Conecte con nosotros

Estados Unidos

Así llegan Trump y Biden a la elección más importante de la historia de Estados Unidos

Ambos candidatos llegan con realidades diferentes: mientras Trump está realizando actos masivos todos los días y se mantiene fuerte en el voto anticipado, Joe Biden casi no se muestra públicamente pero lidera ampliamente en las encuestas.

Publicado

en

Faltando menos de 24 horas para la elección presidencial más importante de la historia de Estados Unidos y después de una carrera presidencial única por el hecho de haber tenido lugar en medio de una pandemia mundial, los candidatos Donald Trump y Joe Biden llegan por caminos opuestas al trecho final de la campaña.

Las encuestas contradictorias, los masivos actos de campaña de Trump contra los pequeños encuentros de menos de 20 personas de Biden, la ayuda de todo el sistema mediático y político para el candidato demócrata y un nivel de voto anticipado por mail nunca antes visto, han marcado los últimos meses de campaña.
Los estadounidenses pueden votar en muchos Estados desde principios de octubre, y a diferencia de otros años, casi la mitad del padrón electoral lo hará de manera anticipada, sea por voto por mail o en persona, en mesas habilitadas para este propósito.
Según las estimaciones para este año, un 60% de los demócratas votó antes del 3 de noviembre, mientras que solo un 30% de los republicanos lo hizo. Esta clara diferencia de intenciones electorales podrá ser decisiva de cara a los resultados de mañana. Mientras los demócratas lideran en voto anticipado en prácticamente todo el país, todavía faltaría que vote un 70% de los simpatizantes de Trump, contra solo un 40% de los demócratas.

Al 2 de noviembre, casi 88 millones de votos por mail fueron emitidos, donde los demócratas lideran con un 43% contra un 37% de los republicanos.

Trump y Biden se enfrentan en una elección histórica que decidirá el futuro de Estados Unidos para siempre. Ilustración por Ignacio Ledesma, para La Derecha Diario.

Ad

Las encuestas

Al igual que en 2016, cuando fracasaron totalmente y no vieron venir una amplia victoria del presidente Trump, las encuestas dan como gran favorito a Biden, incluso, por un margen aún mayor del que pronosticaban para Clinton

Periódicos como The Economist le otorgan a Biden un absurdo porcentaje de 96% de chances de ganar la elección. Por su parte, el sitio de pronósticos presidenciales Fivethirthyeight le concede al ex-vicepresidente un 89% de probabilidades de salir victorioso.

La tendencia se repite y casi todas las encuestadoras pronostican que Biden será el ganador de la contienda muy cómodamente, pudiendo llegar a capturar Estados históricamente republicanos como Texas, que lo llevaría a la suma de 413 votos electorales obtenidos.

El famoso encuestador Nate Silver, que erró por un grosero margen de 4 puntos en 2016 a nivel nacional, y con errores de más de 7 puntos en algunos Estados, esta vez le da una diferencia aún mayor a Biden, posicionándolo con un 53,3% de voto popular.

Pero, cuando analizamos más en profundidad tanto las encuestas como los asuntos que históricamente han sido mas confiables para predecir elecciones, como la gestión económica, la política exterior y la incumbencia presidencial, el panorama cambia totalmente.

El humillante tweet del New York Times unos días antes de la elección de 2016. Le dieron un 92% de chances de ganar a Hillary Clinton contra un 8% para Donald Trump. 

Ad

Los Estados más importantes de la elección serán Florida, Carolina del Norte, Georgia, Arizona, Ohio y Pensilvania, a los que se sumarán probablemente otros Estados del Rust Belt americano como Wisconsin, Michigan o Minnesota. También es posible que se sumen algunos con una ligera tendencia demócrata, como Nevada, Nueva México y Nuevo Hampshire.

Si nos fijamos en las últimas encuestas realizadas en los Estados más importantes nos encontramos con que:

– El jueves pasado la encuestadora izquierdista ABC News/Washington Post publicó un sondeo que tenía a Trump arriba en Florida por una diferencia de +2 puntos
– En Carolina del Norte, la encuestadora Insider Advantage/Center for American Greatness publicó el sábado una encuesta que tenía al Presidente arriba en el Estado por +4 puntos.
–  En Georgia, el grupo Trafalgar (una de las pocas encuestadoras que correctamente predijeron una victoria del Presidente en 2016) sondeó el jueves que Trump está arriba en el Estado por +1 punto.
– En Arizona, Rasmussen Reports, una de las encuestadoras de las que más se fía Trumppublicó el jueves que el mandatario está arriba por +4 puntos.
– En Ohio, el Grupo Fox, una de las encuestadoras más pesimistas con Trump durante todo el ciclo a pesar de su afinidad política, reportó el 20 de octubre que el candidato republicano llevaba la delantera en el Estado con una diferencia de +3 puntos.
– En Pensilvania, el Estado que probablemente decidirá la elecciónInsider Advantage/Center for American Greatness publicó el 25 de octubre que Trump tenía una ventaja de +2 puntos.
A estos resultados favorables se le suman ciertas circunstancias propicias para Trump, como que la economía americana se está recuperando de la crisis del coronavirus con números históricos (el PBI creció un 33.1% anualizado en el último cuatrimestre), el hecho de que históricamente los presidentes que se presentan a reelección han ganado la gran mayoría de las veces y que la política exterior de la administración Trump no inició ninguna guerra en el exterior, algo que suele considerarse muy favorable para el Presidente de turno. 

Además, la base de seguidores del Presidente es una de las más leales del mundo, contando con hasta el 96% de apoyo entre los votantes del Partido Republicano. Sumado a esto, durante los últimos cuatro años, Trump mejoró notablemente sus números con las minorías, especialmente los latinos y los afroamericanos.

En el Estado clave de Florida, el importantísimo voto latino está prácticamente empatado. En 2016, Hillary Clinton obtuvo el 62% de la población latina en Florida, ahora Biden ronda el 50%.

Ad

Los eventos

El presidente Trump cierra su campaña con un nivel de energía difícil de comprender para un hombre de 74 años de edad recuperado hace sólo dos semanas de COVID-19, haciendo múltiples eventos multitudinarios todos los días sin parar
Trump completó un impensado total de 17 eventos políticos sus últimos 4 días de campaña, en una operación logística sin precedentes que abarca distancias enormes a lo largo y ancho de los Estados Unidos, haciendo apariciones en Estados como Florida, Pensilvania, Georgia, Michigan y Arizona, entre muchos otros más. 
Los eventos políticos, denominados “rally” en Estados Unidos, tuvieron una asistencia masiva de simpatizantes, solo semejables a recitales de rock
En uno de los rally en Pensilvania, se contaron hasta 57.000 personas asistiendo al evento. En perspectiva, exactamente la capacidad del estadio mundialista Mario Alberto Kempes, el segundo más grande de Argentina.

Con el ex-vicepresidente Biden ocurre todo lo contrario: hace muy pocos eventos, y cuando los hace, asiste muy poca gente. Su estrategia se basa en simplemente esperar a que llegue el día de la elección en su casa en Delaware sin hacer muchas apariciones públicas, contando más en el voto anti-Trump que en favor suyo. 

Incluso con la ayuda del ex presidente Barack Obama, los eventos de campaña de Joe Biden muestran una realidad totalmente distinta. La asistencia es bajísima y, en cuanto al entusiasmo de la gente, no hay comparación alguna. 

La excusa de la campaña demócrata es que todo se debe a que ellos toman medidas de precaución por el coronavirus y por ello evitan las grandes concentraciones, pero resulta claro que la diferencia entre ambas campañas es abismal y se confirma lo que es el verdadero objeto de esta elección: un referéndum para aprobar o no la continuidad de Trump en el poder.

Ad

El voto temprano 

Por ocurrir en medio de una pandemia global, un altísimo porcentaje de votos fueron emitidos antes del día de la elección. La mayoría por correo y otros en urnas electorales presenciales. 

Este año, hay una marcada tendencia de los votantes demócratas a votar por correo y de los votantes republicanos a votar en persona el día de las elecciones. Mientras los votantes demócratas ya salieron a votar en masa los días anteriores utilizando esta modalidad, la mayoría de los republicanos lo harán el 3 de noviembre en las urnas de manera física. 

Para el domingo ya se habían emitido más de 93 millones de votos, un número que rompe cualquier récord previo. Si bien es difícil analizar con certeza el voto temprano, en cuanto a las registraciones de nuevos votantes en los últimos 4 años hay signos positivos para el presidente Trump.

En Florida, por ejemplo, la ventaja del Partido Demócrata sobre el Republicano en cuanto a la registración de votantes pasó de 327.483 en 2016, cuando el presidente triunfó en el Estado sureño, a menos de 95.000

“Voté por un tipo que se llama Donald Trump” dijo el presidente tras emitir su voto temprano en el estado de Florida.

Ad

Una posible batalla legal

La modalidad de voto por correo impulsada por los Demócratas añade una cuota escepticismo e incertidumbre que puede llegar a perjudicar gravemente al sistema electoral estadounidense. 

Gracias a la Corte Suprema de los Estados Unidos, algunos Estados clave, como Carolina del Norte o Pensilvania, pueden recibir boletas de voto por correo hasta 9 días después del día de la elección, lo que puede generar un caos en el recuento de votos los días posteriores y un terreno fértil para la alteración de los mismos en beneficio de los partidos.  

Debido a esto, los asesores de Biden han preparado una verdadera maquinaria legal a lo largo y ancho del país, que incluye hasta a 4.000 abogados distribuidos por el territorio, para impugnar una eventual victoria del presidente Trump en las urnas en caso de que la elección sea ajustada.

De todos modos, Trump tampoco se quedó atrás y también está preparando su equipos de abogados para evitar un posible fraude demócrata, por lo que se deduce que será una larga y frenética noche electoral.

Trump además cuenta ahora con una mayoría en la Corte Suprema, con la que no contaba en la última decisión del Tribunal, por lo que si se judicializa la elección y se llega a la última instancia, éste le daría indudablemente la ventaja al candidato republicano.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Camioneros advierten un colapso de la cadena de suministros si Biden prohíbe que trabajen los no vacunados

Publicado

en

Biden causará un desastre “catastrófico” en la cadena de suministros si aplica su mandato de vacunación, ya que millones de camioneros ya dijeron que renunciarán, dijo el presidente de la asociación nacional de camioneros.

El presidente Joe Biden decretó un mandato de vacunación para todas las empresas de más de 100 empleados a nivel federal, que entró en efecto este mes de noviembre.

Si bien la gran mayoría de las empresas de transporte de carga tienen más de 100 empleados, la Asociación Estadounidense de Camiones (ATA) pidió que el mandato no aplique a los camioneros, ya que su trabajo lo hacen en soledad y no ponen en riesgo a nadie más.

Su presentación judicial por ahora viene siendo efectiva, y el mandato no está siendo aplicado para los camioneros. Un 37% de los trabajadores de este rubro no se ha vacunado y dijeron en un reciente censo que no tenían intenciones de hacerlo en el corto o mediano plazo.

Sin embargo, esta semana la Casa Blanca anticipó que el gobierno federal empezará a hacer cumplir el mandato después de Año Nuevo, y que no aceptarían más las quejas del sindicato de camioneros.

Chris Spear, presidente de la ATA, fue citado a declarar su opinión en la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados a mediados de noviembre, donde le advirtió a los legisladores que un mandato federal de vacunación para camioneros conduciría casi con certeza al colapso total de la cadena de suministros en Estados Unidos.

“En una encuesta reciente a nuestras flotas, el resultado fue que el 37% de nuestros conductores no solo dijeron que no, sino que están dispuestos a perder su trabajo para no hacerlo“, dijo Spear.

Continuó explicando cómo la pérdida de puestos de trabajo a esta escala paralizaría absolutamente la economía. “Digamos que solo el 3,7%, no el 37%, se marcharía en lugar de vacunarse. Eso ya sería catastrófico. Ya nos faltan 80.000 camioneros, eso lo inflaría a un cuarto de millón“, sentenció.

La ATA cuenta con aproximadamente 37.000 miembros. Si los resultados de su encuesta se mantuvieran en toda la industria, un mandato de vacuna podría resultar en que cientos de miles de camioneros dejen sus trabajos.

Hemos tratado de dejar muy claro con la administración que si haces esto, entiendo la lógica detrás de esto, pero si haces esto, estas son las consecuencias“, dijo Spear con respecto al mandato de vacuna de Biden.

“Entonces, si está tratando de resolver el problema de la cadena de suministro, en realidad lo está agravando y realmente perjudicando el problema que está tratando de solucionar en el lado de la vacuna“.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Los demócratas de Nueva York expanden el mandato de vacunación a todo el sector privado

Publicado

en

Más de 300.000 empleados del sector privado de la ciudad de Nueva York corren el riesgo de perder su empleo si no se vacunan con dos dosis antes del 27 de diciembre.

El gobierno demócrata de la ciudad de Nueva York, comandado por el marxista Bill De Blasio, expandió por decreto el la vacunación obligatoria a todos los trabajadores del sector privado a partir del 27 de diciembre.

Hasta el momento, el mandato de vacunación solo aplicaba a empresas de más de 100 empleados, pero a partir del 27 abarcará a todas las empresas del territorio metropolitano neoyorquino. Unas 184.000 empresas deberán presentar los certificados de vacunación completa de sus empleados, o enfrentar severas multas.

Hoy en día, un ciudadano neoyorquino para ser reconocido como “vacunado” ante los ojos del Estado debe tener por lo menos una dosis. Pero a partir de la vigencia de este decreto se necesitará dos dosis para clasificar como “vacunado”. Además, De Blasio anticipó que después del primer trimestre de 2022, serán necesarias tres dosis.

Tenemos a Omicron como un factor nuevo. Tenemos el clima más frío que realmente creará desafíos adicionales con la variante Delta, tenemos reuniones navideñas“, dijo De Blasio el lunes al anunciar el mandato en una entrevista para MSNBC.

“En la ciudad de Nueva York hemos decidido utilizar un ataque preventivo para hacer algo realmente audaz para detener el crecimiento del COVID y los peligros que nos está causando a todos”, aseguró.

El alcalde demócrata también anunció una expansión del pase sanitario, actualmente requerido para ir a restaurantes, bares, cines, gimnasios y otros comercios techados. Actualmente aplica para todas las personas de 12 años o más, pero tras el 14 de diciembre, será exigido para todos los neoyorquinos a partir de los 5 años.

Si bien el pase sanitario solo valdrá para aquellas personas que tengan las dos dosis de la vacuna, los niños de 5 a 11 años podrán validarlo con una, por lo menos hasta el año que viene.

Es importante aclarar que ya con el primer mandato de vacunación, el 94% de la fuerza laboral de la Ciudad está vacunada, pero De Blasio asegura que hasta no llegar al 100% no frenarán.

De Blasio está cerca de terminar su mandato. El 1ro de enero del 2022 asumirá la alcaldía de Nueva York el también demócrata Eric Adams, pero de un sector mucho más moderado que el actual mandatario.

Adams, un ex comisario de la Policía de Nueva York, le ganó la primaria a Kathryn García, la candidata de De Blasio, en una campaña donde, si bien apoyó un mandato de vacunación para empleados públicos y trabajadores de la salud, rechazó hacer que la vacuna sea obligatoria para el sector privado.

Election 2021: Eric Adams declares victory in race to be NYC's 110th mayor  - silive.com
Eric Adams, alcalde-electo de la Ciudad de Nueva York. Su postura respecto al mandato de vacunación es una incógnita.

El Partido Demócrata de Nueva York está sufriendo un fuerte cambio de liderazgo, ya que además de la salida de De Blasio, el gobernador del Estado, Andrew Cuomo, fue recientemente removido del cargo por denuncias de abuso sexual en el ámbito laboral, y la agrupación a nivel local está acéfala de dirigentes.

De Blasio asegura que ha puesto al día a Adams sobre sus planes sanitarios, y que el alcalde-electo le ha confiado que entiende que hay “amenazas urgentes que enfrenta nuestra ciudad y que es el trabajo del alcalde proteger a los neoyorquinos”, pero dijo que dejaría que Adams hable por sí mismo cuando vuelva de su viaje a Ghana.

Un portavoz de Adams emitió una declaración breve pero evasiva el lunes en lo que respecta al mandato, diciendo: “El alcalde electo evaluará este mandato y otras estrategias de COVID cuando esté en el cargo y tomará determinaciones basadas en la ciencia, la eficacia y los consejos de los profesionales de la salud“.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Georgia publicó un informe demostrando que hubo 36 irregularidades en la auditoría de las elecciones

Publicado

en

A pesar de que una auditoría del condado de Fulton confirmó la victoria de Biden en el Estado de Georgia, un informe de la oficina del gobernador aclara que el recuento también estuvo plagado de irregularidades.

El recuento manual de las elecciones presidenciales de Georgia, conocido como “la auditoría del condado de Fulton“, ha sido identificado como fradulento en un nuevo memorando que envió la oficina del gobernador Brian Kemp a la Junta Electoral del Estado por tener serios problemas de ejecución.

Las elecciones presidenciales de 2020, que han estado plagadas de acusaciones de fraude electoral e irregularidades desde el condado de Maricopa, Arizona, hasta el de Racine, Wisconsin, han dado lugar a una serie de investigaciones y auditorías en todo el país

El Informe de Auditoría Limitadora de Riesgos (RLA) de 2020 realizado en Georgia fue una de esas muchas auditorías, pero con un resultado pésimo para los republicanos: solo se encontraron 496 votos que habían sido mal tabulados como si fueran para Biden pero eran para Trump.

De acuerdo a este resultado, Biden ganó las elecciones en el Estado de Georgia por 12.284 votos en vez de los 12.780 del conteo original.

Sin embargo, el memorando de la oficina del gobernador presenta serios cuestionamientos a la metodología utilizada para la auditoría, y advierte que podría haber dado un “falso sentimiento de cierre a la cuestión del fraude electoral”.

El memo se basa en un análisis de la auditoría (la auditoría de la auditoría) llevada a cabo por el Dr. Joseph Rossi, un ejecutivo retirado del condado de Houston, Georgia, quien encontró por lo menos 36 irregularidades o inconsistencias en la auditoría original.

El memorando del gobernador Kemp dice: “Las 36 inconsistencias señaladas por el Dr. Rossi son de naturaleza fáctica, no plantean teorías subyacentes fuera de los datos informados y mi oficina no pudo explicarlas después de una revisión exhaustiva que se detalla a continuación“. 

Y añade: “El propósito de esta carta es transmitir estas inconsistencias a la Junta y solicitar que sean explicadas o corregidas”.

Además, es importante señalar que Joseph Rossi realizó este análisis del recuento manual de Georgia junto con el abogado Jack James, quienes se ofrecieron como voluntarios para revisar el proceso de auditoría sin promesa de compensación. “Su dedicación a esta inmensa tarea es encomiable”, continuó el memorando.

La oficina de Kemp afirma que repitieron la investigación que el Dr. Rossi realizó sobre cada una de sus afirmaciones, comparándolas con los datos recopilados por RLA, y encontraron las mismas irregularidades. “Con base en ese análisis, como se evidencia en el informe adjunto, creo que se justifica una remisión a la Junta”, concluye.

Es importante remarcar que el gobernador Brian Kemp pertenece a la rama de republicanos que no apoyaron a Trump en sus denuncias de fraude en 2020. Kemp certificó los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 en Georgia a pesar de las quejas e informes de fraude electoral e irregularidades en varios condados. 

El condado de Fulton se ha visto particularmente afectado por informes de fraude, que van desde denuncias presentadas ante la justicia con evidencia fotográfica de fiscales electorales destruyendo boletas hasta un informe de la propia Junta Electoral que asegura que se rompió la “cadena de custodia” para 50.000 votos por correo.

En noviembre, el director del Registro y Elecciones del Condado de Fulton presentó su defensa en respuesta a toda la debacle entorno a su gestión, pero no fue satisfactoria y el secretario de Estado Brad Raffensperger, un ferviente anti-Trump alineado a Joe Biden, solicitó que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ) iniciara una investigación sobre la gestión electoral del condado de Fulton porque la situación “excede su competencia”.

Parece que los gobernantes republicanos de Georgia están comenzando a cuestionar su decisión de certificar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, a pesar de que su memorando vuelve a aclarar que no “se está disputando ni refutando el resultado de las elecciones de 2020, sino que tiene la intención de resaltar aparentes inconsistencias descubiertas en los datos del Informe RLA”.

Sin embargo, surge la pregunta: si el informe de auditoría en sí mismo está plagado de irregularidades, ¿Cuánto menos seguras fueron las elecciones presidenciales? Es una pregunta que legítimamente debería hacer que los votantes de Georgia y todos los estadounidenses se rasquen la cabeza.

Seguir Leyendo

Trending