Conecte con nosotros

Israel

El nuevo Ministro de Finanzas israelí Lieberman reduce los beneficios a los ultra-ortodoxos que no trabajen

Publicado

en

Lieberman saldó su promesa de campaña y en una de sus primeras medidas al frente del Ministerio de Finanzas con el nuevo gobierno israelí anunció la puesta en marcha de su plan para eliminar privilegios para los judíos ultra-ortodoxos, provocando la ira de los líderes haredíes.

El Ministro de Finanzas del nuevo gobierno israelí, el liberal de derecha Avigdor Lieberman, mantiene firme sus promesas de reducirle los privilegios al sector ultra-ortodoxo judío y comenzó con la eliminación de uno de sus principales beneficios, la guardería infantil.

Los ultra-ortodoxos, que normalmente pueden aplicar sin requisitos a enormes subsidios al cuidado infantil en las guarderías, ahora bajo la nueva normativa deberán trabajar al menos 24 horas a la semana o estudiar la misma cantidad de tiempo en una institución no-religiosa para poder aplicar a estas ayudas estatales, requisito que existe actualmente para el resto de los israelíes..

Lieberman, que es un judío secular no-practicante que lidera el partido derechista Israel Beitenu, había roto con el anterior gobierno de Benjamín Netanyahu por sus diferencias, entre otras cosas, por estos privilegios que tienen las comunidades más religiosas del país.

Si bien los partidarios de Lieberman aseguran que está logrando una de sus promesas de campaña y saldando una deuda pendiente, sus medidas generaron fuertes conflictos con Aryeh Deri, líder del partido de derecha conservadora y ortodoxa Shas, que acusó la medida de destructiva y malvada, y de Moshe Gafni, líder del ultra-ortodoxo Judaísmo Unido de la Torá (UTJ), que despotricó contra el funcionario.

Sin embargo, el hijo de inmigrantes rusos Lieberman se mantuvo firme en su postura y aclaró que durante su estancia en el Ministerio se asegurará de impulsar el trabajo, eliminar subsidios y recortar regulaciones innecesarias o que acentúan beneficios y privilegios.

Seguir Leyendo

Israel

Gran avance por la paz: luego de 20 años, Israel vuelve como observador a la Unión Africana

Publicado

en

Israel fue re-ingresado en la Unión Africana como Estado observador y se demuestra que el proceso de pacificación que inició Donald Trump es sólido y perdura incluso sin él.

El Ministerio de Exteriores israelí anunció el jueves pasado que el país se convertirá en Miembro Observador de la Unión Africana, luego de que el embajador israelí en Etiopía, Aleleign Admasu, presentara sus credenciales al presidente de la Comisión de Unión Africana.

Israel solía ser un observador de la organización supranacional predecesora de la Unión Africana, conocida como la Organización para la Unidad Africana (OUA), hasta que ésta se disolvió en 2002. Por conflictos geopolíticos de la época, la Unión Africana no aceptó la incorporación del país judío, a pesar de que estaba en la OUA.

Actualmente, Israel tiene relaciones diplomáticas con 46 de los 55 estados miembro de la Unión Africana, habiendo reestableciendo relaciones con Marruecos el pasado 2020 y entablando lazos diplomáticos con Sudán, en el marco de los Acuerdos Abraham de Trump.

El gobierno de Bennett continúa así con la política de Netanyahu de “volver a África”, es decir, restaurar los lazos con los Estados musulmanes del continente africano, habiendo sido el primer mandatario israelí en visitar África en décadas en 2016, y habiendo restablecido las relaciones diplomáticas con Guinea y Chad durante su mandato.

Esta política tiene dos objetivos principales: primero, reducir y contrarrestar el voto africano contra Israel en las Naciones Unidas, y segundo, abrir mercados para los bienes y servicios israelíes en el continente.

Con este desarrollo, Israel tendrá voz en una unión en la que todavía hay varios países que se suelen oponer a él, incluso denunciando muchas veces al Estado judío y apoyado al terrorismo del Hamás en su contra.

El mandatario Netanyahu durante su visita a Kenia.

Esta noticia es muy importante ya que demuestra continuidad entre la política exterior tan exitosa de Netanyahu en el nuevo gobierno de Naftali Bennett.

Si bien ya se sabía que las políticas de Bennett en este sentido eran las mismas que las de “Bibi”, el hecho de que el centrista Yair Lapid se esté encargando de la Cancillería había puesto bajo serias dudas si Israel seguiría con el proceso de pacificación de la región.

Esto además quiere decir que, a pesar del cambio de gobierno en la Casa Blanca, Israel está determinada a mantener los acuerdos de paz alcanzados por Donald Trump durante su mandato, demostrando que no fue simplemente un acto de conveniencia política si no que logró realmente la paz entre pueblos judíos y musulmanes.

Seguir Leyendo

Israel

Bennett le envía una advertencia a Joe Biden: “Negociar con Irán es negociar con verdugos asesinos”

Publicado

en

El derechista jefe del gobierno israelí le pidió a la Casa Blanca que “despierte” antes de volver a las negociaciones con el brutal régimen iraní, que eligió hace una semana al radical Ebrahim Raisi.

El recientemente electo primer ministro israelí, Naftali Bennett, debe enfrentarse a una Irán revitalizada en su misión terrorista con el también recientemente electo presidente iraní Ebrahim Raisi, miembro del ala más radical del régimen religioso.

Esta semana, Bennett le envió una advertencia a Joe Biden, quien busca reavivar el acuerdo nuclear con Irán, para que que “despierte” tras la elección del juez de línea dura como presidente del país. En una reunión televisada del gabinete en Jerusalén, Bennett dijo que Raisi, establecerá un nuevo “régimen de verdugos brutales” en el país.

La elección de Raisi es, diría yo, la última oportunidad para que las potencias mundiales se despierten antes de regresar al acuerdo nuclear y entiendan con quién están haciendo negocios“, dijo Bennett, quien reemplazó a Benjamin Netanyahu hace algunas semanas después de que el ex primer ministro fracasara para formar un nuevo gobierno.

Nunca se debe permitir que un régimen de verdugos asesinos tenga armas de destrucción masiva”, recordó el jefe de gobierno de derecha. “La posición de Israel no cambiará sobre esto“.

Bennett le pide a Joe Biden que “entre en razón” y no negocie con Irán.

Raisi, el Presidente de la Corte Suprema que fue electo presidente hace dos semanas, está bajo sanciones de Estados Unidos por violaciones de derechos humanos, pero esto no ha frenado a los diplomáticos demócratas de volver a iniciar conversaciones para llegar a un acuerdo con Irán.

Bennett continúa con la opinión de Netanyahu de que Estados Unidos no debe volver a unirse al acuerdo nuclear del que se retiró el ex presidente Donald Trump en 2018. Pero la administración Biden reivindica el acuerdo que el gobierno de Obama negoció con las potencias mundiales en 2015, y asegura que es la “única salida al conflicto“.

Este acuerdo, que incluía también a Gran BretañaChinaFranciaRusia Alemania, tenía como objetivo evitar que Irán refine uranio a niveles necesarios para construir una bomba atómica. A cambio de que el régimen iraní acceda a dejar de refinar el material radioactivo a esos niveles, Obama les envió miles de millones de dólares en “ayuda humanitaria.

Pero según pudo demostrar una operación conjunta del gobierno de Estados Unidos e Israel en 2018, Irán simplemente agarró ese dinero y mudó su proceso de refinación a la clandestinidad.

Desfiles militares en Irán, celebrando el triunfo del radical Ebrahim Raisi.

Seguir Leyendo

Israel

Desde la oposición, Netanyahu expone la fragilidad del gobierno y logra promover su propia agenda anti-inmigración

Publicado

en

La derecha israelí envía un proyecto de ley para endurecer aún más las leyes migratorias luego de que el gobierno de Bennett no pudiera renovar la ley que rige actualmente por diferencias internas de su gobierno.

Benjamín Netanyahu, ahora como líder opositor después de 12 años en el poder, logró una impresionante maniobra política para endurecer las leyes migratorias de Israel.

El derechista Likud ha enviado el jueves pasado al Parlamento un proyecto de ley para regular la política de inmigración israelí y controlar mejor la “reunificación familiar árabe-israelí”, lo que usualmente se refiere al proceso por el cual palestinos de Cisjordania o la Franja de Gaza casados con un árabe israelí obtienen la nacionalidad israelí. 

La ley, que de aprobarse se convertiría en Ley Básica (Israel no tiene una Constitución, y en su lugar tiene una serie de leyes básicas que toman precedencia ante las leyes normales y actúan como una constitución), estipula que una persona que no es residente ni ciudadano no puede obtener la ciudadanía, así como detalla el procedimiento para poder expulsar expeditivamente a inmigrantes ilegales del país

Este proyecto fue apoyado por todos los partidos del bloque comandado por el Likud, que incluye a los partidos religiosos conservadores ShasUTJ Tkuma, además del congresista Amichai Chikli, miembro del partido oficialista Yamina, que a pesar de formar parte del gobierno, se opuso a la alianza de Bennett y Lapid.

La presentación de este proyecto de ley llega un día después de que la coalición gobernante no pudiera obtener los votos necesarios para renovar la ley actual, que prohíbe que palestinos casados con árabes israelíes obtengan la ciudadanía, debido a que el partido árabe Ra’am no apoyó el esfuerzo legislativo.

Naftali Bennett ya sufrió su primera derrota legislativa, tan solo dos semanas después de llegar al gobierno.

Actualmente el gobierno israelí está liderado por una coalición de partidos de izquierda y de derecha, que llegan justo a la mayoría de 61 diputados debido al apoyo del partido árabe Ra’am, que les prestó para la formación sus 4 votos.

El Likud, y los otros partidos de derecha, a pesar de que apoyan la actual ley inmigratoria, y vienen votando para renovarla desde 2003, esta vez decidieron votar en contra para dejar en evidencia la fragilidad del gobierno de Bennett, acusándolo de no poder defender por su propia cuenta la soberanía del país.

Además, Netanyahu, que es un hábil político y fue el artífice de esta maniobra legislativa, aprovechó la oportunidad para promover su propia ley, mucho más dura que la existente hasta el momento. 

Ahora, los partidos anti-Netanyahu del gobierno deberán aprobar su ley, si no quieren dejar a Israel expuesta a una crisis migratoria.

Podemos esperar maniobras similares a esta en los próximos meses, en los que Netanyahu intentará explotar las enormes diferencias ideológicas entre los miembros del actual gobierno para lograr promover su propia agenda, a pesar de no estar más en el gobierno.

El diverso y multitudinario gobierno israelí, que deberá sobrevivir sus propias internas además de las embestidas de Netanyahu.

Seguir Leyendo

Trending