Conecte con nosotros

Israel

Israel completa su soberanía, pero el conflicto continúa, ¿con qué enemigo se firma la paz?

En vísperas del “Acuerdo del Siglo” en el territorio israelí, el liderazgo del Fatah entra en jaque, los grupos terroristas presionan por un conflicto mayor y los palestinos se debaten quién realmente los representa.

Publicado

en

El emblemático héroe de guerra israelí y Jefe de Estado Mayor Conjunto, Moshé Dayan, supervisó personalmente el combate que se desarrolló en Jerusalén en la guerra de 1967 contra las tropas jordanas, comúnmente llamada “La Guerra de los 6 Días”. Años después, aludió a la cuestión de si era posible la entrega de esas tierras recuperadas a cambio de paz: “Si quieres hacer paz, no le hablas a tus amigos, hablalo con tu enemigo” (1977).

43 años después de aquella entrevista, nos encontramos en las vísperas del aclamado “Acuerdo del Siglo” del mandatario norteamericano, Donald TrumpAcuerdo que busca una división territorial precisa para el establecimiento de un Estado de Palestina, con la condición que este nuevo país no promocione actividades terroristas contra Israel.

El acuerdo fracasó, no por impericias de la dirigencia israelí o del plan mismo (es el plan más ambicioso en décadas para la situación en Cisjordania). El problema fue que el primer paso para realizar un acuerdo es tener con quien hacerlo, lo cual no es nada sencillo de lograr con los mandatarios palestinos actuales. 

En los tiempos de Dayan, la representación de los palestinos era indiscutida y monopolizada por Yasir Arafat, el líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP, hoy en día re-convertida en el Fatah).

Yassir Arafat (izq) junto al dictador libio Muammar Gaddafi (der).

Luego de la muerte de Arafat en noviembre del 2004, a sus 75 años, al no dejar una estructura política estable y eficaz, el movimiento palestino convulsionó y se dividió aún más. Por un lado quedaron los sucesores de Arafat que intentaban mantener el control de la capital Ramallah y sus zonas adyacentes, mientras que por el otro lado tomó fuerzas Hamás, grupo que intentaba tomar el control por la fuerza, la intimidación y el terrorismo guerrillero.

A partir de 2005, como muestra de buena fe hacia el tratado de Oslo, el Ejército israelí se retiró de la franja de Gaza y le cedió el territorio a Fatah, creyendo que iban a ser ellos quienes lo administren. 

Ad

No tardó mucho hasta que el movimiento ahora abiertamente terrorista de Hamás, catalogando al Fatah como ”negociadora” y “débil”, intentara realizarle un golpe de Estado, lo cual hizo y con un éxito parcial en 2007 al expulsar y asesinar a 165 oficiales claves del Fatah que administraban el territorio costero, logrando hacerse cargo del enclave.

A partir de este momento, Fatah se vio acorralada de ambos lados, por un lado debía mostrarse lo suficientemente fuerte y capaz de exigirle a Israel un Estado para legitimarse a los ojos de los palestinos más moderados, y por otro lado debía cuidarse tanto de un nuevo golpe del Hamás como también de evitar recurrir a los métodos combativos de ellos para negociar con Israel.

Como si fuera poco, en los últimos años ha aparecido un nuevo actor en la dirigencia palestina, la organización terrorista “Jihad Islámica Palestina” (JIP), que se refundó como una proxy iraní. La JIP es aún más extremista que Hamás y presiona constantemente a las autoridades palestinas para que sigan atacando a Israel.

En conclusión, la importancia de un liderazgo legítimo y estable palestino es fundamental para el proceso de paz. 

Sin ser así, Israel jamás se arriesgaría a firmar un tratado que restrinja su propia capacidad de maniobra. Ya su iniciativa para la construcción de un Estado palestino en Gaza entregándosela al Fatah falló cuando se involucró Hamas, y la Franja terminó en manos de un violento grupo terrorista que la utiliza como sitio de lanzamiento de misiles para hostigar a las ciudades civiles sureñas israelíes.

Solo cuando el pueblo palestino en Israel logre organizarse evacuando al terrorismo de sus filas, con un líder fuerte y respetado, podrán construir la paz con el Estado israelí.


Por Uriel Ruetter, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Israel

Naftali Bennett habló por primera vez ante la ONU y advirtió que Irán está cerca de tener una bomba atómica

Publicado

en

El flamante primer ministro israelí se presentó en la Asamblea General de la ONU y aseguró que el programa atómico del régimen islámico “ha llegado a un punto de inflexión”. Prometió que su país tomaría acciones si la comunidad internacional no intercede.

El primer ministro de Israel, Naftali Bennett, habló ante la Asamblea General de la ONU este lunes y advirtió sobre lo cerca que se encuentra Irán de la posesión de una bomba atómica. Aseguró que Israel hará todo lo posible para impedirlo aunque Biden prefiera el camino de la negociación y el “diálogo“.

El mandatario del país judío afirmó que “Irán busca dominar la región bajo un paraguas nuclear” y que su programa atómico “ha llegado a un punto de inflexión” tras la cercanía a obtener su primer bomba atómica.

Israel denunció así el incumplimiento de los acuerdos internacionales por parte del régimen chiíta, mencionando específicamente a los acuerdos nucleares de salvaguardia del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), liderado por el argentino Rafael Grossi, quien no está logrando evitar los sabotajes y acosos constantes a los inspectores que envía el organismo nuclear a Irán.

Prueba de esto son los propios dichos de Grossi, que apenas un día antes de la conferencia de Bennett ante la comunidad internacional, afirmó que en el complejo TESA Karaj, cerca de la capital iraní Teherán, las autoridades del país no permitieron a OIEA instalar cámaras de vigilancia ni ningún tipo de material para verificar la producción en la zona de centrifugadoras.

“En los últimos años, Irán ha dado un gran salto adelante. El programa de armas nucleares de Irán está en un punto crítico. Todas las líneas rojas han sido cruzadas. Inspecciones ignoradas. Todas las ilusiones se han demostrado falsas”, sentenció el premier israelí.

Bennett aseguró que harán todo lo posible para frenar el programa nuclear de Irán y terminar con las ambiciones imperialistas y expansionistas del régimen teocrático islámico. A su vez, brindando cierto optimismo, afirmó que Irán “es mucho más débil y mucho más vulnerable de lo que parece”.

Antes del discurso en la ONU, Bennett se reunió con enviados diplomáticos de Bahréin y Emiratos Árabes Unidos y celebró el fortalecimiento de los Acuerdos de Abraham patrocinados por el ex presidente estadounidense Donald Trump.

El mandatario también denunció públicamente una “nueva unidad terrorista mortal” que tiene Irán, en referencia a las formaciones de drones armados conocidas como Shahed 136, que ya fueron probadas en ataques a barcos civiles y ciertos objetivos en Irak y Arabia Saudita.

Según el israelí, Irán “planea armar a sus apoderados en Yemen, Irak, Siria y el Líbano con cientos y luego miles de estos mortíferos drones”, refiriéndose a las organizaciones terroristas yihadistas apoyadas por los chiítas.

Sobre estos grupos terroristas, incluyendo principalmente a Hezbolá, Hamás y la Jihad Islámica Palestina, aclaró: “Estos grupos terroristas pretenden dominar Medio Oriente y extender el islamismo radical por todo el mundo. ¿Qué tienen todos ellos en común? Todos quieren destruir mi país, y todos están respaldados por Irán”.

Obtienen su financiación de Irán, obtienen su entrenamiento de Irán, y obtienen sus armas de Irán. El gran objetivo de Irán está muy claro para cualquiera que se preocupe de abrir los ojos: Irán busca dominar la región” concluyó su primer discurso Naftali Bennett, quien tenía que demostrar que podía ser igual de fuerte ante la comunidad internacional que su antecesor Benjamín Netanyahu.

Discurso completo (en inglés) de Bennett:

Seguir Leyendo

Israel

Israel re-captura a los 6 terroristas palestinos que se escaparon de una prisión de máxima seguridad

Publicado

en

A pesar de las fuertes críticas por el escape de 6 terroristas palestinos presos, Israel confirmó la re-captura de todos los implicados. Ciudadanos palestinos salieron a las calles a protestar en favor de los violentos reos tras su vuelta a prisión.

Este domingo 19 de septiembre Israel amaneció con la noticia de que las fuerzas de seguridad lograron re-capturar a los terroristas palestinos que se habían escapado de la cárcel de máxima seguridad de Gilboa (al norte), el pasado 6 de septiembre, utilizando un túnel que lograron excavar.

Los seis presos fueron condenados por intentos separados de llevar a cabo ataques terroristas contra ciudadanos israelíes, y todos pertenecen a grupos terroristas de origen árabe.

Mientras que 5 de los 6 pertenecen al grupo Yihad Islámica Palestina, uno de los re-capturados es un antiguo líder de las Brigadas de Mártires de Al Aqsa, el brazo terrorista-militar del partido político de extrema izquierda anti-sionista Fatah.

Los prisioneros se habían escapado a Cisjordania, donde creyeron que podían ocultarse de las autoridades israelíes un tiempo para luego volver a la Franja de Gaza. Sin embargo, el buen trabajo de Benjamin Netanyahu en los últimos años extendiendo la presencia de las fuerzas de seguridad e inteligencia en Judea y Samaria permitieron que el nuevo gobierno israelí hallara en tiempo récord a los exiliados.

Hasta el momento, la Autoridad Nacional Palestina no comentó nada sobre los prisioneros que se dieron a la fuga ni su posterior captura, pero hubo una serie de protestas en la ciudad de Jenín por parte de palestinos, donde finalmente fueron encontrados los terroristas escondidos. Se espera que ahora que los palestinos saldrán a protestar en favor de los terroristas y reclamar por su liberación.

El túnel utilizado por los prisioneros para escapar. La salida, un terreno baldío en los exteriores de la cárcel. Se desconoce como cavaron el túnel.

Seguir Leyendo

Israel

Histórica reunión entre Naftali Bennett y Al Sisi en Egipto sin la tutela de Estados Unidos

Publicado

en

Es la primera visita al país árabe de un primer ministro de Israel en 10 años y la primera que se hace sin la participación, directa o indirecta, de la diplomacia estadounidense. El tópico fue la paz en la región.

El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, recibió ayer al nuevo primer ministro israelí, Naftali Bennett, en la ciudad costera de Sharm al Sheij, donde trataron temas como las relaciones bilaterales y el terrorismo palestino, en la primera visita de un jefe del Gobierno de Israel al país árabe en más de una década.

Según un comunicado de la Presidencia egipcia, durante esta reunión se abordó “la evolución de las relaciones bilaterales en varios campos”, así como “los últimos desarrollos a nivel regional e internacional, en especial aquellos relacionados con la causa palestina”.

Al Sisi trasladó a Bennett “la importancia del respaldo de la comunidad internacional a los esfuerzos de Egipto para reconstruir los territorios palestinos”, así como “de mantener la calma entre las partes palestina e israelí”, de acuerdo con el comunicado oficial.

Por su parte, la oficina del primer ministro israelí informó en un comunicado que Bennett “enfatizó el significante papel que ejerce Egipto a la hora de mantener la estabilidad de la seguridad en la Franja de Gaza y para encontrar una solución al tema de los prisioneros y las personas desaparecidas”.

Egipto medió para alcanzar la tregua entre Israel y el movimiento terrorista Hamás tras la guerra de bombas a principios de año, y ha mantenido conversaciones con sus respectivas delegaciones para acordar un intercambio de prisioneros, además de aportar millones de dólares para la reconstrucción del enclave palestino.

Bennett, quien asumió el cargo en junio, fue invitado a Egipto por Al Sisi el mes pasado, pero hasta ahora su visita no tenía fecha y se había mantenido en secreto hasta ayer mismo.

El 6 de enero de 2011 fue la última vez que un primer ministro israelí visitó el país de los faraones, y Benjamin Netanyahu se reunió entonces con Hosni Mubarak, pocas semanas antes de que el líder egipcio fuera depuesto.

Bennett y Sisi hablan de la amenaza iraní y de Hamás

Egipto ha hospedado varias cumbres y reuniones sobre el proceso de paz palestino-israelí y es el principal mediador entre Israel y el movimiento islamista terrorista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, fronteriza con Egipto y un foco de tensión tanto para el Gobierno egipcio como para el israelí.

El domingo, cuando propuso “mejorar” las condiciones de vida de los gazatíes a cambio de un compromiso de “calma” por parte de Hamas, el jefe de la diplomacia israelí, Yair Lapid, volvió a recordar “la importancia vital de Egipto”.

Este proyecto, recalcó, “no verá la luz sin el apoyo y la participación de los socios egipcios y su capacidad para hablar con todas las partes implicadas”.

Tanto Al Sisi, como Netanyahu y Bennett son aliados de Trump y durante los últimos 4 años han trabajado arduamente para mantener en la calma en la región, diplomacia que se desplomó cuando llegó Joe Biden a la presidencia, pero ahora ambos gobierno, el egipcio y el israelí, están aprendiendo a negociar entre ellos sin la intermediación de Estados Unidos, por primera vez en 10 años.

Seguir Leyendo

Trending