Seguinos en redes

Irán

“Irán nunca tendrá armas nucleares”: El Director del Programa de Armas Nucleares iraní fue asesinado, probablemente por Israel y Estados Unidos

El principal científico encargado de diseñar armamento nuclear de la República Islámica de Irán, Mohsen Fakhrizadeh, fue asesinado en las afueras de la capital iraní, Teherán. Se sospecha que fue un acto conjunto de Estados Unidos e Israel.

Publicado

en

El principal científico encargado del programa de armamento nuclear de la dictadura iraní, Mohsen Fakhrizadeh, ha sido asesinado en las afueras de Teherán, capital del país islámico.

Este constituye el tercer golpe duro contra la administración iraní en 2020, tras los asesinatos del principal líder militar iraní Qassem Soleimani y del renombrado terrorista y segundo al mando de Al-Qaeda, Abu Muhammad al-Masri.

A pesar de que los últimos dos asesinatos fueron públicamente adjudicados a Estados Unidos e Israel, respectivamente, en este caso, el asesinato todavía no tiene un autor confirmado. Se sospecha que fue perpetrado por agentes israelíes con ayuda y aval estadounidense, al igual que el ataque a al-Masri de hace tan solo un meses que también fue propiciado por los agentes del Estado judío.

El abatimiento del Director del programa Nuclear de Irán sucedió este 27 de noviembre, cuando viajaba por una carretera en Absard, a las afueras de Teherán. Como si fuera una película, los testigos aseguran que frente a su vehículo unos explosivos detonaron dentro de un camión impidiendo que el auto de Fakhrizadeh escape. Mientras estaba inmovilizado, agentes, probablemente israelíes, abatieron al objetivo y sus 3 guardaespaldas y se dieron a la fuga

Sin embargo, algunos reportes no oficiales afirman que también habían otras 2 personas en el auto cercanas a Fakhrizadeh, por lo que el balance total de muertos sería de 6.

De haber sido efectivamente un ataque de Israel, este asesinato consolida las operaciones israelíes en territorio iraní, uno de los Estados en Medio Oriente que más defiende sus fronteras. Desde los 80s, las coordinaciones de inteligencia en Irán han sido un verdadero desafío tanto para la CIA como la Mossad, y rara vez agentes de estos países tratarían de operar en este territorio.

Mohsen Fakhrizadeh, Director del programa de armas nucleares para Irán.

Ad

Tras el conocimiento de la noticia, el medio estadounidense New York Times afirmó que, según fuentes anónimas, Israel fue el encargado de la eliminación, “confirmando” las sospechas. Sin embargo, el Estado israelí suele admitir públicamente cuando comete un ataque de esta envergadura, aunque a veces tarde algunos meses en decirlo.

Las reacciones no tardaron en llegar, y la Unión Europea, de forma ilusa y con un claro sesgo anti-Israel, condenó el asesinato y afirmó que tan solo era un “científico”, olvidándose de su papel en la producción de armamentos nucleares para uno de los regímenes más sangrientos y dictatoriales del mundo.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Siria, cuyo dictador Al-Assad es aliado de Irán, describió el asesinato de científico iraní como un acto terrorista y apuntó contra Estados Unidos

A su vez, desde la cúpula de poder iraní rápidamente culparon a Israel y aseguraron, como siempre lo hacen, que cometerían “venganza” contra Israel y Estados Unidos, al igual que dijeron cuando Estados Unidos abatió a Soleimani, palabras que quedaron en amenazas vacías.

Desde Israel, el famoso medio The Jerusalem Post aseguró que el Gobierno israelí ya ha puesto a sus Embajadas y Misiones Diplomáticas en máxima alerta ante un posible intento de ataque iraní. De todas formas, esto no ha sido confirmado y hay que tener en cuenta que el poder militar y de disuasión de Israel podría hacer a Irán pensar 2 veces antes de actuar de forma violenta.

Ad

Desde hace tiempo que Israel había apuntado contra Mohsen Fakhrizadeh y lo había señalado como el “Oppenheimer de Irán” (Oppenheimer fue el Director del Proyecto Manhattan, en el cual Estados Unidos desarrolló la bomba nuclear durante la Segunda Guerra Mundial).

Estos días se revitalizó una conferencia del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu de mayo del 2018, en la que reveló al mundo que los servicios de inteligencia de su país habían logrado recaudar información de cómo Irán estaba intentando fabricar un arma nuclear

A su vez, desenmascaró el nombre del científico que, a pesar de las sanciones internacionales, se las había arreglado para conseguir material nuclear y prepararlo para el desarrollo de armas. No se olviden del nombre “Dr. Moshen Fakhrizadeh“, había proclamado Netanyahu.

Desde su asesinato, también se revitalizó la noticia del Acuerdo Nuclear con Irán que firmó el ex presidente Obama en 2015. Este absurdo acuerdo marcaba que Estados Unidos levantaría todas las sanciones contra Irán y les mandaría miles de millones de dólares en recompensaciones si el Estado terrorista se comprometía a limitar su programa de refinación de uranio y a no producir armas nucleares.

Irán aceptó este dinero, que encima fue enviado desde Estados Unidos en billetes físicos, y siguió con su programa nuclear en secreto. Tras la conferencia de Netanyahu de 2018, el presidente Trump apuntó contra el régimen iraní y desechó el acuerdo, asegurando que “Irán embaucó a Estados Unidos y se aprovechó de la ingenuidad de Obama“.

Tanto el gobierno de Estados Unidos como de Israel tienen como principio máximo para Medio Oriente impedir que Irán tenga armas nucleares, ya que semejantes armas de destrucción masiva podrían causar el fin de muchos países y la muerte de millones de personas.

Ad

Conferencia completa de Benjamin Netanyahu exponiendo el secreto programa nuclear de Irán:

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Irán

El terrorista que intentó asesinar al autor Salman Rushdie en Nueva York está vinculado a las Fuerzas Quds

Publicado

en

Funcionarios de inteligencia revelaron que Hadi Matar había estado en contacto con miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán.

El renombrado autor indio Salman Rushdie, cuya novela “Los Versos Satánicos” se convirtió en uno de los principales libros opositores al régimen de los ayatolá en Irán, fue apuñalado el viernes en el cuello y el abdomen por un hombre que subió al escenario cuando el autor estaba dando una conferencia en Nueva York.

La poca seguridad en el evento le dio la oportunidad perfecta al terrorista simpatizante de la teocracia iraní para atacarlo. A pesar de que tuvo varios segundos libre con un cuchillo para asesinarlo, milagrosamente el autor anti-islámico sobrevivió.

Ensangrentado y al borde de la muerte, a sus 75 años, fue trasladado en avión a un hospital y se lo sometió a una larga cirugía. Su agente, Andrew Wylie, dijo que el escritor estaba conectado a un ventilador el viernes por la noche, con un hígado dañado, nervios cortados en el brazo y un ojo que probablemente perdería. Sin embargo, pocas horas después, se reportó que la cirugía fue exitosa y el domingo fue sacado del respirador.

La policía logró evitar que el terrorista se quitara la vida después del ataque, y fue arrestado. Este domingo, fue identificado como Hadi Matar, un joven de 24 años de ascendencia libanesa, que vivía en Fairview, Nueva Jersey. 

Su madre habló con la prensa y contó que prácticamente no veía a su hijo hace 4 años, cuando en 2018 viajó al Líbano a visitar a su padre en el país títere de Irán. La mujer, Silvana Fardos, repudió a su hijo y aseguró que antes del viaje no era un fundamentalista religioso. Cuando volvió, la criticó por no seguir al pie de la letra el Corán y se mudó al sótano de la casa.

“Esperaba que volviera motivado, que terminara la escuela, que sacara su título y un trabajo. Pero en cambio, se encerró en el sótano. Por años me dijo nada ni a mí ni a sus hermanas”, contó. “Llevabamos años sin entablar una conversación de más de dos palabras“.

“No podría contarles mucho sobre su vida después de eso porque se ha aislado desde 2018. Si me acerco a él, a veces me decía hola, a veces simplemente me ignoraba y se alejaba”, agregó. “Duerme durante el día y se despierta y come durante la noche. Vive en el sótano. Cocina su propia comida. No estudia ni trabaja hasta donde yo sé“.

Según fuentes de inteligencia que hablaron con la revista VICE, en su viaje al Líbano, Hadi Matar se vinculó con la agrupación terrorista Hezbolá, quienes lo cruzaron a Irán y entabló una relación directa con la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, específicamente con miembros de las Fuerzas Quds.

No hay evidencia de que funcionarios iraníes estuvieran involucrados directamente en la organización del ataque a Rushdie, pero no es así como opera Irán para cometer sus atentados. El entonces ayatolá iraní Ruhollah Jomeiní emitió en 1989 un fatua contra Rushdie, que es una suerte de edicto que le pide a la comunidad islámica que asesine a cierta persona.

El fatua de Jomeiní, entonces la máxima autoridad religiosa en el país de mayoría chíita, tiene rango de ley en Irán y goza de un incentivo adicional: quien asesine al autor indio recibirá una recompensa de US$3 millones para quien acabara con Rushdie.

“En el nombre de Dios,

Estoy informando a todos los valientes musulmanes del mundo que el autor de ‘Versos satánicos’, un texto escrito, editado y publicado contra el Islam, el Profeta del Islam y el Corán, junto con todos los editores y editoriales conscientes de su contenido, están condenados a muerte. Hago un llamamiento a todos los musulmanes valientes, dondequiera que se encuentren en el mundo, para que los maten sin demora, para que nadie se atreva a insultar las creencias sagradas de los musulmanes en lo sucesivo. Quien muera por esta causa será mártir, si Dios quiere. Mientras tanto, si alguien tiene acceso al autor del libro pero es incapaz de llevar a cabo la ejecución, debe informar a la gente para que sea castigado por sus acciones.

Que la paz y las bendiciones de Alá estén con ustedes”.

El fatua también alcanza a quien colaboren con él, incluidos todos los traductores de su libro. Por ejemplo, Hitoshi Igarashi, el traductor al japonés de la obra de Rushdie, fue asesinado a puñaladas en la puerta de su casa. Ettore Capriolo, traductor al italiano, sobrevivió a un ataque en su apartamento en Milán, mientras que al editor de la novela en Noruega lo mataron a tiros en una calle de Oslo.

Rushdie, por su parte, vivió décadas en la clandestinidad, sin que se sepa su paradero. En 2012 resurgió contando al New Yorker la persecución que había estado viviendo. En los 90s, se había ido de India, país con una considerable población islámica, y se mudó a Nueva York.

Sin embargo, en los últimos años, el centro financiero y cosmopolita de Estados Unidos se llenó de musulmanes, por lo que debió volver a bajar el perfil. Esta era una de sus primeras conferencias públicas que daba en mucho tiempo, y junto a Henry Reese, estaban promocionando una organización que ofrece asilo a escritores que enfrentan persecución de Irán.

Seguir Leyendo

Argentina

Israel asegura que Hezbolá cometió el ataque a la AMIA en Argentina con financiación de Irán pero sin ayuda local

Publicado

en

Grandes medios como Clarín, La Nación, Infobae y Página 12 malinterpetaron la noticia divulgando la noticia falsa de que Israel exoneró a Irán, mientras que la noticia real es exactamente lo contrario.

Una investigación del Mossad, la agencia de inteligencia de Israel, concluyó después de 10 años de recolección de información que ambos ataques a la Embajada y la AMIA en Buenos Aires, Argentina, durante la década del 90, fueron cometidos por la organización terrorista libanesa Hezbolá.

Según los hallazgos, el grupo chiita envió una cantidad desconocida de operativos, por lo menos cinco, a la Argentina, bajo orden del régimen de Irán, que controla los hilos de esta agrupación paramilitar. El entonces gobierno de Akbar Rafsanyaní financió ambas operaciones, pero no dio apoyo directo en suelo argentino, una sospecha que la justicia argentina investigó por décadas.

Según el gobierno israelí, este grupo comando de Hezbolá tampoco tuvo apoyo de la Policía bonaerense o funcionarios argentinos, otra de las grandes sospechas que investigó la infame Causa Brigadas, que finalmente se cierra como un triste episodio más de la corrupción judicial argentina.

Hubo un fuerte malentendido periodístico de parte de los principales diarios argentinos sobre esta información. El primer medio importante en publicar el reporte fue el New York Times, en un artículo que fue malinterpetado por medios como Clarín, La Nación, Infobae y Página 12, que tal vez por razones políticas o simplemente una mala traducción del inglés, dijeron que Irán no tuvo nada que ver con los atentados.

La investigación dice exactamente lo contrario. Confirma por primera vez en 30 años que fue el régimen iraní quien ordenó, financió, y preparó los ataques, pero dice que no los ejecutaron agentes de la VAJA, la central de inteligencia de Irán, o comandos de las IRGC, las Fuerzas Revolucionarias Iraníes.

Los perpetradores fueron, según esta investigación, terroristas libaneses que actuaron bajo órdenes de Irán, para atacar los dos enclaves israelíes más importantes en Argentina, un país que en la década del 90 se había alejado del eje soviético para firmar el consenso de Washington.

El artículo dice claramente que detrás de los atentados está Irán; y que en ambos casos el brazo que los llevó a cabo es el brazo terrorista de Irán, que es Hezbollah”, dijo Lior Haiat, director del Centro Nacional de Diplomacia Pública, en una entrevista con Clarín, medio que debió rectificar su artículo original.

El primer párrafo de la nota es claro. “Los ataques fueron llevados a cabo por una unidad secreta de Hezbolá cuyos agentes, contrario a las afirmaciones generalizadas, no fueron ayudados a sabiendas por ciudadanos argentinos ni asistidos en el terreno por Irán“, dice el artículo, asegurando que no recibieron ayuda en el suelo argentino, pero que sí lo hicieron previamente, cuando planificaron los ataques.

Resulta extraño que todos estos medios se hayan confundido en la traducción, cuando el propio New York Times da la posibilidad de “leer en español” el artículo, donde la situación queda a prueba de errors para periodistas que no tienen un buen manejo del inglés.

Y el siguiente párrafo es incluso más claro. “La inteligencia israelí aún cree que Irán, que respalda a Hezbolá, aprobó y financió los atentados y suministró el entrenamiento y el equipo“, lo único que quedó desmentido es que Teherán tuvo un rol operativo en territorio argentino durante los bombardeos.

Por último, la investigación revela datos muy interesantes desconocidos hasta el momento. Por ejemplo, los terroristas de Hezbolá ingresaron los explosivos con los que construyeron el coche-bomba que finalmente destruyó la AMIA, en botellas de shampoo y en cajas de chocolate, que no fueron revisadas por la aduana.

El ataque contra el Embajada de Israel fue perpetrado el 17 de marzo de 1992 con un balance de 29 muertos y 242 heridos. En tanto, el ataque contra la sede de la AMIA, el 18 de julio de 1994, mató a 85 personas y causó heridas a unas 300 personas.

Ambos atentados son los dos actos de terrorismo internacional más sangrientos de la historia no solo de Argentina, si no que de todo Sudamérica. En total, en tan solo dos años, Irán fue responsable de 114 ciudadanos argentinos asesinados, y por culpa de la la grieta política y de la corrupción judicial, estas personas nunca tuvieron justicia.

Al día de hoy, las personas identificadas como quienes planificaron el ataque se ubican en altos cargos ejecutivos en los gobiernos de Irán y el Líbano. El único consuelo para los familiares de las víctimas es que aquellos involucrados con los ataques que no llegaron a puestos altos dentro del Estado, fueron asesinados clandestinamente por el Mossad israelí.

Seguir Leyendo

Irán

Se afianza el eje Rusia-Turquía-Irán: Putin, Erdogan y Raisi se reunieron en Teherán para hablar de Siria y su relación con Europa

Publicado

en

En el primer viaje afuera de Rusia de Putin, la Plataforma de Astana realiza su primera reunión trilateral desde la pandemia, con los ojos puestos en Ucrania y la Unión Europea.

Los líderes de Irán, Rusia y Turquía se reunieron este martes en Teherán para discutir el futuro de Siria, país ocupado por estas tres fuerzas, y la postura de este nuevo eje frente a la Unión Europea, con mucha más atención en la guerra rusa en Ucrania.

Los presidentes ruso Vladimir Putin, turco Recep Tayyip Erdogan e iraní Ebrahim Raisi inauguraron las conversaciones entre los tres países en una nueva cumbre trilateral donde firmaron una serie de acuerdos sobre la ocupación del territorio sirio, y prometieron reunirse en Moscú nuevamente antes de fin de año.

Desde 2018, Siria prácticamente no tiene más tropas estadounidenses, replegadas por el presidente Donald Trump, pero cambió una ocupación por otra, y hoy tiene la zona central ocupada por Rusia, el norte por Turquía y el sur por Irán.

En la reunión los tres mandatarios trazaron mejor las distribuciones de las fuerzas de ocupación, que hasta el momento habían sido orgánicos dependiendo cómo quedó el país tras la eliminación de ISIS.

Si bien Bassar al-Assad mantiene el control del 80% del territorio sirio, la seguridad del Estado depende exclusivamente de Rusia, las fronteras con Irak, Jordania y el Líbano, de Irán, y el conflicto con los kurdos en el norte, de Turquía.

Sobre la problemática europea, los líderes también sostuvieron reuniones bilaterales separadas el martes. Putin se reunió con Erdogan y le agradeció por sus esfuerzos para negociar un acuerdo para desbloquear los envíos de granos del Mar Negro interrumpidos por la guerra con Ucrania, pero dijo que “no todos los problemas se han resuelto”. 

Turquía ha estado negociando con Rusia y Ucrania sobre un posible acuerdo para liberar las exportaciones de millones de toneladas de granos ucranianos para ayudar a aliviar los precios mundiales en alza y una crisis de hambre cada vez más profunda en muchos países más pobres

En las conversaciones del martes, también se esperaba que Erdogan presentara una propuesta que haría que Rusia y Turquía dependieran de sus propias monedas para pagar el comercio, incluidos los lucrativos suministros de energía. 

Sin embargo, los presidentes no mencionaron ningún acuerdo en sus comentarios públicos posteriores a las conversaciones. De hecho, pareció que la relación entre los dos hombres fuertes de Rusia y Turquía quedó tensada, luego de que Erdogan lo hiciera esperar unos minutos a Putin antes de sacarse la foto conjunta para los medios, algo que el propio ex agente de la KGB ha hecho con otros mandatarios en el pasado como una manera de criticar su legitimidad presidencial.

Putin a su vez mantuvo una reunión bilateral con el presidente iraní Ebrahim Raisi, donde se firmó un acuerdo entre la Compañía Nacional de Petróleo de Irán y Gazprom de Rusia, para un proyecto en conjunto por un valor de alrededor de US$ 40 mil millones

El acuerdo cubre el desarrollo de seis campos de petróleo y dos de gas, la construcción de gasoductos de exportación de gas, intercambios de gas y productos y la finalización de la terminal de exportación de Irán LNG, todas obras que ayudarán a despegar a ambos países del sistema energético mundial, otro golpe para Occidente.

El Kremlin ha acelerado los esfuerzos para alejarse del dólar después de que Estados Unidos y sus aliados impusieran sanciones sin precedentes para castigar a Rusia por la invasión de Ucrania. Putin dijo que discutió un mayor uso de las monedas nacionales en el comercio con el líder de Irán, aunque no se anunciaron acuerdos en esta materia. 

Sobre Siria, las diferencias entre los tres líderes se mantienen a pesar del cambio de mando en Irán. Erdogan reiteró su compromiso de eliminar a las fuerzas kurdas del YPG del norte de Siria, un área utilizada por el los kurdos como plataforma de lanzamiento para ataques contra Turquía.

La situación de los kurdos en Siria es compleja. Estados Unidos oficialmente reconoce al PKK, el grupo guerrillero kurdo más importante de la región, como una organización terrorista, pero al mismo tiempo financió entre 2010 y 2016 a las fuerzas YPG, la extensión militar del PKK.

Si bien Trump cortó la financiación a estos grupos terroristas kurdos y Erdogan ocupó un territorio importante de Siria tras la Operación Primavera de Paz, los demás socios de la Plataforma Astana se mantienen reticientes a colaborar en el combate contra estos grupos, y están más enfocados en afianzar el gobierno de Al-Assad después de la Guerra Civil.

Como garantes de Astana, nuestra expectativa de Rusia e Irán es que apoyen a Turquía en esta lucha”, dijo el presidente turco en una conferencia de prensa entre los tres. Erdogan se reunió el martes también con el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, quien advirtió que una campaña militar turca renovada en el norte de Siria sería “perjudicial” para la región

Seguir Leyendo

Tendencias