Seguinos en redes

Canadá

Más de 10.000 personas se quitaron la vida en Canadá en 2021 bajo la nueva Ley de Eutanasia que contempla la depresión

Publicado

en

Un nuevo documental revela el tenebroso alcance del MAiD, la ley que aprobó Justin Trudeau en 2021 para expandir el suicidio asistido en Canadá a veteranos, personas con depresión y problemas mentales.

El gobierno de Justin Trudeau aprobó en 2021 una Ley de Eutanasia “flexible y moderna”, como la describieron sus funcionarios, que contempla entre otras cosas la depresión como un causal para recibir suicidio asistido del Estado.

A lo largo de todo ese año, 10.153 personas se quitaron la vida a través del programa “MAiD” (Asistencia Médica para Morir), un número que significó el 3% de todas las muertes en Canadá para ese año. El año anterior, las muertes totales por suicidios (con y sin eutanasia) habían sido del 1,9% del total.

El número asciende al 11% en la isla de Vancouver, la que parecería ser la provincia favorita de los canadienses para quitarse la vida, debido a sus incluso más flexibles regulaciones. Si bien los números para 2022 todavía no han sido publicados, consultoras privadas estiman que el número habría ascendido al 5% a nivel nacional y hasta el 15% en Vancouver.

El Parlamento había aprobado que la Ley de Eutanasia pueda extenderse a personas con discapacidades como síndrome de down y a niños que tengan enfermedades terminales, pero el proyecto recibió un amplio rechazo de la población y el gobierno de Trudeau terminó cancelando la reforma.

Los productores Andrew, Daniel y Matthew Kooman lanzaron la semana pasado un documental titulado “MAiD in Canada”. Los cineastas han producido dos episodios hasta el momento, pero tienen planeados cuatro más.

Este documental expone los peores aspectos de la ley MAiD, y pone foco en cómo se ofrece suicidio asistido a personas que no lo necesitan. Entre otros, entrevistaron a un veterano canadiense de nombre Mark Meincke, quien reveló que a él y a muchos de sus compañeros se le ofreció la eutanasia en la Oficina de Asuntos de Veteranos cuando iban a pedir consuelo, beneficios o compensación.

El segundo episodio se titula “Canada’s Heroes: Offered to Die” y detalla cómo el gobierno está presionando a los veteranos para que se quiten la vida. Más allá de presentarlo como un “acto de humanidad”, la realidad es que hay un trasfondo económico en todo esto: es más barato quitarle la vida a un veterano que darle su pensión y seguridad social.

La veterana de las Fuerzas Canadienses y atleta paralímpica Christine Gauthier también aparece en el documental. “Una cosa es tener tendencias suicidas y estar deprimida y tener que luchar contra eso. Es muy importante tener a alguien que te ayude a combatirlo todos los días. Pero ahora tenes a alguien del Gobierno que viene a decirte: ‘Sabes, si realmente estás tan harta y realmente no puedes sentir que puedes continuar, sabes que tienes derecho a morir’“, revela.

Tengo una carta del sistema de salud donde me dicen que si estoy tan desesperada, me pueden ofrecer MAiD, asistencia médica para morir. ¿No piensan que la vida es valiosa? ¿Por qué dicen que cuando alguien está en la cornisa, tenemos que empujarlos y ayudarlos a morir?“, se queja.

La serie se puede ver yendo a UnveilTV.

Canadá

El déficit fiscal vuelve a ser un problema en Canadá: El presupuesto de Trudeau aumenta el rojo hasta el año 2028

Publicado

en

El Gobierno canadiense impulsa la suba del gasto público más drástica desde la pandemia y el déficit está fuera de control. El programa fiscal del oficialismo contempla un déficit ininterrumpido hasta el año 2028.

El Gobierno de Justin Trudeau abandonó cualquier vestigio de responsabilidad fiscal y su agenda implica un brutal deterioro de las finanzas públicas. El Departamento de Finanzas de Canadá informó que los ingresos mensuales del Gobierno federal escalaron a los CAD 37.643 millones en marzo de 2023 (con una caída interanual del 4,66%) y los gastos totalizaron los CAD 77508 (subieron más de 25% en 12 meses).

Los gastos llegaron al nivel nominal más alto de la historia del país. El déficit primario (sin contabilizar intereses de deuda) marcó un rojo de hasta CAD 44.410 millones en marzo, prácticamente el doble en comparación con el mismo mes del año pasado. De esta manera, el déficit primario acumulado de 12 meses llegó a representar casi el 1,6% del PBI y cerró en el nivel más alto de los últimos 7 meses.

La rebaja de ingresos fiscales en marzo se vincula al reembolso único en comestibles (anunciado en el Presupuesto 2023), mientras que los gastos aumentan sin pausa por un arsenal de medidas “sociales y ambientales” que despliega el mismo presupuesto.

Déficit fiscal primario de Canadá desde 2015.

El programa fiscal de Trudeau aprueba desplegar un paquete por 46.200 millones de dólares canadienses en acuerdos de salud federal-provincial-territorial, CAD 13.000 millones en un plan dental federal, subsidios millonarios para la regulación de tarifas aéreas y CAD 4.500 millones en créditos fiscales para energías limpias, entre muchas otras partidas.

Asimismo, el Gobierno modificó los criterios de convergencia y se confirmó que no habrá superávit por lo menos hasta el año 2028. Cabe destacar que Canadá no tiene superávit primario desde el año 2016, precisamente por las primeras iniciativas del Primer Ministro liberal en su cargo.

Trudeau heredó el Gobierno con un superávit equivalente al 0,41% del PBI en noviembre de 2015 antes del pago de intereses, y solo le tomó tres meses conducir al déficit. El país entró en déficit a pesar de no haber sufrido ninguna situación recesiva en el nivel de actividad tras la salida de la crisis internacional y hasta la llegada de la pandemia.

Hasta marzo de 2023 el Primer Ministro liberal acumuló 88 meses en el poder y solo en 3 de ellos mantuvo el superávit fiscal primario. La estrategia del oficialismo será replicar el modelo para los próximos años, y si bien la deuda pública podría crecer a un ritmo sustancialmente menor al del PBI, el FMI estima que no bajará del 90% del PBI 2028.

La estructura impositiva también es más restrictiva que en 2015, ya que el Primer Ministro aumentó la tasa marginal máxima del impuesto a las Ganancias del 29% al 33% a partir del año fiscal 2016 y en adelante.

Seguir Leyendo

Canadá

Enloqueció Trudeau: Trató a Meloni de homofóbica y de violar los derechos LGBT en la cumbre del G7

Publicado

en

Intentando ganar puntos como aliado, el primer ministro canadiense asaltó a la italiana Meloni en una reunión bilateral en la Cumbre de Hiroshima por el G7.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, finalmente respondió al video viral de su homóloga italiana, Giorgia Meloni, en una reunión este viernes en plena cumbre del G7 en Hiroshima, Japón.

Obviamente, Canadá está preocupado por algunas de las posiciones que Italia está tomando en términos de derechos LGBT”, le dijo Trudeau a Meloni en frente de todas las cámaras.

Estoy ansioso por hablar con usted sobre eso”, agregó el izquierdista primer ministro antes del inicio de la reunión, aunque luego, durante la reunión a puertas cerradas, según fuentes consultadas, el mandatario canadiense no le dio mucha importancia al tema.

A pesar de esto, el equipo de comunicación del mandatario canadiense procuró incluir este este punto en la nota oficial emitida tras su bilateral con Meloni. “Los líderes también intercambiaron puntos de vista sobre la importancia de proteger y defender los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas 2SLGBTQI+”, se lee en el comunicado.

En un intento por mostrarse más aliado que nunca, la oficina del Primer Ministro usó el acrónimo completo que se utiliza actualmente para hablar de la comunidad gay: “2SLGBTQI+“, donde el “2S” refiere a Doble Espiritu” o “Bardaje, la “L” por “Lesbiana“, la “G” por “Gay“, la “B” por “Bisexual“, la “T” por “Transgénero“, la “Q” por “Queer” y la “I” por “Intersexual“. El “+” refiere a todas las demás identidades de género inventadas por esta delirante comunidad que cree que ponerse un rótulo les permite pertenecer a un colectivo.

Trudeau se reunió con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, más temprano en la mañana, donde el primer ministro canadiense no se animó a desafiar al funcionario conservador a pesar de que las leyes contra la homosexualidad son mucho más estrictas en Japón que en Italia.

En su reunión con Trudeau, según la nota oficial que luego publicó el gobierno italiano, Meloni dijo que “su gobierno está siguiendo las decisiones judiciales y no se está desviando de las administraciones anteriores”.

En enero de este año, el gobierno de Meloni cerró un vacío legal que permitía a los alcaldes y funcionarios municipales otorgar la tutela legal a padres del mismo sexo, a pesar de que en Italia la adopción homoparental está prohibida por ley.

Ni siquiera el gobierno izquierdista de Matteo Renzi, que aprobó la unión civil entre parejas homosexuales en 2016, se preocupó por legalizar la adopción de matrimonios gays, por lo que Meloni simplemente avanzó en lograr que se respete una ley que hasta los demócratas votaron.

Pero la izquierda en el resto del mundo no perdió oportunidad para criticar la decisión, incluido el Parlamento Europeo, que respaldó una enmienda en marzo calificando la acción de discriminatoria y abriendo la puerta para la imposición de ciertas multas contra el gobierno italiano.

Seguir Leyendo

Canadá

Esperable: Quebró el café anticapitalista llamado “El Anarquista” que permitía a los clientes no pagar por su comida

Publicado

en

El canadiense Sims-Fewer anunció que pronto estará cerrando su café “anti-capitalista y anti-colonialista” tapado de parafernalia comunista donde los clientes podían “pagar lo que quisieran” por su café.

Parece que el Premio Nobel y economista de derecha Milton Friedman tenía razón cuando decía que no existe tal cosa como un almuerzo gratis. Si bien el asesor de Ronald Reagan lo decía en referencia a que siempre alguien paga los planes sociales que el Estado reparte “gratuitamente”, en Canadá un activista de extrema izquierda le dio una nueva interpretación a la histórica frase.

Se trata de Gabriel Sims-Fewer quien en mayo del año pasado lanzó “The Anarchist”, un café en la calle Jarvis de Toronto, donde se negó a ponerle precios a los productos y por el contrario, le pedía a los clientes que “paguen lo que puedan” por la comida, incluso pudiendo no pagar ni un centavo.

Después de 12 meses de funcionar a pérdida, sin producir un solo mes de ganancia en un año, finalmente Sims-Fewer anunció que el cafe “anti-capitalista y anti-colonialista” cerrará sus puertas a fines de este mes.

Una pregunta válida surge de todo esto, ¿cómo puede ser que duró tanto tiempo? La razón es simple: el propietario del local, Pop Coffee Works, le ofreció las instalaciones de forma gratuita durante los primeros seis meses, bajo un programa para promover los emprendimientos de cafés y restoranes.

En los segundos seis meses, fue cuando Sims-Fewer tuvo un baño de realidad y se dio cuenta por qué existe el sistema de precios. El capital operativo se le desvaneció cuando tuvo que pagar el primer alquiler, y después de costear el lugar por medio año usando su propia tarjeta de crédito, finalmente tuvo que bajar la persiana.

Sims-Fewer, que se describe a sí mismo como “queer cisgénero blanco“, había aspirado a convertir el café en una “cooperativa de trabajadores“, contratando a aquellos que no crecieron con su “intersección particular de privilegios”. Pero la realidad tocó la puerta.

Desafortunadamente, la falta de riqueza generacional me impidió terminar la temporada tranquilo o crecer de la manera necesaria para ser sostenible”, publicó el propietario en su sitio . 

Como propietario único, Sims-Fewer argumentó que quería traer un “sistema democrático basado en el consenso” a su pequeña tienda, donde todos los empleados estarían dotados de total igualdad a la hora de tomar decisiones.

Todo lo que tenía que pagar al principio era todo lo que quería vender, Internet y los servicios públicos”, escribió el propietario. “Incluso eso era mucho más dinero del que tenía, pero con la magia de la deuda de la tarjeta de crédito pude poner las cosas en marcha”.

Después de un tiempo, The Anarchist impuso precios rígidos para algunas bebidas como su Chai Latte, con un precio de US$ 5,75 dólares canadienses, pero sin éxito. El nivel de deuda que acumuló desde su lanzamiento hizo que sea imposible mantener las puertas abiertas.

Los cafés han sido tradicionalmente una escena de contracultura popular para la intelectualidad de izquierda, desde su papel histórico como incubadoras de la revolución en el siglo XIX. Sin embargo, ni el comunista más revolucionario del pasado se le ocurrió algo tan insólito como no cobrar por un producto.

En febrero, Sam-Fewer solicitó donaciones en las redes sociales para ayudar a mantener abierta la tienda: “Dirigir este lugar sin un centavo de financiación, solo un trabajador y el compromiso de proporcionar alimentos, bebidas y un espacio acogedor para cualquiera que lo necesite , ya sea que puedan pagar o no, es tan agotador y desafiante financieramente como gratificante”, escribió .

Pero la ronda de inversores terminó sin éxito, y unos meses después anunció la quiebra, aunque con esperanza: “The Anarchist ha sido un gran éxito en todos los sentidos que esperaba, y me ha dado tanta inspiración y educación que planeo utilizarla en proyectos futuros”.

Y comentó con cierta ironía que podría continuar después del 30 de mayo si lo siguen criticando en redes sociales: “Gracias a una gran afluencia de apoyo y una muy generosa donación de publicidad y atención de los conservadores cristianos de Texas y Florida, The Anarchist podría continuar operando después del 30 de mayo. No estoy seguro de cuánto tiempo seguiré operando en la ubicación actual, aunque espero que sea por el resto del verano“. Sí, parece que no aprendió la lección y tiene intenciones de seguir probando.

Seguir Leyendo

Tendencias