Conecte con nosotros

Líbano

Macron visita una Beirut e inspira un cambio total de Gobierno, apoyado por el pueblo libanés

El presidente de la República Francesa llegó a la zona de catástrofe en la capital del Líbano tras la explosión que dejó más de 150 muertos y miles de heridos en plena crisis política, económica y sanitaria.

Publicado

en

Luego de la catastrófica explosión que hasta el momento dejó un saldo de 154 muertos y más de 5.000 heridos, con un gran número de desaparecidos, el presidente francés Emmanuel Macron decidió visitar Beirut para brindar apoyo humanitario y con la voluntad de ofrecer una transición política al país arábigo.

Francia, que luego de la Primera Guerra Mundial quedó como administrador del territorio libanes hasta 1945, es uno de los principales aliados de la República Libanesa y mantienen fuertes lazos culturales, sociales y hasta de idioma.

A su llegada a la capital libanesa, el mandatario francés afirmó por Twitter que la Fraternidad y la Solidaridad están en el corazón de nuestra Nación”. Macron llegó en un clima no solamente afectado por la explosión asesina sino por la dificultosa situación interna que enfrentaba el país ya antes de la catástrofe. 

La incertidumbre reina en Beirut. Múltiples acusaciones dentro y fuera del Gobierno se han suscitado para buscar culpables de la terrible explosión. Algunos adjudican un simple error de administración que dejó 2.750 toneladas del material Nitrato de Amonio en un galpón y que por algún accidente explotó. Otros aseguran que en ese depósito, además del nitrato había misiles del grupo Hezbollah, y por eso se vio una segunda explosión tan fuerte.

Las imágenes impactantes que numerosos usuarios de Twitter subieron a la red social shockearon al mundo entero. Sin embargo, distintas autoridades están llevando investigaciones paralelas, con objetivos distintos y hay acusaciones de que ya Hezbollah está impidiendo que se llegue fácilmente a la verdad.

Ad

El plan de Macron para el Líbano

Uno de los principales puntos señalados por Macron en su visita es la necesidad de una investigación seria y desligada de visiones corruptas, para esclarecer semejante daño al pueblo libanés y llevar a la justicia a los culpables. 

Además, Macron le planteó al Gobierno llevar a cabo profundos cambios económicos y políticos. La explosión puso en foco el terrible desmanejo del presidente Michael Aoun y del primer ministro Hassan Diab, ambos aliados con el grupo terrorista Hezbollah.
Hezbollah, una organización terrorista chiíta que nació en 1985 para realizar una revolución islámica a-la-Irán en el Líbano y que luego formó un grupo político en 1992 llamado “Lealtad a la Resistencia”, desde 2012 ha obtenido suficientes votos y junto al partido Amal gobiernan al pequeño país oriental.
Sin embargo, a pesar de que el Hezbollah llegó al gobierno a través del voto de la gente, desde entonces han instalado un sistema del terror en el país, vendiendo la soberanía a Irán y empobreciendo a los libaneses. Desde 2017 que el país está en protesta continua, y en medio de una de las crisis económicas más graves de su historia, el pueblo pide por el fin de este Gobierno
Macron, muy amado por los libaneses, en especial por la población cristiana del país, que comprende un 40% de los habitantes, salieron a las calles para demostrar su apoyo.
Mientras el presidente francés caminaba por las calles de Beirut junto a su equipo, miles de manifestantes se acercaron y entre abrazos y cánticos en su favor le pidieron que los ayude a terminar con la tiranía de Hezbollah.

“Libéranos del Gobierno y de Hezbollah, por favor”, le pidió una manifestante que se acercó y abrazó a Macron.

Ad

La mera presencia de Macron en el país incitó a marchas y protestas contra el Gobierno no solo en Beirut.

Los manifestantes piden por la renuncia del presidente Aoun, que a pesar de ser de religión cristiana, ha pactado con Hezbollah y ha ayudado en sus intentos por desestabilizar la región.

Solo la absoluta eliminación del terrorismo chiíta del sistema político libanés puede darle algún tipo de esperanza a este país de recuperar sus índices de desarrollo y terminar con el ciclo de violencia, pobreza y guerras.

Definitivamente 2020 puede ser uno de los peores años de la historia de la República del Líbano. El año comenzó con la renuncia del primer ministro y la designación de Hassan Diab, un independiente que parecía que iba a dar vuelta la situación del país, pero que terminó traicionando al pueblo y respondiendo a los intereses de Hezbollah.

Luego el virus colmó la situación sanitaria del país, que con un 50% de la población sumida en la pobreza causó efectos devastadores. Después la pésima gestión económica del Gobierno disparó una hiper-inflación que actualmente ronda el 100% mensual, y ahora esta explosión que destruyó decenas de miles de hogares, dejando a otro tanto más de gente en la calle.

Sin la posibilidad de imprimir dinero para ofrecer asistencia social a quienes quedaron en la calle luego de esta tragedia, la ayuda de Francia puede llegar a salvar incontables vidas.

Ad

Pero no solo Francia ha extendido la mano de solidaridad con el pueblo libanés. 

Mientras que Nasrallah,el líder de Hezbollah, sigue propugnando la destrucción del Estado de Israel a cualquier costo, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no dudó un instante y fue el primer país en ofrecer ayuda humanitaria al Líbano.

Además, los edificios de la ciudad de Tel Aviv se llenaron de banderas libanesas en solidaridad con el pueblo del país vecino.

Fuente: Diario La Vanguardia.
Por su parte, Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, y Canadá también han ofrecido ayuda humanitaria, y el presidente Trump aseguró que llevarán a cabo una investigación propia de la explosión ya que tienen serias sospechas de que haya sido un ataque.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Líbano

Guerra civil en las calles de Beirut: facciones islamistas y cristianas se enfrentan en la capital del Líbano

Publicado

en

Estallan violentos combates callejeros en Beirut luego de las protestas de Hezbolá por las investigaciones de las explosiones portuarias que comprometen a su dirigencia.

Siete personas murieron y decenas resultaron heridas en un enfrentamiento con armas de fuego en las calles de la capital libanesa, Beirut. Todo empezó por una protesta de grupos musulmanes chiítas contra el juez que investiga la gran explosión del año pasado en el puerto de la ciudad.

Una gran tensión rodea la investigación sobre la explosión del puerto que mató a 219 personas en agosto de 2020, y se especula que la Justicia está cerca de determinar que el material explosivo detonado por error pertenecía al grupo terrorista Hezbolá, que tiene una importante presencia en el gobierno.

La protesta fue organizada por la agrupación terrorista, que recibe financiamiento de Irán. La manifestación comenzó frente al Palacio de Justicia, el edificio principal del tribunal, con cientos de personas que gritaban que la investigación se había politizado y exigieron la destitución del juez Tarek Bitar

Sin embargo, cuando la multitud pasaba por una rotonda en el área central de Tayouneh-Badaro, hombres armados con chalecos antibalas, equipamiento militar y rifles abrieron fuego contra los manifestantes, según denunció el portavoz de Hezbolá.

Los musulmanes aseguran que estas personas pertenecen a milicias locales cristianas, quienes se armaron fuertemente durante los últimos años por la aparición de ISIS.

Las imagenes que se viralizaron en redes son impresionantes: se los ve a los milicianos de Hezbolá y a los cristianos batallando en las calles de Beirut como una verdadera zona de guerra civil.

Los enfrentamientos continuaron durante varias horas antes de que se restableciera la calma cuando llegó la noche. El presidente Michel Aoun dijo que no era aceptable que las armas regresaran a las calles del Líbano, en referencia a la guerra civil que azotó al país entre 1975 y 1990.

El líder de las Fuerzas Armadas Libanesas, Samir Geagea, condenó la violencia y pidió calma. “La principal causa de estos desarrollos radica en la presencia de armas en la población que amenazan a los ciudadanos en cualquier momento y en cualquier lugar“, tuiteó.

El Ejército desplegó tropas por las calles de Beirut para evitar nuevos choques, y dijo que están buscando a los asaltantes y advirtió que “dispararían a cualquier persona que encuentren armada en la calle“. Más tarde dijo que había arrestado a nueve personas “de ambos lados, incluido un sirio”.

Seguir Leyendo

Líbano

El hombre más rico del Líbano consigue formar gobierno después de 13 meses de caos

Publicado

en

El centrista Nayib Mikati, empresario, ex mandatario del país y considerado el hombre más rico del Líbano, consiguió formar gobierno después de más de un año de incertidumbre política.

Luego de 13 meses de caos y crisis económica, política y social, las fuerzas políticas del Líbano finalmente lograron ponerse de acuerdo y formaron un gobierno con Nayib Mikati a la cabeza.

Mikati es un empresario multimillonario que ya fue primer ministro en dos oportundiades (2005-2005 y 2011-2014), también en momentos de gran incertidumbre y ayudó a sacar al país de diversas crisis

Mikati, de fe musulmana sunní, es considerada la persona más adinerada del Líbano, y un político centrista, con una visión liberal de la economía y secular, que lidera el Movimiento Azm, un partido político que fundó en 2004 y que tiene apenas 3 de los 128 parlamentarios, pero que ahora es parte del oficialismo.

En declaraciones a la prensa, Mikati advirtió que el camino para salir de la crisis, sobre todo económica, no será para nada fácil, y los libaneses tendrán que “apretarse el cinturón”.

El país atraviesa una crisis política desde agosto de 2020 por las peleas entre partidos políticos, comunidades étnicas, grupos sociales y miembros confesionales, desatadas luego la explosión del Puerto de Beirut, cuando en condiciones que todavía no han sido esclarecidas explotó un deposito de explosivos que el gobierno le había permitido guardar al grupo terrorista Hezbolá.

Esta situación bloqueaba la formación de un Poder Ejecutivo y provocó una pérdida de confianza en el país que a su vez desató la pésima situación económica, ya debilitada desde antes de la tragedia del puerto que a su vez provocó daños estimados en hasta 5 mil millones de euros.

Explosión en Beirut: la caótica cadena de acontecimientos que llevó a que  se desatara el infierno en el puerto de la capital de Líbano - BBC News  Mundo
Los restos del Puerto de Beirut tras la devastadora y aún sospechosa explosión.

Esta crisis financiera hizo que prácticamente la mitad de la población se encuentre en situación de extrema pobreza, la inflación se dispare al 200% y que la libra libanesa haya perdido un 90% de su valor frente al dólar.

Gracias al acuerdo de gobernabilidad, en el nuevo gabinete, 2 de los 24 ministros deberán ser electos por la organización terrorista Hezbolá, cuya facción política tiene mucha fuerza en Líbano.

Sin embargo, el resto del gabinete incluyendo a los puestos clave como Finanzas quedaron a disposición de Mikati, que eligió a Yusef Jalil, un alto funcionario del Banco Central.

A diferencia de gobiernos anteriores, donde Hezbolá tenía una gran injerencia, Mikati formó un gabinete mayormente tecnócrata, que se compone de políticos de trayectoria, intelectuales y expertos. Según medios locales, “si Mikati no puede sacar al Líbano de la crisis, nadie podrá”.

Algunos de los principales problemas en el corto plazo para Mikati son esquivar un juicio político por los cargos de corrupción en su contra y resolver la cuestión financiera, que se estima que está a punto de llevar al país a la bancarrota total, luego de perder todo el acceso al crédito internacional.

Como hizo en 2005, el nuevo mandatario ya aclaró que tiene previsto ejercer como primer ministro solo de transición para acabar con la crisis económica, y en 2022 convocar elecciones anticipadas.

Seguir Leyendo

Líbano

El Líbano recuerda el aniversario de la gran explosión que arrasó con Beirut

Publicado

en

Las autoridades celebran una ceremonia multiconfesional mientras los manifestantes reclaman que se asuman responsabilidades. La comunidad internacional anuncia 360 millones en donaciones para la reconstrucción.

Las principales autoridades religiosas cristianas y musulmanas del Líbano oficiaron este miércoles (04.08.2021) una ceremonia interreligiosa para rendir homenaje a las víctimas de la explosión de hace un año en el puerto de Beirut, una tragedia que se saldó con más de 200 muertos y dejó la ciudad parcialmente en ruinas.

La ceremonia, celebrada dentro del puerto de Beirut, fue presidida por las principales autoridades musulmanas, así como por el patriarca de la Iglesia cristiana maronita libanesa, el cardenal Bechara Rai. Más de un centenar de personas acudieron al evento, incluidas las familias de las víctimas, que fueron trasladadas en autobuses hasta el puerto, donde se instaló un escenario y sillas de plástico para acoger a los feligreses.

Mientras tanto, miles de libaneses confluían hacia el centro de Beirut, descontentos por la impunidad de los responsables políticos ante la tragedia. Al menos seis personas fueron hospitalizadas y decenas tuvieron que ser atendidas cerca del Parlamento libanés tras registrarse choques con la policía. Algunos manifestantes intentaron cruzar la alambrada exterior del edificio y lanzaron piedras a los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos.

Ayuda internacional, no sin críticas

El presidente libanés, Michel Aoun, pidió al inicio de una conferencia de donantes en línea impulsada por Francia apoyo internacional. “El Líbano cuenta con ustedes, no lo dejen caer”, rogó a los participantes del encuentro en el que Francia prometió 100 millones de euros en ayuda humanitaria, Alemania otros 40 y Estados Unidos casi 100 millones de dólares (unos 84 millones de euros).

Michel Aoun: actualidad, videos, informes y análisis - France 24

“Pero ninguna ayuda será suficiente si los propios dirigentes libaneses no se comprometen a hacer el duro trabajo necesario para reformar la economía y combatir la corrupción. Es esencial y debe empezar ya”, concluyó el mandatario estadounidense, Joe Biden.

“La crisis que atraviesa el Líbano no es un accidente. Es fruto de errores individuales y colectivos y de fallos injustificables.  Los dirigentes libaneses parecen haber apostado por que la situación se pudra. Es un error histórico y moral”, había dicho en su apertura el presidente francés, Emmanuel Macron. Para Alemania, la falta de avances ante el empeoramiento de la economía nacional es irresponsable: “La gente ya no sabe cómo alimentar a sus familias”, señaló por su parte en un comunicado el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas.

Seguir Leyendo

Trending