Seguinos en redes

Yemen

Se cae la tregua en Yemen: La ONU no logró prorrogar la paz entre el Gobierno y los rebeldes hutíes

Publicado

en

El gobierno legítimo de Yemen y los hutíes no lograron llegar a un acuerdo para prolongar una tregua que llevaba vigente seis meses, desde principios de abril de este año.

El gobierno legítimo de Yemen y los rebeldes terroristas hutíes no lograron llegar a un acuerdo para prolongar una tregua que ya llevaba vigente seis meses en el país devastado por una guerra civil que data del 2014, se dijo desde las Naciones Unidas el domingo.

Esto pone en peligro los escasos avances logrados en los últimos meses, en un país que se convirtió en el campo de batalla de la guerra fría entre Arabia Saudita e Irán. “El enviado especial de las Naciones Unidas lamenta que no se haya alcanzado un acuerdo hoy, cuando una prolongación y extensión de la tregua habría aportado beneficios más significativos a la población”, dijo el sueco Hans Grundberg, enviado de las Naciones Unidas en Yemen, en un comunicado.

“Insto a las partes en conflicto a cumplir con su obligación con el pueblo yemení de buscar todas las vías para la paz”, agregó el diplomático sueco, que había logrado un enorme avance a principio de año pero ahora perdió la atención de las fuerzas beligerantes.

Hans Grundberg, enviado de las Naciones Unidas en Yemen.

Por su parte, Steven Fagin, embajador de Estados Unidos en Yemen, dijo en un tweet el sábado que estaba “preocupado por la falta de progreso” en las conversaciones para extender la tregua. “Pido a las partes que no desperdicien el progreso de los últimos seis meses”, agregó, instando a una “extensión y expansión de la tregua”.

Biden, con la negociación de las sucesivas treguas, buscaba mantener la paz en la península arábiga por lo menos hasta fin de año, para evitar un nuevo conflicto en el último mes previo a las elecciones legislativas que deberá disputar en noviembre en Estados Unidos. No obstante, el presidente demócrata parece no poder seguir controlando la situación en el país del sur de la península arábiga.

El alto el fuego en Yemen está en “un callejón sin salida”, dijeron los hutíes en un comunicado el sábado, un día antes de que expire la tregua mediada por la ONU. “En los últimos seis meses, no hemos visto ninguna voluntad seria de abordar los problemas humanitarios como una prioridad máxima”, se leía en el comunicado.

La tregua en Yemen terminó oficialmente el domingo a las 19:00 horas (hora local), y el bloqueo para renovarla pone en peligro los escasos avances logrados en los últimos seis meses.

Desde principios de abril, se llegó a un acuerdo de alto al fuego por dos meses, mediado por la ONU, y se había logrado prorrogarlo en dos ocasiones, en junio y agosto. Esto trajo una relativa paz a los yemeníes que por primera vez en 8 años no tuvieron que vivir el día a día en una zona de guerra.

No obstante la tregua, el Centro Ejecutivo de Acción contra las Minas en Saná confirmó que, desde el inicio de ésta, 108 personas han perdido la vida y otras 216 han resultado heridas como resultado del uso de minas, bombas de racimo y otros restos de guerra.

Leales al gobierno yemení.

Además de un alto el fuego, la tregua preveía una serie de medidas humanitarias, algunas de las cuales no se han aplicado, pero ambas partes se acusan mutuamente de no respetar sus compromisos.

El país vive la peor crisis humanitaria del mundo como consecuencia del conflicto entre el Gobierno central, respaldado desde 2015 por la Coalición Árabe liderada por Arabia Saudita, y los hutíes, apoyados por Irán desde principios de la década pasada.

Para abril del 2022, según datos oficiales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unas 23,4 millones de personas requieren ayuda humanitaria, casi el 80% de la población de Yemen, de las cuales más de catorce millones tienen una necesidad aguda; 4,3 millones han sido desplazadas dentro de Yemen, muchas de las cuales no ven satisfechas sus necesidades básicas.

Hay unos 96.335 refugiados yemeníes y solicitantes de asilo en el exterior, mientras que para fines del 2021, las Naciones Unidas estimaron que la guerra se había cobrado la vida de, al menos, 377.000 personas.

La capital de Yemen en ruinas.

Meses después de que los hutíes tomaran la capital del país en septiembre de 2014 en los primeros días de la Guerra Civil, a principios de 2015, disolvieron el Parlamento y pusieron a Abd Rabbu Mansur al-Hadi, presidente de Yemen en aquel entonces, bajo arresto domiciliario.

Hadi logró escapar rumbo a Riad en febrero de aquel año, y solicitó el auxilio del príncipe heredero y ministro de Defensa de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman. Así, bajo auspicios del reino saudí se conformó la Coalición Árabe, formada por Arabia Saudita, Egipto, Jordania, Marruecos, Sudán y los países miembros del CCG, excepto Omán, cuyo objetivo era restablecer la legitimidad del presidente Hadi y acabar con el levantamiento hutí.

Una vez conformada, la intervención militar de la Coalición comenzó el 26 de marzo con la puesta en marcha de la Operación Tormenta Decisiva. El mayor temor de la coalición era que el control hutí sobre el estrecho de Bab el-Mandeb perjudicara el tráfico a través del canal de Suez.

A su vez, el accionar de la Coalición generó también el aumento de la intervención iraní, que desde 2009 había estado colaborando con los hutíes en Yemen, según un informe presentado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Israel

Los terroristas hutíes de Yemen le declararon oficialmente la guerra a Israel para defender a Hamás

Publicado

en

El grupo terrorista yemení ha amenazado con lanzar una invasión contra Israel si el Estado judío continúa atacando a Hamas en la Franja de Gaza. La agrupación está a 2.000 kilómetros de distancia de Israel.

Los terroristas hutíes de Yemen confirmaron el lanzamiento de misiles y drones kamikazes contra territorio israelí, en apoyo a Hamas, en el marco de la operación terrestre que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) están llevando a cabo en la Franja de Gaza para acabar con los centros de operación del grupo terrorista palestino.

El grupo yemení "lanzó un gran lote de misiles balísticos (…) y un gran número de aviones armados" hacia Israel durante la jornada del martes, anunció Yahya Saree, portavoz militar hutí, en el canal televisivo Al-Masirah, controlada por el grupo.

Tras el lanzamiento, el grupo terrorista ha amenazado con continuar atacando Israel si este no detiene la ofensiva terrestre hacia Gaza. Los hutíes "continuarán llevando a cabo ataques con misiles y drones hasta que cese la agresión israelí", dijo el portavoz militar hutí.

En respuesta, el Ejército israelí expresó que se habían activado las sirenas en Eilat, ciudad costera israelí, producto de una "intrusión aérea hostil". También, afirmó que se había interceptado un "misil tierra-tierra" disparado hacia territorio israelí gracias al "sistema de defensa aérea ‘Arrow’".

Luego de ello, el ejército confirmo que no había habido daños ni bajas civiles, y que la acción defensiva había sido exitosa. “Todas las amenazas aéreas fueron interceptadas fuera del territorio israelí".

Se trata del tercer ataque de los hutíes contra territorio israelí desde comenzada la guerra entre Israel y Hamas. El 19 de octubre, la Armada de Estados Unidos derribó varios misiles y drones que volaban sobre el Mar Rojo disparados por los hutíes. Una semana después, el 27 de octubre, los hutíes lanzaron dos drones hacia Israel, uno de los cuales falló e impactó en un edificio en la ciudad de Taba, Egipto.

En este contexto, Abdelaziz bin Habtour, primer ministro del gobierno hutí, dijo que los hutíes lucharán tanto con palabras como con drones. Recordemos que el grupo terrorista yemení forma parte del "Eje de Resistencia" iraní, el cual incluye a grupos respaldados por Teherán en El Líbano, Siria e Irak, cuyo aliado más poderoso es Hezbolá. "No podemos permitir que este arrogante enemigo sionista mate a nuestro pueblo", dijo el primer ministro hutí.

Previamente, el pasado 10 de octubre, el líder de los hutíes, Abdel-Malek al-Houthi, expresó que si Estados Unidos interviene directamente en el conflicto de Gaza, el grupo responderá disparando drones y misiles, además de tomar otras medidas militares relacionadas.

Cabe recordarse que los hutíes controlan casi todo el norte de Yemen, incluida la capital, poseen armas sofisticadas, como misiles balísticos y de crucero, y tienen alrededor de 100.000 combatientes en armas.

Militantes de los hutíes de Yemen

Además, el lema oficial de los hutíes, organización designada como terrorista por muchos gobiernos occidentales, es: "Dios es grande, muerte a Estados Unidos, muerte a Israel, maldición a los judíos y victoria para el Islam".

Los hutíes han demostrado sus capacidades de misiles y drones durante la guerra civil yemení, que enfrentó a los hutíes con la Coalición Árabe liderada por Arabia Saudita, que acusa a Irán de armar, entrenar y financiar a los hutíes. Ello, sin embargo, ha sido negado por los hutíes, que alegan tener capacidad suficiente para desarrollar sus propias armas.

Israel ha estado en guerra con Hamas desde el pasado 7 de octubre, cuando hombres armados del grupo terrorista irrumpieron en territorio israelí y asesinaron a más de 1.400 personas, en su mayoría civiles, además de secuestrar a otras 230.

Desde entonces, los bombardeos y ataques terrestres israelíes han acabado con más de 8.500 palestinos, más de 3.500 de ellas niños, según el Ministerio de Salud de Gaza. No obstante, como las cifras son controladas por Hamas, Israel niega su veracidad.

En este contexto, la preocupación por la regionalización del conflicto aumenta. Cabe resaltar que, desde que comenzó el conflicto en Gaza, han tenido lugar una serie de ataques contra las fuerzas estadounidenses en Irak y Siria, así como intercambios en la frontera israelo-libanesa entre Hezbolá y el Ejército israelí.

Los hutíes de Yemen han lanzado tres ataques contra territorio israelí desde el comienzo de la guerra entre Hamas e Israel

Seguir Leyendo

Arabia Saudita

El gobierno yemení y los hutíes completan el intercambio de prisioneros días después del viaje de la delegación saudita a Saná

Publicado

en

Los hutíes y las fuerzas gubernamentales de Yemen finalizaron una operación de tres días que consistió en el intercambio de casi 900 prisioneros de guerra, pocos días después del viaje de la delegación saudita a Saná. Las negociaciones entre ambos bandos han ganado momentum tras el acuerdo de normalización de relaciones entre Irán y Arabia Saudita.

Los hutíes y las fuerzas gubernamentales de Yemen culminaron con la liberación de casi 900 prisioneros el domingo tras una operación que duró un total de tres días, lo que aumenta las esperanzas de poner fin a la guerra. Este hecho ocurre pocos días después de que una delegación saudita viajara a Saná a reunirse con el líder de los hutíes.

En el último de un intercambio de tres días, aviones que transportaban detenidos despegaron al mismo tiempo de la capital de Saná, controlada por los hutíes, y de la ciudad norteña de Marib, controlada por el gobierno, aseguró el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

"Las operaciones de liberación han concluido con éxito después de tres días. El CICR y la Media Luna Roja Yemení han trabajado incansablemente para reunir a unos 900 ex detenidos con sus familiares, dando un paso positivo hacia la paz y la reconciliación en Yemen", dijo la delegación del Comité en Yemen en un comunicado.

El CICR, que facilitó la operación, dijo que dos de sus aviones transportaron a 105 hutíes de Marib a Saná, mientras que otro par de aviones hizo lo propio con 89 prisioneros leales al gobierno yemení en la dirección opuesta, poniendo fin así a la operación de tres días.

Intercambio de prisioneros entre los hutíes y las fuerzas gubernamentales de Yemen

Este último intercambio elevó el número de prisioneros liberados en los tres días a 869 en virtud de un acuerdo acordado en Suiza el mes pasado. El acuerdo alcanzado en Suiza consiste en el intercambio de 181 fuerzas gubernamentales por 706 rebeldes hutíes.

"Se ha llegado a un acuerdo para implementar un intercambio (de prisioneros)" que verá a más de 880 personas liberadas en total, dijo Abdul Qader al-Murtada, el principal delegado huzí en las conversaciones en Berna, tras las negociaciones en la capital suiza.

El gobierno yemení dio en aquel momento la bienvenida al acuerdo en un comunicado emitido por la agencia oficial de noticias SABA, elogiando los esfuerzos de la ONU y el CICR para facilitar el acuerdo.

Majed Fadail, miembro de la delegación del gobierno yemení, dijo en aquel entonces que los hutíes liberarían al ex ministro de Defensa Mahmoud al-Subaihi y otros funcionarios, así como a cuatro periodistas que habían sido condenados a muerte.

No obstante, "nuestra alegría no será completa hasta que cada uno de nuestros héroes sea liberado de la custodia de la milicia. Estamos inquebrantablemente dedicados al principio de todos para todos", dijo Yahya Kazman, jefe de la delegación del gobierno yemení en las discusiones en Berna.

Intercambio de prisioneros entre los hutíes y las fuerzas gubernamentales de Yemen

Daphnee Maret, jefa de la delegación del CICR en Yemen, compartió el domingo fotografías de los ex prisioneros abrazando a sus familiares y dijo que la operación había sido muy emotiva. "Ha sido un período intenso para todos los involucrados: la alegría de que las familias se reúnan nos ha conmovido a todos hasta las lágrimas. Son momentos como estos los que nos mantienen en marcha", escribió en Twitter.

Fatima Sator, miembro del CICR que viajó en uno de los vuelos con los prisioneros yemeníes liberados, dijo a Al Jazeera que es "un momento tan hermoso lleno de felicidad y alegría que podemos presenciar en el aeropuerto cada vez".

"Estas operaciones tienen que ver con la reunificación de las familias", señaló Sator. "Esta semana, casi 900 detenidos se reunieron con sus familias, lo que significa que miles de personas podrán pasar Eid (fiesta musulmana) juntos este año", agregó.

Previamente, durante la jornada del viernes, 318 prisioneros fueron transportados en cuatro vuelos entre Saná y Adén, controlada por el gobierno; mientras que, durante el sábado, 357 detenidos tomaron vuelos entre la ciudad saudí de Abha y Saná. Dieciséis saudíes y tres sudaneses estaban entre los prisioneros liberados.

La operación de tres días es el intercambio de prisioneros más significativo en Yemen desde que la coalición liderada por Arabia Saudita y los hutíes liberaron a más de 1.000 detenidos en octubre de 2020.

A principios de la semana pasada, una delegación saudí viajó a Saná, controlada por los rebeldes, para presionar por un alto el fuego duradero. Las conversaciones de cuatro días entre Arabia Saudita y los hutíes tuvieron lugar con la presencia de una delegación omaní.

Intercambio de prisioneros entre los hutíes y las fuerzas gubernamentales de Yemen

Si bien las conversaciones no lograron una tregua, se llegó a un acuerdo para celebrar una nueva ronda de discusiones para resolver las diferencias restantes. El jefe político de los hutíes, Mahdi al-Mashat, dijo que la próxima ronda de conversaciones con Arabia Saudita comenzaría después de las vacaciones de Eid al-Fitr previstas para el 21 de abril.

En una señal de progreso, la coalición liderada por Arabia Saudita dijo que levantaría el bloqueo impuesto a las importaciones hace ya ocho años sobre los puertos del sur de Yemen.

Los hutíes tomaron el control de la capital, Saná, en 2014, lo que provocó una intervención liderada por Arabia Saudita al año siguiente y combates que han dejado cientos de miles de muertos y han causado una de las peores crisis humanitarias del mundo.

La gobernación de Marib, una región rica en petróleo, ha sido la zona de combate más activa en los últimos dos años. Se trata del último bastión del gobierno internacionalmente reconocido en el norte del país, que tiene su sede en la ciudad de Adén.

Las conversaciones entre los hutíes y Arabia Saudita se producen pocas semanas después de una reconciliación más amplia entre Riad e Irán, negociada por China. La oficina del Líder Supremo de Irán, Ali Khamenei, prometió dejar de armar a los hutíes como parte del acuerdo de reconciliación.

Seguir Leyendo

Arabia Saudita

Arabia Saudita se reúne con el líder hutí en Saná bajo los auspicios de Omán en busca de una paz duradera en el conflicto de Yemen

Publicado

en

Las delegaciones saudí y omaní llegaron a la capital yemení, Saná, para llevar adelante conversaciones con el jefe del Consejo Político Supremo Hutí, confirmó el domingo la agencia de noticias Saba, dirigida por los hutíes.

Las delegaciones saudí y omaní llegaron a la capital de Yemen, Saná para negociar un acuerdo de alto el fuego permanente con funcionarios hutíes y poner fin a la participación militar de Riad en una guerra que ya lleva más de ocho años dañando al país más pobre del Golfo Pérsico y, fundamentalmente, a su población civil, confirmó la agencia hutí de noticias SABA.

Muhammad al-Bukhaiti, miembro de la Shura (Consejo) de Yemen y un destacado líder del grupo Houthi, dijo a Xinhua que Muhammad Al Jaber, embajador saudí en Yemen, llegó el sábado como jefe de la delegación saudí a la capital de Yemen.

Los enviados, que aterrizaron a última hora del sábado, se reunirán con el jefe del Consejo Político Supremo Houthi, Mahdi al-Mashat, para mantener conversaciones sobre el fin de las hostilidades, informó SABA. Según la agencia de noticias yemení, al-Mahsat ha reiterado que el grupo busca una "paz honorable" y que la población yemení aspira "libertad e independencia".

President Al-Mashat reiterated the group’s position that it seeks an "honourable peace" and that the Yemeni people aspire to "freedom and independence", SABA said.

Además, las conversaciones buscan allanar el camino para el levantamiento del bloqueo marítimo liderado por Arabia Saudita en los puertos yemeníes y la “restauración de los derechos del pueblo yemení”, incluido el pago de los salarios de todos los empleados estatales a través de los ingresos de las ventas de petróleo y gas.

Fuentes cercanas al asunto confirmaron a Reuters que las conversaciones entre Arabia Saudita y los hutíes se centran no solo en la reapertura total de los puertos controlados por los hutíes y el aeropuerto de Saná, sino también en el pago de salarios para los funcionarios públicos, la coordinación de los esfuerzos de reconstrucción y un cronograma para la salida pacífica y segura de las fuerzas extranjeras del país.

Niños soldado en Yemen

La visita es una muestra del progreso de la mediación que Omán ha estado ejerciendo entre Riad y Saná, la cual se desarrolla en paralelo a los esfuerzos de paz de la ONU y de Estados Unidos. "La medida se produjo como parte de los esfuerzos de mediación de Omán para llevar la paz a Yemen", informó el domingo al-Masirah, una agencia de noticias también dirigida por los hutíes.

Los esfuerzos de paz entre los hutíes y Arabia Saudita, líder de la Coalición Árabe que lucha por repeler a los hutíes de la capital desde principios de 2015 y devolver el poder al gobierno internacionalmente reconocido de Yemen, han cobrado impulso después de que el Reino saudí y la República Islámica de Irán acordaron restablecer sus relaciones diplomáticas y económicas en un acuerdo mediado por China.

Un funcionario hutí dijo el sábado que el grupo habían sido liberados 13 prisioneros hutíes que se encontraban en Arabia Saudita a cambio de la liberación de un detenido saudí que había caído en manos hutíes, en lo que se espera que sea un movimiento previo a un intercambio masivo de prisioneros.

En conversaciones llevadas a cabo en Suiza el mes pasado a las que asistieron delegaciones de las Naciones Unidas y del Comité Internacional de la Cruz Roja, el gobierno yemení y los hutíes acordaron liberar a 887 detenidos. En este sentido, los 13 prisioneros liberados recientemente por Arabia Saudita son parte de ese acuerdo, confirmó el funcionario hutí Abdul Qader al-Mortada.

Partidarios hutíes durante una manifestación en contra del bloque marítimo de la Coalición Árabe liderada por Arabia Saudita en Saná

La guerra de Yemen es vista como un conflicto proxy y una demostración de poder entre Irán y Arabia Saudita. Los hutíes, alineados con Irán, expulsaron al gobierno respaldado por Arabia Saudita de Saná a fines de 2014, momento a partir del cual han logrado mantener el control del norte y oeste de Yemen. A raíz de ello, los hutíes han tenido que luchar contra una alianza militar liderada por Arabia Saudita desde 2015.

Organizaciones internacionales de derechos humanos han acusado a ambos bandos de abusos y violaciones de derechos, fundamentalmente debido a ataques indiscriminados contra civiles e infraestructuras más allá de la necesidad militar, incluidos hospitales y escuelas.

También, han sido acusados del uso de bombas de racimo y minas antipersonales, del secuestro y amenaza contra opositores, periodistas y defensores de los derechos de los yemeníes, de impedir la distribución de ayuda humanitaria y del reclutamiento de niños soldados.

Todo ello, junto a la hambruna, la propagación de enfermedades y la crisis económica generada por el agotamiento de los recursos petrolíferos, ha generado el aumento del índice de mortalidad infantil.

Yemen constituye una de las más graves crisis humanitarias del mundo, con 4,5 millones de personas desplazadas internas y más de dos tercios de la población viviendo por debajo de la línea de pobreza. La ONU calcula que, en 2023, 21,6 millones de personas necesitarán asistencia humanitaria y protección en Yemen. Esto representa casi tres cuartas partes de la población.

Imagen ilustrativa de la guerra de ocho años en Yemen
Seguir Leyendo

Tendencias