Seguinos en redes

Pakistán

Para terminar con las masivas protestas del fundamentalismo islámico, Pakistán anuncia que liderará un boicot de 50 países musulmanes a los “productos occidentales”

El primer ministro Imran Khan anunció que está impulsando un frente anti-occidental de 50 países musulmanes hasta que Europa “detenga la islamofobia”. Con esto, logró apaciguar las protestas internas del TLP.

Publicado

en

En plena segunda ronda de negociaciones entre el gobierno y el partido extremista islámico Tehreek-e-Labbaik (TLP) para detener las protestas y la masiva huelga de los seguidores de Saad Rizvi, quien fue arrestado bajo cargos de sedición y terrorismo, el gobierno pakistaní busca impulsar medidas para contentar a los seguidores de este movimiento fundamentalista.
El primer ministro pakistaní Imran Khan dio un contundente mensaje a la nación, donde anunció el lanzamiento de un frente internacional de 50 países musulmanes para denunciar la islamofobia de Occidente, principalmente la ONU (de la cual Pakistán participa activamente) y la Unión Europea“.
Según Khan, el objetivo de este frente será establecer un boicot comercial a los productos provenientes de “la otra cara del mundo” si no “le ponen fin a la islamofobia”
Esta medida es uno de los reclamos del TLP, quienes piden que Pakistán lidere un bloque internacional para dejar de comprar productos “occidentales luego de que Francia y el Parlamento Europeo rechazarán pasar leyes que prohíban la caricaturización del profeta genocida Mohammed, algo que está penalizado con la muerte en el Corán.
Entre estos países estarán Irán, Siria, Líbano, y apuntan a sumar a otros países de mayoría musulmana, desde Egipto hasta Turquía.
Reunión entre Khan (izquierda) y el Ayatollah de Irán Alí Jamenéi (derecha).

Ad

Esta es una clara medida para apaciguar las protestas del TLP, ya que mientras cedió en este aspecto, Khan se negó a expulsar a los diplomáticos franceses y europeos del país, una idea que propuso Rizvi y se llegó a votar en el Parlamento.

¿Mi pregunta es, expulsando al embajador francés y cortando las relaciones, detendremos la blasfemia? ¿Hay garantías de que la gente dejará de insultar al profeta?“, se preguntó el mandatario en la rueda de prensa.
Por otro lado, Khan habló sobre los rumores que recorren en cuanto a su país. Según múltiples fuentes locales, la situación que atraviesa Pakistán tranquilamente se puede clasificar como una guerra civil
Sin embargo, el Jefe de Estado acusó a India de estar detrás de esta “campaña de desinformación“, asegurando que de 700 mil tweets analizados sobre el tema, el 70% son de cuentas falsas operadas mediante 380 grupos de WhatsApp indios.
A la izquierda, Narendra Modi, primer ministro de India, e Imran Khan, primer ministro de Pakistán, a la derecha.

Ad

Luego de estos anuncios, los funcionarios gubernamentales anunciaron que llegaron a un acuerdo con el TLP gracias a esta medida, que incluye:

  • La posibilidad de liberar al líder Saad Rizvi, y retirar la ilegalización del partido.
  • Impulsar una ley que establezca el boicot internacional a los productos occidentales
  • La promesa del TLP de poner fin a sus protestas.
  • La liberación de cientos de militantes del TLP arrestados por destrozos y violencia en la calle.

Finalmente, a pesar de que el parlamento pakistaní rechazó la resolución de expulsión del embajador francés, el Consejo de la Shura del TLP llamó a terminar las protestas y en los últimos días éstas han reducido considerablemente, aunque la negociación todavía está en proceso.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Pakistán

Parlamento de Pakistán destituye a Imran Khan y asume el líder de la oposición, Shehbaz Sharif, cercano a Estados Unidos

Publicado

en

El centroderechista Shehbaz Sharif asume el gobierno de Pakistán luego de que el Parlamento destituyera al primer ministro Imran Kahn, tras su fallido intento de ir a elecciones anticipadas.

Este lunes, la Asamblea Nacional de Pakistán eligió a Shehbaz Sharif como el nuevo primer ministro de Pakistán, tras la destitución de Imran Khan, quien intentó disolver el Parlamento y llamar a elecciones anticipadas.

En una tensa jornada, Sharif obtuvo 174 votos de los 342 escaños de la Asamblea y superó el intento de boicot de gran parte del partido de Imran Khan, Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI), cuyos legisladores querían renunciar a su banca y vaciar el Parlamento para impedir su salida.

Shehbaz Sharif se convirtió en el candidato del consenso de la oposición y gobernará Pakistán hasta 2023 para completar el mandato, fecha en la cual habrá elecciones que ya están programadas.

El flamante primer ministro es el hermano menor de Nawaz Sharif, quien fuera tres veces primer ministro de Pakistán antes de ser destituido en 2017 por corrupción en los Panama Papers y encarcelado, y luego liberado dos años más tarde por razones médicas. Desde entonces vive en el exilio en el Reino Unido.

A pesar de esto, los Sharif mantienen una alta aceptación de un grupo de la sociedad paquistaní por sus reformas, y su partido, la Liga Muslmana (PMLN) domina actualmente el Parlamento.

Sharif recibió el apoyo de la coalición que había votado la moción de destitución contra Khan, compuesta por el Partido del Pueblo Paquistaní (PPP), del socialdemócrata Bilawal Bhutto Zardari, la pequeña formación religiosa conservadora Jamiat Ulema-e-Islam (JUI-F) de Fazlur Rehman, y el nacionalista Movimiento Muttahida Qaumi (MMQ), de Khalid Siddiqui.

Alá salvó a Pakistán hoy, gracias a las oraciones de millones de paquistaníes. Es la victoria de la rectitud y el mal fue vencido” declaró el nuevo primer ministro.

El nuevo jefe de Gobierno es conocido por su mano dura en temas de seguridad, liberal en temas económicos y moderado en temas sociales. Aunque no apoya la Ley Sharia para Pakistán, si defiende en términos políticos el Islam. En sus discursos, suele citar poemas revolucionarios musulmanes y utilizar palabras del Corán.

Mientras Imran Khan es un aliado cercano del Partido Comunista Chino, y su gobierno estuvo marcado por una fuerte alineación del país con China, Sharif parecería ser una figura más cercana a Estados Unidos y Occidente.

El propio Khan lo acusó de ser “un esclavo de los Estados Unidos de América“, y asegura que su destitución es una “conspiración extranjera” de Estados Unidos, la Unión Europea y la India, para sacar a Pakistán de la esfera de influencia de Rusia y China.

Mientras se cocinaba su destitución en el Parlamento, Khan tuiteó un video de sus simpatizantes que salieron a protestar a las calles de Islamabad y Punjab, acusando al nuevo gobierno de ser “importado” y dirigido por “delincuentes“.

Sharif, sin embargo, mantiene buenas relaciones tanto con China como con Estados Unidos, y en lo interno mantiene el diálogo con prácticamente todas las facciones políticas.

A diferencia de su hermano mayor, que mantenía tensas relaciones con la oposición y los militares, él es considerado un negociador pragmático y flexible, capaz de establecer compromisos incluso con sus enemigos.

La Liga Musulmana, considerado de centro derecha en Pakistán, fue uno de los dos grandes partidos que dominaron por décadas la política del país, junto a la formación de centro izquierda Partido del Pueblo Paquistaní (PPP). Hoy, a pesar de ser adversarios por muchos años, están juntos en una coalición anti Imran Khan, se cree gracias a la gestión conciliadora del propio Shehbaz Sharif.

Lo que no lo diferencia de su hermano es estar metido en múltiples causas por corrupción, y una parte de la sociedad reclama que la crisis política continuará.

En diciembre de 2019, la Autoridad Anticorrupción (NAB) incautó cerca de 20 propiedades que le pertenecían a él y a su hijo Hamza, acusándolos de blanqueo de dinero. Fue detenido y encarcelado en septiembre de 2020, pero casi seis meses después fue liberado bajo fianza, a la espera de un juicio que todavía no ha tenido lugar.

En Pakistán, la democracia ha demostrado a lo largo de su historia haber sido un fracaso total, siendo que ningún primer ministro ha completado su mandato. Siempre por corrupción, los mandatarios no han podido demostrar su compromiso democrático con el pueblo.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Pakistán

Primer Ministro de Pakistán disuelve el Parlamento minutos antes que lo destituyan y llama elecciones anticipadas

Publicado

en

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, escapó con lo justo de una moción de censura y llamó elecciones anticipadas por televisión nacional tras disolver la Asamblea Nacional dando un golpe institucional.

Tras perder la mayoría parlamentaria la semana pasada por un quiebre en la coalición de gobierno, y a punto de enfrentar una moción de censura para removerlo del cargo, el primer ministro Imran Khan hizo una jugada política que muchos acusan de ser un auto-golpe de Estado.

En el momento de la votación, el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Qasim Suri, aliado de Khan, se negó a llevar a votación la moción de censura de la oposición, y minutos después apareció en televisión nacional el propio Imran Khan anunciando la disolución del Parlamento y llamando a elecciones anticipadas.

Khan contó con la ayuda del presidente Arif Alvi, quien aceptó el pedido y habilitó que se celebren elecciones anticipadas dentro de los próximos 90 días. El presidente en Pakistán es una figura ceremonial y apolítica, pero en esta ocasión hizo vale su membresía al PTI (partido de Khan) y apoyó su jugada.

Convocaremos a la gente, organizaremos elecciones y dejaremos que la Nación decida”, declaró Khan en la televisión, mientras los diputados opositores esperaban para votar la destitución que nunca llegó.

El partido oficialista, Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI, “Movimiento de Pakistán por la Justicia”), perdió su mayoría parlamentaria la semana pasada cuando una fuerza aliada declaró que sus siete diputados se pasaban a la oposición y que más de una docena de diputados del propio PTI también cambiasen de bando.

El gobierno de Khan se encuentra en una muy vulnerable posición, tras perder la mayoría en el poder legislativo, en medio de una inflación galopante, con la moneda nacional totalmente debilitada y encerrado con una deuda aplastante por entrar en el esquema de la trampa de la deuda china.

Hace una semana, Khan acusó a los Estados Unidos de interferir en su política interna tras recibir un informe del embajador paquistaní en Washington, quien grabó a un alto funcionario estadounidense diciendo que las relaciones entre los dos países serían mejores si el primer ministro dejaba el cargo.

El Gobierno estadounidense negó esta información, aunque es cierto que Khan siempre fue un aliado de China y Rusia contra Estados Unidos. Pakistán es un país totalmente vendido a la nueva ruta de la seda china, y su economía y su política depende en gran parte de la voluntad del Partido Comunista Chino, a través del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC).

Desde la independencia en 1947, Pakistán vivió cuatro golpes de Estado militares y pasó más de tres décadas gobernado por el Ejército. Tras la última vuelta a la democracia, ningún primer ministro de Pakistán completó su mandato.

La inestabilidad política en Pakistán está a la orden del día, pero Khan asegura que esto es una “conspiración” organizada en el extranjero para expulsarlo del poder, y pidió apoyo a China para sorterar la “influencia norteamericana”.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Pakistán

Moción de censura contra primer ministro de Pakistán: La centro-derecha a un paso de llegar al poder

Publicado

en

Imran Khan se enfrenta a una moción de censura el lunes que puede terminar con su mandato prematuramente. Shehbaz Sharif, de centro-derecha liberal, parece ser el mejor encaminado a tomar el poder.

La oposición presentó una moción de censura contra Imran Khan para este viernes 25 de marzo, pero el mandatario pakistaní logró aplazarla para el lunes, dándole unos días más de respiro para negociar con diferentes sectores políticos que no lo remuevan del Gobierno. El aplazamiento se debió a la intervención de abogados del partido de Khan, que salieron al rescate y le dieron más tiempo de maniobra.

Khan, quién supo gozar de una buena popularidad y desde su asunción en 2018 hizo un gobierno personalista y desafiando en varias ocasiones a su propio partido, ahora debe lidiar con 20 diputados de su partido, el centrista Movimiento por la Justicia de Pakistán (PTI), que se espera que lo traicionen y voten a favor de su dimisión.

Cuando ascendió al poder, el PTI logró irrumpir en la política nacional de forma inesperada con casi un 32%, venciendo a los dos grandes partidos, el centro-izquierdista Partido del Pueblo Pakistaní (PPP), que obtuvo apenas un 13% y la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), de centro-derecha liberal, que logró el 24,4%.

Los problemas socio-económicos del país llevaron al mandatario a una profunda crisis de imagen, con una inflación al alza y graves problemas financieros. Los pakistaníes mostraron la importancia que le dan a los asuntos económicos cuando en una encuesta de Gallup, preguntados por el principal problema del país, el 64% de los encuestados eligieron a la inflación, seguido del desempleo con un 21% y la corrupción en tercer lugar, con 7%.

Los dos principales líderes de los partidos de la oposición, Shehbaz Sharif por parte del PML-N y Bilawal Bhutto-Zardari, del PPP, son los dos que podrían suceder a Khan en caso de tener éxito la moción de censura y convocarse a nuevas elecciones anticipadas.

Sin embargo, es Shehbaz Sharif quién lleva la delantera, con un 51% de intención de voto, frente a un tan solo 28% de Bhutto-Zardari. Sharif, empresario y de 70 años, es hermano del histórico ex-Primer Ministro, Nawaz Sharif, que también militaba en el partido liberal-conservador.

Shehbaz Sharif.

En Pakistán, la democracia ha demostrado a lo largo de su historia haber sido un fracaso total, siendo que ningún primer ministro ha completado su mandato, y el número 22 parece que tampoco logrará esta resistida y tan ardua tarea.

Sin embargo, Khan, que tiene un 36% de imagen positiva y un 48% de negativa, luchará por su supervivencia política hasta el último instante, y además de acusar a sus adversarios de ser agentes extranjeros que trabajan para Estados Unidos, pidió al Tribunal Supremo revocar las actas de diputado a los traidores internos, en un intento desesperado por mantenerse en el poder.

Desde la guerra entre India y China en 1962, Pakistán se ha alineado con el régimen comunista chino y en contra de India. Imran Khan, como todos los primeros ministros antes que él, mantuvo esta relación con China, pero la impulsó de tal manera que puso la soberanía de Pakistán bajo la total dependencia de China.

Seguir Leyendo

Tendencias