servicios y empleos para los jóvenes.

Las manifestaciones comenzaron luego de que Estados Unidos perdiera influencia en el país debido a las políticas de Biden, quien quedó sin otra opción que acordar con Irán para no perder control del país colonizado por los estadounidenses desde la invasión en 2003.

En este sentido, al-Sudani prometió impulsar “reformas económicas” que revitalizarían la industria, la agricultura y el sector privado de Irak; y prometió proporcionar a los jóvenes iraquíes “oportunidades de empleo y vivienda”. El nuevo primer ministro será el primero en estar respaldado tanto por Washington como por Teherán.

La actual crisis política de Irak se deriva de una disputa entre al-Sadr, que cuenta con el apoyo de millones de iraquíes, y cuyo bloque se impuso en las elecciones parlamentarias de octubre del 2021, y sus rivales del Marco de Coordinación.

A pesar de que al-Sadr y el Marco de Coordinación son ambos chiítas, este último está respaldado por Irán, mientras que el primero responde al nacionalismo iraquí que quiere expulsar la influencia extranjera de sus fronteras.

A fines de julio, al-Sadr ordenó a sus seguidores que asaltaran el Parlamento para impedir que sus rivales, el Marco de Coordinación respaldado por Irán, formaran un nuevo gobierno. Al principio no tuvo éxito pero en agosto, milicias de ambas partes estallaron en guerrilla en la capital, dejando un baño de sangre de más de 30 personas muertas en Bagdad, mientras que manifestantes no armados del movimiento sadrista ocuparon por varias semanas el edificio legislativo.

Finalmente, sin ganar ningún apoyo y perdiendo la guerra de atrición, Al-Sadr ordenó a sus seguidores a levantar la ocupación del Parlamento y tras un negociado entre el Departamento de Estado de los Estados Unidos y el presidente iraní, se acordó la designación de Al-Sudani como nuevo jefe de Gobierno.

Choques entre fuerzas sadristas y pro-iraníes en la capital iraquí, Bagdad.

Irak

Histórica cumbre entre Irak y Kuwait: Los países que alguna vez estuvieron en guerra buscan resolver pacíficamente sus fronteras

Publicado

en

Tras décadas de dispuestas territoriales, las cuales tuvieron su punto más álgido en la Guerra del Golfo de 1990-1991, Irak y Kuwait buscan finalmente resolver sus disputas territoriales sin conflictos armados.

Irak y Kuwait están trabajando para llegar a un acuerdo definitivo sobre la demarcación de sus fronteras de manera pacífica, incluida una zona marítima disputada del Golfo, según confirmaron el domingo los ministros de Relaciones Exteriores de ambos países.

Después de reunirse con su homólogo kuwaití en Bagdad el domingo, el ministro de Relaciones Exteriores iraquí, Fuad Hussein, dijo que durante sus conversaciones “se puso énfasis en resolver los problemas fronterizos“.

Además, el canciller iraquí comentó a los periodistas que las conversaciones fronterizas “continuarían a través de varios comités técnicos”. En este sentido, Bagdad acogerá una reunión de un comité legal que llevará adelante los asuntos fronterizos el próximo 14 de agosto.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Kuwait, Salem al-Sabah, aseguró que había un “consenso completo” entre Kuwait e Irak para “resolver los problemas pendientes entre los dos países, particularmente la demarcación de las fronteras marítimas”.

Las fronteras terrestres y marítimas de facto entre los Estados vecinos fueron establecidas por las Naciones Unidas en 1993, cuando la organización internacional finalizó el mandato de la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Irak y Kuwait (UNIKOM) tres años después de que Irak, bajo el mando de Saddam Hussein, invadiera Kuwait y diera pie a la Guerra del Golfo (1990-1991).

Cabe resaltar que, si bien los funcionarios iraquíes han expresado previamente que están dispuestos a reconocer la frontera terrestre de Kuwait, la frontera marítima sigue siendo un punto de discusión caliente entre ambas naciones.

En este sentido, Bagdad insiste en que la delineación debería proporcionarle acceso sin obstáculos a las aguas del Golfo, lo cual es entendido como un salvavidas para su economía y sus exportaciones de petróleo vía marítima, esquivando así la dependencia absoluta de los gasoductos que atraviesan Turquía y Arabia Saudita.

Con respecto a ello, es pertinente señalar que, regularmente, los guardacostas kuwaitíes detienen a pescadores iraquíes y confiscan sus embarcaciones por entrar “ilegalmente” en aguas territoriales de Kuwait.

El actual gobierno de Irak, bajo el mando del primer ministro Mohamed Shia al-Sudani, está buscando estrechar los lazos con las monarquías árabes del Golfo, con el objetivo de fortalecer la cooperación económica regional y contrarrestar el flujo ilegal de narcóticos, fundamentalmente de captagon, la droga más consumida en Medio Oriente.

Saddam Hussein, ex presidente de Irak

Guerra del Golfo

El conflicto entre Irak y Kuwait se desató el 2 de agosto de 1990, cuando el presidente iraquí, Sadam Hussein, ordenó la invasión del Estado de Kuwait alegando el carácter artificial del mismo, el cual se había declarado independiente en 1961.

Estas acusaciones se remontan a las épocas del Imperio otomano, dentro del cual el territorio actual de Kuwait había formado parte de la provincia de Basora, bajo la tutela de Irak. Por ello, el presidente iraquí sostenía que la independencia de Kuwait no solo le negaba a su país una salida directa al Golfo Pérsico, sino que también le quitaba el dominio sobre reservas de petróleo que, según él, debían estar bajo su poder.

Luego de una serie de Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que Irak se negó a cumplir, el organismo internacional dictó al Resolución 678, mediante la cual “Autoriza a los Estados Miembros que cooperan con el Gobierno de Kuwait para que, a menos que el Iraq cumpla plenamente para el 15 de enero de 1991 o antes las resoluciones que anteceden (…), utilicen todos los medios necesarios (…) para restablecer la paz y la seguridad internacionales en la región”, dando pie a la formación de una Coalición estadounidense que, el 17 de enero de 1991, dio por comenzada la Operación Tormenta del Desierto con el objetivo de repeler las fuerzas iraquíes de territorio kuwaití.

Operación Tormenta del Desierto

Una vez acabado el conflicto con la derrota de las fuerzas de Saddam Hussein luego de que el presidente estadounidense, George H. Bush, anunciara el fin de la guerra el 28 de febrero de 1991, se creó la UNIKOM mediante la Resolución 687 del Consejo de Seguridad, que duraría, como ya se mencionó, hasta 1993.

La UNIKOM, formalmente, debía controlar una zona desmilitarizada a lo largo de la frontera entre el Iraq y Kuwait, además de supervisar el canal Khawr’Abd Allah, impedir las violaciones de la frontera y vigilar cualquier acción hostil lanzada desde el territorio de un Estado contra el otro.

Adicionalmente, Irak estaba condenado a reparar los daños ocasionados durante la guerra. Con respecto a ese tema, recién en 2021, Bagdad realizó el pago final de reparaciones de guerra por un total de más de 52.000 millones de dólares.

Seguir Leyendo

Irak

Irak expulsa al embajador de Suecia en Bagdad

Publicado

en

Luego de una nueva quema del Corán en Estocolmo, Irak ha decidido expulsar al embajador sueco en Bagdad y retirar a su encargado de negocios en la capital sueca, a la vez que un grupo de protestantes han incendiado la misión diplomática del país nórdico.

Irak expulsó al embajador sueco en Bagdad en señal de protesta por una nueva quema del Corán, libro sagrado de los musulmanes, frente a la embajada iraquí en Estocolmo. Adicionalmente, el primer ministro iraquí, Mohammed Shia al-Sudani, retiró al encargado de negocios de su país en Suecia y suspendió el permiso de trabajo de la compañía sueca de telecomunicaciones Ericsson en suelo iraquí, según informaron medios estatales iraquíes.

A raíz de todo esto, el jueves por la mañana, un grupo de manifestantes flamearon banderas y mostraron carteles del influyente líder religioso y político chiíta iraquí, Muqtada al-Sadr, frente a la misión diplomático sueca en Bagdad, según informó Al Jazeera.

Tiempo después, se registró un incendio en las afueras de la embajada, el cual habría sido provocado por estos partidarios de al-Sadr en forma de protesta contra la quema del Corán frente a la embajada iraquí en Estocolmo, como ya se mencionó.

El embajador de Finlandia en Irak, Matti Lassila, cuya misión diplomática se encuentra junto a la embajada sueca, dijo a la emisora pública finlandesa YLE que el personal de ambas embajadas había sido evacuado el miércoles, razón por la cual nadie resultó herido.

El ministro de Relaciones Exteriores sueco, Tobias Billström, confirmó también que el personal de la embajada sueca estaba a salvo, pero que las autoridades iraquíes habían fallado en su responsabilidad de proteger la embajada.

Billström señaló que el asalto a la embajada era “completamente inaceptable y el gobierno condena enérgicamente estos ataques”; y añadió que Suecia “está en contacto con representantes iraquíes de alto nivel para expresar nuestra consternación”.

Protestas en las afueras de la embajada sueca en Bagdad

En Washington, el Departamento de Estado condenó enérgicamente el ataque a la embajada y criticó a las fuerzas de seguridad iraquíes por no impedir que los manifestantes irrumpieran en el puesto diplomático.

La Unión Europea también condenó el ataque, afirmando que esperaba “la rápida adopción de las medidas de seguridad necesarias” por parte de Irak para evitar nuevos incidentes.

A este respecto, el gobierno iraquí condenó enérgicamente el incendio de la embajada sueca, según un comunicado de la oficina del primer ministro, quien calificó el ataque contra la misión diplomática sueca como una violación de seguridad y prometió proteger las misiones diplomáticas.

No obstante ello, Bagdad también ha informado al gobierno sueco que “cualquier repetición del incidente relacionado con la quema del Sagrado Corán en suelo sueco requeriría la ruptura de relaciones diplomáticas“, afirmó el comunicado oficial de la oficina de al-Sudani.

Adicionalmente, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán convocó al embajador de Suecia en Teherán para “protestar enérgicamente contra la profanación del sagrado Corán”, mientras que Turquía calificó los eventos en Estocolmo como un “ataque despreciable”.

El líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, instó a las países árabes e islámicas que sigan los pasos de Irak, expulsando a los embajadores de Suecia acreditados ante ellos y retirando a sus propios enviados en Suecia.

Quema del Corán en Estocolmo por parte de un iraquí residente en la capital de Suecia

Recordemos que al-Sadr es una de las figuras más poderosas de Irak, razón por la cual tiene cientos de miles de seguidores, a quienes suele llamar a las calles. Por ejemplo, el verano pasado, el líder chiíta estuvo involucrado en la ocupación de la Zona Verde de Bagdad.

Además, apoyó el asalto a la embajada sueca el jueves, diciendo en una conferencia de prensa que Estados Unidos “no tiene derecho a condenar la quema de la embajada sueca, pero debería haber condenado la quema del Corán”.

Varios videos publicados en el grupo de Telegram, One Baghdad, mostraron a personas reunidas alrededor de la embajada sueca alrededor de la 1:00 de la madrugada del jueves cantando a favor de al-Sadr y asaltando el complejo. “Sí, sí al Corán“, coreaban los manifestantes. Para el amanecer del jueves, las fuerzas de seguridad habían sido desplegadas dentro de la misión diplomática.

Suecia ha sido protagonista de varias quemas del Corán en los últimos años, principalmente por activistas anti musulmanes. Consecuentemente, estas acciones han causado indignación en el mundo musulmán.

La policía sueca ha sabido rechazar algunas solicitudes de protestas que podían incluir la quema del Corán, pero los tribunales han revocado esas decisiones alegando que tales actos están protegidos por las leyes de libertad de expresión de gran alcance de Suecia.

Cabe señalar que las leyes de libertad de expresión están protegidas por la constitución y no se pueden cambiar fácilmente, pero el gobierno ha dicho que está considerando cambios legales que permitirían a la policía detener los incendios públicos si ponen en peligro la seguridad de Suecia.

Muqtada al-Sadr, lider iraquí
Seguir Leyendo

Irak

Irak lanza un proyecto de 17.000 millones de dólares para unir Asia y Europa

Publicado

en

Irak presentó un ambicioso plan para convertirse en un centro de transporte regional mediante el desarrollo de infraestructura vial y ferroviaria que unirá a Medio Oriente, fundamentalmente al Golfo, con Europa.

Irak lanzó el sábado un proyecto de 17.000 millones de dólares conocido como la “Ruta del Desarrollo” para unir un importante puerto en su costa sur a la frontera con Turquía a través del desarrollo de infraestructura ferroviaria y vial de más de 1.200 kilómetros de longitud, buscando transformar la economía del país después de décadas de guerra y crisis.

Concretamente, la Ruta del Desarrollo tiene como objetivo vincular el puerto de Grand Faw en el sur de Irak con Turquía, convirtiendo al país en un centro de tránsito entre Asia y Europa que quiere rivalizar, e incluso reemplazar, el transporte a través del Canal de Suez.

El primer ministro iraquí, Mohammed Shia al-Sudani, anunció el proyecto durante una conferencia con representantes de los ministerios de transporte de Irán, Jordania, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita, Siria y los Emiratos Árabes Unidos.

Vemos este proyecto como un pilar de una economía sostenible no petrolera, un vínculo que sirve a los vecinos de Irak y a la región, y una contribución a los esfuerzos de integración económica”, aseguró al-Sudani.

Tras años de guerra y escándalos de corrupción la infraestructura iraquí está en ruinas. Sus rutas están en pésimas condiciones y aquellas que conectan la capital, Bagdad, con el norte del país atraviesan áreas donde células durmientes del Estado islámico aún continúan llevando a cabo ataques esporádicos.

Mohammed Shia al-Sudani, primer ministro de Iraik

Cualquier país que lo desee “podrá llevar a cabo parte del proyecto”, dijo el Comité de Transporte del Parlamento iraquí, que también señaló que el proyecto podría completarse en “tres a cinco años”.

La Ruta del Desarrollo no es solo una carretera para mover mercancías o pasajeros. Este camino abre la puerta al desarrollo de vastas áreas de Irak“, dijo Farhan al-Fartousi, director general de la Compañía General de Puertos de Irak, a Reuters.

El gobierno de Irak prevé la construcción trenes de alta velocidad que transportan mercancías y pasajeros a una velocidad de hasta 300 kilómetros por hora e infraestructura que permita la unión de algunos centros industriales locales, además de que no descarta la posibilidad de incluir oleoductos y gasoductos.

El puerto de Grand Faw, diseñado hace más de una década, está a medio camino de completarse, dijo Fartousi. El proyecto también incluye la construcción de alrededor de 15 estaciones a lo largo de la ruta, incluso en las ciudades de Basora, Bagdad y Mosul.

Si el trabajo comienza a principios del próximo año, el proyecto se completaría en 2029, remarcó Fartousi. “Incluso si Irak estuvo ausente durante un año o dos o una década o dos, debe regresar un día u otro. Esperemos que estos días sean el comienzo del regreso de Irak“, dijo.

Haremos que esta línea vuelva a estar activa y la vincularemos a otros países“, añadió Fartousi, agregando también que existen planes para transportar turistas y peregrinos a lugares sagrados chiítas, en Irak, y a La Meca, en Arabia Saudita.

Estación central de trenes de Bagdad, capital iraquí

Las promesas de desarrollo son de larga data en Irak, pero la infraestructura sigue siendo “decrépita”. Sin embargo, funcionarios del gobierno de al-Sudani sostienen que la Ruta del Desarrollo es una iniciativa diferente, pues tiene lugar en un período de relativa estabilidad desde fines del año pasado, que esperan que se pueda mantener.

Seguir Leyendo

Tendencias