Seguinos en redes

Irán

El hijo del último Shah de Irán, exiliado en Estados Unidos, asegura que el fin del régimen de los ayatollahs está cerca

En una entrevista de Damián Pachter, el hijo del último Shah de Irán, Reza Pahlavi II aseguró que la caída del régimen de los Ayatollahs está cada vez más cerca y que de estar él en el poder, firmaría la paz con Israel y Occidente inmediatamente.

Publicado

en

El hijo del último monarca iraní Mohammad Reza Pahleví y heredero del imperio persa, Reza Pahleví II, dio una entrevista exclusiva al periodista argentino radicado en Israel Damían Pachter, quién forma parte del periódico Israel Hayom

El Príncipe Heredero se encuentra actualmente exiliado en Estados Unidos y se mostró optimista con la caída de la dictadura teocrática que gobierna a su país desde 1979. Además, se refirió a los acuerdos de paz de Trump y explicó su relación con el Estado de Israel.

Reza Pahleví II nació en Teherán, la capital de Irán, en 1960 y desde muy chico entró a las Fuerzas Aéreas de su país. En 1978, fruto de la occidentalización de Irán promovida por su padre y por entonces líder del país, fue enviado a Estados Unidos junto a otros pilotos iraníes para hacer un entrenamiento avanzado.

La dinastía Pahleví fue la última de un largo reinado de los Shah sobre el Imperio Persa, que empezó con Ciro el Grande en el 559 a.C. y se extendió hasta 1979 con Mohammed Reza Pahleví, cuando, gracias a la influencia soviética en el país y a una fracasada política exterior del presidente estadounidense Jimmy Carter, los fundamentalistas islámicos tomaron control del país.

Con tan solo 19 años, por la revolución que derrocó a su padre y cambió Irán para siempre, tuvo que dejar su profesión y se dedicó a estudiar cultura e historia persa, ciencias políticas, los recursos naturales de Irán y filosofía iraní, preparándose desde joven para algún día suceder a su padre con la esperanza de que el régimen algún día caería y la monarquía parlamentaria fuera reinstituida.

En la entrevista, el heredero al trono tomado por los Ayatollahs se mantuvo neutral cuando fue preguntado sobre la nueva administración Biden, como suele hacer con todas las presidencias desde su exilio, pero confirmó que la juzgará mejor cuando vea sus políticas y opiniones respecto a Irán.

De todos modos, aseguró que si Biden vuelve al acuerdo nuclear que había ratificado por Obama pero eliminado por Trump, se posicionará en contra del nuevo presidente estadounidense.

Ad

Siempre me he acercado y juzgado a cada administración estadounidense, a cualquier gobierno extranjero, de la misma manera y con una pregunta singular: ¿apoyarán al pueblo iraní? Les pregunto esto no solo por el bien de mis compatriotas, sino también por su sus propios intereses nacionales“, aseguró. 

Criticó duramente la propuesta de campaña de Biden de volver al JCPOA (Plan de Acción Integran Conjunto de 2015, más conocido como el acuerdo nuclear con Irán), que le permitía a Irán recibir dinero a cambio de no producir armas nucleares, cosa que hicieron clandestinamente con el mismo dinero norteamericano.

Las acciones destructivas y desestabilizadoras del régimen no conducen a relaciones a largo plazo con el mundo libre. Aún está por verse cómo actuará esta nueva administración. Aún así, creo que su entrada en el escenario traicionó un error de cálculo. Dijeron que volverá a JCPOA, ya que su enemigo jurado se apresuraba a quintuplicar el porcentaje de enriquecimiento de uranio“, expresó, y agregó: “Esta acción fue tomada por la República Islámica tan pronto como supo que se enfrentaba a una administración que ya se había comprometido a regresar al acuerdo. Está chantajeando al mundo libre

“La única solución real a la seguridad americana y regional concierne a los problemas de los ciudadanos iraníes, la solución es apoyar y pujar por la libertad y la democracia en Irán”, señala Reza Pahleví II. 

Reza Pahleví II, Príncipe Heredero del Imperio Persa y legítimo monarca de Irán.

Ad

A pesar de su mesura, Pahleví II no tuvo tapujos en manifestarse a favor de los Acuerdos de Abraham logrados por Donald Trump para la paz entre Israel y diversos países árabes.

Sobre estos tratados de pacificación, respondió: “claro que los apoyo“. 
Creo en la Alianza para el Progreso, frente a los países ocupados y controlados por el Eje de la Resistencia: mi país Irán, Irak, Líbano, Yemen y Siria. Sin embargo, la victoria no es completa hasta que Irán no esté libre para moverse de la oscuridad del Eje hacia la luz de la Alianza. Espero que así sea, pronto, manifestó.

Al ser preguntado sobre si es posible normalizar las relaciones entre Israel e Irán mientras sigan los Ayatollahs en el poder, dijo que es imposible, puesto a que “han planteado un país de tal forma que por definición es imposible que haya paz con el Estado judío“. 

Para el Príncipe, el pueblo iraní tiene un profundo deseo de paz con Israel y cada vez más gente desea sacarse de encima a la dictadura teocrática y establecer una democracia secular con buenas relaciones con Occidente e Israel, como existió en el país durante la dinastía Pahleví.

Tampoco tuvo ninguna duda en contestar a la pregunta de si le gustaría visitar Israel, a la que se confesó enamorado de la idea de viajar a Israel y conocer a su gente algún día, en referencia a los múltiples exiliados iraníes que viven en el Estado judío.

Además aprovechó para decir que si algún día Irán e Israel se vuelven aliados, esta amistad sería extremadamente beneficiosa para ambos pueblos, ya que las comunidades científicas y militares de ambos países tienen mucho que aprender de sus contrapartes. 

Hace pocos meses estallaron masivas protestas en Irán pidiendo el fin de la teocracia y la vuelta de la monarquía bajo el mando del heredero del último Shah. 

Ad

En la década de 1950, después de que el Shah Mohammad Reza Pahlavi, pro occidental, llegara al poder, las relaciones entre Jerusalén y Teherán eran estrechas. Israel tenía una delegación permanente en Teherán que servía como Embajada y hubo intercambio de embajadores de manera oficial a fines de la década del 70.

En las últimas cuatro décadas, mientras abogaba por la democracia secular en Irán, me he reunido con importantes figuras sociales, empresariales y políticas de todo el mundo, incluidos grupos judíos iraníes y no iraníes, para explicar y compartir nuestros puntos de vista sobre nuestra lucha, por la democracia secular en Irán“, aseguró.

El galardonado con el Collar de la Orden de Isabela La Católica entre otras medallas y honores, finalizó su entrevista con duras críticas al sanguinario régimen religioso, y señaló cómo la teocracia ha traído a su país una cultura que celebra la muerte, y no la vida.

“El Régimen Islámico, desde su concepción, celebra la muerte. Mi parte favorita, por otro lado, es el festejo judío a la vida. Nosotros los iraníes, como civilización, preferimos celebrar la vida antes que la muerte. Aquellos iraníes que piensan igual, aman al pueblo de Israel, como amigos naturales y aliados” 

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Israel asegura que Hezbolá cometió el ataque a la AMIA en Argentina con financiación de Irán pero sin ayuda local

Publicado

en

Grandes medios como Clarín, La Nación, Infobae y Página 12 malinterpetaron la noticia divulgando la noticia falsa de que Israel exoneró a Irán, mientras que la noticia real es exactamente lo contrario.

Una investigación del Mossad, la agencia de inteligencia de Israel, concluyó después de 10 años de recolección de información que ambos ataques a la Embajada y la AMIA en Buenos Aires, Argentina, durante la década del 90, fueron cometidos por la organización terrorista libanesa Hezbolá.

Según los hallazgos, el grupo chiita envió una cantidad desconocida de operativos, por lo menos cinco, a la Argentina, bajo orden del régimen de Irán, que controla los hilos de esta agrupación paramilitar. El entonces gobierno de Akbar Rafsanyaní financió ambas operaciones, pero no dio apoyo directo en suelo argentino, una sospecha que la justicia argentina investigó por décadas.

Según el gobierno israelí, este grupo comando de Hezbolá tampoco tuvo apoyo de la Policía bonaerense o funcionarios argentinos, otra de las grandes sospechas que investigó la infame Causa Brigadas, que finalmente se cierra como un triste episodio más de la corrupción judicial argentina.

Hubo un fuerte malentendido periodístico de parte de los principales diarios argentinos sobre esta información. El primer medio importante en publicar el reporte fue el New York Times, en un artículo que fue malinterpetado por medios como Clarín, La Nación, Infobae y Página 12, que tal vez por razones políticas o simplemente una mala traducción del inglés, dijeron que Irán no tuvo nada que ver con los atentados.

La investigación dice exactamente lo contrario. Confirma por primera vez en 30 años que fue el régimen iraní quien ordenó, financió, y preparó los ataques, pero dice que no los ejecutaron agentes de la VAJA, la central de inteligencia de Irán, o comandos de las IRGC, las Fuerzas Revolucionarias Iraníes.

Los perpetradores fueron, según esta investigación, terroristas libaneses que actuaron bajo órdenes de Irán, para atacar los dos enclaves israelíes más importantes en Argentina, un país que en la década del 90 se había alejado del eje soviético para firmar el consenso de Washington.

El artículo dice claramente que detrás de los atentados está Irán; y que en ambos casos el brazo que los llevó a cabo es el brazo terrorista de Irán, que es Hezbollah”, dijo Lior Haiat, director del Centro Nacional de Diplomacia Pública, en una entrevista con Clarín, medio que debió rectificar su artículo original.

El primer párrafo de la nota es claro. “Los ataques fueron llevados a cabo por una unidad secreta de Hezbolá cuyos agentes, contrario a las afirmaciones generalizadas, no fueron ayudados a sabiendas por ciudadanos argentinos ni asistidos en el terreno por Irán“, dice el artículo, asegurando que no recibieron ayuda en el suelo argentino, pero que sí lo hicieron previamente, cuando planificaron los ataques.

Resulta extraño que todos estos medios se hayan confundido en la traducción, cuando el propio New York Times da la posibilidad de “leer en español” el artículo, donde la situación queda a prueba de errors para periodistas que no tienen un buen manejo del inglés.

Y el siguiente párrafo es incluso más claro. “La inteligencia israelí aún cree que Irán, que respalda a Hezbolá, aprobó y financió los atentados y suministró el entrenamiento y el equipo“, lo único que quedó desmentido es que Teherán tuvo un rol operativo en territorio argentino durante los bombardeos.

Por último, la investigación revela datos muy interesantes desconocidos hasta el momento. Por ejemplo, los terroristas de Hezbolá ingresaron los explosivos con los que construyeron el coche-bomba que finalmente destruyó la AMIA, en botellas de shampoo y en cajas de chocolate, que no fueron revisadas por la aduana.

El ataque contra el Embajada de Israel fue perpetrado el 17 de marzo de 1992 con un balance de 29 muertos y 242 heridos. En tanto, el ataque contra la sede de la AMIA, el 18 de julio de 1994, mató a 85 personas y causó heridas a unas 300 personas.

Ambos atentados son los dos actos de terrorismo internacional más sangrientos de la historia no solo de Argentina, si no que de todo Sudamérica. En total, en tan solo dos años, Irán fue responsable de 114 ciudadanos argentinos asesinados, y por culpa de la la grieta política y de la corrupción judicial, estas personas nunca tuvieron justicia.

Al día de hoy, las personas identificadas como quienes planificaron el ataque se ubican en altos cargos ejecutivos en los gobiernos de Irán y el Líbano. El único consuelo para los familiares de las víctimas es que aquellos involucrados con los ataques que no llegaron a puestos altos dentro del Estado, fueron asesinados clandestinamente por el Mossad israelí.

Seguir Leyendo

Irán

Se afianza el eje Rusia-Turquía-Irán: Putin, Erdogan y Raisi se reunieron en Teherán para hablar de Siria y su relación con Europa

Publicado

en

En el primer viaje afuera de Rusia de Putin, la Plataforma de Astana realiza su primera reunión trilateral desde la pandemia, con los ojos puestos en Ucrania y la Unión Europea.

Los líderes de Irán, Rusia y Turquía se reunieron este martes en Teherán para discutir el futuro de Siria, país ocupado por estas tres fuerzas, y la postura de este nuevo eje frente a la Unión Europea, con mucha más atención en la guerra rusa en Ucrania.

Los presidentes ruso Vladimir Putin, turco Recep Tayyip Erdogan e iraní Ebrahim Raisi inauguraron las conversaciones entre los tres países en una nueva cumbre trilateral donde firmaron una serie de acuerdos sobre la ocupación del territorio sirio, y prometieron reunirse en Moscú nuevamente antes de fin de año.

Desde 2018, Siria prácticamente no tiene más tropas estadounidenses, replegadas por el presidente Donald Trump, pero cambió una ocupación por otra, y hoy tiene la zona central ocupada por Rusia, el norte por Turquía y el sur por Irán.

En la reunión los tres mandatarios trazaron mejor las distribuciones de las fuerzas de ocupación, que hasta el momento habían sido orgánicos dependiendo cómo quedó el país tras la eliminación de ISIS.

Si bien Bassar al-Assad mantiene el control del 80% del territorio sirio, la seguridad del Estado depende exclusivamente de Rusia, las fronteras con Irak, Jordania y el Líbano, de Irán, y el conflicto con los kurdos en el norte, de Turquía.

Sobre la problemática europea, los líderes también sostuvieron reuniones bilaterales separadas el martes. Putin se reunió con Erdogan y le agradeció por sus esfuerzos para negociar un acuerdo para desbloquear los envíos de granos del Mar Negro interrumpidos por la guerra con Ucrania, pero dijo que “no todos los problemas se han resuelto”. 

Turquía ha estado negociando con Rusia y Ucrania sobre un posible acuerdo para liberar las exportaciones de millones de toneladas de granos ucranianos para ayudar a aliviar los precios mundiales en alza y una crisis de hambre cada vez más profunda en muchos países más pobres

En las conversaciones del martes, también se esperaba que Erdogan presentara una propuesta que haría que Rusia y Turquía dependieran de sus propias monedas para pagar el comercio, incluidos los lucrativos suministros de energía. 

Sin embargo, los presidentes no mencionaron ningún acuerdo en sus comentarios públicos posteriores a las conversaciones. De hecho, pareció que la relación entre los dos hombres fuertes de Rusia y Turquía quedó tensada, luego de que Erdogan lo hiciera esperar unos minutos a Putin antes de sacarse la foto conjunta para los medios, algo que el propio ex agente de la KGB ha hecho con otros mandatarios en el pasado como una manera de criticar su legitimidad presidencial.

Putin a su vez mantuvo una reunión bilateral con el presidente iraní Ebrahim Raisi, donde se firmó un acuerdo entre la Compañía Nacional de Petróleo de Irán y Gazprom de Rusia, para un proyecto en conjunto por un valor de alrededor de US$ 40 mil millones

El acuerdo cubre el desarrollo de seis campos de petróleo y dos de gas, la construcción de gasoductos de exportación de gas, intercambios de gas y productos y la finalización de la terminal de exportación de Irán LNG, todas obras que ayudarán a despegar a ambos países del sistema energético mundial, otro golpe para Occidente.

El Kremlin ha acelerado los esfuerzos para alejarse del dólar después de que Estados Unidos y sus aliados impusieran sanciones sin precedentes para castigar a Rusia por la invasión de Ucrania. Putin dijo que discutió un mayor uso de las monedas nacionales en el comercio con el líder de Irán, aunque no se anunciaron acuerdos en esta materia. 

Sobre Siria, las diferencias entre los tres líderes se mantienen a pesar del cambio de mando en Irán. Erdogan reiteró su compromiso de eliminar a las fuerzas kurdas del YPG del norte de Siria, un área utilizada por el los kurdos como plataforma de lanzamiento para ataques contra Turquía.

La situación de los kurdos en Siria es compleja. Estados Unidos oficialmente reconoce al PKK, el grupo guerrillero kurdo más importante de la región, como una organización terrorista, pero al mismo tiempo financió entre 2010 y 2016 a las fuerzas YPG, la extensión militar del PKK.

Si bien Trump cortó la financiación a estos grupos terroristas kurdos y Erdogan ocupó un territorio importante de Siria tras la Operación Primavera de Paz, los demás socios de la Plataforma Astana se mantienen reticientes a colaborar en el combate contra estos grupos, y están más enfocados en afianzar el gobierno de Al-Assad después de la Guerra Civil.

Como garantes de Astana, nuestra expectativa de Rusia e Irán es que apoyen a Turquía en esta lucha”, dijo el presidente turco en una conferencia de prensa entre los tres. Erdogan se reunió el martes también con el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, quien advirtió que una campaña militar turca renovada en el norte de Siria sería “perjudicial” para la región

Seguir Leyendo

Irán

Irán tiene reservas de uranio enriquecido 18 veces más grandes de lo pactado en el acuerdo nuclear de Obama

Publicado

en

Mientras Biden analiza reinstituir el acuerdo nuclear que firmó Obama en 2015, un nuevo informe revela que Irán tiene un nivel preocupante de combustible para bombas nucleares.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la agencia atómica de la ONU que encabeza el argentino Rafael Grossi, informó este jueves que Irán tiene reservas preocupantes de uranio enriquecido, muy por encima de lo que se pactó en el acuerdo nuclear con Barack Obama en 2015.

Las reservas incluyen material enriquecido al 60%, extremadamente cercano al nivel que pueden ser usados como combustible para una bomba nuclear, que requiere una pureza entre 80 y 90%.

El organismo dijo en su último informe sobre el programa nuclear de Irán que “estimaba que, a 15 de mayo de 2022, las existencias totales de enriquecimiento de Irán eran de 3.809,3 kilogramos”. El límite en el acuerdo de 2015 se fijó en 300 kg de un compuesto específico, el equivalente a 202,8 kg de uranio, lo cual implica que Irán construyó unas reservas 18 veces más grandes que las permitidas.

En un informe del OIEA, los inspectores internacionales precisaron que el uranio enriquecido al 60% alcanzaba el 15 de mayo pasado los 43,1 kilos, un 23,7% más que a comienzos de marzo, cuando se difundió el anterior reporte trimestral.

En el caso del uranio enriquecido al 20%, la subida registrada en las últimas semanas fue la más notable, al pasar de 182,1 kilos a 238,4 kilos, un 31% más que a comienzos de marzo.

El régimen teocrático asegura que las reservas son utilizadas con fines pacíficos para crear energía, pero ninguna central del mundo requiere uranio enriquecido por encima del 5%, y menos la Central Nuclear de Bushehr, que utiliza uranio al 1,5%.

El acuerdo nuclear de 2015, negociado por la administración del entonces presidente Barack Obama con el apoyo de las potencias europeas, de Rusia y de China, prometía ayudas económicas a la dictadura iraní a cambio de que el régimen teocrático ponga un tope a las reservas de uranio.

Sin embargo, en 2018, cuando Israel presentó ante la ONU evidencia de que Irán había aceptado el dinero de Washington mientras seguía enriqueciendo uranio de manera clandestina, Donald Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo e impuso importantes sanciones unilaterales, incluso sobre el petróleo iraní, ya que los reportes indicaban que el 100% de las operaciones de enriquecimiento estaban financiadas con las ventas de combustibles.

A pesar de la salida de Estados Unidos, el acuerdo no fue desmantelado. Irán continúa recibiendo dinero de Francia, Alemania, Reino Unido, Rusia y China, a cambio de no elevar las reservas de uranio, que está haciendo ya abiertamente. Mientras tanto, Biden evalúa volver al acuerdo, a pesar de que Irán no tiene intenciones de frenar la producción de combustible nuclear.

Seguir Leyendo

Tendencias