Conecte con nosotros

Mundo

Japón financiará la salida de sus empresas de China y abre el camino para Trump

Japón decidió invertir más de 2 mil millones de dólares para que las empresas japonesas puedan mover sus fábricas radicadas en China devuelta a Japón o a otro país del mundo, luego de un choque diplomático por el coronavirus.

Publicado

en

El gobierno japonés anunció la semana pasada que utilizará un presupuesto de emergencia de 2 mil millones de dólares para ayudar a las empresas japonesas que tengan fábricas en China a volver a su país.

El premier japonés, Shinzo Abe, decidió finalmente hacerle frente al Partido Comunista Chino, tomando represalias por su manejo del coronavirus y aludiendo a razones de seguridad nacional. De hecho, el Presidente chino Xi Jinping iba a viajar a principios de abril a Japón en lo que iba a ser la primera visita de un mandatario chino a la isla japonesa en más de 10 años, pero la pandemia pospuso los planes y ahora el Primer Minisitro Abe, enfurecido con Xi, parece que va a cancelar la visita en su totalidad.
Este fondo de 220 mil millones de yenes será destinado a otorgarle dinero a todas las empresas que quieran mover sus fábricas de China a Japón durante los próximos 2 años y, a su vez, habrá otro fondo de 24 mil millones de yenes para las empresas japonesas que muevan sus fábricas de China hacia otros países del mundo.
Ahora surge una oportunidad histórica de derrocar el comunismo en China. India está hace años esperando un giro en la economía mundial que enfoque la inversión en su país, que desde 2014 está bajando impuestos, fortaleciendo los derechos de propiedad privada y fomentando el consumo, con el objetivo de convertirse en la sucesora de China, sin las groseras violaciones de los derechos humanos.

De izquierda a derecha: el Presidente de los EE.UU., Donald Trump, el Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, y el Primer Ministro de India, Narendra Modi

Ad

De esta manera, el tridente Trump, Abe y Modi puede ser el que lidere al mundo en un nuevo rumbo, que tumbe el orden mundial creado por Henry Kissinger en la década del 70 cuando convirtió a China en la fábrica del mundo y, finalmente, el mundo entero entienda que el libre comercio es el mejor sistema posible; en este caso, solo cuando no se está comerciando con un país que esclaviza a su población e inyecta millones de dólares en sus empresas para sacarle ventaja a las compañías privadas del resto del mundo.

Cuando la crisis mundial por el COVID-19 termine, y si Trump es reelegido, deberá ser él quien tome el timón y navegue el barco hacia un nuevo esquema económico mundial que obligue al gobierno chino a cambiar radicalmente su trato para con su población o, de lo contrario, fracasar con su industria nacional débil y sin inversión extranjera. Esto último ya fue intentado por Mao en la década del ’50 y del ’60, y por Stalin en la Unión Soviética: el fracaso fue rotundo.
Finalmente, la guerra tarifaria que enarboló Trump podrá llegar a su conclusión, y no será un acuerdo de libre comercio, que es lo que se había firmado antes de la pandemia, sino que será una destrucción total del sistema económico dependiente de China y la aislación de este país del resto del mundo si así lo decide. ¿Estará dispuesto Xi Jinping, un líder que se ha mostrado moderno y abierto al diálogo, a retroceder 50 años en la política internacional?

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Mundo

“Christchurch Call To Action”: la cumbre internacional que busca terminar con el anonimato online y restringir las redes sociales

Publicado

en

Tras la masacre en la ciudad neozelandesa de Christchurch, el gobierno laborista de Jacinda Ardern lanzó una cumbre internacional que ya se reunió dos veces para “contrarrestar” el “extremismo” online.

Luego de la masacre en la ciudad de ChristchurchNueva Zelanda, cuando un autodefinido “eco-fascista” entró a una mezquita y asesinó con un rifle a 51 musulmanes mientras se filmaba en vivo y transmitía a más de 1,5 millones de personas, la primer ministraJacinda Ardern hizo un llamado internacional para “eliminar contenido que pueda promover el extremismo online” de las redes sociales.

La primer reunión del llamado Christchurch Call to Action fue celebrada en París en 2019, y contó con la firma del presidente francés Emmanuel Macron, y otras 16 naciones, que se sumaban al pedido a las empresas tecnológicas para que hagan un trabajo más intenso de supervisión y censura en las redes sociales.

Pero este pedido de censura no apunta solamente contra el contenido explícito, si no que busca eliminar cualquier publicación que pueda llevar potencialmente a un “pensamiento radical”especialmente enfocado en el “terrorismo blanco”, a pesar de que no se esté cometiendo ningún delito.

En su momento, el entonces presidente Donald Trump había determinado que Estados Unidos no se sumaría, ya que la cumbre internacional promovía la censura en redes sociales de personas que no habían cometido ningún delito.

Sin embargo, el pasado 14 de mayo, luego de que en 2020 no haya reunión por la pandemia, se celebró la segunda cumbre, y el gobierno de Joe Biden ingresó a Estados Unidos al llamado, convirtiendo este plan en algo concreto que se empezará a aplicar en los próximos años.

Ahora 50 países están afiliados, además de las empresas tecnológicas AmazonDailymotionFacebookGoogleMicrosoftQwantTwitter, y YouTube.

Países afiliados al Christchurch Call To Action al 14 de mayo del 2021.

Este es uno de los avances más preocupantes sobre la libertad de Internet desde el 2001. El Christchurch Call To Action baraja acciones como promover leyes en los países firmantes para terminar con el anonimato onlineremover contenido categorizado como “extremista”imponer severas multas a quienes publiquen contenido en contra del Islam o en contra de la comunidad LGBT, entre otras cosas.

En la primera reunión se reconoció la necesidad de construir “resiliencia” e “inclusión” en las redes sociales, la importancia de promover “contra-mensajes” y brindar alternativas al extremismo violento, lo cual llevó a que compañías como Twitter y Facebook empiecen a poner carteles por todos lados de “esta información está disputada” a las publicaciones extremistas. 

La segunda cumbre marcó que es importante también promover narrativas alternativas para contrarrestar el “extremismo violento”. Así, las compañías empezarán a publicar sus propias noticias con “información verdadera”, tachando las publicaciones que digan cosas contrarias.

Esto, obviamente, genera un enorme problema porque todo el poder lo tendrán un puñado de compañías y gobiernos marcadamente de izquierda. Noticias verdaderas de La Derecha Diario ya han sido tachadas como falsas en varias oportunidades, solamente porque iban en contra de la narrativa que quieren construir estas empresas donantes del Partido Demócrata, y esto sólo se profundizará a partir de ahora.

Seguramente se deberán llevar a cabo varias reuniones más de la Christchurch Call To Action antes que se lleven acciones concretas que cambien para siempre cómo usamos las redes sociales, pero si no se frena ahora, mañana será muy tarde.

Seguir Leyendo

Mundo

Bill Gates lanza un programa junto a varios gobiernos del mundo para enseñar Matemáticas “con menos racismo”

Buscando hacer un revisionismo histórico de las grandes figuras de la ciencia que permitieron avances inimaginables en la sociedad, la Fundación Gates quiere impulsar una agenda que elimine el “sesgo blanco” de las matemáticas.

Publicado

en

Por

La Fundación de Bill y Melinda Gates lanzó un programa con el apoyo de varios gobiernos en todo el mundo para terminar con un supuesto sesgo “supremacista blanco” en las matemáticas y otras ciencias exactas.

Titulado «Un Camino hacia la Instrucción Matemática Equitativa. Desmantelando el Racismo en la Instrucción Matemática», el proyecto globalista busca hacer lobby en los ministerios de Educación de todo el mundo para que se incluya en las currículas contenido científico “más inclusivo“.

El plan de estudio, diagramado por Bill Gates, tiene como objetivo principal “desmantelar el racismo en la enseñanza de las matemáticas” y, lo que puede ser más preocupante, involucrar “el giro sociopolítico en todos los aspectos de la educación, incluidas las matemáticas“.

El programa tendrá el apoyo de importantes instituciones como el Lawrence Hall of Science de la Universidad de Berkeley, la Asociación de Administradores Escolares de California y la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles, revelando lo ligada que está la agenda progresista a las más prestigiosas universidades del mundo.

Este tipo de proyectos tienen como objetivo promover un discurso marxista, de confrontación entre clases, sexos y razas. Según la teoría marxista, la historia del hombre es la lucha entre distintos grupos, unos merecedores de la victoria, y otros de la aniquilación absoluta.

Planes como estos le meten en la cabeza a los más chicos, durante su proceso de formación, no sólo educativa si no como persona, esta “lucha continua”, llevando el enfrentamiento entre “blancos y negros” incluso a algo tan objetivo, abstracto y contrario a las ideologías como es las matemáticas.

El documento de 82 páginas que lanza este programa aclara: “La cultura de la supremacía blanca se infiltra en las aulas de matemáticas en las acciones cotidianas de los profesores. Junto con las creencias que subyacen a estas acciones, perpetúan el daño educativo a los estudiantes negros, latinos y multilingües, negándoles el pleno acceso al mundo de las matemáticas“.  

Bill Gates, la nueva cara de la opresión globalista y del reformismo histórico.

Ad

Según la Fundación Gates, el hecho de que más del 99% de los teoremas enseñados en clases de matemáticas hayan sido descubiertos y publicados por autores blancos es un problema, ya que según la retorcida encíclica marxista ultra-igualitaria, si tiene mucho “blanco” es porque tiene poco “negro” y eso es motivo de lucha, porque debería ser 50/50.

La solución que se otorga ante este problema, además, es poco ortodoxa. En vez de explicar que los teoremas de la matemática y de la física tienen mayoritariamente nombres de personas blancas del siglo 17, 18, y 19, porque en esos años se dio la Revolución Industrial en países como Inglaterra, Estados Unidos y Europa, donde más se estudiaron las ciencias y más se divulgaron estos temas, se quiere eliminar la explicación de estas teorías e investigaciones, reemplazándolos por teoremas descubiertos por personas de color de Asia, África o América del Sur.

Tal vez la pregunta debería ser, ¿por qué las matemáticas deberían ser explicadas con 50% de teoremas de blancos y 50% teoremas de negros, si el 99% de los teoremas fueron descubiertos por blancos? ¿Por qué se debe interferir para lograr más de uno que de otro si naturalmente esto no ocurrió? ¿Por qué Bill Gates, un hombre blanco de clase alta-alta de Estados Unidos, debe ser quien decida qué teoremas se pueden enseñar y cuáles no?

Una solución que han propuesto algunos legisladores demócratas en el pasado es que en la enseñanza escolar no se nombren más los teorías por la persona que los descubrió, y que en cambio se le apliquen nombres conceptuales o didácticos para los más chicos.

Esto ignora un punto fundamental de la construcción de la ciencia. Como dijo Stephen Hawking: “todos los científicos nos paramos en los hombros de los gigantes“, en referencia a que toda la ciencia está construida a partir de lo que otros descubrieron. 

Eliminar estos nombres es eliminar el camino histórico que llevó a que el humano haya visto una explosión de avances tecnológicos y científicos en los últimos 100 años como nunca se podría haber imaginado.

El Congreso de Solvay de 1927, que reunió a los científicos más importantes del siglo 20. Todos sus nombres aparecen en los libros de matemáticas, física, y química.

Seguir Leyendo

Mundo

Soros pide la cabeza de Mark Zuckerberg

El magnate globalista George Soros, reconocido por ser el financista de muchos movimientos de izquierda alrededor del mundo, ha apuntado contra Facebook y en especial contra su presidente. Afirma que Zuckerberg debe ser removido de su cargo.

Publicado

en

Por

 George Soros, fundador de la Open Society Foundations.
Por
medio de una breve carta publicada en el Financial Time, denuncia que el hecho de que Facebook permitiera anuncios
políticos de cara a las elecciones presidenciales de los Estados Unidos,
demuestra los intereses de la empresa con la administración Trump.  

 “Zuckerberg parece estar involucrado en algún tipo de acuerdo de asistencia mutua con Donald Trump que lo ayudará a ser reelegido. Facebook no necesita esperar a que las regulaciones del gobierno dejen de aceptar publicidad política en 2020 hasta después de las elecciones del 4 de noviembre. Si hay alguna duda sobre si un anuncio es político, debe ser precavido y negarse a publicar”, sostuvo el multimillonario filántropo.

 

“Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg deberían ser eliminados del control de Facebook. No hace falta decir que apoyo la regulación gubernamental de las plataformas de redes sociales”, sentenció. 


Saludo entre el Presidente Trump y Zuckerberg en septiembre de 2019, reunión que el mandatario estadounidense calificó como “agradable”.

Lo cierto es que Soros es uno de
los más acérrimos opositores al gobierno de Donald Trump
, y ha expresado en reiteradas
ocasiones su miedo a que el actual presidente de EE.UU vuelva a ganar en el
2020. Recientemente manifestó que la senadora ultra-progresista, Elizabeth
Warren, es la candidata “más calificada” para competirle la presidencia a Trump
este año.

Seguir Leyendo

Trending