Seguinos en redes

Canadá

Dictadura en Canadá: La Policía de Trudeau reprime brutalmente a los camioneros y los pisa con caballos

Publicado

en

Cientos de personas fueron arrestadas, y miles fueron golpeados, disparados o pisados por la Policía, que pueden actuar así por la Ley Antiterrorista que firmó Trudeau.

Este fin de semana, el primer ministro Justin Trudeau puso en acción los poderes extraordinarios que se adjudicó al firmar la Ley Antiterrosimo de 1988, y ordenó la brutal represión de los camioneros que están protestando en la capital de Canadá, Ottawa, en contra del pase sanitario.

El sábado, la Policía montada atravesó las calles cortadas por los manifestantes, pisando a varios manifestantes. Entre ellos una señora mayor en andador que terminó hospitalizada.

Las imagenes de los caballos pisando a las personas se viralizaron rápidamente en redes sociales, pero no fueron lo peor de la jornada. Policías armados sacaron por la fuerza a miles de camioneros de sus asientos, y se llevaron los camiones con remolque. Otros les pegaron con palos a los manifestantes, incluidas mujeres, y les tiraron gas lacrimógeno.

La periodista de Rebel News, Alexandra Lavoie, fue golpeada con un palo por un policía y luego otro le disparó una bala de humo a quemarropa en el pecho y en la pierna. Tuvo que ser asistida por médicos.

Este sábado la situación empeoró. Trudeau escaló la represión y envió a policías y agentes federales de Gendarmería a combatir las protestas. Esto lo pudo hacer nuevamente por la Ley Antiterrorista, que identifica a los manifestantes como "terroristas", y faculta al Estado a usar todas sus herramientas militares para "aniquilarlos".

Cientos de arrestos fueron hechos en la mañana de hoy, mientras miles de personas fueron reprimidas brutalmente por la Policía y el Ejército. Principalmente despejaron la plaza frente al edificio del Parlamento, donde la oposición está tratando de votar para suspender la Ley Antiterrorista que ha convertido a Canadá en una dictadura.

Las imagenes más brutales de la represión de Trudeau

Cops are filmed shoving protesters during Saturday's operation to break up the remaining Freedom Convoy
Policías y soldados empujan a los manifestantes tratando de alejarlos del centro de Ottawa
A freedom convoy protester is hit with pepper spray Saturday as cops in Canada clear the final Freedom Convoy protesters away from the Parliament building in Ottawa
Instante en que uno de los manifestantes recibe un tiro de gas pimienta en la cara
A female protester was snapped on the ground with a cop behind her during what appeared to be an apprehension
Un policía se lleva arrestada a una manifestante después de golpearle la boca con un palo
Ottawa riot police are pictured scuffling with a Freedom Convoy protester during Saturday's so-called last stand next to the Canadian Parliament building
Policías golpean y detienen a múltiples manifestantes
A woman kneels before police in Ottawa as protesters are arrested at the end of a three week protest
Policías muestran a una de las mujeres arrestadas para disuadir a los manifestantes de avanzar
Police storm a caravan and arrest a person who refused to leave
Policías sacan por la fuerza a los camioneros de sus vehículos
Officers in Ottawa ready to move in on Friday afternoon to break up the protests
Policías con armadura completa
Riot cops with tear gas cannons converge on the Ottawa protests in a crackdown on the Freedom Convoy
Soldados del Ejército y Policías con máscaras antes de tirar gas lacrimógeno
Quebec Provincial Police hold a line as they work to bring the protest to an end on Friday in Ottawa
La imagen de una dictadura: Filas de policías en atuendos monocromáticos no permiten a los manifestantes acceder a sus camiones
Armed police officer deploy to remove demonstrators against Covid-19 mandates in Ottawa on Friday
Agentes de la Policía Federal y Gendarmería con rifles y equipamiento táctico
A protest truck is towed as police begin to clear demonstrators against Covid-19 mandates in Ottawa on Friday
La Policía se lleva los camiones remolcados

Canadá

Socialismo de manual: Los podcasts en Canadá deberán pedir una licencia especial del Estado para transmitir online

Publicado

en

A través de la CRTC, el ente regulador de telecomunicaciones, el socialista Justin Trudeau instrumentará un sistema de licencias que destruye la libertad de expresión en Canadá.

El pasado 29 de septiembre, la Comisión Canadiense de Radio, Televisión y Telecomunicaciones (CRTC) anunció un nuevo plan regulatorio para "modernizar el marco de transmisión de Canadá" y "garantizar que los servicios de transmisión online hagan contribuciones significativas al contenido indígena".

La decisión es parte de un programa integral del primer ministro Justin Trudeau para darle un marco favorable a la comunidad indígena de Canadá en el sector de los medios de comunicación online, a costa de los demás.

El pasado 12 de mayo, la CRTC lanzó sus primeras consultas públicas sobre qué se podría hacer para promover los "podcasts indígenas". Después de examinar minuciosamente todas las pruebas del registro público, incluidas más de 200 intervenciones, la CRTC emitió sus dos primeras decisiones.  

En primer lugar, la CRTC estableció que los servicios de streaming que operan en Canadá y obtienen US$ 10 millones de dólares o más en ingresos anuales deberán completar un formulario de registro antes del 28 de noviembre de 2023, para obtener una licencia especial.

Sin esta licencia, los podcasts y demás tipos de programas en línea no van a a poder salir al aire, bajo apercibimiento de multas y hasta de prisión, si no pagan las multas y siguen saliendo al aire sin dicho carnet.

A priori, el ente regulador querrá validar que que dichos programas hagan que su contenido esté disponible de una manera que no esté vinculada a un servicio móvil o de Internet, con el objetivo de que "los indígenas puedan acceder siempre a todos los medios de comunicación".

Si bien por el momento esta licencia será gratuita, la CRTC está analizando si le cobrará un canon a los creadores de contenido no indígenas, para crear un fondo de promoción para los periodistas y conductores indígenas.

De hecho, se celebrará un procedimiento público de tres semanas a partir del 20 de noviembre de 2023 y se escucharán a 129 interventores que representan una amplia gama de intereses, para determinar si esta licencia será paga para poder otorgar subsidios a los indígenas.

En resumen, todos los servicios de redes sociales como Twitter o Facebook, todos los medios de comunicación digitales, podcasts y programas de radio en línea y los servicios de streaming como Netflix, deberán registrarse y sacar dicha licencia.

Hay extremo enojo entre los afectados, ya que denuncian que el otorgamiento de licencias será utilizado para extorsionar políticamente a los programas que no les guste al gobierno de Trudeau, a través del retiro arbitrario de licencias.

El dueño de Twitter, Elon Musk, se quejó públicamente de la decisión del gobierno canadiense y acusó a Trudeau de estar limitando la libertad de expresión en el país: "Trudeau está intentando destruir la libertad de expresión en Canadá. Lamentable".

Seguir Leyendo

Canadá

Papelón histórico: Trudeau homenajeó a un nazi ucraniano en el Parlamento de Canadá, pidió perdón entre lágrimas y ahora piden su renuncia

Publicado

en

Yaroslav Hunka, que sirvió en una unidad nazi de las SS, fue presentado en el Parlamento como un "héroe ucraniano que peleó contra Rusia". Polonia pide su extradición por su potencial rol en la masacre de Huta Pieniacka.

Una crisis internacional estalló esta semana en Canadá. Todo comenzó el martes, con motivo de la visita del presidente ucraniano Volodomir Zelénski a Ottawa, cuando el primer ministro Justin Trudeau y el presidente de la Cámara de los Comunes, Anthony Rota, prepararon un recibimiento especial con múltiples homenajes para la nación de Ucrania.

Entre los homenajes, se le brindó una invitación especial y se le dio una ovación de pie a Yaroslav Hunka, un hombre de 98 años de origen ucraniano que "peleó contra los rusos en el frente del este de Europa durante la Segunda Guerra Mundial".

Lo que no dijeron cuando se lo presentó, es que Hunka peleó contra la Unión Soviética entre 1943 y 1945 como parte de la Alemania Nazi, luego de ofrecerse como voluntario para la SS Galizien, la 14.ª División de Granaderos de la Waffen-SS.

Formada en 1943, la SS Galizien estaba compuesta por reclutas de la región de Galicia, en el oeste de Ucrania. La unidad estaba armada y entrenada por los nazis y comandada por oficiales alemanes. En 1944, la división recibió la visita del jefe de las SS, Heinrich Himmler, quien habló de la "voluntad de los soldados de masacrar polacos judíos". 

Esta división de las SS peleó contra los rusos defendiendo el territorio que hoy comprende a la nación de Ucrania y de Polonia, pero en favor de la Alemania Nazi, mientras detrás del frente de batalla, funcionaba a plena máquina el genocidio sistemático de judíos, mejor conocido como el Holocausto.

Tres meses antes, las subunidades de las SS Galichina perpetraron lo que se conoce como la masacre de Huta Pieniacka, donde los miembros de esta división, incluido Yaroslav Hunka, atacaron el pueblo Huta Pieniacka, hoy ubicado en el oblast de Lviv, pero en aquél momento era parte de Polonia.

Allí, los ucranianos miembros de la división nazi quemaron vivos a entre 500 y 1.000 aldeanos polacos de origen judío, incluidos niños y mujeres, antes de tomar control de la pequeña ciudad después de 2 años de resistencia. 

Durante los Juicios de Nuremberg, el Tribunal Militar Internacional declaró a las Waffen-SS una organización criminal responsable de atrocidades masivas, incluida la “persecución y exterminio de judíos, brutalidades y asesinatos en campos de concentración, excesos en la administración de los territorios ocupados, la administración del programa de trabajo esclavo, y el maltrato y asesinato de prisioneros”.

Si bien todos los oficiales de la SS Galizien de origen alemán fueron sentenciados en los juicios posteriores al fin de la Guerra, prácticamente ninguno de los soldados ucranianos que participaron de los ataques fueron parte de los procesos judiciales.

Después de la guerra, a miles de veteranos de las SS Galizien se les permitió reasentarse en Occidente, con más de 2.000 de ellos emigrando a Canadá. Particularmente, Hunka primero se mudó al Reino Unido, donde se casó con la inglesa Margaret Ann Edgerton.

En 1954, se mudaron primero a Toronto, y después a la zona de North Bay, Ontario, donde varios ucranianos que pelearon en Primera División Ucraniana pasaron a retiro. Entre 2010 y 2011, junto a otros nazis, escribieron un blog llamado Combatant News, todo en idioma ucraniano.

En un artículo en particular que escribió Hunka, contó su experiencia como soldado en las Waffen-SS. Contó que se ofreció como voluntario para unirse a la división en 1943 e incluyó varias fotografías de él mismo, vestido de pies a cabeza con trajes nazis, durante la Segunda Guerra. 

Los pies de foto dicen que las imágenes muestran a Hunka durante el entrenamiento de artillería de las SS en Munich en diciembre de 1943 y en Neuhammer (ahora Świętoszów), Polonia, el lugar de la visita de Himmler.

En otras publicaciones en el blog, Hunka describe los años de 1941 a 1943 como los años más felices de su vida y comparó irónicamente a los veteranos de su unidad con la diáspora judía, ya que "están todos dispersos por el mundo, sin hogar".

A pesar de que al principio intentaron esconder que todo esto era cierto, pronto Justin Trudeau admitió ante la prensa que había "sido un error" y culpó a la "propaganda rusa" por la "equivocación".

"Obviamente, es extremadamente perturbador que esto haya sucedido. El presidente de la Cámara ha reconocido su error, pero es algo profundamente embarazoso para nuestro Parlamento", mencionó ante la prensa con la voz tomada y casi entre lágrimas.

"Vamos a tener que redoblar nuestros esfuerzos en combatir la propaganda rusa, la desinformación rusa y continuar con nuestro apoyo a Ucrania", concluyó.

En la sesión de este miércoles en el Parlamento canadiense, el presidente de la Cámara de los Comunes, Anthony Rota, del Partido Liberal de Trudeau, presentó su renuncia. La idea de homenajear a Hunka fue suya, y tomó total responsabilidad de los hechos.

Rota fue quien leyó las palabras y presentó a Hunka como un "héroe ucraniano" y un "héroe canadiense", que "sabe lo que es pelear contra Rusia por ser un querido veterano de la Segunda Guerra Mundial".

Sin embargo, un documento demuestra que los homenajes fueron validados también con la Oficina del Primer Ministro, por lo que el equipo de Trudeau también tenía conocimiento de las personas que iban a recibir un homenaje en la sesión de ese día, pero no lo frenó.

La oposición está pidiendo que Trudeau también renuncie por lo ocurrido, no solo por convalidar el homenaje a un nazi refugiado en su país sin su conocimiento, si no porque hizo que Zelénski apareciera frente a las cámaras aplaudiendo a un nazi, imágenes que están siendo obviamente explotadas por los medios rusos, que le terminan dando la razón a Putin quien dijo que quería "desnazificar" a Ucrania.

"Todos los que estuvimos en esta Cámara el viernes lamentamos profundamente habernos levantado y aplaudido a pesar de que lo hicimos sin conocer el contexto", dijo Trudeau. "Fue una horrenda violación de la memoria de los millones de personas que murieron en el Holocausto".

El 26 de septiembre, el ministro de Educación polaco, Przemysław Czarnek, declaró que su gobierno está buscando extraditar a Hunka como criminal de guerra, y que quiere que un tribunal de Varsovia sea el que determine su involucramiento con las Waffen-SS y su rol en el exterminio judío.

En Twitter, el ministro del gobierno de derecha polaco, dijo: "En vista de los escandalosos acontecimientos ocurridos en el Parlamento canadiense, que implicaron honrar a un miembro de la formación criminal nazi SS Galizien en presencia del Presidente Zelensky, he tomado medidas hacia la posible extradición de este hombre a Polonia".

El Ministro de Justicia y Fiscal General de Canadá, Arif Virani, evitó hablar del tema pero mencionó con pocas palabras a los periodistas este martes que no puede comentar sobre la medida de Czarnek porque no ha llegado a su escritorio ninguna solicitud de extradición.

Seguir Leyendo

Canadá

Trudeau acusa a Modi de haber mandado a matar un líder sikh en Canadá y amenaza con una guerra contra la India

Publicado

en

El primer ministro acusó al gobierno indio de estar detrás de la muerte de Hardeep Singh Nijjar, un ciudadano canadiense considerado como líder terrorista en la India.

Después de varios meses de investigación interna, el primer ministro de Canadá, el izquierdista Justin Trudeau, dio una discurso donde reveló que el gobierno de derecha de Narendra Modi de India, estaría detrás del asesinato del líder sikh canadiense Hardeep Singh Nijjar.

Nijjar fue asesinado a tiros frente a un templo sikh el pasado 18 de junio en Columbia Británica (BC), lo que enfureció a la comunidad sikh en Canadá y otros lugares. Si bien en un primer momento se creyó que había sido un intento de robo o un asesinato vinculado a cuestiones personales del líder religioso, Trudeau dijo que la inteligencia canadiense ha identificado un vínculo creíble entre su muerte y el Estado indio.

El sijismo, es una religión monoteista con origen en la India, que siguen los mandamientos del libro que consideran sagrado "Sri Gurú Granth Sahib Ji", muy popular en la región del Punyab, en la India, en Pakistán, y con una comunidad muy importante en Canadá.

"Cualquier participación de un gobierno extranjero en el asesinato de un ciudadano canadiense en suelo canadiense es una violación inaceptable de nuestra soberanía", amenazó Trudeau el lunes en la Cámara de los Comunes.

"Es contrario a las reglas fundamentales por las que se conducen las sociedades libres, abiertas y democráticas", afirmó, y no descartó acciones "fuertes, contundentes y claras" contra la India. Luego sus funcionarios confirmaron que se limitarían a sanciones económicas "comparables con sanciones de guerra".

Nijjar era el líder sikh más importante de Canadá, y desde el país norteamericano promovía el separatismo de la región del Punyab y la creación de un estado khalistaní separado a la India. Ya había sido blanco de amenazas debido a su activismo en el pasado, pero nunca se había identificado al Estado indio detrás de los ataques.

El gobierno de Narendra Modi lo tenía catalogado oficialmente como un terrorista y había presentado evidencia en el pasado que, desde Canadá, dirigía un grupo guerrillero separatista en la región, y les envíaba financiamiento para que hagan ataques subversivos contra el Estado indio.

Trudeau dijo que su gobierno considera que agentes de inteligencia indios estuvieron en Canadá planeando el asesinato de Nijjar y que lo ejecutaron a través de intermediarios locales, que están bajo investigación de las agencias de seguridad canadienses.

Hardeep Singh Nijjar.

El mandatario de izquierda reveló que habló de este tema con Modi en la cumbre del G20 celebrada en Nueva Delhi la semana pasada, donde esperaba que el primer ministro indio le aclarase la situación, pero que el mandatario de la India no dio respuestas creíbles.

Por el momento, la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Melanie Joly, reveló que esta tarde se expulsó a un alto diplomático indio del país como represalias, pero no dio nombres ni confirmó si se trata del embajador indio Sanjay Kumar Verma.

Las acusaciones de que un representante de un gobierno extranjero pudo haber estado involucrado en el asesinato de un ciudadano canadiense aquí en Canadá, en suelo canadiense… son totalmente inaceptables”, expresó la funcionaria.

Seguir Leyendo

Tendencias