Seguinos en redes

Israel

Netanyahu consolida su plan de anexiones y completará su soberanía sobre Israel

Con la crisis política en el pasado, el gobierno de Benjamin Netanyahu, que cuenta con el respaldo de Trump y Benny Gantz, se perfila para anexar los asentamientos judíos de Cisjordania y consolidar el territorio nacional.

Publicado

en

En el día de ayer, lunes 25 de Mayo, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu anunció que julio es la fecha objetivo para anexar al territorio israelí los diversos asentamientos judíos establecidos en Judea y Samaria. 
Aparte de ser una promesa de campaña de Netanyahu, la política de anexión de los asentamientos es afín a lo estipulado por el plan de paz para Medio Oriente de Donald Trump, el cual también es aprobado por Benny Gantz, quién reemplazará en un año y medio a Netanyahu como Primer Ministro.

Los asentamientos han proliferado en las últimas décadas. Cientos de miles de judíos han construido sus casas y establecido sus vidas en este territorio, conviviendo en gran medida pacíficamente con los árabes
Con las anexiones, la realidad en Israel no cambiará mucho. Todo el área de Cisjordania (conocido en inglés como West Bank) ya depende financiera y militarmente del gobierno de Netanyahu, y la autoridad palestina, a cargo de Mahmud Abás, poco control tiene sobre la población, más que promover el terrorismo en la región. 
Cisjordania es una zona de mucho conflicto en tanto hay palestinos que tildan de ilegales los asentamientos, aunque éstos estén en gran medida en áreas acordadas con las autoridades árabes.
Recordemos que los Acuerdos de Oslo dividían en tres áreas al territorio cisjordano. El Área A le otorgaba plena autonomía tanto civil como militar a los palestinos. El Área B le otorgaba control militar a Israel pero control civil a los palestinos. El Área C quedaba bajo el total control de Israel y allí es donde la mayoría de los asentamientos se han construidoDiversos asentamientos “por fuera” de los lineamientos del acuerdo de Oslo se han ido construyendo.

La noticia no ha caído bien (como era de esperar) en la prensa internacional y los organismos multilaterales. Ya hemos informado del repudio de Mahmud Abás al plan, a quien se le ha sumado el Rey Abdala de Jordania, quien advirtió acerca de la posibilidad de un conflicto masivo si se anexionaban los territorios. 
Diarios como La Razón, de España, afirman de manera ingenua que este es el fin de la solución de los dos Estados: 

“El nuevo Gobierno de unidad nacional ha encontrado una oportunidad para ampliar sus fronteras, aprovechando la coyuntura internacional marcada por el virus, anexionándose tierra ocupada y colonizada ilegalmente sabiendo que no encontraría resistencia internacional por parte de gobiernos ocupados en dar una respuesta a la pandemia”.

Ad

No viene mal recordarle a muchos de los ingenuos progresistas que apoyan el BDS y la causa palestina, las incontadas veces en que el liderazgo palestino ha rechazado cualquier negociación de paz y la constante financiación del terrorismo contra el Estado de Israel.

El ejemplo más claro fue la propuesta de Ehud Barak, ex-primer ministro israelí, donde se daba parte de Jerusalén a Palestina, y Yasir Arafat, ex-presidente de la Organización para la Liberación de Palestina, la rechazó.

Definitivamente no es un proceso sencillo, y requiere de mucha preparación y planeamiento. Esperemos que en caso de darse, las anexiones sean de manera pacífica sin necesidad del uso de la fuerza. Abás amenaza con la violencia, como era de esperar, pero quizás es otra de sus consignas mentirosas.
Además, de concretarse, el primer ministro Benjamin Netanyahu quedará en la historia de Israel por ser quien, después de casi 15 años de gobierno, logró unificar el territorio israelí y formalizar su soberanía.
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Israel

Finalmente se derrumba el gobierno híbrido de Israel y la oposición de derecha logra unas elecciones para octubre: ¿Vuelve Netanyahu?

Publicado

en

El colapso del gobierno de Israel, y la quinta elección en tres años, ofrece el tan esperado regreso del derechista Benjamin Netanyahu al poder.

Después de varios meses de negociaciones políticas, finalmente el líder de la oposición, el derechista Benjamin Netanyahu, logró convencer a suficientes diputados oficialistas que abandonen el gobierno y finalmente se votó por disolver el Parlamento y llamar a elecciones.

La “Coalición por el Cambio“, una agrupación de partidos de izquierda y de derecha, que incluia hasta a un partido árabe, y que había llegado al poder en 2020 con el único objetivo de derrocar a Netanyahu, que llevaba casi 20 años en el poder, se terminó por disolver.

El conservador Naftali Bennett, actual primer ministro, anunció que no participaría como candidato para las próximas elecciones y le entregó el mando del país a Yair Lapid, el líder del partido socialdemócrata Yesh Atid, que también lidera la coalición, y gobernará hasta las elecciones. Este traspaso de mando estaba pactado cuando llegaron al gobierno, y Bennett pasará a ocupar el rol de Canciller que hasta ahora ocupaba Lapid.

El partido Yamina, líder de la coalición oficialista, perdió dos diputados al Likud, Idit Silman y Nir Orbach, y Bennett aseguró que le pasará el mando del partido a Ayelet Shaked, una parlamentaria que siempre fue muy cercana a Netanyahu.

Bennett también fue cercano a Netanyahu, y muchos habían anticipado en algún momento que sería su sucesor natural, pero la insistencia del ex primer ministro de continuar en el gobierno todo lo posible llevó a que Yamina rompa la coalición de derecha y forme esta alianza híbrida con la izquierda para sacarlo del poder, que resultó desastrosa.

No me presentaré a las próximas elecciones, pero seguiré siendo un soldado leal de este país al que he servido como soldado de combate, oficial, ministro y como su primer ministro. Servir a este país es mi destino”, dijo Bennett.

Se está actualmente negociando si la elección será el próximo 25 de octubre o 1ro de noviembre. Históricamente a los partidos de derecha les fue mejor en las elecciones antes de la vuelta a clases/trabajo despues de las fiestas judias y entienden que van a tener un pequeño impulso de votantes si se hace el 25, por eso la coalicion quiere que sea el 1ro.

Todas las encuestas sin embargo indican que el Likud de Bibi Netanyahu volvería al poder en coalición con los derechistas Shas, Judaísmo Unido de la Torá (UTJ), Sionismo Religioso, y algunas porciones de Yamina.

Será la quinta elección en tres años, después de que la coalición más diversa e improbable en la historia del país, que contó con centristas, derechistas, izquierdistas e incluso islamistas, finalmente alcanzó un nivel de estancamiento que no pudo superar, a solo un año de su existencia.

Antes de la formación de esa coalición, Israel pasó por cuatro elecciones en el espacio de dos años, cada una lo suficientemente inconclusa como para forzar otra votación. El último proceso de formación de gobierno de Israel hace casi exactamente un año vio a Netanyahu destituido de su cargo. Pero la historia parece estar lista para darle su revancha.

Seguir Leyendo

Israel

Surinam abrirá una Embajada en Jerusalén, capital de Israel, primer país sudamericano en hacerlo

Publicado

en

La ex colonia holandesa se unirá a países como Estados Unidos, Guatemala y Honduras que han colocado sus embajadas en la capital histórica israelí.

El gobierno surinamés ha comunicado su intención de abrir una embajada en Israel con ubicación en Jerusalén, capital del país judío. De concretarse, sería el primer país sudamericano en tener su embajada en la histórica capital israelí.

El anuncio fue informado por el Ministerio de Exteriores de Israel en un comunicado, luego de que el canciller israelí Yair Lapid, se reuniera con Albert Ramdin, su homólogo surinamés, en representación del gobierno del presidente, Chan “Sheriff” Santokhi, reconocido por su mano dura contra el narcotráfico y el terrorismo, y su postura favorable a Israel.

A pesar de que por el momento no se dieron detalles de una fecha o un plan concreto, se espera que el establecimiento de la embajada tome tiempo, ya que el país que se ubica entre las dos guayanas y limita con Brasil prácticamente no tiene representación diplomática en Israel. Actualmente, la cancillería de Surinam cuenta solo con un Cónsul Honorario, quién ejerce desde Tel Aviv.

Por su parte, Israel ofreció al gobierno surinamés el envío de ayuda humanitaria, como un acto de buena fe para el desarrollo de relaciones diplomáticas.

Surinam atraviesa una crisis humanitaria luego de las fuertes inundaciones que afectaron al norte del país hace alrededor de un mes, dejando sin hogar a localidades enteras.

Pocos medios hablan de la situación de la ex colonia holandesa, pero el país logró deshacerse de la extrema izquierda en las elecciones del 2020, cuando el “Sheriff”, como le dicen a Santokhi, un ex jefe de la policía, logró vencer al comunista Dési Bouterse, vinculado al narco-terrorismo. Sin embargo, la pandemia, las catástrofes naturales y el narcotráfico siguen decimando a Surinam.

El gobierno utilizará Bombas para el control de las inundaciones –  Su-Noticia
Inundaciones en Surinam.

La apertura de embajada en Jerusalén, en vez de hacerlo en Tel Aviv, sigue siendo una cuestión controvertida y que no ha sido adoptada por la mayoría de países que cuentan con representaciones diplomáticas en Israel.

Por el momento, dos estados centroamericanos, Guatemala y Honduras, uno europeo, Kosovo, y Estados Unidos, han sido los únicos países en mover o abrir sus embajadas en Jerusalén.

La ola de movimientos de embajada de Tel Aviv a Jerusalén empezó recién en 2018, cuando el entonces presidente estadounidense Donald Trump decidió trasladar la embajada a la capital israelí en una muestra de apoyo a la soberanía del Estado judío sobre Jerusalén, y un importante apoyo a su aliado, el ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.

Parecía que se vendría un aluvión de traslados diplomáticos a Jerusalén, pero la derrota en las urnas del Partido Republicano en 2020 le puso un freno a la tendencia. Ahora, el gobierno israelí está intentando convencer país por país que lo haga.

Seguir Leyendo

Israel

Partidos árabes a punto de aprobar una suba del salario mínimo en Israel dejando en ridículo al gobierno anti-Netanyahu

Publicado

en

La ley presentada por la oposición árabe se encuentra cerca de la aprobación, dejando en vergüenza a la coalición oficialista que no pudo bajar línea sus legisladores votaron de manera dividida.

Una propuesta de ley para la suba del salario mínimo presentada por la coalición opositora de extrema izquierda árabe Lista Conjunta fue aprobada en primera instancia (lectura preliminar) con el apoyo de Ra’am, un partido minoritario conformado por árabes moderados, que forman parte del oficialismo.

La legislación generó una fuerte división en el gobierno de coalición, que reúne a partidos de izquierda y de derecha cuya único punto en común es su oposición al ex primer ministro Benjamin Netanyahu.

Por ejemplo, el Partido Laborista, de centro-izquierda, y Meretz, de izquierda progresista, se abstuvieron de votar a favor a pesar de que en reiteradas ocasiones se expresaron a favor de leyes similares.

La ley, presentada por Osama Saadi y Ahmad Tibi, ambos legisladores de izquierda árabe, y con el aval del legislador laborista Na’ama Lazimi, y el parlamentario de derecha Orly Levy-Abekasis propone subir el salario mínimo por hora a 40 shekels, el equivalente a casi 12 dólares o alrededor de 2.500 pesos argentinos.

Con una semana laboral de 45 horas, el salario mínimo mensual se elevaría a 7.440 shekels, el equivalente a unos 2.192 dólares o casi 460.320 pesos argentinos.

Cabe destacar, que a pesar de que la suma sea evidentemente elevada, el costo de vida en Israel es de los más caros del mundo, algo que solo se ve compensado por los también altos salarios y la buena calidad de vida que allí se presentan.

La legislación será votada en un plenario en los próximos días con oposición de la cúpula de la coalición de gobierno. El actual ministro de Justicia, Gideon Sa’ar, líder del centroderechista Tikva Hadashá, instruyó a los parlamentarios de los partidos conformantes de la alianza a votar en contra.

Sin embargo, los laboristas y demás partidos de izquierda de la coalición optaron por abstenerse, y participaron de las negociaciones con la oposición y los árabes para que se apruebe.

Este tipo de conflictos generan quiebras en la coalición de gobierno, que hace algunas semanas perdió la mayoría en el Parlamento luego de que dos diputados se pasaran a la oposición. Esto quiere decir que cuando se deba votar la ley de Presupuestos a fin de año, si el oficialismo no recupera los dos diputados, fallará en aprobar las partidas presupuestarias para 2023 y la ley israelí obligará a ir a elecciones anticipadas, donde todas las encuestas anticipan el regreso de Netanyahu.

Seguir Leyendo

Tendencias