Conecte con nosotros

Estados Unidos

A 20 años de las Torres Gemelas: el fracaso absoluto de la Guerra contra el Terror y del “nation building”

Publicado

en

Estados Unidos conmemora los 20 años del peor ataque terrorista de su historia, mientras sigue en shock por haber fallado estrepitosamente en su Guerra contra el Terror, sin entender qué fue lo que salió mal.

Veinte años después del ataque a Pearl Harbor, Japón había dejado en el pasado todo lo malo de su cultura medieval y, logrando quedarse con lo bueno sin rechazar su pasado, adoptaron una Constitución a-la-americana, implementaron una democracia genuina, que se mantiene hasta el día de hoy incluso más fortalecida que la estadounidense, y su economía es una de las más importantes del mundo.

Esa es una historia de éxito de lo que en teoría política se conoce como “nation building” (construcción nacional), que no es otra cosa que el proceso de construir, o en este caso re-construir, una nación a partir de una identidad nacional, con un Estado exitoso que tenga legitimidad en la sociedad civil. Su objetivo es unificar a un pueblo de modo que este pueda ser viable y políticamente estable a largo plazo, bajo el tutelaje de otro país que ya lo haya logrado en el pasado.

Una historia completamente distinta se ha visto veinte años después del ataque a las Torres Gemelas. El gobierno afgano que promovió esos ataques no ha cambiado nada. El Estado afgano que quiso construir Estados Unidos en Afganistán nunca tuvo legitimidad en la sociedad civil, especialmente afuera de Kabul, y los talibanes volvieron a gobernar como si ni un día hubiera pasado de ese fatídico 11 de septiembre.

El pueblo afgano alberga el mismo odio virulento anti-occidental, anti-capitalista y anti-modernidad que tenía cuando Estados Unidos pisó el país hace 20 años. Un odio que tenía también el pueblo japonés el 2 de septiembre de 1945 cuando el Ejército estadounidense entró a Tokio y el emperador Hirohito firmó la paz.

Bush con el presidente afgano Hamid Karzai y MacArthur con el emperador Hirohito

Entonces, ¿Por qué Japón pudo convertir su sociedad en una historia de éxitos con la ayuda de Estados Unidos y Afganistán no? Sería fácil decir que la cultura japonesa era muy distinta a la cultura ultra-islámica de los afganos, y por eso un “nation building” fue exitoso y el otro no.

Esta premisa, sin embargo, se cae a pedazos cuando uno se acuerda el nivel de fanatismo ciego que tenían los japoneses durante la era imperial, con ataques terroristas suicidas, un modelo de gobierno basado en la religión del Emperador, y una economía socialista. Extremadamente similar al gobierno talibán que estaba en Afganistán en 2001.

Una mejor respuesta debería incluir la clara responsabilidad de Estados Unidos en todo esto. Una mejor respuesta debería comparar la Segunda Guerra Mundial (un éxito para las potencias occidentales) y la Guerra contra el Terror, que lanzó Bush en 2001, que Obama continuó durante sus 8 años y que, al día de hoy, podemos decir sin tapujos que es el fracaso más grande de la historia de Estados Unidos.

Luego de la Segunda Guerra, el liderazgo en la Casa Blanca, sea en manos demócratas como las de Harry Truman, o republicanas como Dwight Eisenhower, provenía de un modelo de país, que Estados Unidos había perfeccionado a tal punto que podía exportarlo como si fuera una commodity. Entendía que el poder provenía del pueblo, no del Estado, que la cultura, con sus errores y sus aciertos, debía ser el motor del “nation building”, y que la educación lo era todo, especialmente para instalar un modelo democrático en un país que nunca lo tuvo.

Para 2001, Estados Unidos no estaba en la situación que gozaba en 1945. El país venía de un clarísimo fraude electoral que había ungido a Bush como presidente en una elección que puso en tela de juicio todo el sistema democrático norteamericano. Además, el gobierno estaba dominado por la corporación política y las élites, algo que se trasladó al sistema de gobierno que se impuso en Afganistán, especialmente la corrupción.

Bush padre, Obama, Bush hijo, Clinton y Carter, los responsables de la decadencia de Estados Unidos.

El “nation building” de Afganistán entre 2001 y 2021 se hizo a imagen y semejanza de un Estados Unidos decadente, enfocado en continuar la guerra en vez de terminarla. Los 4 años de Trump no pudieron hacer nada para cambiar el curso de los anteriores 16, y la decisión del ex presidente fue levantar campamento y blanquear la derrota.

Pero su plan era ordenado: sacar primero a los civiles americanos, después a los afganos que quieran abandonar el país y último a los soldados. Además, el plan era condicionado. Trump sabía muy bien que el “nation building” había fracasado, y el gobierno afgano debía mantenerse en pie para que el país no descienda nuevamente en un paraíso terrorista.

Biden descartó todos estos planes. Creyó que el “nation building” de Bush y Obama habían dejado las bases para un país próspero y que la gente no apoyaría el regreso del talibán. La corporación política norteamericana se creyó que el gobierno afgano era fuerte porque ellos ven que sus gobiernos son fuertes, que si un presidente como Trump llega al poder y “molesta”, fácilmente pueden sacarlo en la siguiente elección, y que la gente ciegamente sigue la propaganda rigurosamente fabricada para convencerlos.

Este 11 de septiembre, no hay nada para celebrar, a pesar de que el gobierno demócrata está desesperado por tratar de capitalizar esta fecha, diciendo que trajo de vuelta a los soldados que estaban en Afganistán, a pesar de que por culpa de ellos, muchos volvieron en cajones.

Su alto heroísmo fue desperdiciado por la terrible clase de liderazgo de la corporación política de Estados Unidos, que ha cambiado fundamentalmente al país entre 1945 y 2021, para peor.

Estados Unidos

Biden le pidió al presidente afgano que mintiera ante la prensa en la última llamada antes de la toma de poder talibán

Publicado

en

En una filtración de una llamada entre Biden y Ghani, el estadounidense le pidió al afgano que cambiara la percepción de lo que estaba ocurriendo en el país y ocultara la inminente victoria de los terroristas talibanes.

El medio Reuters reveló una transcripción de una llamada del presidente Joe Biden al ahora ex presidente afgano Ashraf Ghani, del pasado 23 de julio, tres semanas antes de que los talibanes tomaran el poder.

En la llamada, Biden le pedía a Ghani que mintiera ante la prensa internacional y que dijera que la situación estaba controlada. “Biden presionó a Ghani para crear la percepción de que los talibanes no estaban ganando, aunque sea mentira”, reportó Reuters.

Los hombres hablaron durante aproximadamente 14 minutos, en los que Ghani le explicó que la situación era terminal. Le informó que Pakistán estaba intercediendo en favor de los talibanes y que la pelea en el interior del país era básicamente una guerra entre el Ejército afgano y unidades especiales paquistaníes, no talibanes locales.

En la llamada también le asegura que la asistencia aérea de Estados Unidos había estado decreciendo desde que él llegó a la Casa Blanca, y le recuerda que la paga a los soldados afganos no se aumentaba hace una década, lo cual estaba llevando a defecciones masivas al Talibán.

La llamada, que fue la última vez que hablaron ambos mandatarios, ocurrió 22 días antes del 15 de agosto, cuando Ghani huyó del palacio presidencial y los talibanes entraron en Kabul. Desde entonces, decenas de miles de afganos desesperados han huido del país y 13 soldados estadounidenses además decenas de civiles afganos murieron en un atentado suicida en el aeropuerto de Kabul durante la frenética evacuación militar estadounidense, que dejó a miles de norteamericanos varados en el nuevo Emirato.

Las cosas que dijo Biden en la llamada constituyen claramente el delito de abuso de poder. Esta semana, los republicanos presentaron artículos de impeachment contra el máximo mandatario, pero es altamente probable que este juicio político no pasará ni siquiera la votación en comisión, donde los demócratas tienen amplia mayoría.

Cabe recordar que el primer impeachment de Trump bajo la misma excusa: una llamada del mandatario republicano con el presidente de Ucrania, donde, según los demócratas, cometió abuso de poder al pedirle que investigara al hijo de Joe Biden por sus crimenes en el país, en plena campaña.

Si bien el impeachment prosperó en la Cámara de Diputados, la transcripción de la llamada de Trump con Volodímir Zelenski fue publicada y se demostró que el presidente republicano no había pedido nada de lo que se lo acusaba, y finalmente fue absuelto en el Senado.

La última visita de Ghani a Washington D.C.

Trancripto de la llamada Joe Biden – Ashraf Ghani

La transcripción fue filtrada por los periodistas de Reuters, Aram Roston y Nandita Bose, ambos militantes demócratas.

BIDEN: Señor presidente. Joe Biden.

GHANI: Por supuesto, señor presidente, es un placer escuchar su voz.

BIDEN: Sabes, llego un momento tarde. Pero lo digo en serio. Oye, mira, quiero dejar en claro que no soy un militar más que tú, pero me he estado reuniendo con nuestra gente del Pentágono y nuestra gente de seguridad nacional, como tú lo has hecho con el nuestro y el tuyo, y como sabes. y no necesito decirles que la percepción alrededor del mundo y en partes de Afganistán, creo, es que las cosas no van bien en términos de la lucha contra los talibanes.

Y hay una necesidad, sea cierto o no, hay una necesidad de proyectar una imagen diferente.

– Silencio –

BIDEN: Si autorizás a Bismillah [el ministro de Defensa afgano] para que ejecute una estrategia centrada en partes clave de los centros de población, y yo no soy un militar, por lo que no te voy a decir cómo debería ser exactamente ese plan, vas a recibir no solo más ayuda, sino que vas a tener una percepción que va a cambiar en términos de cómo, um… nuestros aliados y gente aquí en los Estados Unidos y otros lugares piensan que estás haciendo.

Claramente tenés el mejor Ejército, tenés 300.000 soldados bien armados contra 70 u 80.000 y claramente son capaces de luchar bien, continuaremos brindando apoyo aéreo cercano, si sabemos cuál es el plan y lo que estamos haciendo. Y hasta finales de agosto, y quién sabe qué después de eso.

También continuaremos asegurándonos de que su fuerza aérea sea capaz de continuar volando y brindar apoyo aéreo. Además de eso, vamos a seguir luchando duro, diplomática, política y económicamente, para asegurarnos de que su gobierno no solo sobreviva, sino que se sostenga y crezca porque claramente redunda en el interés del pueblo de Afganistán, que tenga éxito y usted lidera. Y aunque sé que, por un lado, es presuntuoso por mi parte decirte esas cosas tan directamente, te conozco desde hace mucho tiempo, te encuentro un hombre brillante y honorable.

Pero realmente creo, no sé si estás consciente, hasta qué punto la percepción en todo el mundo es que esto parece una propuesta perdedora, pero no lo es, no es que necesariamente sea eso, pero lo que les estoy pidiendo es que consideren reunir a todos, desde el [ex vicepresidente Abdul Rashid] Dostum hasta el [ex presidente Hamid] Karzai, y en el medio, si se quedan ahí y dicen que respaldan la estrategia que usted elaboró, y poner un guerrero a cargo, conoces a un militar, [el ministro de Defensa Bismillah] Khan a cargo de ejecutar esa estrategia, y eso cambiará la percepción, y eso cambiará muchísimo, creo.

– Silencio –

GHANI: Señor Presidente, nos enfrentamos a una invasión a gran escala, compuesta por los talibanes, la planificación y el apoyo logístico totales de Pakistán, y al menos 10 o 15.000 terroristas internacionales, predominantemente paquistaníes arrojados a esto, por lo que esa dimensión debe tenerse en cuenta también.

En segundo lugar, lo que es crucial es el apoyo aéreo cercano, y si pudiera hacer una solicitud, usted ha sido muy generoso, si su asistencia, en particular a nuestra fuerza aérea, se carga al frente, porque lo que necesitamos en este momento, y es muy importante, es la dependencia en gran medida del poder aéreo, y hemos priorizado que, si pudiera ser de carga frontal, lo apreciaremos enormemente.

Y tercero, en cuanto al procedimiento para el resto de la asistencia, por ejemplo, la paga militar no se incrementa durante más de una década. Necesitamos hacer algunos gestos para reunir a todos, de modo que si pudieran asignar al asesor de seguridad nacional o al Pentágono, a cualquiera que desee, trabaje con nosotros en los detalles, por lo que nuestras expectativas en particular con respecto a su apoyo aéreo cercano. Hay acuerdos con los talibanes de los que nosotros [o “usted” esto no está claro] no conocemos previamente, y debido a que su fuerza aérea fue extremadamente cautelosa al atacarlos.

Y el último punto, acabo de hablar de nuevo con el Dr. Abdullah, él fue hoy a negociar con los talibanes, los talibanes no mostraron ninguna inclinación. Solo podremos llegar a la paz si reequilibramos la situación militar.

Biden interrumpe pero rápidamente se calla cuando escucha que Ghani no ha terminado de hablar

GHANI: Y puedo asegurarles que he estado en cuatro de nuestras ciudades clave, viajo constantemente con el vicepresidente y otros, podemos dar pelea, pero necesitamos más ayuda. Su garantía de apoyo es muy importante para permitirnos movilizarnos realmente en serio.

La resistencia urbana, señor presidente, ha sido extraordinaria, hay ciudades que han asediado por 55 días y que no se han rendido. Una vez más, les agradezco y siempre estoy a solo una llamada de distancia. Esto es lo que un amigo le dice a un amigo, así que por favor no sienta que me está imponiendo.

BIDEN: No, bueno, mira, yo, gracias. Mire, el apoyo aéreo cercano funciona solo si hay una estrategia militar en tierra para apoyar. Podemos revisar el acuerdo de cooperación pero necesitamos cambiar la percepción de la situación en Afganistán.

Los mandatarios hablaron unos minutos más pero no quedaron transcripciones del resto de la conversación.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Texas registró un masivo cruce de migrantes en la frontera

Publicado

en

Las autoridades reportaron más de 10.000 indocumentados, la mayoría haitianos, pero también cubanos, venezolanos y nicaragüenses.

Miles de migrantes confluyeron este jueves (16.09.2021) en una ciudad fronteriza del sur de Texas, donde instalaron un campamento improvisado tras ser retenidos por las autoridades estadounidenses.

Los migrantes acamparon bajo un intenso calor junto al puente que conecta la ciudad Del Río con la mexicana Ciudad Acuña. En su mayoría son haitianos, pero también hay cubanos, venezolanos y nicaragüenses.

El alcalde de Del Río, Bruno Lozano, dijo que a primera hora del jueves 10.503 migrantes se encontraban bajo el puente internacional de la ciudad, frente a los 8.200 registrados por la mañana.

En tanto, la comida y el agua escaseaban mientras las temperaturas subían hasta los 37 grados centígrados. Reuters fue testigo de cómo cientos de migrantes vadeaban el río Grande de vuelta a México para abastecerse de artículos esenciales.

Autoridades migratorias desbordadas

Los indocumentados han estado cruzando desde el martes a territorio estadounidense y han desbordado a las autoridades migratorias, que han improvisado el campamento a la espera de ir procesando solicitudes de asilo.

Todas las personas duermen al raso y carecen de servicios básicos, unas condiciones que amenazan con crear una nueva emergencia humanitaria en la frontera sur.

La frontera entre Texas y México ha registrado cifras récord en las llegadas de inmigrantes irregulares desde que Joe Biden asumió el poder en enero pasado y ya ha sido foco de una crisis política para el nuevo presidente.

Según The Washington Post, muchos de los migrantes haitianos que han llegado a Texas emigraron de sus país tras el terremoto de 2010 a naciones suramericanas como Brasil o Chile, pero la crisis creada por la pandemia les ha impulsado ahora hacia Estados Unidos.

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos ha enviado refuerzos al sector de Del Río para gestionar el campo y ante la incertidumbre de que más migrantes puedan cruzar en los próximos días.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Los Ángeles anuncia el pasaporte de vacunación un día después que el gobernador demócrata sobreviva la elección

Publicado

en

Rompiendo una promesa de campaña en tan solo 24 horas, las autoridades demócratas del condado de Los Ángeles anuncia un Pase Covid para salir a la calle.

A pesar de que el Partido Demócrata había prometido en la campaña de la elección de revocatoria que no promovería el pasaporte de vacunación en el Estado, este jueves el condado de Los Ángeles emitió una orden de salud que requerirá que los residentes muestren prueba de la vacunación Covid-19 en bares, bodegas, cervecerías, clubes nocturnos y cines bajo techo a partir de octubre, según la directora de salud del condado, la Dr. Barbara Ferrer.

Los funcionarios hicieron el anuncio un día después de que el gobernador de California, Gavin Newsom, sobreviviera a las elecciones revocatorias en su contra, rompiendo su promesa de campaña en tiempo récord.

Se requerirá que los usuarios y empleados tengan al menos una dosis de la vacuna antes del 7 de octubre y su segunda dosis antes del 4 de noviembre.

En California, los patrocinadores de eventos bajo techo con más de 1.000 asistentes ya debían mostrar prueba de vacunación o prueba de una prueba de Covid-19 negativa. La nueva orden sanitaria también se aplicará a los eventos al aire libre.

Todos los participantes, incluidos los empleados, de grandes eventos al aire libre con multitudes de más de 10.000 personas deberán mostrar prueba de vacunación o prueba de una prueba de Covid-19 negativa dentro de las 72 horas. El requisito también se aplicará a los parques temáticos como Disney.

Los legisladores demócratas de California archivaron los proyectos de ley que emitían más restricciones de Covid-19 días antes de la elección revocatoria, para demostrar que ellos no estaban a favor de restringir las libertades de los californianos. Sin embargo, la legislatura ha indicado luego de ganar que es probable que vuelva a examinar esos proyectos de ley en enero de 2022.

Seguir Leyendo

Trending