Seguinos en redes

Irán

Guerra Santa: Terroristas de ISIS atacaron un santuario chiíta en Irán y el Ayatolá prometió "sangre"

Publicado

en

Tras el atentado reivindicado por el ISIS en el santuario chiíta de Shahcheragh en la provincia de Shiraz, Alí Jamenei prometió tomar represalias contra quienes "amenacen la seguridad del país".

Al menos 15 personas murieron y 40 resultaron heridas en un atentado contra un santuario chiíta en Shiraz durante la jornada de este miércoles. El ISIS (Estado Islámico) reivindicó esa misma noche por sus medios oficiales el ataque al santuario. "Al menos 13 personas murieron y 40 resultaron heridas después de que tres terroristas atacaran el santuario de Shahcheragh en Shiraz", informó la televisión estatal iraní.

Inmediatamente después del ataque, el régimen chiíta emitió un comunicado en el que acusaba a "los enemigos de Irán que pretenden dividir las filas unidas de la nación (…) mediante la violencia y el terror", y prometió una respuesta severa de las fuerzas de seguridad "a los patrocinadores y diseñadores de este crimen indiscriminado".

El santuario de Shahcheragh alberga la tumba de Ahmad, hermano del imán Reza, el octavo imán chiíta enterrado en Mashhad. Es el lugar de culto más venerado en toda la región sur de Irán.

Los medios de comunicación informaron inicialmente de tres atacantes, dos de los cuales fueron detenidos. Sin embargo, el jefe de la judicatura local, Kazem Moussavi, declaró en televisión que "sólo un terrorista estuvo implicado en el atentado", generando varias dudas acerca del atentado.

El vicegobernador de la provincia donde ocurrió el ataque, Easmail Mohebipour, dijo que "el terrorista que atacó el santuario está en estado crítico" tras ser abatido por la policía "y aún no hemos podido interrogarlo", citado por la agencia de noticias oficial Tasnim.

Las imágenes de CCTV transmitidas por la televisión estatal mostraron a un atacante ingresando al santuario después de esconder un rifle de asalto en una bolsa y disparar mientras los fieles intentaban huir y esconderse en los pasillos.

Hasta el momento no se sabe si hubo tres atacantes, y dos de ellos fueron abatidos, algo que Irán no quiere admitir. Según la agencia de noticias Fars, “los terroristas detenidos no son iraníes”.

Mezquita chiíta Shah Cheragh, Shiraz, objeto del ataque.

Los medios estatales culparon de la masacre a "terroristas takfir", una palabra que significa musulmanes infieles, una etiqueta que Teherán y otros gobiernos chiítas utilizan para referirse a los militantes musulmanes sunitas más conservadores, como el ISIS.

Si bien tanto los iraníes como los yihadistas de ISIS siguen las reglas islámicas más extremistas y adhieren a la interpretación más violenta de sus escrituras, en Irán siguen la rama chiíta del Islam, una versión más esotérica de la religión, quienes reconocen como sucesor de Mahoma a Alí; mientras que los islamistas pertenecen a la rama sunita del Islam, quienes reconocen a Abu Bakr como sucesor y tienen una interpretación más tradicional de la religión, y en algunos casos, aún más extremista.

Aunque estas diferencias puedan parecer menores, en Medio Oriente es una de las principales grietas que divide al mundo islámico, y en Irán llevó a que dos fuerzas comúnmente reconocidas como terroristas y que podrían parecer muy parecidas, estén enfrentados en una guerra santa.

Militantes del ISIS.

El Líder Supremo de Irán, Alí Jamenei, prometió el jueves tomar represalias contra quienes amenacen la seguridad del país, en una declaración que incluye tanto a los terroristas de ISIS que atacan en el sur del país y a los manifestantes que siguen protestando en Teherán, la capital.

Estos hechos tienen lugar al mismo tiempo que las fuerzas de seguridad iraníes reprimieron el miércoles con disparos y gas lacrimógeno a cientos de personas que se movilizaron en las calles de Saqezz, ciudad natal de Mahsa, la mujer asesinada por la policía moral hace ya un mes por no estar usando el opresivo hijab sobre su cabeza.

Los manifestantes se reunieron pacíficamente para marchar hacia la tumba de la mujer en símbolo de protesta contra el gobierno a 40 días del asesinato de la joven. Los manifestantes se movilizaban coreando "Libertad, Libertad" cuando fueron interceptados por la policía y reprimidos.

En una declaración leída en la televisión estatal, el ayatolá Alí Jamenei dijo que los atacantes "serán seguramente castigados" y llamó a los iraníes a unirse en contra de los amenazadores de la estabilidad y la seguridad de la república.

El llamado de Jamenei a la unidad parecía extenderse, fundamentalmente, a los leales al gobierno y no a los manifestantes anti-gubernamentales, cuyas protestas son consideradas por las autoridades como una amenaza para la seguridad nacional y una de las más difundidas desde que se instauró el régimen teocrático en 1980. "Todos tenemos el deber de enfrentarnos al enemigo y a sus agentes traidores o ignorantes", dijo Khamenei un día después del atentado.

Los gobernantes clericales de Irán se han enfrentado a protestas en todo el país desde que Mahsa Amini, una mujer kurda de 22 años, fuera asesinada durante custodia policial el pasado 16 de septiembre. Los manifestantes han pedido el fin de la dictadura chiíta durante las protestas, la primera vez en la historia que abiertamente una movilización levanta esta causa.

Inicialmente, Amini fue detenida por la policía moral de Irán por usar un “atuendo inadecuado” y violar el código de vestimenta para las mujeres. La verdadera razón de su arresto fue que no estaba utilizando “correctamente” el hiyab, ya que lo tenía sobre sus hombros y no sobre su pelo.

La policía moral es una fuerza creada directamente por el Ayatolá y es responsable de garantizar el respeto de la moral islámica descrita por las autoridades clericales del país, siguiendo la Ley Sharía al pie de la letra según la interpretación del régimen iraní.

El nivel de violencia en la golpiza que recibió la mujer por no usar un elemento tan opresivo como el hijab, y además por aparentemente tener el pelo más largo de lo permitido, despertó el enojo de una gran parte de la sociedad.

Protestas antigubernamentales en Irán.

Irán

El presidente iraní Ebrahim Raisi fue declarado muerto: Se genera un vacío de poder y el régimen teocrático entra en crisis

Publicado

en

La televisión estatal de Irán dijo que los equipos de rescate localizaron el helicóptero en el que viajaban el presidente de Irán y que no había "señales de vida".

Medios estatales de Irán finalmente confirmaron la muerte del presidente Ebrahim Raisi, luego de más de 14 horas de búsqueda en la zona montañosa de la provincia de Azerbaiyán Oriental, donde se cayó el helicóptero presidencial por razones por el momento desconocidas.

Los equipos de búsqueda encontraron este lunes el lugar del accidente del helicóptero que transportaba a Raisi y la televisión estatal dijo que no había "señales de vida", por lo que además del mandatario, se presumen muertos también el canciller Hossein Amir-Abdollahian, el gobernador de Azerbaiyán Oriental, Malek Rahmati, y el ayatolá Mohammad Ali Ale-Hashem.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, máxima autoridad del país, había pedido a los iraníes que recen por Raisi. "Si el pueblo de Irán mantiene la calma, el país seguirá trabajando con normalidad", dijo al reclamar tranquilidad.

Quién era Ebrahim Raisi

Como brazo ejecutor del dictador Ali Jamenei, Ebrahim Raisi fue uno de los más brutales presidentes de la historia de Irán, gobernando con puño de hierro y expandiendo la revolución islámica iraní a nuevos países.

A pesar de ser una dictadura donde la disidencia está penalizada con la muerte, hay dos grandes sectores dentro del régimen teocrático que compiten en elecciones: los "moderados", que de moderados no tienen nada pero están dispuestos a involucrar a Irán en los organismos internacionales y a participar de las reuniones de líderes mundiales; y los "radicales", que no aceptan el dialogo con otros mandatarios y rechazan cualquier tratado internacional.

Durante la anterior década, el ala moderada dominó la política iraní, pero los resultados geopolíticos fueron malos, y terminaron perdiendo no solo su programa nuclear, si no que en enero del 2020 el gobierno de los Estados Unidos abatió a su máximo general, Qassem Soleimani, llevando al país a una crisis militar.

Es por esto que al ganar en 2021, al principio de su mandato lanzó una purga de opositores más moderados, e instaló un régimen del terror, incluso más fuerte del que venía teniendo la República Islámica.

No perdió el tiempo, y tras consolidarse en el poder, en 2022 relanzó el programa nuclear de Irán y redobló los esfuerzos por financiar el terrorismo internacional contra Israel, reforzando a las Guardias Revolucionarias, fuertemente incapacitadas tras el abatimiento de Soleimani, y envió enormes recursos para fortalecer a Hezbolá en el Líbano tras la explosión del puerto de Beirut.

En 2023, negoció directamente con la monarquía de Qatar un vínculo hasta el momento inédito entre las fuerzas islámicas chiítas y las fuerzas palestinas, que son de la rama religiosa sunita, opuesta a los chiítas.

A pesar de las diferencias intrareligiosas, Raisi logró alinear al grupo terrorista Hamás con los objetivos iraníes, y de allí salió el brutal ataque palestino contra el sur de Israel del pasado 7 de octubre, que resultó en el peor genocidio judío desde el Holocausto.

Su muerte deja un vacío de poder, dado que el Líder Supremo, Ali Jamenei, con 84 años y con un cuadro de salud deteriorado, está prácticamente retirado de la gobernanza. Irán deberá resolver la nueva conducción de la teocracia en los próximos 50 días, el plazo donde se debe elegir un nuevo presidente, mientras el vice, Muhamad Mokhber, asume el control del país de manera interina.

Seguir Leyendo

Irán

El helicóptero en el que viajaba el Presidente de Irán sufrió un accidente y se encuentra desaparecido hace horas

Publicado

en

Los medios estatales iraníes aeguran que el accidente ocurrió el domingo cerca de Jolfa en la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental. Su muerte podría ser el punto de quiebre del régimen teocrático de Irán.

El helicóptero que transportaba al presidente iraní Ebrahim Raisi, al canciller Hossein Amir-Abdollahian, al gobernador de Azerbaiyán Oriental, Malek Rahmati, y al ayatolá Mohammad Ali Ale-Hashem, representante del líder supremo iraní en la provincia, se estrelló en la mañana del domingo en las zonas montañosas de la ciudad de Jolfa.

Si bien los medios oficiales hablan de un "aterrizaje forzoso" y por el momento no han dicho que el mandatario ha fallecido, periodistas independientes aseguran que la muerte de todos los que estaban a bordo es prácticamente una certeza.

Los rescatistas todavía no han encontrado el helicóptero, y ya les ha caído la noche. Una zona extremadamente pobre, la región del noroeste de Irán no tiene rutas asfaltadas y antenas de comunicación.

Todo el aparato gubernamental ha puesto en escena una operación de rescate masiva en lo que se describe como un bosque montañoso cubierto de niebla mientras el público fue instado a orar.

El choque ocurrió a unos 600 kilómetros al noroeste de la capital iraní, Teherán, cerca de la frontera con Azerbaiyán. Raisi había estado en el país islámico vecino el domingo más temprano para inaugurar una represa de uso conjunto entre ambas naciones, y estaba volviendo en helicóptero a Irán.

"Hoy tuvimos la inauguración de la presa de Qiz Qalasi con la presencia del presidente de Azerbaiyán, y después, el presidente y su comitiva regresaron con varios helicópteros, uno de los cuales tuvo que hacer un aterrizaje forzoso debido al mal tiempo y las condiciones en la zona", aseguró el ministro del Interior iraní, Ahmad Vahidi,

También, el ministro añadió que habían intentado comunicarse con el equipo del presidente, pero que la comunicación en la zona no es buena. Incluso si alguno de los tripulantes a bordo estuviera vivo, no tendría manera de comunicarse desde la radio del helicóptero.

En caso de muerte del presidente, el vicepresidente Muhamad Mokhber tomaría su lugar desde el instante en que el primer mandatario sea pronunciado como fallecido. A partir de ese momento, tiene 50 días para llamar a elecciones y elegir a un nuevo presidente.

Raisi había estado en Azerbaiyán a primera hora del domingo para inaugurar una presa con el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev.

Cabe aclarar que en circunstancias normales, la muerte de un presidente de Irán no tendría un mayor impacto político, debido a que el control del Gobierno recae en el Líder Supremo, el Gran Ayatolá Ali Jamenei.

Sin embargo, a su avanzada edad, el dictador teocrático designó a Ebrahim Raisi como presidente en 2021 para que el funcionario de mano dura tomara las riendas del país. Desde entonces, Jamenei, con 84 años, ha relegado la mayoría de las tareas ejecutivas en el mandatario.

En su mandato, Raisi redobló los esfuerzos por financiar el terrorismo internacional contra Israel, reforzó a las Guardias Revolucionarias, fuertemente incapacitadas tras el abatimiento de Qassem Soleimani por Donald Trump en 2020; además envió enormes recursos para fortalecer a Hezbolá en el Líbano tras la explosión del puerto de Beirut.

Pero el gran paso que dio Raisi, es que negoció directamente con la monarquía de Qatar un vínculo hasta el momento inédito entre las fuerzas islámicas chiítas y las fuerzas palestinas, que son de la rama religiosa sunita, opuesta a los chiítas.

A pesar de las diferencias intrareligiosas, Raisi logró alinear al grupo terrorista Hamás con los objetivos iraníes, y de allí salió el brutal ataque palestino contra el sur de Israel del pasado 7 de octubre, que resultó en el peor genocidio judío desde el Holocausto.

En caso de que se confirme la muerte del mandatario iraní, Mokhber deberá asumir cuánto antes. El actual vicepresidente tiene años de experiencia en puestos claves del gobierno del Líder Supremo tras el triunfo de la Revolución en 1979.

Entre ellos, se destaca su paso como presidente de la Ejecución de la Orden del Imam Jomeini (EIKO), una organización paraestatal creada por el primer líder teocrático de Irán, Ali Jomenei, para administrar todas las propiedades que expropió durante la revolución.

De todos modos, no tiene el mismo peso político que tenía Raisi, una de las figuras más influyentes de la revolución iraní, y periodistas internacionales no han tardado en especular que se puede tratar de un asesinato político.

Como siempre, todos los ojos apuntan a Israel, particularmente a su agencia de inteligencia Mossad, una de las pocas del mundo que tendría la capacidad para asesinar al presidente de Irán de esta manera. Hay otro sustento más fuerte, y es que el Gobierno israelí está en guerra con Irán, luego del masivo ataque que mandó Raisi contra la población civil judía el pasado 13 de abril.

Seguir Leyendo

Irán

Irán le declara la guerra a Israel y la ataca con una ráfaga de drones con misiles, por primera vez en la historia

Publicado

en

Israel confirmó que Irán lanzó “decenas de drones” contra su territorio para atacarlo en un masivo bombardeo que podría desencadenar una guerra entre las dos naciones de Medio Oriente.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu confirmó este sábado que Irán lanzó “decenas de drones” desde su territorio rumbo a Israel, para atacarla con una rágafa de misiles. “Nuestros sistemas de defensa están desplegados y estamos preparados para cualquier escenario, tanto en defensa como en ataque. El Estado de Israel es fuerte, las FDI son fuertes, el pueblo es fuerte”, aseveró.

Se trata de la primera vez en la historia que Irán ataca al Estado judío, ya que siempre ha utilizado a grupos terroristas de otros países de intermediarios para lanzar misiles a su territorio, como Hamás o Hezbolá.

A pesar de que el ataque podría ser devastador para Israel, el contraalmirante Daniel Hagari, vocero militar del Ejército israelí, advirtió que los drones tardarán “varias horas” en llegar al país y que la Fuerza Aérea de Israel los está rastreando a fin de interceptarlos para minimizar el impacto.

En cadena nacional, Netanyahu prometió que si un solo israelí muere en las explosiones, el régimen teocrático iraní deberá abstenerse a las consecuencias de sus acciones, tras hacer caso omiso a los pedidos de desescalada lanzados no sólo por su gabinete sino por otras naciones occidentales.

Según las autoridades iraníes, el bombardeo que lanzaron es una represalia al ataque por parte de Israel a su consulado en Siria el pasado 1ro de abril, en el que murieron siete oficiales militares, incluido un alto comandante.

Israel no ha confirmado ni desmentido el ataque, pero en todo caso, el ataque ocurrió en territorio sirio, por lo que el ataque de Irán sería una declaración unilateral de guerra, injustificada y sin apoyo en el plano internacional.

La situación entre ambos países es crítica. En las últimas horas, fuerzas especiales iraníes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) abordaron y se apoderaron del MSC Aries a unas 50 millas de la costa de los Emiratos Árabes porque estaba "vinculado con Israel".

El barco de bandera portuguesa está vinculado al multimillonario israelí Eyal Ofer, y según Irán dicha embarcación "no debería transitar aguas islámicas". Las imágenes obtenidas por la agencia de noticias Reuters muestran a las tropas iraníes descendiendo en rápel hacia el barco desde un helicóptero.

La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Adrienne Watson, dijo que están monitoreando la situación y que pueden confirmar que la tripulación está compuesta por ciudadanos indios, filipinos, paquistaníes, rusos y estonios, no hay ningún israelí.

Seguir Leyendo

Tendencias