Seguinos en redes

Turquía

Erdogan amenaza a la OTAN y dice que el objetivo de Turquía es unirse a la Organización de Seguridad que lideran China y Rusia

Publicado

en

Luego de asistir a la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái, cuando un periodista le preguntó sobre la posibilidad de convertirse en miembros de la misma, Erdogan dijo: “Por supuesto, ese es el objetivo”.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha confirmado este sábado que su objetivo es formar parte de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). Estas declaraciones tuvieron lugar luego de asistir como invitado especial a la cumbre de la alianza apodada “la OTAN de Asia” celebrada en Samarcanda por invitación de su homólogo uzbeko, Shavkat Mirziyoyev.

La OCS es un cuerpo de seguridad de Asia Central liderado por Rusia y China,que busca contrarrestar la influencia de Estados Unidos y de Occidente en la región. Está formada también por India, Kazajstán, Kirguistán, Pakistán, Tayikistán y Uzbekistán; y esta semana ya tuvo su primera expansión, con la firma de Irán de un memorándum de obligaciones para convertirse en un miembro permanente de la OCS.

Estas declaraciones de Erdogan no son casualidad, y ocurren justo antes de que el presidente turco se dirigiera rumbo a Estados Unidos para participar de la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde se anticipa una reunión con Biden. Así, el mandatario euroasiático tendrá una fuerte carta de negociación para sentarse en la mesa con el líder demócrata.

Nuestras relaciones con estos países se moverán a una posición muy diferente con este paso”, dijo Erdogan a los periodistas luego de la cumbre. Cuando uno de ellos le preguntó si se refería a la membresía de la OCS, dijo: “Por supuesto, ese es el objetivo”.

Además, añadió que su asistencia como invitado marca “un paso significativo en este sentido”; y aseguró que el futuro del país está ligado a la organización, resaltando que esta comenzó con los llamados “Cinco de Shanghái”, pero que ya no es más un quinteto. “Actualmente, el número de miembros ha llegado a nueve. Tiene tres miembros observadores. También hay nueve países que son socios de diálogo, como nosotros”.

Los tres miembros observadores son AfganistánBielorrusia Mongolia. Por su parte, entre los socios de diálogo resalta la incorporación a este grupo de Egipto, que la semana pasada firmó un memorándum de entendimiento para su adhesión a la organización como socio de diálogo. Por su parte, tanto Qatar como Arabia Saudita están cerca de convertirse en nuevos socios de diálogo también.

Ingreso a la cumbre en Uzbekistán, patio trasero de Rusia.

La declaración de Erdogan es incluso más preocupante para Washington que la firma del memorándum por parte de Irán teniendo en cuenta que Turquía es un miembro activo de la OTAN. No tiene sentido político que Turquía esté simultáneamente en la OTAN como en la OCS, por lo que estas declaraciones son una amenaza de que podría salirse de la organización occidental.

Asimismo, el mandatario turco ha afirmado que el resto de los países presentes en Samarcanda han agradecido el papel “mediador” de Turquía en el conflicto entre Rusia y Ucrania. “Casi todos los líderes con los que me reuní y nos agradecieron especialmente por el papel que jugamos en la reducción de la tensión en la guerra entre Rusia y Ucrania”, alegó.

Por otra parte, resaltó el alto valor estratégico que la OCS ha adquirido en materia de seguridad, economía y comercio desde que se estableció; y agregó que la organización ya tiene un papel “decisivo” no solo en el continente asiático, sino también en la economía mundial.

La OCS, que es la organización regional más grande del mundo ya que engloba a más del 40% de la población mundial y aproximadamente el 30% del PBI mundial, además de albergar a cuatro potencias nucleares, fue creada en 2001 entre Rusia, China y las ex repúblicas soviéticas de Asia Central.

La misma se expandió cuatro años más tarde, al incluir a India y Pakistán, con el fin de desempeñar un papel más importante como contrapeso a la influencia occidental en la región. Hoy en día, la organización busca expandirse aún más, y anhela con convertirse en la OTAN de Oriente. Acercamientos como los de Irán, Turquía, Qatar, Arabia Saudita y Egipto a ella demuestran la fortaleza y la legitimidad que está alcanzando de cara al futuro.

En el marco de la cumbre, además, Erdogan se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin. El turco dijo que ambos países habían llegado a un acuerdo para resolver una disputa sobre una planta de energía nuclear que se está construyendo en Akkuyu, al sur de Turquía.

Erdogan dijo que la empresa contratista turca “IC Ictas” había sido reintegrada en el proyecto luego de que un mes atrás, Rosatom, la compañía estatal rusa de energía nuclear, empresa que dirige el proyecto, había rescindido su contrato con la empresa turca alegando “numerosas violaciones” de su parte. “Si Dios quiere, podremos terminar e inaugurar la primera unidad (Akkuyu) en 2023”, finalizó Erdogan.

Al final de la cumbre, se lo vio al presidente turco en una imagen que quedará para la historia junto al presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev; el ruso Vladimir Putin; el dictador bielorruso, Alexander Lukashenko, y el presidente de facto iraní, Ebrahim Raisi; sentados alrededor de una mesa de comida riéndose.

Turquía

Turquía tensiona a la OTAN: Está dispuesto a aceptar el ingreso de Finlandia pero no el de Suecia

Publicado

en

El presidente Recep Tayyip Erdogan es el único país miembro de la OTAN que está vetando el ingreso de los países nórdicos que pidieron unirse tras la invasión de Rusia a Ucrania.

Turquía ve positivamente la solicitud de Finlandia para ingresar a la OTAN, pero no apoya la oferta de Suecia, dijo el miércoles el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. “Nuestra posición sobre Finlandia es positiva, pero no es positiva sobre Suecia“, dijo Erdogan en un discurso ante sus diputados del Partido AK en el parlamento.

¡Suecia! Ni siquiera te molestes en intentarlo. No podemos decir ‘sí’ a su incorporación a la OTAN mientras continúe permitiendo la quema y el desgarro de mi libro sagrado, el Corán“, agregó Erdogan frente al parlamento.

Suecia y Finlandia solicitaron el año pasado unirse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte después de que Rusia invadiera Ucrania, pero enfrentaron objeciones inesperadas de Turquía y desde entonces han tratado de ganar su apoyo.

Ankara quiere que Helsinki y Estocolmo adopten una línea más dura contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que es considerado un grupo terrorista por Turquía y la Unión Europea, y otro grupo al que culpa por un intento de golpe de Estado en 2016.

Las tres naciones llegaron a un acuerdo sobre el camino a seguir para la aceptación de ambas membresías mediante el Acuerdo de Madrid de junio del 2022, pero Ankara suspendió las conversaciones el mes pasado.

Esta decisión fue producto del aumento de las tensiones entre ambos países tras las protestas en Estocolmo en las que un político danés de derecha quemó una copia del libro sagrado musulmán, el Corán.

Además, Ankara criticó la decisión de un fiscal sueco de no presentar cargos contra un grupo pro-kurdo que colgó una efigie de Erdogan por los tobillos fuera del tribunal de la ciudad de Estocolmo, imitando cómo Mussolini fue asesinado. “La historia muestra cómo terminan los dictadores”, decía el video en el que se divulgó la imagen.

Efigie de Erodgan colgada por los tobillos

La decisión ha amenazado con descarrilar las esperanzas del bloque de expandirse a 32 países en una cumbre prevista para julio en la capital lituana, Vilnius. De los 30 miembros de la OTAN, solo Turquía y Hungría aún no han ratificado la membresía de los países nórdicos.

Esta decisión ha generado la respuesta del ministro de Relaciones Exteriores de Suecia, quien dijo que no podía haber un compromiso sobre la libertad de expresión, pero que Suecia continuaría implementando el Acuerdo de Madrid.

“Está muy claro lo que es necesario para que Suecia se convierta en miembro de la OTAN y es que cumplamos con los requisitos que están presentes en el acuerdo trilateral“, dijo a la agencia nacional de noticias TT. “La religión no es parte del acuerdo“.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Finlandia, Pekka Haavisto, dijo el lunes que, a pesar de la reticencia de Turquía de aceptar a Suecia, su país se apegaba a su plan de aplicar conjuntamente con Suecia.

Cuando se le preguntó al ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, si tenía planes para procesos separados para Finlandia y Suecia, el alto funcionario dijo que era la OTAN y los dos países nórdicos quienes decidirían sobre cualquier ratificación separada.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan saluda a los legisladores de su gobernante Partido AK durante una reunión en el parlamento en Ankara

Si la OTAN y los dos países deciden por procesos de membresía separados, Turquía, por supuesto, reconsiderará la membresía de Finlandia por separado y de manera más favorable“, dijo Cavusoglu en una conferencia de prensa con su homólogo estonio en Tallin.

Pero Haavisto, quien dijo que había mantenido conversaciones con su homólogo turco después de los comentarios de Erdogan, rechazó esa opción. “Suecia es nuestro aliado más cercano en defensa y política exterior“, dijo. “Todavía veo la cumbre de la OTAN en Vilnius en julio como un hito importante cuando espero que ambos países sean aceptados como miembros de la OTAN a más tardar“.

Nuestro fuerte deseo en Finlandia ha sido y sigue siendo unirnos a la OTAN junto con Suecia“, dijo Pekka Haavisto a periodistas en Helsinki, y agregó: “Nuestra posición sigue siendo la misma”.

Finlandia continúa avanzando en el proceso de membresía junto con Suecia“, dijo el comité conjunto presidencial y gubernamental sobre seguridad y política exterior finlandesa en un comunicado. “La realización más rápida posible de la membresía de ambos países es lo mejor para Finlandia, Suecia y toda la OTAN”, agregó.

El ministro de Relaciones Exteriores también señaló que “muchos países nos dieron garantías de seguridad cuando comenzamos este [proceso de solicitud] de la OTAN“, refiriéndose a las promesas de Estados Unidos y Gran Bretaña, entre otros, de proporcionar seguridad hasta que los dos países se conviertan en miembros de pleno derecho.

Finlandia pasó más de un siglo como parte del imperio ruso hasta que obtuvo su independencia en 1917. Luego, en 1939, fue invadida por la Unión Soviética bajo mando de Josef Stalin.

El presidente turco saluda a los legisladores de su gobernante Partido AK durante una reunión en el parlamento en Ankara

Seguir Leyendo

Turquía

Turquía condena las protestas kurdas en Suecia luego de que los manifestantes quemaran una copia del Corán

Publicado

en

Las autoridades suecas concedieron este sábado el permiso de manifestación a una protesta prokurda que se desarrolló en Estocolmo en contra de la persecución política a los activistas kurdos.

El nuevo gobierno de derecha en Suecia concedió la habilitación para que, en la jornada del sábado, manifestantes kurdos protestaran en la plaza central de Estocolmo contra la persecución turca tanto en la República de Turquía como en el resto de Europa.

Turquía ha demandado que Suecia extradite a todos los refugiados políticos, en su mayoría kurdos que se escaparon de la persecución de Erdogan y se exiliaron al país nórdico, como condición para aprobar su solicitud de ingreso a la OTAN.

Ankara acusa a Suecia en particular de ser tolerante y dar refugio a milicianos kurdos que Turquía considera amenazas a su seguridad, especialmente por sus vínculos al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), ampliamente considerado terrorista tanto por Turquía como por la Unión Europea y Estados Unidos.

Los esfuerzos del gobierno sueco para conseguir la aprobación de Turquía se han visto complicados por las manifestaciones de activistas pro kurdos y anti turcos, que han enfurecido al gobierno turco y provocado una condición que suecia no parecería dispuesta a cumplir.

Funcionarios suecos han enfatizado que la constitución sueca garantiza la libertad de expresión y da a las personas extensos derechos para expresar públicamente sus puntos de vista, aunque no se permite la incitación a la violencia ni el discurso de odio racial.

Cabe resaltar que en Suecia los manifestantes deben pedir autorización a la policía para movilizarse, por lo que estas protestas tienen el aval del gobierno.

El líder del partido ultraderechista danés Stram Kurs, Rasmus Paludan, frente a la embajada turca en Estocolmo, Suecia

Las protestas que enfurecieron a Erdogan

La gran mayoría de los manifestantes eran kurdos pero también hubo fuerzas de derecha que se oponen a la islamización de Europa, de la cual responsabilizan a Turquía, quien abre sus fronteras hacia la Unión Europea constantemente.

Primero, un activista danés de derecha, Rasmus Paludan, líder del partido Stram Kurs, recibió permiso de la policía para efectuar una protesta frente a la embajada turca en Estocolmo en la que quemó una copia del Corán, el libro sagrado del Islam. Rodeado por policías, Paludan realizó su protesta y dio un fuerte discurso sobre la inmigración ilegal y los riesgos de que el Islam crezca en Europa.

La quema del Corán fue calificada por Erdogan como un crimen de odio que demuestra “racismo” e “islamofobia” en suelo europeo. “Este acto despreciable es un ejemplo más del alarmante nivel que la islamofobia y los movimientos racistas y discriminatorios han alcanzado en Europa“, expuso el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía a través de un comunicado.

Es inaceptable permitir este acto contra el islam, que apunta contra los musulmanes e insulta nuestros valores sagrados, bajo el pretexto de la ‘libertad de expresión’“, se leía en el comunicado.

Además, Ankara ha solicitado a Estocolmo que tome medidas condenatorias contra los autores por delito de islamofobia, y también instó a “todos los países y a las organizaciones internacionales” a enfrentarlo.

El Primer Ministro de Suecia, Ulf Kristersson, condenó la quema de un Corán frente a la embajada turca en Estocolmo, aunque aprobó la acción. El Gobierno sueco ha afirmado en un mensaje a través de Twitter que “la libertad de expresión es una parte fundamental de la democracia, pero lo que es legal no es necesariamente apropiado“.

Quemar libros que son sagrados para muchos es un acto profundamente irrespetuoso. Quiero expresar mi solidaridad con todos los musulmanes que se sienten ofendidos por lo que ha ocurrido hoy en Estocolmo“, agregó.

Después de Paludan, le siguieron las protestas del Centro de la Sociedad Democrática Kurda, activistas prokurdos y anti-OTAN marcharon por el centro de la capital sueca. Los manifestantes ondeaban banderas de varios grupos kurdos, incluso del PKK, y protestaban en contra de la política turca y del ingreso de su país a la OTAN.

Una manifestación contra el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y la oferta de la OTAN de Suecia organizada por el Centro de la Sociedad Democrática Kurda, en Estocolmo

El PKK es considerado un grupo terrorista en Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos, pero sus símbolos no están prohibidos en Suecia ni sus actividades son investigadas por la policía allí.

Los manifestantes también portaban banderas con la cara del encarcelado líder rebelde kurdo Abdullah Ocalan y pisotearon una foto del presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Ante este hecho, el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, dijo que la visita de su homólogo sueco, Pål Jonson, prevista para el 27 de enero, ya no tenía “importancia ni sentido” porque Suecia permitía las manifestaciones “repugnantes” contra Turquía. Por lo tanto, Turquía canceló oficialmente la visita prevista del ministro de Defensa sueco en respuesta a protestas antiturcas en Estocolmo.

Por su parte, Jonson aseguró en Twitter que habló el viernes con Akar durante un encuentro de ministros de Defensa en Ramstein, Alemania, donde “acordaron aplazar” la reunión en Ankara. “Las relaciones con Turquía son muy importantes para Suecia y esperamos proseguir el diálogo sobre problemas comunes de seguridad y defensa más adelante”, escribió.

Seguir Leyendo

Turquía

Erdogan pide extraditar 130 opositores políticos para aprobar el ingreso de Suecia y Finlandia a la OTAN

Publicado

en

Suecia y Finlandia deben extraditar a más de 100 opositores políticos de Erdogan que Ankara considera “terroristas” para que Turquía apruebe su candidatura conjunta a la OTAN.

Suecia y Finlandia deben deportar o extraditar un total 130 opositores políticos a Erdogan que están asilados en dichos países si quieren la aprobación de Turquía para unirse a la OTAN, dijo el presidente turco el domingo por la noche.

En primer lugar, necesitan extraditar unos 130 terroristas para que sus ofertas sean aprobadas por nuestro parlamento; desafortunadamente, todavía tienen que hacer esto“, dijo Erdogan en un mitin de la juventud de su partido mientras hablaba sobre el pedido sueco y finlandés a la OTAN para obtener la membresía completa, que debe ser aprobada de manera unánime por sus integrantes.

Les dijimos: miren, si no nos entregan a sus terroristas, no podemos aprobarlo a través del parlamento de todos modos“, comentó, en referencia a una conferencia de prensa conjunta que sostuvo con el primer ministro sueco Ulf Kristersson en noviembre pasado.

El portavoz de Erdogan, Ibrahim Kalin, dijo el sábado que se estaba acabando el tiempo para que el parlamento de Turquía ratificara las ofertas antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias previstas para mayo.

Los dos estados nórdicos solicitaron el año pasado unirse a la OTAN tras la invasión rusa de Ucrania, pero sus candidaturas deben ser aprobadas por los 30 estados miembros de la OTAN. Hungría y Turquía son los únicos dos países que aún necesitan ratificar la candidatura conjunta de Suecia y Finlandia.

Turquía ha dicho que, antes que nada, Suecia debe adoptar una postura más clara contra aquellos refugiados que Ankara considera terroristas, principalmente activistas kurdos y un grupo al que culpa por un intento fallido de golpe de Estado en 2016.

Muchos de los opositores al régimen de Erdogan se escaparon a Suecia o Finlandia en los últimos años aprovechándose de las flexibles leyes de asilo político que tienen los países nórdicos. Sin embargo, en junio del año pasado, ambos países firmaron un memorándum para la cooperación con Turquía en la lucha contra el terrorismo, que incluye a las personas que Ankara considera como “terroristas”.

Los gobiernos de ambos países nórdicos, desesperados por unirse a la OTAN ya que creen que Rusia puede atacarlos en cualquier momento, ordenó que comiencen las deportaciiones, pero el mes pasado, un tribunal sueco bloqueó la extradición de un periodista turco exiliado identificado por Erdogan como uno de los individuos que Estocolmo debe extraditar para obtener la aprobación de Turquía.

Turquía a veces nombra a personas que les gustaría extraditar de Suecia”, dijo el Premier sueco, que también resaltó que la legislación de su país sobre el tema es muy clara: “los tribunales toman esas decisiones acá, no el gobierno, y no hay espacio para cambiar eso“, agregó Kristersson el miércoles pasado.

Ankara lamentó la decisión judicial y aseguró en un comunicado que hasta que no se resuelva dicha situaciones no darán luz verde a la adhesión de ambas naciones a la OTAN. “Se les termina el tiempo“, aseguró un alto funcionario turco al medio Andalou.

Se cree que Erdogan está apurando la decisión luego de un incidente en Estocolmo la semana pasada en la que una efigie del presidente turco fue colgada de un poste durante las protestas contra el gobierno de Ankara.

La semana pasada, el Comité Kurdo de Rojava, radicado en Suecia, publicó un video que se viralizó en las redes sociales donde se comparaba a Erdogan con el dictador fascista italiano Benito Mussolini.

En el video, se podía ver una imagen de la efigie de Erdogan colgando de los pies, imitando cómo Mussolini fue asesinado. “La historia muestra cómo terminan los dictadores”, decía el video.

Muñeco de Erdogan colgando de los país en una plaza en Estocolmo.

Este incidente llevó al Ministerio de Relaciones Exteriores turco a convocar al embajador de Suecia en Ankara. El Primer Ministro Kristersson dijo más tarde que la efigie era un “acto de sabotaje” destinado a obstaculizar los esfuerzos de Suecia para unirse a la OTAN.

Esto debe haber sido una reacción, creo, a los acontecimientos de los últimos días“, señaló el ministro de Relaciones Exteriores de Finlandia, Pekka Haavisto, a la emisora pública YLE, en respuesta a la exigencia turca de extradición de 130 terroristas. Haavisto dijo que no estaba al tanto de ninguna nueva demanda oficial de Turquía.

Además, en respuesta al incidente en Estocolmo, el gobierno turco canceló una visita planeada del presidente del parlamento sueco, Andreas Norlen, quien iba a visitar Ankara y reunirse en privado con Erdogan. En cambio, Norlen viajó a Helsinki el lunes para reunirse con su homólogo finlandés y planificar los próximos pasos.

Hacemos hincapié en que en Finlandia y en Suecia tenemos libertad de expresión. No podemos controlarlo“, dijo el presidente del parlamento finlandés, Matti Vanhanen, a periodistas en una conferencia de prensa conjunta con Norlen.

A pesar de todo esto, el derechista primer ministro sueco Ulf Kristersson dijo el lunes que su país estaba en una “buena posición” para asegurar la ratificación de Turquía de su candidatura a la OTAN. “La situación en términos de las negociaciones, o más bien el seguimiento del memorándum, va bien“, dijo. Una de sus propuestas de campaña había sido lograr el ingreso a la OTAN este año.

Primer Ministro sueco, Ulf Kristersson

Seguir Leyendo

Tendencias