Conecte con nosotros

Israel

Grietas en la coalición de gobierno hacen inminente una nueva elección en Israel: la derecha se consolida en el primer y segundo puesto 

Las encuestas en Israel de cara a una posible nueva elección marcan una gran suba de los partidos de derecha, en especial el conservador Yamina, con los partidos de izquierda en mínimos históricos.

Publicado

en

A pesar de que las próximas elecciones oficiales están organizadas para ser llevadas a cabo en 2024, la votación del Presupuesto 2021 está generando severas grietas dentro de la coalición de gobierno, y todo indica que no sería aprobada en el Knesset, el parlamento israelí.

En caso de no lograrse un consenso en torno al nuevo Presupuesto, nuevas elecciones serían convocadas automáticamente por ley.

Es por esto que las encuestadoras ya están a toda máquina analizando y presentando los posibles resultados en caso de unas nuevas elecciones.

Israel ya lleva 2 años de crisis política, con tres elecciones seguidas hasta que se logró una inusual alianza entre el primer ministro Benjamin Netanyahu, de centro-derecha, y el ex líder de la oposición Benny Gantz, de centro-izquierda. Esta unión parecía poner fin a la inestabilidad política pero las encuestadoras muestran otra realidad.

Según la última encuesta electoral, publicada este martes 24 de noviembre por el prestigioso Canal 13 en Israel, el oficialista Likud, partido de centro-derecha liberal que sostiene la candidatura de Netanyahu, caería a 27 escaños; 9 menos de los que tiene actualmente.

Esto confirmaría la gran caída de popularidad del histórico partido conservador israelí y del actual Primer Ministro, quien ha sido severamente criticado por su estricto control de la pandemia. De todos modos, con estos números, el Likud aún quedaría como el partido más grande en el Knesset. 

En la propia encuesta del Canal 13 sorprende ver un cambio importante en la oposición. Mientras en la última elección la alianza progresista Azul & Blanco se ubicó comodamente en segundo lugar, hoy ese lugar lo ocupa Yamina, un partido de derecha populista y liberal, dirigido por el empresario y ex ministro de muchas carteras Naftali Bennett.

Ad

Yamina sería el segundo partido político más votado, con aproximadamente 23 estaños. 

La revelación de estos nuevos números ha causado revuelo en la escena política israelí, puesto que actualmente tienen solo 6 escaños y fueron el octavo partido en las elecciones de marzo de este año. 

Yamina es un partido que se sitúa a la derecha del Likud, siendo liberal en lo económico y conservador en lo social.

Bennett es un experimentado funcionario de gobierno, con amplios conocimientos del funcionamiento del Estado, habiendo acompañado en diferentes coaliciones a Netanyahu en el pasado, y habiendo ocupado los puestos de Ministro de Defensa, Ministro de Economía, Ministro de Educación y Ministro de la Diáspora Judía.

Junto a Bennett, este flamante partido es dirigido por Ayelet Shaked, ingeniera informática, armadora política y ex Ministra de Justicia de Netanyahu. 

Naftali Bennett (izquierda) con Ayelet Shaked (derecha). Fuente: El País.

Ad

Viendo los números de popularidad de los partidos en los últimos meses, todo indica que el gran crecimiento de Yamina viene en buena parte gracias a la importante cantidad de votantes del Likud decepcionados por el manejo de la pandemia, que si bien ha sido excelente en las primeras semanas, se ha ido deteriorando a lo largo de los meses, con un Netanyahu cayendo en todos los vicios de un gobernante preocupado por una crisis que lo supera.

En tercer puesto quedaría el partido de centro-izquierda liberal Yesh Atid, del carismático Yair Lapid, quién subiría 4 escaños respecto a los 16 que tiene actualmente y quedaría posicionado con 20 bancas en un Parlamento donde sería la principal voz de la izquierda progresista.

A su vez, tan solo unos escaños por debajo, quedaría el partido socialista árabe y anti-sionista Lista Conjunta, quién bajaría sorprendentemente 3 escaños de sus 15 actuales y quedará en tan solo 12. 

Ya en el quinto y sexto puesto quedarían el centrista progresista Kahol Lavan con 10 escaños, 5 menos que los que tiene actualmente, y el centro-derechista Lieberman, con 8, uno más que los que tiene ahora.  

Por su parte, el conservador religioso Shas, quedaría con 7 escaños. También con 7 se encontraría el ultra-ortodoxo Judaísmo Unido de la Torá (UTJ). Último, el socialista ultra-progresista Meretz quedaría con 6.

Manifestación pro-LGBT de Meretz. Fuente: Times of Israel.

Ad

La encuesta, que asegura tener un margen de error del 3,9%, y que ha sido extremadamente precisa en las últimas elecciones, revela una realidad muy importante para Netanyahu, quien tiene esperanzas de poder limar las asperezas con Bennett y formar gobierno con Yamina, Shas y UTJ.

La derecha no llegaría a los 61 escaños necesarios para formar una coalición de gobierno si no se logra por lo menos uno de estos requisitos: 

  • Likud + Yamina + Kahol Lavan + Por lo menos uno de los dos partidos religiosos (Shas o UTJ) = 67 escaños. Se podría formar gobierno ya que se superan los 61 escaños pero es improbable que se dé esta coalición, ya que el Kahol Lavan de Gantz no tiene un valor religioso fuerte y es muy posible que no acepten unirse con un partido ortodoxo. Además, su conflicto con Netanyahu sería una de las razones de esta elección.
  • Likud + Yamina + UTJ +S has= 64 escaños. Se lograría la mayoría de escaños por poco y el gobierno liderado por una de las coaliciones más de derecha en la historia del país. Si Likud y Yamina desean realizar esta coalición necesitarán satisfacer a ambos partidos religiosos que impondrán condiciones netamente vinculadas a la fe que podrían dificultar el acuerdo. 

Por su parte, la izquierda y el centro quedan completamente imposibilitados de formar gobierno, ya que no llegan con ninguna combinación a los 61 escaños, excepto que incluyan al partido islámico Lista Conjunta, que siempre ha rechazado ir en coalición con partidos judíos y a su vez haría imposible sumar a Gantz, quien a pesar de ser de centro-izquierda es un ferviente sionista y jamás buscaría poder político a cambio de darle poder a los militantes árabes.

Una sorpresa importante de todas las encuestas es la falta de representación del Partido Laborista, el cual no lograría superar la barrera electoral mínima y por primera vez en la historia se quedará sin diputados en el Knesset. Desde su fundación en 1968 los laboristas han logrado imponer varias veces a un Primer Ministro de su partido al frente del país y fueron hasta los últimos años la principal oposición en el país.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Israel

Autoridades palestinas afirman que si Jesús viviese hoy sería palestino y terrorista islámico

Publicado

en

Altos funcionarios de la Autoridad Nacional Palestina afirman que si Jesús viviese hoy en día, no solo sería palestino, sino que además sería un terrorista islámico. El funcionario Rawhi Fattouh no descarta que si Jesús viviese en la actualidad se auto-inmolaría o sacrificaría por la causa palestina y sería martirizado.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha hecho en el pasado múltiples declaraciones alegando que Jesús, de estar vivo hoy, sería palestino. Sin embargo, ahora altos funcionarios dieron un paso más, y declararon que Jesús, figura central del cristianismo y profeta judío hebreo, sería terrorista islámico en la actualidad.

El funcionario Rawhi Fattouh, del partido gobernante de la ANP, el islámico Fatah, dijo que Jesús sería un “Fida’i palestino” (luchador palestino). Por su parte, el líder de Fatah, Tawfiq Tirawi, suscribió a las declaraciones de Fattouh y además dijo que, aparte de ser Fida’i, Jesús sería un “Shahid” (musulmán que se auto-inmola o sacrifica por una causa y se convierte en mártir).

Sin embargo, si profundizamos en la cuestión, Jesús no sería palestino bajo ningún termino, ya que partiendo de la base, era judío y de raíces hebreas. Incluso dejando esto de lado, teniendo en cuenta el contexto actual, terminaría por nacer en una zona israelí, cómo explica el especialista en historia de Israel y arqueología bíblica David Yabo.

A pesar de que se podría pensar que las influyentes figuras palestinas están buscando insultar la memoria de Jesús o desprestigiar su nombre, realmente es al contrario. En la creencia de los líderes palestinos, caracterizados por ser islámicos radicales, el ser un terrorista o un asesino por la causa musulmana es una buena y más que apropiada acción.

En Cisjordania, territorio en cuya base se asienta la ANP, los terroristas y sus familias son proveídos de miles de dólares al año por parte del gobierno central como recompensa por sus “buenas acciones”. Incluso accediendo al mejor trabajo posible en el sector privado palestino, si asesinas israelíes tu calidad de vida, tus ingresos y tu familia estarán mejor, pudiendo recibir hasta autos y casas de parte del poder Ejecutivo, además de un salario que oscila entre 600 y 3500 dólares, depende a cuantos israelíes heriste o mataste o que acción terrorista cometiste.

Para aportar cifras concretas, en el propio presupuesto de la ANP de 2018 se ve la asignación de 360 millones de dólares, el 7% de todo el presupuesto nacional palestino, a dos instituciones dedicadas a la ayuda financiera a terroristas palestinos presos en Israel y a sus familias.

Además, el 46% de las donaciones del extranjero que recibe la ANP (una buena parte de estas fueron dadas por Obama, cortadas por Trump y ahora re-insertadas por Biden), se asigna a la promoción del terrorismo mediante los incentivos a sus perpetradores.

Seguir Leyendo

Israel

Insólito: La organización terrorista palestina Hamás acusa a Israel de usar delfines asesinos

Publicado

en

La agrupación islámica dice que Israel tiene delfines asesinos entrenados militarmente, uno de ellos responsable de matar sin dejar rastros a un buzo de operaciones especiales de la propia Hamás.

En un vídeo publicado por el grupo armado palestino Hamás, se acusa a Israel de tener “delfines asesinos entrenados militarmente”, que habrían matado a un buzo de operaciones especiales de la propia organización mientras intentaba infiltrarse en Israel por su costa.

En el archivo audiovisual se visualiza una especie de casco-arnés del tamaño de la cabeza de un delfín que pareciera contar con una lanza o un objeto puntiagudo.

Sin embargo, no hay evidencia de lo que asegura Hamás ni de que el arnés mostrado en el video sea ni israelí ni de un delfín. Pero eso es lo que la organización terrorista está diciendo en sus redes sociales y entre sus filas.

A pesar de que podría sonar ridículo pensar en la existencia de delfines asesinos, Estados Unidos y Rusia utilizan técnicas similares e incluso tienen escuadrones dentro de sus Marinas formados por mamíferos, siendo en el caso estadounidense 70 delfines y 30 leones marinos y en el caso ruso un número indeterminado de belugas y delfines.

Prototipo del delfín militar hecho por H. I. Sutton, periodista especializado en cuestiones de marina militar y armada.

De todos modos, lo más probable es que esto sea solo un nuevo capítulo entre las descabelladas teorías de conspiración adjudicadas a grupos islámicos anti-sionistas, como cuándo Hezbolá afirmó capturar águilas de espionaje israelíes o cuando el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, acusó a Israel de enviar cerdos salvajes para destruir los campos de granjeros palestinos.

Otro capítulo recordado sucedió en 2010, cuándo ocurrieron una serie de ataques de tiburón en un resort al sur de Egipto, que según el militar egipcio Mustafa Ismail fueron cometidos gracias a ingeniería genética israelí que permitiría controlar a los tiburones a distancia.

A su vez, en 2015, Hamás afirmó que capturó a un delfín israelí equipado con alta tecnología de espionaje como cámaras y GPS, a diferencia del reportado ahora, que sería un delfín utilizado para la ofensiva.

Seguir Leyendo

Israel

El gobierno de Biden donará 99 millones de dólares a la Agencia de la ONU para Palestina

Publicado

en

La UNRWA volvió a los altos niveles de financiamiento que gozó durante el gobierno de Obama. A pesar de los múltiples escándalos por extremismo islámico, antisemitismo y anticristianismo, Biden ya les envió 150 millones de dólares, y ahora otros 99 millones.

El gobierno de Joe Biden ha dado un giro total en su política de financiación al conflicto Israel-Palestino. Tras bloquear la venta de misiles al gobierno israelí en el Congreso, la administración demócrata puso foco en aumentar las donaciones “humanitarias” a los palestinos.

Tras una donación de 150 millones de dólares en abril del año pasado por parte del gobierno estadounidense, ahora la UNRWA (Organizaciones de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina) recibirá 99 millones adicionales.

La decisión anunciada la semana pasada por el Buró de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado norteamericano tiene como objetivo “proveer educación, salud y un respaldo de emergencia a cientos de miles de niños palestinos y sus familias durante un tiempo de necesidad”.

Sin embargo, en los últimos tiempos la agencia se vio involucrada en más noticias por escándalos que por buenos resultados, ya que se encontraron casos de profesores de las escuelas palestinas de la UNRWA con posteos en redes sociales incitando al yihadismo y el extremismo islámico y llamando a ataques contra cristianos y judíos en Occidente, con Europa como objetivo principal.

No solo los profesores y funcionarios de la UNRWA fueron descubiertos promoviendo la violencia, sino que en los propios libros de texto que dan para alumnos y estudiantes se pueden leer múltiples líbelos anti-judíos que promueven el terrorismo.

Carátula del “Poisoning Palestinian Children”. Reporte investigativo de febrero 2017 del UN WATCH probando el incitamiento al terrorismo yihadista y el antisemitismo por parte de profesores palestinos de la UNRWA.

Las ayudas a la UNRWA habían sido congeladas en 2018 por el ex presidente Donald Trump, que contó con el respaldo total del por ese entonces primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, para recortar las ayudas “humanitarias” a Palestina, luego de que múltiples reportes demostraran que ese dinero terminaba en manos de grupos terroristas.

En abril del 2020, cuando Biden decidió volver a proveer de donaciones a la UNRWA, Netanyahu aún se encontraba en el poder y criticó duramente la decisión, tratando de bloquearla, pero sin éxito.

Ahora, bajo gobierno de Naftali Bennett, que a pesar de ser de derecha sionista está en coalición con partidos de izquierda, ningún funcionario israelí criticó la medida de Biden y agacharon la cabeza contra la peligrosa medida estadounidense.

Seguir Leyendo

Trending