Seguinos en redes

Jordania

Crisis en la Cara Real: El príncipe jordano Hamza Bin Hussein renuncia a su título de realeza

Publicado

en

El príncipe jordano Hamza Bin Hussein renuncia al título real tras un año de estar condenado a arresto domiciliario por su medio hermano, el Rey Abdullah II.

Hamza Bin Hussein renunció al título real de príncipe tras un año de arresto domiciliario ordenado por su medio hermano Abdullah Bin Hussein, el Rey Abdullah II.

El hasta ahora príncipe de Jordania fue arrestado en abril del año pasado por quién gobierna Jordania desde 1999, que acusó a su familiar de conspiración para desestabilizar la seguridad nacional y el sistema político monárquico.

Todo apunta a que el rey, que no presentó pruebas, efectuó el arresto para intentar acallar las críticas de su medio hermano hacia la clase política y las instituciones nacionales, quién además se defendió y negó haber participado en ningún complot: “No soy responsable de la degradación de la gobernanza, la corrupción y la incompetencia de las autoridades estatales en los últimos 20 años (casualmente, el tiempo que lleva gobernando Abdullah II)”.

Hasta el momento, la Corte Real Hashemita, la organización central de la familia real que gobierna el país árabe desde su independencia en 1946, no emitió ningún comentario, a pesar de que el mes pasado comunicaron una disculpa de Hamza para con su medio hermano, en la que pedía pasar de página.

Según el rey Abdullah, su hermano Hamza, a quién acusan de sedición, está bajo su protección y en su propio palacio, donde estaban resolviendo la disputa dentro de la familia.

Coat of Arms of Jordan.svg
Escudo de armas del Reino Hashemita de Jordania durante el reinado de Hussein I.

Cabe remarcar que Jordania es un aliado cercano de Occidente y desde hace tiempo ha sido visto como uno de los faros de estabilidad en una región caracterizada por ser turbulenta. Especialistas en la región consideran que la geopolítica de Jordania, país ubicado en el corazón del Creciente Fértil, hace que sea de vital importancia mantener su estabilidad.

La Casa de los Hashemitas ha jugado un papel importante en el último siglo en la región de Medio Oriente: guardaron las santas ciudades de La Meca y Medina, lideraron la Revuelta Árabe contra el Imperio Otomano de la mano de los británicos en la Primera Guerra Mundial, gobernaron Siria e Irak a principios del siglo XX y se establecieron como casa reinante en Jordania luego de su independencia.

Hussein I de Jordania, quien asumió inmediatamente después de la independencia del país en 1946, fue el primer rey de Jordania. Su gobierno perduró medio siglo hasta su muerte en 1999, que culminó en el ascenso de su hijo Abdullah, que es el segundo rey de la historia del país. En aquel entonces, Abdullah nombró a su hermano Hamzah como príncipe heredero, pero lo despojó de dicho título en 2004, dejándolo solo como “príncipe”, cargo que ahora ha desechado “voluntariamente”.

Jordania

La inteligencia jordana arrestó a 21 altos funcionarios acusados de estar complotando un golpe de Estado contra el Rey Abdullah II

La feroz crisis económica que atraviesa el país árabe llevó a que grupos dentro de la realeza completaran un intento golpista contra el Rey, que fue desbaratado. La inteligencia jordana asegura que tuvieron apoyo extranjero.

Publicado

en

Por

Este sábado 4 de abril estalló la noticia del arresto de 21 altos funcionarios y varios allegados a la Corona en Jordania, entre los que cuales están el ex príncipe heredero Hamza Bin Hussein
Estos arrestos fueron llevados a cabo en simultáneo y sorprendieron a muchos jordanos que empezaron a hablar en redes sociales sobre “algo extraño” que estaba pasando en el país. Después de algunas horas, trascendió que los implicados están acusados de haber estado planeando un complot golpista contra el Rey Abdullah II.
La inteligencia jordana reveló en los medios una profunda investigación a este grupo y concluyó que la conspiración estaba “muy bien organizada y con vínculos con el extranjero”.
Hamza es el hermanastro de Abdullah II, y fue disgnado como príncipe heredero en 1999 tras la muerte del Rey Hussein, padre de ambos.
Sin embargo, en 2004, el Rey chocó en varias ocasiones con Hamza por temas personales y lo terminó destituyendo del cargo, poniendo como heredero a su propio hijo, el príncipe Hussein bin Abdullah. 
El ahora arrestado, declaró en un vídeo para el medio británico BBC que está bajo prisión domiciliaria y negó rotundamente cualquier acusación de complot golpista, además de tachar a la clase política jordana de corrupta e incompetente, incluido su hermano.
Sin embargo, la prensa estatal jordana negó que se encuentre detenido
Según el medio emiratí Al-Arabiya, el gobierno jordano le exigió detener las actividades golpistas, pero no lo recluyó en su hogar bajo arresto domiciliario. “Puede ir a donde quiera, no se encuentra bajo arresto” aseguraron desde las Fuerzas Armadas.

Ad

Arabia Saudita y Egipto, dos importantes aliados de Jordania, difundieron comunicaciones oficiales dando su apoyo al Rey jordano, y celebrando que se haya desbaratado este intento de golpe de Estado para mantener la seguridad y la estabilidad de Jordania“.

El rey Abdullah II es el mandatario de Jordania desde el fallecimiento de su padre en 1999. Con 59 años de vida y 22 como rey, el Jefe de Estado jordano es musulmán suní de la casa Hashemita y hasta hace pocos meses, su popularidad en la nación era incuestionable por su moderación religiosa y por como mantenía la estabilidad en el país mientras promovía el diálogo inter-religioso. 

En la actualidad, Jordania atraviesa una fuerte crisis económica y social, con una grave recesión agravada por la pandemia y sus cuarentenas. Esta situación ha llevado a crecientes críticas al Rey, un contexto que sirve a la posibilidad de un golpe de Estado.

En comparación a 1999, la economía jordana bajo su mandato pasó de un modelo arcaico a un sistema dinámico y moderno, con enormes crecimientos en productividad, salarios y hasta en libertad económica.

A su vez, en materia política introdujo reformas en la constitución para promover mayor libertad de expresión e introdujo la representación proporcional en las elecciones parlamentarias, a la vez que mayor libertad de voto.

Sin embargo, algunos sectores dentro de la misma realeza ven esta crisis como un punto de inflexión y creen que es su deber ponerle fin a su gobierno para implementar medidas económicas más “inclusivas”, más alineadas con China.
Abdullah II con el ex-presidente estadounidense Donald J. Trump.

Seguir Leyendo

Tendencias