Conecte con nosotros

Norteamérica

AMLO se reunió con Trump en Washington para la firma del acuerdo comercial entre las naciones

El presidente mexicano, López Obrador, completó su primer viaje al exterior con una visita a Washington, la firma del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá y muchos elogios al presidente Trump. “Las dos naciones están más unidas que nunca”.

Publicado

en

Por la firma de un histórico acuerdo comercial y migratorio entre ambos países, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a pesar de su discurso anti-imperialista y de extrema izquierda, viajó a Washington en el día de hoy, donde sostuvo un encuentro con el presidente Donald Trump, en lo que representa su primera visita al extranjero desde que asumió la presidencia mexicana.

En esta visita, AMLO se mostró muy cercano al mandatario de derecha, asegurando que las dos naciones norteamericanas están más unidas que nunca.

Previo a la campaña de elecciones presidenciales en México, en el año 2017, López Obrador publicó su libro “Oye, Trump” en el cual señalaba como una “canallada” el discurso anti-inmigrante, hasta comparándolo en sus páginas con la retórica de Adolf Hitler, además de que López Obrador durante la campaña del 2018 dijo que “pondría en su lugar” a Donald Trump. Por toda esta retórica hipócrita, tras la confirmación de la reunión, AMLO fue blanco de duras críticas por parte de la oposición y diferentes medios de comunicación.

En la tarde que pasaron juntos en la Casa Blanca, los mandatarios le pusieron la firma a la copia final del tratado USMCA (T-MEC en español), acuerdo tri-nacional entre Estados Unidos, México y Canadá que viene a reemplazar el antiguo acuerdo NAFTA. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, también le puso la firma, pero desde su país, ya que por la pandemia de COVID-19 decidió no realizar el viaje a Washington.

Trump ganó las elecciones de 2016 denunciando que el NAFTA tenía reglas comerciales muy desfavorables hacia Estados Unidos y era necesario rehacerlo desde cero, y exactamente eso es lo que se hizo con el USMCA, en otra promesa de campaña más cumplida. 

A pesar de las presiones de los medios internacionales, que vienen desde hace tiempo tratando de enfrentar a AMLO y a Trump, la relación últimamente viene siendo muy fluida y acordaron en otro de los puntos principales de la agenda del presidente estadounidense: la inmigración. 

Trump quiere frenar el flujo de inmigrantes ilegales que vienen de México hacia EE.UU., mientras que AMLO quiere frenar el flujo de armas de fuego que se contrabandean desde EE.UU. hacia México, por lo que irónicamente, el Muro Fronterizo deja a ambos presidentes satisfechos.

Trump y López Obrador firman el T-MEC.

Ad

Durante la reunión llevada a cabo el día de hoy, ambos presidentes rindieron sus respectivas declaraciones felicitando a su contraparte y asegurando su compromiso por mantener estrechas relaciones.

Por parte de López Obrador, hizo un llamado al país vecino a “respetar las soberanías” y “privilegiar el entendimiento” entre ambos países. “Ciertamente en la historia de nuestras relaciones, hemos tenido desencuentros y hay agravios que todavía no se olvidan, pero también hemos podido establecer acuerdos de cooperación y de convivencia“, acotó AMLO.

A su vez hizo hincapié en la relación bilateral que mantiene con Donald Trump, y aseguró que no preveé que ésta cambie en un futuro. “Durante mi mandato como presidente de México en vez de agravios hacia mi persona y hacia mi país, hemos recibido de usted, comprensión y respeto, algunos pensaban que nuestras diferencias ideológicas habría de llevarnos de manera inevitable al enfrentamiento, afortunadamente ese mal augurio no se cumplió y considero que hacia el futuro no habrá motivos ni necesidad de romper nuestras buenas relaciones políticas“.

Respecto al acuerdo comercial firmado, aseguró que “el haber conseguido este acuerdo (T-MEC) significa un gran logro en beneficio de las tres naciones y de nuestros pueblos; es una gran opción para producir, generar empleos y fomentar el comercio sin necesidad de ir tan lejos de nuestros hogares“.

México tiene algo sumamente valioso para hacer efectiva, y potenciar la integración económica y comercial de la región, me refiero a su joven y creativa fuerza laboral; no olvidemos que la participación de los trabajadores en los proceso productivos es igual de importante que el papel de las empresas. De poco serviría tener capital y tecnología si no se cuenta con buenos obreros que se destaquen por su imaginación, su talento y su mística de trabajo“, concluyó López Obrador.

A su vez, el presidente estadounidense no se olvidó del tema del coronavirus que afecta gravemente ambas naciones y señaló que el gobierno mexicano fue de los primeros con el que tuvo contacto para tomar medidas respecto a esta pandemia.

Hemos trabajado juntos en la lucha contra el coronavirus, salvando millares de vidas, enviamos 600 respiradores a México y sabemos que la cifra va a aumentar, estamos ayudando a muchísimos países y yo creo que el primer país con el que tuve comunicación en este sentido fue México, estamos en esta lucha juntos“, indicó Trump, quien agregó que la reapertura de actividades en la unión americana se ha hecho de manera “segura”.

Ad

También Donald Trump, señaló que fue un “honor” que la primera visita al extranjero de López Obrador como presidente haya sido a la Casa Blanca y destacó algunos de los temas tratados esta tarde, de los cuales mencionó el fortalecimiento en la relación entre ambas naciones.
Estamos conmovidos de que su primera visita al extranjero sea a Estados Unidos, es un honor que haya sido a la Casa Blanca, nuestra relación nunca había sido tan estrecha y cercana. Nuestras relaciones se basan en la confianza y en el respeto mutuo, declaró Trump.

Además apuntó contra gobiernos pasados, ya que Trump firmó el pre-acuerdo comercial con el ex-presidente Peña Ñieto, pero recibió grandes críticas de parte de la prensa mundial izquierdista que trató de poner palos en la rueda en todo el camino. “Tenemos una relación de respeto entre los dos países, junto al presidente López Obrador estamos fortaleciendo nuestra relación en temas que debieron ser resueltos antes; vamos a firmar una declaración para compartir la armonía, con esta nos comprometemos a una amistad continua, por un mejor mañana“, aseguró el mandatario estadounidense.

“La gente apostaba en contra de esta relación, pero esta jamás había sido tan estrecha como en este momento. Somos amigos, aliados y socios muy cercanos. Esta relación se basa en el respeto mutuo”, recalcó Trump.

Ad

Durante la visita de Andrés Manuel López Obrador a la Casa Blanca y después del encuentro público que tuvieron por la tarde, el mandatario mexicano intercambió con el presidente de Estados Unidos un bate de béisbol. 

El que le entregó AMLO a Trump fue decorado con arte Huichol; mientras que el estadounidense le obsequió a Obrador uno metálico color rojo con su autografo. 

Después de la reunión y la serie de actividades que tuvieron este miércoles por la tarde, los presidentes tuvieron una cena en la Casa Blanca en donde además de sus respectivas comitivas estuvieron acompañados por varios empresarios, entre ellos el multimillonario empresario mexicano Carlos Slim, quien figura como uno de los 10 hombres mas ricos del mundo.

Ad

Para enojo de muchos, el presidente AMLO además honró la figura de Abraham Lincoln durante su visita al Capitolio. Lincoln, además de haber sido el presidente que lideró al Estado norteamericano durante la Guerra Civil y haya terminado con la esclavitud, fue el primer presidente del Partido Republicano, uno de sus fundadores, y una de las figuras más recordadas en sus discursos por el presidente Trump.

Irónicamente, Lincoln fue muy insultado, e incluso su estatua fue derribada, durante las protestas de la extrema izquierda del movimiento Black Lives Matter y el grupo terrorista Antifa.

Este acercamiento de AMLO a Trump deja muy mal parado al presidente argentino Alberto Fernández, quien dijo hace algunos días que se sentía muy solo siendo un presidente progresista en el continente americano, y que su único aliado era el presidente mexicano. 

Esto es en parte cierto, pero la predisposición a trabajar con Trump antes que con Cuba o China demuestra que la estricta política exterior de Fernández en realidad lo dejó completamente sólo en el plano político de la región, más cerca de Maduro que de AMLO.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

CNN asegura que Trump está llevando a cabo un “gobierno paralelo en las sombras”

Publicado

en

Un extraño artículo de análisis de CNN expone una serie de medidas que el ex presidente está tomando para mantener una línea ejecutiva paralela a la Casa Blanca.

En una extraña nota de análisis, el periodista de CNN Chris Cillizza publicó un artículo “revelando” una “presidencia en las sombras” de Donald Trump.

“Un beneficio de no haber admitido nunca que perdiste una elección presidencial —aunque, por supuesto, la perdiste— es que puedes seguir actuando como el presidente, escribe Cillizza. “Eso es exactamente lo que Donald Trump está tratando de hacer en estos días, supervisando una especie de presidencia en las sombras para la base del Partido Republicano en la que el Covid-19 no es un problema tan grande, le robaron las elecciones de 2020 y él tenía razón sobre, bueno, todo lo demás”.

Trump se ha estado haciendo cargo de muchas cosas que Joe Biden, por su propia ideología de izquierda o por su galopante demencia senil, no ha querido o no ha podido hacer.

“El último ejemplo de la presidencia desde las sombras de Trump se produjo el miércoles, cuando The Washington Post informó que Trump había hablado con varios de los familiares de los soldados estadounidenses que fueron asesinados por un terrorista suicida  en Afganistán, explica CNN. Hasta la fecha Biden no ha hablado con ellos, e incluso les faltó el respeto cuando miró su reloj mientras estaba impacientemente esperando que terminara el funeral de los 13 soldados caídos.

Varias de estas familias se negaron a reunirse o hablar con Biden, pero sí aceptaron el llamado de Donald Trump. Mientras otras directamente confrontaron al presidente demócrata por su desastrosa retirada luego de que el republicano pusiera fin a la guerra en Afganistán después de 20 años de ocupación estadounidense.

Trump también se hizo cargo de hablar con los policías y bomberos de la Comisaría 17° de Manhattan, que pusieron su cuerpo para rescatar a los estadounidenses tras el ataque a las Torres Gemelas. Joe Biden solo asistió al evento en Ground Zero, en el que no pronunció palabra y se fue sin saludar a los veteranos del atentado.

Otro de los indicios de esta “presidencia en las sombras” es el rol activo que está teniendo Trump con los gobernadores republicanos, como Ron DeSantis en Florida o Greg Abbott en Texas. El ex mandatario está prácticamente trabajando con ellos en lo que en Estados Unidos se conoce como “policy making”, determinando cómo proteger la frontera, bajar los impuestos, conseguir financiación y rechazar las cuarentenas de Biden.

Además Trump está teniendo un rol importante en la selección de candidatos a diputados y senadores para las elecciones de medio término en 2022. Está eligiendo todos candidatos propios, trumpistas, que puedan desplazar en las internas a los candidatos del establishment republicano.

La oficina de Trump en Mar-a-Lago

“La regla general para los expresidentes es mantenerse al margen de los asuntos nacionales, sabiendo quizás mejor que nadie en el planeta que no están al tanto del espectro completo de un tema de la misma manera que el presidente en turno”, trata de justificar CNN sobre por qué Trump debería minimizar su rol político.

“Una pospresidencia es su propio tipo de cargo, con un mandato limitado solo por la muerte, y ocupado en un momento dado por unos pocos hombres, cada uno con sus propias ideas sobre cómo ejercer un tipo de poder más abstracto”, asegura el artículo, y lo compara con Bush: “George W. Bush regresó a Texas, se dedicó a la pintura y casi nunca ofreció comentarios —positivos o negativos— sobre Barack Obama”.

Sin embargo, la pospresidencia de Trump es una casi sin precedente histórico. El 95% de los votantes republicanos cree que la elección fue robada y sigue viendo a Trump como el líder del Partido Republicano, algo que nunca había pasado con un presidente de un solo término.

Además, es la primera vez que un presidente pierde la reelección con un índice de imagen positiva entorno al 50%. De hecho, es el primer mandatario en dejar la Casa Blanca con un nivel de aprobación así desde Ronald Reagan en 1988.

El hecho de que Trump dice continuamente que quiere volver a candidatearse en 2024, y que logró que su base entienda que hubo fraude electoral en 2020, convierten a la pospresidencia de Trump en una sin comparación en la historia del país. Algo que CNN interpreta como un “gobierno paralelo en las sombras”.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden obligará a los extranjeros a estar vacunados contra el coronavirus para poder ingresar al país

Publicado

en

Luego de decir durante cuatro años que Trump era racista por pedir documentación a los inmigrantes, Biden decretó que nadie puede entrar al país sin estar previamente vacunado.

A pesar de haber tenido un discurso tajante en contra de limitar la inmigración, habiendo acusado a Trump de racista y xenófobo por pedir documentación a los inmigrantes, ahora Joe Biden decretó que todos los extranjeros adultos deben estar vacunados contra el coronavirus si quieren ingresar al país, sea con VISA de trabajo o de turista.

Hasta el momento, las restricciones eran incluso más duras. Estados Unidos había prohibido a la mayoría de los ciudadanos no estadounidenses que en los últimos 14 días hayan estado en el Reino Unido, los 26 países Schengen de Europa sin controles fronterizos, además de Irlanda, China, India, Sudáfrica, Irán y Brasil, de ingresar al país, sea cual sea su situación vacunatoria.

Ahora los pasajeros totalmente vacunados podrán viajar una vez que se levante la prohibición dentro de unas semanas, y también se permitirá la entrada de personas que participen en ensayos clínicos de fórmulas aún no aprobadas en Estados Unidos, como la canadiense. No obstante, deberán presentar una prueba de PCR negativa hecha 72 horas previas al viaje, sin necesidad de realizar una cuarentena al llegar.

En síntesis, las vacunas aprobadas para el ingreso a Estados Unidos son Pfizer, Moderna, J&J, AstraZeneca, Sinopharm y Sinovac. Vacunas como la Sputnik rusa y la Abdala cubana no permitirán el ingreso al país.

Por su parte, los ciudadanos estadounidenses que viajen al exterior también deberán someterse a una prueba un día antes y un día después de regresar al país. Por ahora, no se le exigirá a los propios que estén vacunados para salir y entrar al país.

El sector turístico temía que el gobierno de Biden no levante las restricciones a los viajes durante meses o potencialmente hasta 2022. El premier británico, Boris Johnson, tenía en su agenda pedirle al presidente estadounidense que permita la entrada de viajeros británicos, en el marco de la reunión que sostendrán en la Casa Blanca en los próximos días.

Las restricciones de viaje, que estaban en pie desde marzo de 2020, habían sido muy criticadas por los socios europeos, donde el porcentaje de vacunación es mayor que el de Estados Unidos, y la situación epidemiológica está más controlada.

La curva de casos en Estados Unidos ha permanecido en una meseta en los últimos días, con un promedio de casi 150 mil contagios por jornada, aunque la cantidad de muertes se mantiene en alza, superando las 2.000 por día. Esto con casi el 55% de la población vacunada, con uso de barbijo obligatorio en casi todos los Estados y con todavía restricciones severas en muchos distritos del país.

Biden ha culpado de estos números a los no vacunados, a pesar de que la gran mayoría de los pacientes de Covid son los vacunados, que se agarran la variante Delta. La Casa Blanca ha elevado la presión sobre los no vacunados y la medida sobre los pasajeros podría enfatizar su deseo de alcanzar un 90% de inmunización en todo el país.

Seguir Leyendo

Canadá

A pesar de perder el voto popular, Trudeau consigue la mayoría en el Parlamento y reelige en Canadá

Publicado

en

Justin Trudeau no consigue la mayoría propia pero podrá formar gobierno con los laboristas del NPD y los ecologistas del Partido Verde, en una coalición de extrema izquierda.

El ultra-progresista Justin Trudeau salió triunfante de la elección anticipada que convocó para este lunes 20 de septiembre. Sin embargo, no logró ninguno de sus objetivos. Nuevamente el izquierdista Partido Liberal perdió el voto popular y no logró conseguir la mayoría propia en el Parlamento.

Trudeau había convocado estos comicios porque estaba gobernando hasta el momento en minoría, con 155 diputados de los 170 necesarios, y estaba necesitando negociar cada ley con partidos opositores chicos de izquierda para llevar a cabo su gobierno.

Estos partidos hicieron valer su voto en la aprobación del Presupuesto 2022 y pidieron puntos fundamentales de sus agendas, lo que llevó al primer ministro canadiense a tratar de aprovechar la supuesta suba de imagen que tuvo en los últimos meses por el exitoso plan de vacunación y agrandar su presencia parlamentaria, pero falló estrepitosamente al respecto.

Al 92% escrutado, el Partido Liberal de Trudeau solo ha ganado 1 banca, pasando de 155 a 156 escaños, todavía muy lejos de la mayoría. Por su parte, el opositor Partido Conservador, a pesar de obtener la victoria en el voto popular, solo consiguió 121 bancas, 2 más que en la elección pasada.

Canadá usa un sistema mixto, que mezcla el modelo parlamentario de gobierno con una elección por circunscripción uninominal, lo que quiere decir que cada distrito elige a un solo representante y no elige listas que se asignan por sistema d’hont. Esto lleva a que por ya dos elecciones consecutivas, los conservadores ganan el voto popular pero no ganan los suficientes distritos como para tener mayoría en el Parlamento.

En tercer lugar quedó el independentista Bloque Quebequés con 32 bancas, un partido de centroizquierda que busca la autonomía de Quebec del resto de Canadá. Si bien el partido fue un desprendimiento del predecesor del Partido Conservador, en los últimos 20 años pasó de tener una agenda de centroderecha a una de centroizquierda.

Cuarto quedó el Nuevo Partido Democrático con 27 bancas, un partido creado por sindicalistas en la década del ’60, que migró con los años de una izquierda laborista a una izquierda socialdemócrata, preocupada principalmente por cuestiones migratorias y la inclusión de minorías en la cultura canadiense. Su líder, Jagmeet Singh, es un indio de descendencia punjabi, ha hecho de la campaña un tema completamente racial y étnico.

El último en conseguir bancas fue el Partido Verde, con 2 escaños. La formación dirigida por la afrocanadiense Annamie Paul es una antisemita, supremacista negra y radicalmente feminista, pero puede ser la clave para la formación de un gobierno de coalición para que Trudeau consiga su mayoría.

Todo indica que Trudeau pasará a formar un inusual gobierno de coalición junto a Jag Singh y Anna Paul, logrando entre los tres partidos 185 bancas, en una coalición de extrema izquierda como nunca se ha visto en Canadá, donde los puntos en común son del estilo de impuestos a la riqueza, a la propiedad ociosa, multas por no dirigirse “correctamente” con los pronombres de personas trans o por no estar vacunado.

Lamentablemente, una de las grandes revelaciones de la campaña, el derechista Maxime Bernier, con su Partido Popular, un desprendimiento del Partido Conservador que reivindica a la derecha clásica, y toma muchas cosas del trumpista estadounidense, no logró imponerse en ningún distrito y, a pesar de haber sido el cuarto partido más votado del país, no consiguió ni un solo escaño en esta elección.

Seguir Leyendo

Trending