Conecte con nosotros

Medio Oriente

Trump lo hizo de nuevo: Arabia Saudita y Qatar firmaron una declaración de paz y cesan hostilidades en la península arábiga

En la cumbre 41° del Consejo de Cooperación del Golfo, el mundo árabe firmó una declaración de paz con Qatar que había sido acusada de financiar al terrorismo iraní en el pasado. Las negociaciones fueron impulsadas por Trump.

Publicado

en

El gobierno de Kuwait anunció este 5 de enero que gracias a la gestión del Presidente Trump y su asesor Jared Kushner, Arabia Saudita y otros tres Estados árabes levantarán las sanciones sobre Qatar y firmarán un acuerdo de paz.

Qatar es parte del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) junto a Egipto, Arabia Saudita, Kuwait, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos y Omán. Sin embargo, desde 2017, el Consejo lo suspendió al gobierno qatarí y les impuso severas sanciones económicas y migratorias.

Se acordó abrir el espacio aéreo, así como las fronteras terrestres y marítimas entre Arabia Saudita y Qatar a partir de la noche del lunes”, informó la agencia oficial de noticias kuwaití KUNA, sin aportar más detalles.

En lo que fue una de las crisis diplomáticas más importantes de la historia moderna del mundo árabe, Arabia Saudita acusó públicamente a Qatar de estar financiando a grupos terroristas como la Hermandad Musulmana, Hamas, Al-Qaeda, ISIS, y, principalmente, a los houtíes rebeldes que están hace 6 años peleando una guerra contra el gobierno de Yemen, defendido por los saudíes.

Qatar se negó a admitir su participación en el terrorismo organizado de la región, y eventualmente todos los países de la CCG acordaron cerrar sus espacios aéreos, terrestres y marítimos, además de prohibir totalmente el comercio de cualquier país árabe con el Estado o las empresas qataríes, y expulsar a todos los embajadores de sus territorios. Arabia Saudita incluso llegar a decir que si un avión de Qatar sobrevolaba su país lo derribaría al instante.

Así debió re-dibujar sus vuelos Qatar para cumplir con las sanciones de la CCG.

Ad

Para celebrar esta pacificación, el CCG invitó por primera vez en 3 años al emir de Qatar, Tamim bin Hamad, a la cumbre anual 41° de este 5 de enero.

Antes de la llegada del Príncipe qatarí, también fueron recibidos por el Príncipe Heredero y Jefe de Gobierno saudí, Mohammed bin Salman, en el aeropuerto de Al Ula, el viceprimer ministro de Omán, Fahd bin Mahmud, el príncipe heredero de Bahréin, Salman bin Hamad, el emir de Kuwait, Nawaf al Sabah, y el vicepresidente emiratí, Mohamed bin Rashid. Asimismo, la cumbre contó con la presencia del canciller egipcio Sameh Shukry.

Por primera vez en la historia, estuvo presente un miembro de la Casa Blanca en la reunión del Consejo, y se trató de Jared Kushner, yerno del presidente Trump y sus principal asesor y negociador en relaciones internacionales.

Esta asistencia marcó lo que todos esperaban que iba a pasar después de la noticia. Al final de la cumbre se firmó Declaración de Al Ula, reincorporando a Qatar al Consejo y levantando todas las sanciones, a cambio de que los qataríes cesen sus hostilidades contra Arabia Saudita, y corten cualquier financiación a grupos terroristas que responden a Irán.

Ad

El conflicto entre Arabia Saudita y Qatar no es nuevo. Hace décadas que se vienen disputando el control de la península arábiga, y los qataríes se habían convertido en un importante socio de Irán.

Desde 2014, Arabia Saudita pelea una guerra proxy en Yemen contra rebeldes pro-Irán que quieren derrumbar al gobierno aliado de la corona saudí. Irán y los saudíes actualmente mantienen una especie de guerra fría en Medio Oriente como Estados Unidos y la Unión Soviética en las décadas del 60, 70 y 80. Qatar, buscando obtener la supremacía en la venta de petróleo árabe, aprovechó este conflicto para desafiar a Arabia Saudita geopolíticamente.

Cómo Trump y su cuerpo diplomático lograron que éstos pongan de lado sus diferencias es una incógnita, aunque Bin Salman mantiene una estrecha relación con el Presidente norteamericano, y es posible que haya aprovechado esta línea directa para lograr calmar las hostilidades.

También se rumorea que Trump le habría ofrecido Bin Hamad, una “revolución comercial” con Estados Unidos si se aleja de Irán y dirime sus diferencias con Arabia Saudita.

Un mundo árabe en paz y unido, junto a una pacificación diplomática con Israel, puede ser exactamente lo que necesita Medio Oriente para vencer la influencia de Irán y terminar con siglos de conflictos, guerras y muerte.

Según la analista política Shimrit Meir, el abrazo entre Bin Hamad (Qatar) y Bin Salman (Saudita) es uno de los momentos más importantes para la paz en la historia del mundo, y lo comparó incluso con un abrazo entre Abu Mazen (líder del movimiento palestino) y Benjamin Netanyahu (primer ministro de Israel).

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Israel

Autoridades palestinas afirman que si Jesús viviese hoy sería palestino y terrorista islámico

Publicado

en

Altos funcionarios de la Autoridad Nacional Palestina afirman que si Jesús viviese hoy en día, no solo sería palestino, sino que además sería un terrorista islámico. El funcionario Rawhi Fattouh no descarta que si Jesús viviese en la actualidad se auto-inmolaría o sacrificaría por la causa palestina y sería martirizado.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha hecho en el pasado múltiples declaraciones alegando que Jesús, de estar vivo hoy, sería palestino. Sin embargo, ahora altos funcionarios dieron un paso más, y declararon que Jesús, figura central del cristianismo y profeta judío hebreo, sería terrorista islámico en la actualidad.

El funcionario Rawhi Fattouh, del partido gobernante de la ANP, el islámico Fatah, dijo que Jesús sería un “Fida’i palestino” (luchador palestino). Por su parte, el líder de Fatah, Tawfiq Tirawi, suscribió a las declaraciones de Fattouh y además dijo que, aparte de ser Fida’i, Jesús sería un “Shahid” (musulmán que se auto-inmola o sacrifica por una causa y se convierte en mártir).

Sin embargo, si profundizamos en la cuestión, Jesús no sería palestino bajo ningún termino, ya que partiendo de la base, era judío y de raíces hebreas. Incluso dejando esto de lado, teniendo en cuenta el contexto actual, terminaría por nacer en una zona israelí, cómo explica el especialista en historia de Israel y arqueología bíblica David Yabo.

A pesar de que se podría pensar que las influyentes figuras palestinas están buscando insultar la memoria de Jesús o desprestigiar su nombre, realmente es al contrario. En la creencia de los líderes palestinos, caracterizados por ser islámicos radicales, el ser un terrorista o un asesino por la causa musulmana es una buena y más que apropiada acción.

En Cisjordania, territorio en cuya base se asienta la ANP, los terroristas y sus familias son proveídos de miles de dólares al año por parte del gobierno central como recompensa por sus “buenas acciones”. Incluso accediendo al mejor trabajo posible en el sector privado palestino, si asesinas israelíes tu calidad de vida, tus ingresos y tu familia estarán mejor, pudiendo recibir hasta autos y casas de parte del poder Ejecutivo, además de un salario que oscila entre 600 y 3500 dólares, depende a cuantos israelíes heriste o mataste o que acción terrorista cometiste.

Para aportar cifras concretas, en el propio presupuesto de la ANP de 2018 se ve la asignación de 360 millones de dólares, el 7% de todo el presupuesto nacional palestino, a dos instituciones dedicadas a la ayuda financiera a terroristas palestinos presos en Israel y a sus familias.

Además, el 46% de las donaciones del extranjero que recibe la ANP (una buena parte de estas fueron dadas por Obama, cortadas por Trump y ahora re-insertadas por Biden), se asigna a la promoción del terrorismo mediante los incentivos a sus perpetradores.

Seguir Leyendo

Yemen

Joe Biden reconsidera la designación de los hutíes de Yemen como organización terrorista

Publicado

en

Luego del ataque sobre los Emiratos Árabes Unidos perpetrado por los hutíes yemeníes, el gobierno de Biden considera volver a incluir a dicho grupo en la lista de organizaciones terroristas, tras haberlos retirado a inicios de su mandato en una muy controversial decisión.

Este miércoles 19 de enero, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunció en una conferencia de prensa que está considerando volver a designar a los hutíes dentro de la lista de “organizaciones terroristas internacionales” luego del ataque con drones y misiles que los mismos llevaron a cabo en la capital de los Emiratos Árabes Unidos, Abu Dhabi.

El anuncio se produce luego de que el embajador emiratí en Estados Unidos, Yousef al-Otaiba, pidiera expresamente a la administración de Biden que llevara a cabo dicha designación en respuesta al ataque que acabó con la vida de tres personas -dos indios y un pakistaní- e hirió a otras seis.

No obstante, el mandatario norteamericano agregó que será difícil poner fin al conflicto en Yemen, que desde fines de 2014 enfrenta a los hutíes y a las fuerzas de la Coalición Árabe liderada por Arabia Saudita, quienes apoyan al gobierno central a cargo de Abd-Rabbu Mansour Hadi.

Por otro lado, como tercer bando y que recién en los últimos tiempos ha comenzado a tomar relevancia está el Movimiento de Yemen del Sur, quiénes proponen una independencia del sur yemení y están enfrentados a ambos bandos.

Tras el letal ataque a los EAU, la Coalición Árabe dio una respuesta inmediata que consistió en una
serie de ataques aéreos sobre la capital yemení, Saná
-en manos de los hutíes desde 2014-, asesinando a más de una docena de personas, incluyendo a uno de los líderes hutíes, Abdullah Qassem al-Junaid.

Imágenes del contra-ataque llevado a cabo por la Coalición Árabe en Saná.

En paralelo a la declaración del presidente norteamericano, Tim Lenderking, enviado especial de Estados Unidos en Yemen, partirá rumbo a la región del Golfo Pérsico con el objetivo de reducir la tensión militar.

Por otro lado, el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, tuvo una conversación con el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohamed bin Zayed Al-Nahyan, en la que expresaron la necesidad de responder al ataque de la milicia yemení respaldada por Irán y de fortalecer los sistemas de defensa del país árabe.

La decisión de Biden a principios de su mandato de dar marcha atrás en la designación del ex presidente Donald Trump a los hutíes como organización terrorista trajo mucha polémica incluso entre los propios demócratas, ya que se trata de un grupo con estrechos vínculos con la rama terrorista de Irán, Hezbolá, y que lleva a cabo usualmente ataques contra importantes aliados estadounidenses de la región como Arabia Saudita, y ahora, los EAU.

Cuando se llevó a cabo la decisión, el entonces Secretario de Estado de la Administración Trump, Mike Pompeo, dijo que el objetivo era que el grupo rindiera cuentas por sus actos terroristas, tanto dentro como fuera de Yemen, buscando así avanzar en la pacificación del país más pobre de la península arábiga.

Según Antony Blinken, nuevo Secretario de Estado, la medida de Trump bloqueaba las ayudas humanitarias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hacia el pueblo yemení. Sin embargo, este año de ayudas resultó en una enorme cantidad de estos recursos cayendo en manos de los terroristas en vez de a los civiles yemeníes.

Seguir Leyendo

Turquía

Es oficial: El gobierno de Turquía anunció que cambiará el nombre del país por “Turkiye”

Publicado

en

Türkiye es el nombre oficial en idioma turco, pero actualmente se usa Turquía, Turkey o derivados en el resto de los idiomas, algo que busca ser cambiado.

El gobierno de Recep Tayyip Erdogan anunció formalmente el cambio de nombre de Turquía a Türkiye, nombre que será registrado ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en las próximas semanas, para que se use así en todos los idiomas.

Actualmente Türkiye es el nombre del país en idioma turco, pero las organizaciones internacionales reconocen sus derivados para los demás idiomas, algo que Ankara no quiere más que ocurra y pide que oficialmente le digan de esta manera.

Erdogan deberá discutir con funcionarios de la ONU sobre el asunto de la letra “Ü”, la cuál no es prácticamente utilizada en los alfabetos internacionales salvo por ciertas excepciones, como escasamente en español. Un posible remedio, dice un alto oficial turco al diario Middle East Eye, sería que el nuevo nombre sea “Turkiye” en vez del preferido por el mandatario Erdogan, “Türkiye“, con diéresis.

Empresas y agencias estatales turcas ya han comenzado a adaptarse a la decisión tomada por Erdogan y aplican el nombre Türkiye desde diciembre de 2021, cuando el jefe de Estado hizo público el memorándum dando a conocer la medida.

Según argumenta Erdogan, el cambio de nombre es necesario para reducir “la discriminación de los turcos en el mundo. Por ejemplo, el uso del nombre “Turkey” en inglés, que también significa pavo (ave), provoca “burlas al país” y “xenofobia“, además de “perjudicar la reputación nacional“.

Además, como indica el diccionario Cambridge, la palabra turkey puede tener consigo connotaciones peyorativas relacionadas a una persona “idiota” o “torpe”.

Un historiador y funcionario público turco que pidió el anonimato en una entevista para el Middle East Eye, declaró sobre el cambio de nombre que, si bien es cierto que en la década del 1930 la prensa occidental caricaturizaba a Turquía como un pavo, este tipo de burlas no tienen lugar hace ya casi 100 años.

Unal Cevikoz, parlamentario y figura del partido opositor CHP (Partido Republicano del Pueblo), manifestó su crítica al cambio de nombre ya que, para él, no hace falta ser sensibles sobre la asociación de Turquía con un ave, ya que en turco también asocian al pavo con otro país, ya que lo llaman “hindi“, que significa India.

Además, argumentó que hay muchos países que en el lenguaje local se llaman de forma distinta a como se los conoce internacionalmente y de todas formas no cambian su nombre, como sucede con Grecia (“Hellas“) o Armenia (“Hayastan“).

Es muy probable que poca gente respete y aplique el cambio de nombre, al menos en el corto plazo, como se vio en el caso de Chequia, que anteriormente era nombrada (y lo sigue siendo popularmente) como República Checa.

Unal Cevikoz.

Seguir Leyendo

Trending