Seguinos en redes

Irán

Irán y Rusia firman un acuerdo para abrir una masiva ruta comercial y esquivar las sanciones internacionales

Publicado

en

Moscú y Teherán firmaron un acuerdo para la construcción de una línea ferroviaria de 164 kilómetros en el noreste de Irán, para unir los puertos rusos en el Báltico con los puertos iraníes en el Índico y esquivar las sanciones internacionales

A medida que continúa la guerra en Ucrania y la Casa Blanca profundiza las sanciones contra Rusia, el eje político-económico con Irán no hace más que crecer. De esta manera, firmaron este miércoles un acuerdo para acelerar la construcción de una ruta comercial Norte-Sur con la intención de esquivar las vías marítimas tradicionales y las sanciones internacionales.

Durante una videoconferencia, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, procedieron con la firma del acuerdo que establece la construcción conjunta de un tramo ferroviario entre Rasht y Astará, que transcurre por territorio iraní. El mandatario iraní afirmó que se trata de una “etapa estratégica en la cooperación” entre ambos Estados.

Tras meses de negociaciones al respecto, el documento firmado por ambos presidentes acuerda la construcción de una línea ferroviaria de 164 kilómetros en el noreste de Irán, entre la ciudad de Astara, fronteriza con Azerbaiyán, en el mar Caspio, y Rasht.

El documente establece que Moscú y Teherán financiarán conjuntamente el diseño, la construcción y el suministro de bienes y servicios. "Hoy somos testigos de que esta idea ha empezado a cobrar vida", manifestó el presidente ruso.

"Se instalará una vía férrea de 162 kilómetros de longitud entre las ciudades iraníes de Rasht y Astará. Parece que se trate de un tramo pequeño, pero su puesta en marcha permitirá establecer una conexión directa e ininterrumpida (…) a lo largo de toda la ruta Norte-Sur", indicó el líder ruso; quien también señaló que "esta arteria única de transporte Norte-Sur (…) contribuirá a diversificar considerablemente los flujos de transporte internacional".

El objetivo es alcanzar la construcción de un corredor Norte-Sur, una red de rutas marítimas, ferroviarias y terrestres de 7.200 kilómetros de largo que permitirá que las mercancías rusas lleguen al Océano Índico sin utilizar las rutas marítimas occidentales ni el Canal de Suez.

Ebrahim Raisi durante la videoconferencia con Vladimir Putin para firmar el acuerdo sobre la construcción del ferrocarril Rasht-Astara, en Teherán

El objetivo es que hasta 15 millones de toneladas de mercancías rusas transiten por ferrocarril cada año de aquí a 2030. "Hemos hablado mucho sobre la importancia de construir esta vía de transporte, que está diseñada para conectar los puertos rusos en el Báltico y los mares del norte con los puertos iraníes en la costa del golfo Pérsico y el océano Índico", remarcó Putin.

"El transporte de mercancías a través del nuevo corredor tendrá una ventaja competitiva considerable. Por ejemplo, la entrega de mercancías de San Petersburgo (Rusia) a Bombay (India) tardará unos 10 días. En comparación, el viaje a través de las rutas comerciales tradicionales lleva hasta 30-45 días", aseguró el mandatario ruso.

Al mismo tiempo, señaló que la creación del ferrocarril fortalecerá la seguridad alimentaria no solo de Irán y los países del golfo Pérsico, sino también de África. "Los productos rusos e iraníes tendrán un acceso más conveniente y geográficamente diverso a los mercados extranjeros. Mencionaré que está previsto utilizar el nuevo ferrocarril, entre otras cosas, para el transporte de alimentos y otros productos del complejo agroindustrial, destinados a los consumidores de Irán y de los países del golfo Pérsico y África", explicó Vladimir Putin.

Teherán y Moscú han acelerado su acercamiento en los ámbitos económico, energético y militar desde el inicio de la guerra en Ucrania y, fundamentalmente, desde la imposición de sanciones contra Rusia por parte de los países occidentales.

Desde Washington declararon el martes que Irán y Rusia estaban "ampliando su cooperación militar a un nivel sin precedentes". En ese sentido, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kirby, señaló que Moscú tiene la intención de adquirir drones militares más sofisticados como una vertiente clave de la creciente cooperación, después de haber recibido más de 400 drones desde agosto del año pasado, principalmente del tipo Shahed.

Vladimir Putin, junto con Ebrahim Raisi, durante la ceremonia de firma del acuerdo en Moscú

Argentina

La Justicia argentina concluyó que Irán estuvo detrás de los ataques terroristas contra la Embajada de Israel y la AMIA

Publicado

en

A partir de este fallo, se descarta la teoría de los lobos solitarios yihadistas, y puede considerarse que la República Islámica de Irán realizó en la década del 90′ dos ataques contra la Nación Argentina.

La Cámara Federal de Casación Penal sentenció este jueves tras años de investigaciones que el ataque contra la Embajada de Israel en marzo de 1992 y la bomba que hizo explotar la sede de la AMIA el 18 de julio de 1994 fueron planificados por Irán y ejecutados por el grupo terrorista Hezbolá.

Los ataques respondieron a un designio político y estratégico de la República Islámica de Irán y ambos atentados fueron ejecutados por la organización terrorista Hezbollah", lee el fallo, que a su vez, sostiene que la voladura de la AMIA fue un crimen de “lesa humanidad” y abrió la puerta para que la Argentina demande formalmente a Irán.

Se trata de una resolución clave en el marco de la causa AMIA, cuyo atentado cumplirá 30 años. La sentencia, dictada por los jueces Carlos Mahiques, Diego Barroetaveña y Angela Ledesma, incluye una trascendente definición sobre el derecho a la verdad de las víctimas y sus familiares, y la posibilidad de que demanden a los responsables, entre ellos, al Estado Islámico de Irán.

Casación se pronunció sobre los alcances del delito terrorista internacional yihadista, y estableció que Irán es, ante los ojos de la justicia argentina, un Estado terrorista, debido a que ambos ataques fueron organizados, planificados, financiados y ejecutados por integrantes de organizaciones que reportan orgánica, funcional e ideológicamente al Estado iraní.

El actual dictador iraní, Ali Jamenei, asumió al frente del régimen teocrático en 1989, y estuvo en última instancia detrás de los ataques. El Ayatolá sigue vivo y al frente de Irán, por lo que la Argentina podría buscar una demanda formal ante los órganos judiciales de las Naciones Unidas.

Los atentados fueron ataques de Irán a la Argentina

De esta manera, queda asentado que los atentados que sufrió la Argentina no fueron golpes de grupos independientes si no que fueron ataques de una nación a otra, por lo que puede considerarse que Argentina fue atacada por Irán en la década del ’90.

El primer ataque ocurrió el 17 de marzo de 1992. A las 14:47 voló el edificio de la calle Arroyo 916 donde funcionaba la sede de la Embajada de Israel. La Policía informó inicialmente de 29 muertos, pero en la causa pudieron confirmarse solo 22 fallecidos: nueve empleados y funcionarios de la Embajada, tres albañiles y dos plomeros, un taxista y tres peatones, un sacerdote de una iglesia vecina y tres ancianos que se alojaban en una residencia a pocos metros. Sus nombres quedaron retratados en una placa en la plaza seca que se levantó en el lugar del ataque.

Dos años después, el 18 de julio de 1994, a las 9:53, ocurrió el segundo ataque. Un coche bomba subió a la vereda e impactó contra el frente del edificio de la AMIA, en Pasteur 633. La camioneta Trafic llevaba en el furgón, entre los asientos y el buche de las ruedas traseras, una combinación de nitrato de amonio, un hidrocarburo pesado, trinitrotolueno (T.N.T.) y nitroglicerina. La carga explosiva fue similar a unos 300 o 400 kilos de TNT y el atentado mató a 85 personas, el más sanguinario de la historia en suelo argentino.

Seguir Leyendo

Irán

Insólito: Irán fue designado Presidente del Foro Social del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Publicado

en

Estados Unidos y otras naciones occidentales boicotearon la reunión del Foro Social del Consejo de Derechos Humanos de la ONU luego de que Irán fuera seleccionada para presidir la misma por la dirigencia de las Naciones Unidas.

A partir del pasado jueves, la República Islámica de Irán ha comenzado a presidir el Foro Social del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a pesar de su historial de opresión, torturas y ejecuciones a adversarios políticos.

La decisión había sido tomada por el presidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Václav Bálek, en mayo de este año y fue recibida con fuertes protestas tanto en Europa como en la propia Irán. Sin embargo, las manifestaciones no cambiaron la decisión y en noviembre asumió como estaba pactado.

De esta manera, el embajador de Irán ante la ONU en Ginebra, Ali Bahreini, asumió oficialmente como presidente de una cumbre llamada “Foro Social”. Según explicaron fuentes de la ONU a Reuters, el iraní fue la única persona nominada para el cargo, y ganó sin oposición.

El "Foro Social" es una cumbre anual que tiene como objetivo mejorar el diálogo entre los gobiernos y los grupos de la sociedad civil, y el tema de este año está dedicado a la tecnología y los derechos humanos.

No obstante, la sesión del jueves tuvo poca asistencia y muchos asientos quedaron vacíos en protesta. Debido a esto, varios países que mantienen buenas relaciones con Irán, como China, Cuba y Venezuela, tomaron control de la reunión.

El encargado de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, defendió el nombramiento de Irán como una cuestión de rotación regional, "en coherencia con los procedimientos establecidos por la ONU".

De todos modos, organizaciones no gubernamentales, principalmente UN Watch, han condenado el papel que se le ha dado al régimen iraní. De hecho, su investigación muestra que el “grupo asiático”, al que pertenece Irán, ha ocupado el cargo cuatro veces en los últimos seis años, con un nivel de prioridad que no han tenido otras regiones.

Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch, criticó duramente el nombramiento de Irán y llamó a una campaña en redes sociales para oponerse a que la República Islámica presida el Foro, la cual se está volviendo viral. Asimismo, la organización destacó que la ONU pretende legitimar a un régimen "que golpea, ciega, tortura y viola a las mujeres por exigir sus derechos".

"Es hora de que todas las democracias de la ONU dejen de legitimar regímenes asesinos, en violación de los principios fundacionales del organismo mundial, y comiencen a hacer rendir cuentas a los perpetradores", sentenció Neuer.

Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch

"El régimen asesino de Teherán es responsable de un aumento de las ejecuciones, aplicadas de forma desproporcionada a las minorías, y de la opresión de mujeres y niñas”, expresó el jefe de UN Watch; y agregó que “la reciente muerte de Armita Geravand, de 16 años, tras ser agredida en el metro por la Policía de la Moral iraní por no llevar el hiyab obligatorio, es un recordatorio de que se trata de un régimen cruel que no pertenece a ningún organismo de derechos humanos de la ONU".

El reciente caso de Geravand ha traído a la memoria el asesinato de Mahsa Amini en septiembre del año pasado. Amini murió tras ser torturada por las autoridades iraníes por no llevar correctamente el hiyab, informa Voz Media.

"Es inimaginable que el jueves, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el representante del ayatolá Jamenei sostenga el mazo, con el jefe de derechos humanos de la ONU, Volcker Turk, y otros dignatarios a su lado", expresó Neuer. "Estos nombramientos envían el mensaje equivocado en el momento equivocado” ya que permiten a la República Islámica de Irán mostrarse como un “actor respetado e influyente" a nivel internacional.

Por su parte, Estados Unidos declaró el jueves que era "insultante" permitir que el enviado de Irán presidiera una reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, citando violaciones por parte de las autoridades iraníes, especialmente las cometidas contra mujeres.

Protestas en Irán tras el asesinato de Mahsa Amini

La enviada de Washington al Consejo, Michèle Taylor, boicoteó la reunión y calificó el nombramiento como una "afrenta a la conciencia colectiva de la comunidad global". "Cualquier discusión liderada por representantes de un régimen que continuamente, y con impunidad, viola los derechos humanos de sus propios ciudadanos no solo es infructuosa, sino un insulto a nuestros ideales compartidos", añadió la diplomática estadounidense.

"Nos negamos categóricamente a sentarnos, conversar o participar en cualquier discusión sobre derechos humanos presidida por Irán", se lee en una declaración de Michèle Taylor al inicio del Foro Social en Ginebra.

Refiriéndose a las muertes de Armita Geravand y Mahsa Amini a manos de la Policía de la Moral, Taylor expresó que la "violencia patrocinada por el Estado" es "una realidad cotidiana para el pueblo iraní, especialmente para las mujeres y las niñas". La República Islámica es un "régimen de apartheid de género" y un "represor de la sociedad civil".

Asimismo, Taylor aprovechó para cuestionar la existencia misma del Foro Social, alegando que Washington estaba en contra de su creación desde 2015 por su "utilidad limitada" y "costos adicionales".

Seguir Leyendo

Francia

El dictador de Irán llamó a Macron para advertir que Hezbolá podría invadir Israel si Occidente no frena el asedio de Gaza

Publicado

en

El presidente iraní se comunicó por teléfono con su homólogo francés y le advirtió que la guerra se extenderá si no frena a Israel, en medio de una gira del canciller del país islámico por Medio Oriente.

En una comunicación de mandatarios poco usual, el presidente de Irán, Ebrahim Raisi, mantuvo una conversación telefónica con su homólogo francés, Emmanuel Macron, el domingo, según confirmó la agencia de noticias estatal iraní, IRNA, en la cual hubo amenazas de una guerra mundial.

La conversación se centró en el Líbano, país con enorme influencia francesa, debido a que fue una colonia de Francia hasta 1946, pero que actualmente controla Irán a través del grupo militar Hezbolá.

Según el reporte, Raisi le dio un últimatum a Macron y le aseguró que si las Fuerzas Armadas de Israel ingresaban a la Franja de Gaza, él ordenaría a Hezbolá a que inicien una invasión terrestre contra la frontera norte israelí.

Este aviso, poco usual de una nación paría como Irán, está vinculado con el hecho de que Estados Unidos marcó la cancha la semana pasado y puso una "línea roja" en la frontera israelí-libanesa, acción que dejó asentada con el envío del portaaviones más grande del mundo a la costa de Israel, y sugirió que podría intervenir si Irán, a través de Hezbolá, decidía atacar.

El subjefe de gabinete de Raisi para Asuntos Políticos, Mohammad Jamshidi, dijo que en realidad fue el presidente iraní el que recibió la llamada de Macron. Según Jamshidi, "Raisi reiteró que si no se detienen las atrocidades del régimen sionista, incluido el asedio y el asesinato en masa, la situación se complicará aún más".

Anteriormente, el Palacio Elíseo francés había confirmado que Macron planeaba hablar con Raisi para evitar que Irán alimente las tensiones en la región y proporcione apoyo operativo a Hamás, que el pasado sábado 7 de octubre dio inicio a la Operación Inundación de Al-Aqsa, atacando violentamente civiles israelíes tras invadir la frontera con la Franja de Gaza y cometiendo el peor genocidio contra la comunidad judía desde el Holocausto.

El líder francés insiste en que poner fin rápidamente a la violencia es de interés de todos, incluido Irán, según confirmó la oficina presidencial. En este sentido, Francia considera que Irán puede desempeñar un papel positivo en la crisis simplemente no involucrándose en ella, ya sea con palabras o apoyando militarmente a Hamás.

Este anuncio se produce poco después de que Hossein Amirabdollahian, ministro de Relaciones Exteriores iraní, se reuniera con Ismail Haniyeh, el máximo líder de Hamas, en Doha, capital de Qatar.

El sábado, Raisi también mantuvo conversaciones telefónicas con los líderes de Omán, Irak y Qatar sobre la situación en Palestina. También, aprovechó para acusar nuevamente a Israel de "genocidio" en Gaza y criticar a Estados Unidos por su apoyo a Israel.

En una llamada telefónica con el sultán de Omán, Haitham bin Tariq, el presidente de Irán instó a los países musulmanes a tomar una "acción decisiva y rápida" para detener la "máquina de matar israelí", informó la oficina presidencial iraní.

A su vez, habló con el primer ministro iraquí, Mohammed Shia’ al-Sudani, y destacó la importancia de poner fin al asedio, crear pasos seguros para los civiles palestinos y permitir que la ayuda llegue a la gente.

Cabe recordar que, a principios de esta semana, Raisi tuvo la primera llamada telefónica con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad Bin Salman, desde que los dos países restablecieron sus lazos diplomáticos en marzo, para discutir la situación en Palestina.

Mientras tanto, Yoav Gallant, ministro de Defensa de Israel, ha dicho que su país no estaba interesado en librar una guerra en su frente norte, haciendo alusión a una posible entrada de Hezbolá en el conflicto. "No tenemos ningún interés en una guerra en el norte. No queremos escalar la situación", dijo Gallant en una rueda de prensa.

"Si Hezbolá elige el camino de la guerra, pagará un precio muy alto. Muy alto. Pero si se restringe a sí mismo, lo respetaremos y mantendremos la situación como está", agregó el ministro, señalando los intercambios de disparos al otro lado de la frontera israelo-libanesa que han acontecido últimamente.

Al mismo tiempo, Israel Katz, ministro de Energía de Israel, confirmó la decisión de renovar el suministro de agua a partes del sur de Gaza, la cual, según dijo, fue acordada entre el primer ministro Benjamin Netanyahu y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Manifestación en apoyo a Palestina, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica

El número de víctimas fatales, mientras tanto, también sigue aumentando. La oficina del primer ministro israelí ha dicho que más de 1.400 personas han muerto en Israel desde la ofensiva de Hamas del pasado 7 de octubre.

Por su parte, al menos 2.670 palestinos han muerto en Gaza, en su mayoría terroristas, según el Ministerio de Salud de Hamás. Además, más de 9.600 personas han resultado heridas producto del contraataque israelí contra posiciones de Hamas en Gaza.

A su vez, un portavoz militar israelí expresó que todavía hay unos 155 prisioneros detenidos en Gaza. "Hemos informado a las familias de los 155 cautivos retenidos por Hamas en Gaza", afirmó el portavoz. Por último, más de 200 miembros de Hamas han sido detenidos en Cisjordania desde el comienzo de la operación "Inundación de Al-Aqsa".

Seguir Leyendo

Tendencias