Conecte con nosotros

Turquía

Turquía pisa fuerte en Medio Oriente y extiende sus redes de influencia

La esfera de influencia del Presidente Erdogan es cada vez mayor en Medio Oriente gracias al aval de Putin y de Trump. Turquía está demostrando con agresivas políticas exteriores una fuerte presencia en Gaza, Libia y Siria, y podría destronar a Irán en los próximos años.

Publicado

en

Hoy en día, existe una
gran similitud geopolítica entre Irán y Turquía
: ambos se ven a sí mismos como potencias en la región y ambos tienen aspiraciones claras de dominación regional
por sus acciones en el exterior. 

Por un lado, Irán tiene grupos armados en el Líbano,
Irak, Siria, Yemen y en el territorio palestino.
Turquía, en los últimos años, pero especialmente en los últimos meses, ha demostrado
intentar seguir ese camino apoyando a Hamás en Gaza, enviando combatientes a
Libia e intercediendo en Siria.

El objetivo de estos países es el expansionismo y poder cooptar a los Estados fallidos de la región bajo su red de influencia directa. 

Un ejemplo de esto es el acuerdo marítimo entre Turquía y Libia, que otorga al primero el poder sobre una ruta marítima muy popular, tomada por los que pasan
por el canal de Suez. Esto es muy parecido a lo que sucede con Irán en el Estrecho
de Ormuz. Este acuerdo permite a Turquía, si así lo desea, bloquear a cualquier
barco que pase por el Mediterráneo Oriental.

Ad

Turquía, que es miembro de la OTAN y tiene una solicitud
abierta de adhesión a la Unión Europea, aunque las negociaciones están
estancadas, ha
 amenazado a Europa con inundar el
continente con refugiados si no se desarrolla la cooperación con los Estados Unidos y la Unión Europea.
 

Claramente, el Presidente Recep Tayyip Erdogan tiene en claro que, para desarrollar su política expansionista, necesita el aval o de Donald Trump, o de la Unión Europea o de Putin.

EE.UU. y la U.E. consideran que es muy
importante guiar a Turquía a un camino donde sus políticas se acoplen a la de
los aliados occidentales en Medio Oriente, si es que se quiere mantener a esta potencia perteneciente a la OTAN del lado occidental.

Es por esta razón que Trump decidió retirar las tropas del norte de Siria que estaban protegiendo posiciones del pueblo kurdo, consiguiéndose un poderoso aliado en la región y, de paso, ahorrándose millones de dólares y de vidas norteamericanas.

Turquía rápidamente realizó un avance sobre ese territorio a través de un combate contra la profesional milicia kurda. Estos combates llegaron a una conclusión cuando la influencia de Erdogan finalmente logró extenderse por Aleppo y muchas otras ciudades del norte y noroeste de Siria. Este enfrentó al ejército turco contra el ejército sirio, respaldado por Rusia.

Ad

Turquía parecía haberse encontrado con un muro que frenaría su avance sobre la región, pero hace ya más de un mes que Erdogan y Putin llegaron a un acuerdo que puso a estas dos potencias del mismo lado en el frente de combate. En Siria, sin ir más lejos, se realizó el tercer patrullaje conjunto con Rusia esta semana, en la provincia de Idlib. Un alto al fuego rige desde el 6 de marzo, acordado entre los mandatarios. Estos patrullajes tienen por objetivo monitorear la situación y controlar que se esté cumpliendo el alto al fuego.

Además, esta última semana, Turquía neutralizó a 26 miembros de las fuerzas kurdas del PKK-YPG que intentaban infiltrarse en la zona norteña de Siria. Turquía reconoce al YPG como una organización terrorista.

Ver a Rusia y a Turquía trabajando juntos es una rareza pero que, si se mantiene, puede significar un gran avance en la negociación de la paz en Siria.

En cuanto a
la pandemia del virus chino y, a pesar de tener casi 75.000 casos de COVID-19, Turquía ha
demostrado un enorme compromiso de ayuda internacional que cementa este expansionismo: ya más de 350.000
personas en el mundo fueron asistidas por equipos turcos, especialmente en hospitales
de Georgia y Palestina, capacitaciones de profesionales en
Yemen, alimentos a
4.000 familias de Irak y Azerbaiyán, y así con muchos países más.

En cuanto a
la situación nacional, Turquía está en un fino hilo entre mantener viva la economía
y que no estalle el virus.
La cosa ha llegado a tal punto que Erdogan tuvo que liberar a 90.000 presos,
es decir, al 30% de todos los encarcelados del país, descomprimiendo enormemente
la capacidad penitenciaria. 


Por Nicolás Promanzio para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Turquía

Es oficial: El gobierno de Turquía anunció que cambiará el nombre del país por “Turkiye”

Publicado

en

Türkiye es el nombre oficial en idioma turco, pero actualmente se usa Turquía, Turkey o derivados en el resto de los idiomas, algo que busca ser cambiado.

El gobierno de Recep Tayyip Erdogan anunció formalmente el cambio de nombre de Turquía a Türkiye, nombre que será registrado ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en las próximas semanas, para que se use así en todos los idiomas.

Actualmente Türkiye es el nombre del país en idioma turco, pero las organizaciones internacionales reconocen sus derivados para los demás idiomas, algo que Ankara no quiere más que ocurra y pide que oficialmente le digan de esta manera.

Erdogan deberá discutir con funcionarios de la ONU sobre el asunto de la letra “Ü”, la cuál no es prácticamente utilizada en los alfabetos internacionales salvo por ciertas excepciones, como escasamente en español. Un posible remedio, dice un alto oficial turco al diario Middle East Eye, sería que el nuevo nombre sea “Turkiye” en vez del preferido por el mandatario Erdogan, “Türkiye“, con diéresis.

Empresas y agencias estatales turcas ya han comenzado a adaptarse a la decisión tomada por Erdogan y aplican el nombre Türkiye desde diciembre de 2021, cuando el jefe de Estado hizo público el memorándum dando a conocer la medida.

Según argumenta Erdogan, el cambio de nombre es necesario para reducir “la discriminación de los turcos en el mundo. Por ejemplo, el uso del nombre “Turkey” en inglés, que también significa pavo (ave), provoca “burlas al país” y “xenofobia“, además de “perjudicar la reputación nacional“.

Además, como indica el diccionario Cambridge, la palabra turkey puede tener consigo connotaciones peyorativas relacionadas a una persona “idiota” o “torpe”.

Un historiador y funcionario público turco que pidió el anonimato en una entevista para el Middle East Eye, declaró sobre el cambio de nombre que, si bien es cierto que en la década del 1930 la prensa occidental caricaturizaba a Turquía como un pavo, este tipo de burlas no tienen lugar hace ya casi 100 años.

Unal Cevikoz, parlamentario y figura del partido opositor CHP (Partido Republicano del Pueblo), manifestó su crítica al cambio de nombre ya que, para él, no hace falta ser sensibles sobre la asociación de Turquía con un ave, ya que en turco también asocian al pavo con otro país, ya que lo llaman “hindi“, que significa India.

Además, argumentó que hay muchos países que en el lenguaje local se llaman de forma distinta a como se los conoce internacionalmente y de todas formas no cambian su nombre, como sucede con Grecia (“Hellas“) o Armenia (“Hayastan“).

Es muy probable que poca gente respete y aplique el cambio de nombre, al menos en el corto plazo, como se vio en el caso de Chequia, que anteriormente era nombrada (y lo sigue siendo popularmente) como República Checa.

Unal Cevikoz.

Seguir Leyendo

Turquía

Crisis cambiaria en Turquía: La lira se derrumba y Erdogan lanza medidas para contener la mega-devaluación

Publicado

en

Después de un violento episodio cambiario, la lira turca perdió 45% de su valor en un mes y medio. Ahora, el gobierno turco anunció medidas extravagantes para incentivar los plazos fijos, que a pesar de su éxito tienen los días contados.

La gran volatilidad en Turquía sigue dando de qué hablar en la órbita de los países emergentes. La nación turca enfrenta una fuerte corrida contra la lira en el último mes, y el tipo de cambio nominal contra el dólar aumentó un 45% desde el pasado 1ro de noviembre.

La fuerte devaluación responde directamente a la política monetaria extremadamente expansiva que llevó adelante el Gobierno turco en el último año, en un afán del presidente Recep Tayyip Erdogan de reactivar la economía a través del gasto público, mientras su imagen se derrumba en las encuestas.

Erdogan gobierna de manera autoritaria el país, pero en 2023 tiene que mantener la fachada de democracia en el país e irá a elecciones. Hasta el año pasado no había dudas que las ganaría, pero ahora todo indica que perdería contra la oposición, y eso pone contra las cuerdas a un mandatario que no tiene ninguna intención de dejar el poder.

El gobierno se niega a producir un mayor aumento en las tasas de interés de referencia. Aún con toda la literatura económica en su contra, Erdogan cree extrañamente que un aumento en las tasas de interés fomentará incluso más inflación, y la tasa de política monetaria se mantuvo estancada en el 19% entre abril y septiembre. Esta estrategia guarda una similitud importante con la que emprende el Banco Central de Argentina.

La falta de independencia del Banco Central de Turquía impidió una corrección simple y ordenada de los aumentos de precios. Presionado por el poder ejecutivo, el Banco Central turco tuvo que rebajar el tipo de interés del 19% al 14% actualmente, cuando la inflación ya supera el 20% y sigue subiendo.

Erdogan justificó su extraña visión sobre la economía con las siguientes palabras: “Desde que estoy en el cargo de presidente, siempre he dicho que estoy en contra de los intereses. Porque los intereses hacen a los ricos más ricos y a los pobres más pobres”.

Sin embargo, en lugar de aplicar controles de cambios u otras recetas convencionales en los gobiernos de corte socialista cuando enfrentan crisis, el mandatario turco anunció que el Estado se hará responsable de cubrir cualquier diferencial entre la ganancia por comprar divisas extranjeras y el rendimiento de los plazos fijos. Esto fue catalogado como un “alza indirecta” de las tasas de interés, pues el rendimiento real de los plazos fijos ahora es al menos equiparable a la devaluación y la inflación.

El Ministerio de Finanzas turco explicó que este mecanismo solamente será válido para los depósitos superiores a los tres meses, y busca llevar cierta tranquilidad a la población para que confíe en el sistema financiero en moneda local.

Los anuncios del Gobierno terminaron siendo creíbles y la lira volvió a apreciarse fuertemente. El tipo de cambio con el dólar cayó de las 18,14 liras a 12,82 unidades por dólar. La estabilización fue notoria, aunque la lira aún permanece en máximos históricos y acumula una devaluación del 67% en lo que va del 2021.

Todo indica que esta baja es circunstancial por la promesa del gobierno de hacerse cargo de la brecha cambiaria, una política que sin lugar a dudas no va a poder mantener por mucho tiempo y cuando empiece a tambalear la devaluación de la lira será sin precedentes.

Seguir Leyendo

Turquía

Erdogan asegura que lo quisieron asesinar: Encontraron un explosivo en un auto de la seguridad del gobierno turco

Publicado

en

Minutos antes de que se suba a un escenarió en un mitín político oficialista, encontraron un artefacto explosivo debajo de un auto de la seguridad presidencial y tuvo que ser evacuado.

Un intento de asesinato contra la vida de Recep Tayyip Erdogan, el presidente devenido en tirano de Turquía, fue frustrado por la inteligencia turca este sábado por la noche, informaron los medios turcos.

Según reportes del gobierno, se encontró un artefacto explosivo debajo de un coche de la seguridad del mandatario que estaba monitoreando un mitin organizado por Erdogan en la ciudad de Siirt, en el sureste del país. El dispositivo fue encontrado solo minutos antes del inicio del evento político, que terminó siendo cancelado por el hecho.

Después de que se encontró el dispositivo, fue desmantelado y desactivado por un equipo de desactivación de bombas de la policía turca, según el medio de comunicación turco KARAR.

Los investigadores forenses escanearon el artefacto explosivo y el vehículo de seguridad en busca de huellas dactilares y, según los informes, se inició una investigación para encontrar al perpetrador.

La provincia de Siirt, donde ha tenido lugar el intento de asesinato, es una de las zonas más empobrecidas de Turquía y con una importante población kurda, que actualmente está llevando a cabo una guerra de guerrillas contra Ankara, financiados principalmente por Irán.

Image

Este atentado se da tan solo dos semanas después de un ataque contra el primer ministro iraquí, Mustafa al-Kadhimi, un aliado de Erdogan. El mandatario chiíta fue atacado con drones explosivos en la Casa de Gobierno, y todas las sospechas apuntan contra Irán.

La reciente elección del radical Ebrahim Raisi como presidente de Irán ha tensado las relaciones entre los países. El flamante mandatario iraní había dicho antes de acceder al gobierno que las acciones militares turcas en Irak y en Siria eran “inaceptables”.

El lunes 29 de noviembre, Erdogan y Raisi mantuvieron una reunión a puertas cerradas en la capital de Turkmenistán, Ashgabat, donde se reporta que tuvieron una fuerte discusión por cómo Turquía está desestabilizando el Cáucaso, luego de fomentar a Azerbaiyán a atacar y quitarle territorio a Armenia.

Iran, Turkey agree to comprehensively improve relations
Erdogan y Raisi en Ashgabat.

Seguir Leyendo

Trending