Seguinos en redes

Canadá

Trudeau lanza una “Policía Climática” que podrá allanar propiedades sin orden judicial para frenar “contaminaciones”

Publicado

en

El gobierno progresista está instalando arsenales de armas, salas de interrogatorio y equipos de inteligencia en el nuevo edificio del Ministerio de Medio Ambiente.

Por orden de Justin Trudeau, el Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá (MECCC) está construyendo una nueva instalación en Winnipeg que albergará un arsenal de armas de fuego, salas de interrogatorio, laboratorios biológicos, “salas silenciosas controladas” e instalaciones de monitoreo e inteligencia.

El gobierno solamente explicó que habrá “expansiones en las capacidades de la cartera de Medio Ambiente“, pero esta semana los planos de la construcción fueron filtrados por el medio The Counter Signal, donde se ven las distintas áreas que se están construyendo.

Al final del pasillo de las salas de “almacenamiento de armas de fuego” que figuran en los planos hay varias salas relacionadas a operaciones de seguridad.

Planos publicados por The Counter Signal del nuevo edificio del MECCC en Winnipeg.

Si bien todavía no hay confirmación oficial, hay un anuncio publicado recientemente en indeed.com, donde el Ministerio dice estar buscando reclutar un batallón de “Oficiales Contra la Contaminación Climática”, una unidad dentro de la fríamente llamada “Dirección de Cumplimiento Ambiental”.

Según fuentes consultadas por The Counter Signal, esta “Policía Climática” irá contra las empresas que emitan demasiado carbono o los productores agropecuarios usan demasiado fertilizante, y tendrán los mismos poderes que la policía que depende del Ministerio de Seguridad Pública.

Todo esto será avalado por la Ley de Evaluación de Impacto (IAA, por sus siglas en inglés), que fue aprobada silenciosamente en los últimos días gracias a la mayoría que Trudeau mantiene en el Parlamento. La IAA impone severas regulaciones climáticas para la emisión de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, en su letra chica, la IAA crea el cargo de “Oficiales de Ejecución” ministeriales, en todas las carteras, y les da amplios poderes de policía. Hasta ahora, poco se ha explicado sobre el tema, y varios parlamentarios conservadores están pidiendo al gobierno que convoque una sesión del Legislativo para explicar lo que acaban de aprobar.

Entre otras cosas, la IAA faculta a los agentes del Ministerio de Cambio Climático a ingresar a las instalaciones sin una orden judicial para “verificar el cumplimiento o prevenir el incumplimiento de la Ley”, una legislación que para muchos viola los derechos de privacidad tanto de las personas como de las empresas.

La Policía Climática de Trudeau puede ingresar sin orden de un juez a cualquier lugar donde se crea que se está afectando el medio ambiente para tomar fotografías, acceder a sistemas informáticos y dispositivos de comunicación, y “ordenar a cualquier persona que ponga en funcionamiento o deje de operar cualquier maquinaria, vehículo o equipo en el lugar”. La Policía Climática también puede prohibir el acceso a la ubicación por completo.

No parece ser una coincidencia que este arsenal de la Policía Climática se esté colocando en Winnipeg, el corazón de la producción agrícola en Canadá. El gobierno de Trudeau había dicho a principios de año que buscaría facultar a la policía para que verifique que se cumpla la reducción del uso de fertilizantes en las granjas canadienses en un 30%, algo que ahora tratará de hacer con esta nueva fuerza del MECCC.

Esta política ha sido ampliamente criticada por los agricultores e incluso por los gobiernos provinciales en las provincias occidentales, y los opositores dicen que paralizará el suministro de alimentos.

Esta misma semana, agentes del MECCC fueran acusados ​​de invadir terrenos privados en Saskatchewan para recolectar muestras de nitrógeno, el objetivo más reciente de la agenda de cambio climático de Trudeau.

Según los terratenientes que confrontaron a los agentes federales que invadían sus tierras, les dijeron que el propósito de su presencia allí era analizar el agua en las piraguas de los agricultores para medir los niveles de nitrato.

Algunos observadores han dicho que hay motivos para sospechar que estas acciones son los primeros pasos para replicar los ataques a los agricultores que han provocado disturbios generalizados en Holanda y en otras partes de Europa.

Canadá

Una provincia de Canadá legalizó completamente la cocaína, metanfetamina, fentanilo y otras drogas duras

Publicado

en

La provincia de British Columbia, empezó este martes un “experimento” de 3 años que legaliza las drogas más duras del mundo, con el absurdo objetivo de disminuir las sobredosis.

La provincia de British Columbia, al oeste de Canadá, se convierte en la primer región de Occidente que legaliza completamente la posesión de drogas duras como la cocaína, la heroína, el fentanilo, las metamfetaminas y la morfina no medicinal.

A partir de este martes, la provincia más grande del país norteamericano permitió que los residentes mayores de 18 años posean hasta 2,5 gramos de las drogas más duras del mundo sin consecuencias legales. Esto incluye la posesión, la compra, la venta y cualquier otro tipo de acción relacionada con estas drogas.

El gobierno local debió pedir permiso al Gobierno nacional para implementar esta medida. Después de varios meses de revisión, el primer ministro Justin Trudeau, de extrema izquierda, dio el visto bueno para que la provincia lo haga, y los agentes federales no arrestarán a las personas que posean estas drogas duras, a diferencia de lo que ocurre en el resto del país.

Bajo el lema “La Adicción no es un Crimen“, British Columbia despenalizó la posesión y el tráfico de drogas por 3 años. “Somos la primera provincia en tomar este paso y tratar la adicción como un problema de salud, y no como un problema de justicia criminal“, aseguraron los funcionarios.

La provincia es una de las regiones con más adictos de todo el país. Desde 2016, British Columbia registró más de 10.000 muertes por consumo de drogas duras, lo que llevó al gobierno a declarar una emergencia de salud pública.

Desde entonces se creó el ministerio especializado en Salud Mental y Adicciones (distinto al de Salud) para implementar medidas de concientización e incluso abrir centros gubernamentales donde los adictos pueden “drogarse en un ambiente libre de riesgo”. Ahora, directamente se decidió por la legalización total de todas las drogas, incluso las más duras.

No hay evidencia de que la legalización reduzca las muertes por sobredosis, por el contrario, los niveles de drogacción han subido sustancialmente en los países donde se han despenalizado, como Holanda, aunque allí la despenalización ocurrió para drogas blandas. No hay registro de otro país occidental que haya legalizado este tipo de estimulantes.

Hay evidencia que la legalización disminuye el poder de los carteles narcos y la violencia pandillera, pero estos no son problemas que British Columbia tenga actualmente.

Varias voces han expresado públicamente su oposición a la despenalización de las drogas, incluido Chuck Doucette, presidente de la Red de Prevención de Drogas de Canadá, quien dijo que “facilitar el consumo de drogas para ellos es como un cuidado paliativo“.

Simplemente se los condena a una muerte lenta a causa de las drogas, mientras que si los sacas de las drogas, les devuelves la vida, pueden disfrutar de la vida“, reprochó Doucette, en una entrevista para el New York Times, y agregó que el plan no otorga ayudas a los drogadictos para abordar las causas profundas “que los llevaron a consumir drogas en primer lugar”.

Otros han señalado que un plan similar en Oregón promulgado hace dos años no ha arrojado buenos resultados y que la mayoría de las muertes por sobredosis siguen ocurriendo, y en el caso de Estados Unidos, no había tantas drogas duras como en la despenalización que se empezó a llevar a cabo en Canadá.

Seguir Leyendo

Canadá

No puede salir a la calle: Trudeau quiso ir a comer a un restaurante pero fue abordado por una multitud al grito de “tirano, dictador”

Publicado

en

Una multitud de manifestantes protestó la presencia del primer ministro en una pequeña ciudad cerca de Hamilton, y no dejaron al mandatario ir a comer con su gabinete al Bread Bar.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y varios miembros de su gabinete se reunieron en Hamilton en un “retiro de trabajo” para planificar los proyectos legislativos a presentar en la primera sesión parlamentaria del año.

Como parte de este retiro, el pasado martes a la noche fueron a cenar al Bread Bar, un famoso restaurante en la pequeña ciudad de Guelph. Sin embargo, un grupo de casi 50 personas, que se fueron agrupando a medida que lo veían caminando por la calle, lo rodearon y empezaron cánticos en contra del impopular mandatario.

La multitud le gritó al primer ministro con cánticos como “tirano“, “dictador” y “traidor” y gritos de “fuera Trudeau“, mientras algunos portaban banderas y carteles con los mismos mensajes, que habían ido a protestar su presencia en la pequeña ciudad de Ontario y lo interceptaron yendo al Bread Bar.

Un manifestante llevó una bandera de “Amamos a los Marginales“, una referencia al comentario anterior de Trudeau de que los elementos antivacunas en Canadá constituyen una “minoría marginal”. Otros manifestantes que lo vieron desde sus autos le tocaron bocina y bajaron sus ventanillas para gritarle al primer ministro.

Cabe recordar que Justin Trudeau consiguió la reelección en 2021 con un gobierno en minoría. El Partido Liberal de Canadá PLC) quedó segundo en voto popular, detrás del Partido Conservador (PCC), pero gracias al sistema de circunscripción uninominal y su alto nivel de votos en las ciudades (donde hay mayor cantidad de distritos legislativos), obtuvo un nivel mayor de parlamentarios.

Con 160 diputados, Trudeau se quedó corto también para obtener la mayoría propia en el Parlamento, y no logró ninguna coalición para llegar a las 170 bancas. Lamentablemente para los canadienses, la oposición tampoco pudo llegar a un acuerdo para llegar a la cantidad de bancas mínimas, y Trudeau, así como en 2019, accedió al poder con un gobierno en minoría, con el apoyo de “confianza” del izquierdista Nueva Democracia (NDP).

Aunque gobierna ininterrumpidamente desde 2015, Trudeau es rechazado por la mayoría de los canadienses por lo menos desde 2019, cuando perdió el voto popular, se cayó la coalición socialdemócrata y tuvo que empezar a gobernar en minoría.

Pero la situación empeoró durante la pandemia. Manifestantes que se oponen con vehemencia al manejo del primer ministro de la crisis de salud de COVID-19 y su política de vacunación obligatoria para trabajadores del sector privado lo siguen a todos lados y protestan cada paso que da.

Trudeau y su gabinete debieron ser rescatados por sus guardaespaldas, quienes cerraron filas y los arrastraron de vuelta al hotel. Tuvieron que entrar por una puerta lateral en vez de la entrada principal, y desde ya, no pudieron comer en el famoso restaurante.

Seguir Leyendo

Canadá

Jordan Peterson es condenado a un “campo de re-educación” en Canadá por negarse a usar pronombres inclusivos

Publicado

en

El renombrado psicólogo está siendo investigado por el Colegio de Psicólogos de Ontario, por criticar al gobierno y negarse repetidamente de usar pronombres inclusivos para tratar con personas transgénero.

El gobierno de Canadá obligará al Dr. Jordan Peterson a completar un curso sobre redes sociales para “re-educarse” en cómo comunicarse en línea, si quiere mantener su matrícula como psicólogo y evitar una multa del Estado.

El “campo de re-educación“, como lo llamó Peterson en un tweet, tendrá lugar en el Colegio de Psicólogos de la Universidad de Ontario. Según el renombrado profesor, no se le mencionó por qué debía atravesar esta capacitación obligatoria, pero aseguró que tiene alguna idea.

Primero, la notificación vino poco después de que retuiteara una publicación del líder de la oposición Pierre Poilievre, y que lanzara sus propias críticas contra el primer ministro Justin Trudeau.

Peterson venía tirando además una serie de tweets en contra de las restricciones sanitarias por la pandemia, criticando directamente a Trudeau por cerrar los vuelos internacionales y generándole fuertes conflictos laborales.

Pero Peterson también aseguró que es posible que esta condena típica de gobiernos autoritarios de izquierda haya venido por no haber usado los pronombres inclusivos para referirse a la actriz Ellen Page, que recientemente ha transicionado y ahora se identifica como un hombre.

Por esta “ofensa” contra Ellen Page, Peterson había sido suspendido de Twitter en aquél entonces, pero fue reinstituido por Elon Musk tras la compra de la empresa.

Cabe recordar que en Canadá es un delito no utilizar los pronombres inclusivos para referirse a una persona que se considera transgénero, lo cual quedó tipificado con la ley C16, aprobada en 2017. Esta legislación modifica la Ley de Derechos Humanos de Canadá para incluir los pronombres personales como “expresiones protegidas” por el Estado Nacional.

Peterson se hizo famoso justamente por haberse opuesto a la aprobación de esta ley. Aunque no tuvo éxito en evitar que el Parlamento dominado por la extrema izquierda la aprobara, Peterson levantó el perfil y pasó de ser un desconocido profesor de psicología de la facultad a una de las figuras más influenciables de la derecha en los últimos tiempos.

La ley C16 también agregó la protección de la “identidad de género” al código penal, y creó la categoría de “discurso de odio“, imponiendo severas multas y hasta prisión a quien repetidamente falle en utilizar los pronombres inclusivos.

Si bien muchos usuarios pensaron que Peterson estaba haciendo un chiste, la Universidad de Ontario confirmó la decisión en su sitio web, diciendo que el pasado 22 de noviembre se había determinado que se requeriría que Peterson completara un Programa de Educación Continua o Remedial Específico (SCERP)

El programa está diseñado para abordar cuestiones relacionadas con el profesionalismo en las declaraciones públicas y cómo tratar a otras personas en redes sociales. Según la propia página, el curso está dado por “expertos en lenguaje inclusivo” y “profesionales de la salud mental“.

En caso de no participar de este “campo de re-educación”, Peterson podría afrontar una severa multa, y si se niega a pagar la multa, podría ir hasta 3 años preso. La locura de la ideología de género ha tomado control total del gobierno canadiense, y Justin Trudeau, aunque de manera poco convencional, está convirtiendo al país en una dictadura progresista.

En este artículo publicado por el National Post, el propio Jordan Peterson explica la situación y cuenta qué hará frente a esta condena.

Seguir Leyendo

Tendencias