Seguinos en redes

Albania

Nace un nuevo conflicto: Albania denuncia que fue atacada por Irán y rompe relaciones diplomáticas

Publicado

en

Los países enemistados hace décadas, han vuelto a intercambiar golpes mientras Estados Unidos ostenta una debilidad sin precedentes con Joe Biden en la Casa Blanca.

El miércoles pasado, Albania rompió relaciones diplomáticas con Irán acusándolo de lanzar ciberataques masivos contra su nación. “El Consejo de Ministros decidió la ruptura de relaciones diplomáticas con la República Islámica de Irán con efecto inmediato”, anunció el primer ministro Edi Rama en un comunicado.

A pesar de que la Cancillería iraní tildó esas acusaciones de “infundadas” y las atribuyó a una “acción imprudente e irracional”, es el primer caso conocido de un país que corta relaciones diplomáticas por un ciberataque.

Tras el anuncio, los diplomáticos iraníes y el personal de apoyo disponían de 24 horas para abandonar el país. Así fue como, al día siguiente, agentes de la policía albanesa forzaron la puerta de la embajada iraní en Tirana, capital de Albania, y rodearon la zona poco después de que los últimos miembros del personal abandonaran el sitio tras la orden del gobierno de expulsarlos.

El ataque cibernético pcurrió el pasado 15 de julio y dejó inactivos temporalmente numerosos sitios web y servicios digitales del gobierno albanés. Se trató de un intento por “paralizar los servicios públicos y piratear datos y comunicaciones electrónicas de los sistemas gubernamentales”.

Después de una larga investigación, el Primer Ministro albanés dijo a principios de este mes que se determinó a través de “evidencia innegable” que era una “agresión estatal” por parte de cuatro grupos orquestados por Irán.

Una investigación en profundidad nos proporcionó las pruebas indiscutibles de que el ataque fue orquestado y patrocinado por Teherán”, apuntó el jefe del gobierno albano. No obstante, señaló que “el ataque fracasó” y que “los daños se pueden considerar como mínimos comparados con las metas del agresor”. “Todos los sistemas volvieron a estar plenamente operativos y no hubo una pérdida irreversible de datos”, aseguró.

Aumentando aún más la tensión irano-albanesa, días después de la ruptura de las relaciones diplomáticas, el Ministerio del Interior albanés aseguró que Albania había sufrido un segundo ciberataque. “Los sistemas informáticos de la policía nacional fueron golpeados el viernes por un ciberataque que, según la información inicial, fue cometido por los mismos actores que en julio atacaron los sistemas de servicios públicos y gubernamentales del país”, dijo el Ministerio en un comunicado el sábado.

En un tweet, Edi Rama denunció “otro ciberataque (cometido por) los mismos agresores ya condenados por los países amigos y aliados de Albania”. Estos hechos han llevado al involucramiento de otros actores en el conflicto.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos designó al Ministerio de Inteligencia y Seguridad de Irán (MOIS) y a Esmail Khatib, funcionario a cargo del Ministerio, por la participación en actividades relacionadas con ciberataques contra Estados Unidos y sus aliados.

Las sanciones buscan congelar cualquier activo que los designados puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y prohibir a cualquier individuo o empresa estadounidense, incluidos los bancos internacionales con operaciones en Estados Unidos, hacer negocios con ellos, una medida dirigida y bloqueando su acceso a las redes financieras globales.

“El MOIS está siendo designado hoy de conformidad con la Orden Ejecutiva 13694, según enmendada, por ser responsable o cómplice de, directa o indirectamente, actividad cibernética que es razonablemente probable que resulte en, o haya contribuido materialmente a, una amenaza significativa para la seguridad nacional de los Estados Unidos, y que tenga el propósito o el efecto de causar una interrupción significativa en la disponibilidad de una computadora o red de computadoras“, dijo el Departamento del Tesoro.

Desde al menos el 2007, el MOIS y sus representantes han llevado a cabo operaciones cibernéticas maliciosas dirigidas a una variedad de organizaciones gubernamentales y del sector privado en todo el mundo y en varios sectores de infraestructura crítica”, agregó.

Por su parte, el subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera, Brian Nelson agregó que “No toleraremos las actividades cibernéticas cada vez más agresivas de Irán dirigidas a Estados Unidos o a nuestros aliados y socios”, y señaló que “El ciberataque de Irán contra Albania ignora las normas de comportamiento responsable del Estado en tiempos de paz en el ciberespacio”.

Por último, El Tesoro señaló a un grupo iraní activo, apodado “MuddyWater”, que dijo que ha llevado a cabo campañas cibernéticas desde 2018, explotando vulnerabilidades de redes extranjeras para robar datos confidenciales y desplegar ransomware. Aunque Irán lo niega, este grupo es financiado y coordinado por el régimen iraní.

Por su parte, Irán condenó enérgicamente la decisión de Estados Unidos de imponer sanciones a su ministerio de inteligencia. El sábado, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Nasser Kanani, dijo que “El Ministerio de Relaciones Exteriores condena enérgicamente la acción del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos al sancionar repetidamente al Ministerio de Inteligencia de la República Islámica”.

El apoyo inmediato de Estados Unidos a la falsa acusación del gobierno albanés (…) muestra que el diseñador de este escenario no es este último, sino el gobierno estadounidense”, se lee en el comunicado.

Albania e Irán han sido enemigos durante años, desde que el estado balcánico comenzó a recibir en su territorio a miembros de la oposición Muyahidines del Pueblo de Irán, o Mojahedin-e-Khalq (MEK), grupo opositor al régimen considerado como terrorista por los ayatolá.

Irán dice que el MEK es responsable de la muerte de 17.000 iraníes, muchos de ellos mujeres y niños, fundamentalmente durante la guerra entre Irán e Irak de la década de los 80s, y también ha incluido en la lista negra a docenas de funcionarios estadounidenses por apoyar al grupo que pide el derrocamiento forzoso del actual establecimiento iraní.

Albania acordó en 2013 acoger a miembros del MEK a petición de Washington y las Naciones Unidas, y miles de personas se establecieron en el país balcánico a lo largo de los años. Con el apoyo y la coordinación de Estados Unidos, MEK tiene su sede principalmente en Albania, además de varias otras naciones europeas, una presencia que durante años ha contribuido a empañar las relaciones entre Irán y las naciones anfitrionas.

Si bien el conflicto perduraba, las tensiones habían bajado sustancialmente. Pero en un mundo donde Estados Unidos está debilitada con Joe Biden en la Casa Blanca, todos los países buscan saldar sus cuentas y aprovechar la aparente vía libre que existe ante la inacción de Washington.


De Santiago Vera García, para La Derecha Diario.

Tendencias