Seguinos en redes

Estados Unidos

Asumió Biden y en su primer día como Presidente firmó 17 decretos para deshacer los 4 años de Trump

En el primer día al frente del gobierno de Estados Unidos, Biden firmó una serie de ordenes ejecutivas para dar marcha atrás la gran mayoría de los logros de la administración Trump.

Publicado

en

En una inauguración atípica, sin el Presidente saliente, sin multitudes, pocos espectadores invitados y una Washington D.C. militarizada, asumió Joe Biden como el 46avo Presidente de una Estados Unidos que está atravesando uno de los peores momentos de su historia.

Biden, después de un corto discurso en el que llamó a la unidad y un desfile sin gente, se dirigió a la Casa Blanca para firmar 17 ordenes ejecutivas en las que deshizo la gran mayoría de los logros de la administración del ex presidente Trump.

1) Frenar la construcción del muro

En el primer decreto Joe Biden ordenó que se frenen inmediatamente las construcciones del muro fronterizo con México que Trump estuvo construyendo con fondos del Pentágono desde 2018. Hasta la fecha, se construyeron más de 450 millas del muro y se refaccionaron otras 200.

2) Levantar el “Terrorist Ban”

Erróneamente llamado como “Muslim ban” por los medios demócratas porque afectaba a países con mayoría musulmana, el ex presidente Trump había prohibido la entrada al país de personas de Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, por ser parte de la lista de países promotores del terrorismo y donde más células terroristas hay en el mundo. 

Gracias a esta medida, la cantidad de ataques terroristas islámicos en Estados Unidos se redujo a cero e ISIS perdió fuerza rápidamente.

3) Reingresar al Acuerdo Climático de París

Trump había salido del Acuerdo de París en 2017, tan solo un año después de que Obama pusiera su firma en el tratado que buscaba regular las emisiones de gases de invernadero a nivel mundial. Sin estar en el Acuerdo, Trump publicó una serie de regulaciones internas que permitirían controlar las emisiones sin la necesidad de adherir a un acuerdo ideado en Europa que ponía un límite físico a la actividad industrial del país.

A pesar de haber salido del acuerdo, Estados Unidos no aumentó sus emisiones en 2017, mientras que otros países como China, India o Rusia, a pesar de ser parte, sí aumentaron.

Ad

4) Frenar la construcción del oleoducto Keystone XL

La masiva red de cañerías para el transporte de petróleo desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Canadá era un histórico proyecto de la TC Energy Corporation para reducir significativamente el costo de transporte de los hidrocarburos en Norteamérica.

A pesar de que tanto el Congreso Nacional como las legislaturas locales de cada Estado donde pasaba el oleoducto votó a favor de la construcción de este proyecto, Obama lo había vetado en 2015. Trump, en su primer día como Presidente el 20 de enero de 2015, había eliminado el veto y ordenado que se resuma la ocnstrucción.

Esta decisión de Biden de dar marcha atrás dejará a 28 mil estadounidenses sin trabajo de un día para el otro y un masivo proyecto de 900 millones de dólares cancelado a medio hacer.

Para más detalles: https://derechadiario.com.ar/norteamerica_estados-unidos/biden-frenara-la-construccion-del-oleoducto-keystone-xl-el-primer-dia-de-su-mandato-dejando-a-miles-de-personas-sin-trabajo-y-un-proyecto-de-us-900-m-cancelado

5) Contar como ciudadanos a los no-ciudadanos en el Censo Nacional

Uno de los cambios más radicales de Trump en el Censo que debía hacer en 2020 fue no contar a los inmigrantes indocumentados como residentes de Estados Unidos, si no que éstos irían en una categoría nueva de “no-ciudadanos”.

La Corte Suprema había fallado en favor de Trump (6-3) para permitirle agregar esta categoría al Censo, pero con este decreto de Biden, la iniciativa quedó en la nada y no se separarán los números. Esto hace imposible saber a ciencia cierta cuántos inmigrantes ilegales habitan Estados Unidos y el gobierno deberá seguir manejándose con estimaciones de organismos privados.

6) Reingresar a la OMS

Luego de que la Organización Mundial de la Salud mintiera sobre la verdadera magnitud del SARS-CoV-2 para proteger a China a mediados del 2020, Trump suspendió su participación en el organismo supranacional.

Meses más tarde, cuando trascendió la noticia de que la OMS había ignorado los avisos de Taiwán sobre el verdadero riesgo de que el coronavirus se convierta en una pandemia en diciembre de 2019, Trump decidió salir finalmente de la organización y suspender los pagos de Estados Unidos a la ONU para financiarlo.

7) Uso del barbijo obligatorio por 100 días

En un decreto de dudosa constitucionalidad, Joe Biden ordenó que todos los Estados impongan el uso obligatorio del barbijo por los próximos 100 días. La justificación viene que de su equipo de científicos le dijeron que con el barbijo obligatorio se salvarán ppor lo menos 50.000 vidas este año.

De todos modos, según la OMS y varios expertos, el uso del barbijo obligatorio no es una buena herramienta para frenar el contagio del virus. Primero porque genera una falsa seguridad en la gente que se olvida de lavarse las manos o no tocarse la cara; y segundo que las personas se olvidan de lavar el barbijo entre cada uso y éste termina siendo un foco de virus y bacterias.

Ad

8) Extender hasta septiembre la prohibición de desalojos y 9) Extender hasta septiembre la prórroga del pago de préstamos estudiantiles. 

Estas dos medidas fueron instauradas por Trump en el pico de la pandemia y el ex presidente había expresado que dado que la economía estaba reactivándose no iba a extender estos plazos. Sin embargo, Joe Biden, quien seguro piensa en promover nuevas cuarentenas en los Estados, prevé que la recesión continuará hasta por lo menos septiembre de este año.

10) Volver a instalar el programa DACA para otorgar ciudadanía a los hijos de inmigrantes ilegales. 

Una de las primeras medidas de Trump había sido eliminar una orden interna de la Casa Blanca que otorgaba amnistía para los hijos de los inmigrantes ilegales, facilitándoles los trámites de su ciudadanía a pesar de haber cometido el delito de cruzar la frontera ilegalmente.

La Corte Suprema había fallado en contra de Trump en este aspecto pero el ex presidente se había negado a reinstaurar esta política pro-inmigración.

11) Terminar con las ordenes de arrestos fronterizos de la administración Trump para ICE.

Sin necesidad de pasar nuevas leyes, Trump había aumentado la seguridad fronteriza con una serie de ordenes que había bajado a la división de Immigration & Customs Enforcement (ICE) de la Policía Federal. Estas ordenes habían sido escritas junto a los expertos en esta área y antiguos directores de ICE, quines le detallaron al ex presidente todas las necesidades de la policía fronteriza y todas las fallas que habían tenido durante la administración Obama.

De esta manera, Biden busca volver a las políticas de fronteras abiertas de la era Obama, con un ICE desvestida de poderes y con las manos cruzadas.

12) Otorgar protecciones a la comunidad de liberianos en Estados Unidos.

En la década de 1840 hubo una serie de revueltas de esclavos afroamericanos en Estados Unidos que llevaron que el entonces presidente James K. Polk liberara a un grupo de esclavos y les ofreciera viajar a África para fundar su propio país.

Así nació la República de Liberia en 1847, pero ésta, a pesar de tener una Constitución y un gobierno basado en el de Estados Unidos, rápidamente cayó en la extrema pobreza, dictaduras y guerras internas. En la década de 1980, cientos de miles de liberianos quisieron volver a Estados Unidos como ciudadanos, y hasta el día de hoy, la comunidad liberiana en Estados Unidos es de las más importantes del país.

Biden, en una medida poco usual, busca otorgarles protecciones legales y sociales a estos grupos de inmigrantes legales.

13) Reestructuración del presupuesto nacional del COVID-19. 

Biden lanzará un nuevo plan de contención del coronavirus, con más subsidios a los hospitales que traten a pacientes de COVID-19 (lo que puede impulsar el fraude estadístico de los hospitales para justificar más subsidios). 

Para estos cambios en el presupuesto sanitario, Biden designó a la vicepresidente Kamala Harris para que se encargue del programa, algo que había criticado en campaña de Trump, cuando el ex presidente había designado a Mike Pence en ese mismo cargo.

Kamala Harris, actual Vicepresidente de Estados Unidos.

Ad

14) Eliminar la “Comisión 1776” de Trump que coordinaba las acciones del gobierno federal en educación. 

Con el objetivo de contrarrestar por lo menos 30 años de adoctrinamiento educativo en las escuelas públicas, el ex presidente Trump había lanzado la “Comisión 1776”, un consejo de asesoría federal cuyo objetivo era trabajar con las secretarías de educación de cada Estado para implementar una “educación patriótica”, que dejara de hablar de feminismo, teoría crítica racial o marxismo, y se enfocara en la historia objetiva de Estados Unidos y en los valores fundacionales del país.

Obama había implementado una serie de políticas educativas que fueron resumidas en 2019 como el “Proyecto 1619”, que se enfocaban en enseñar historia desde un punto de vista reformista, “replanteando la historia del país colocando las consecuencias de la esclavitud y las contribuciones de los estadounidenses negros en el centro mismo de la narrativa nacional de los Estados Unidos“.

15) Protección a los ciudadanos en el área laboral contra la discriminación por sexualidad. 

En Estados Unidos la Ley de Derechos Civiles firmada en 1964 protege a las personas de ser discriminadas en el área laboral (y en todas las áreas de su vida) por su nacionalidad, su raza, su religión, y su sexo.

La Corte Suprema en 2020 decidió en el histórico caso Bostock v. Clayton County que la categoría “sexo” en la Ley incluye cualquier orientación sexual y de género, no solamente hombre y mujer heterosexual. 

Sin embargo, no contentos con eso, el ala más radical del Partido Demócrata presionó toda la campaña a Biden para que implementara una serie de políticas de Estado para penar la discriminación en el área laboral por el género de la persona en caso de que llegara a la presidencia. Este decreto no es más que una claudicación a un pedido de Bernie Sanders, Ocasio-Cortez y otros dirigentes radicales.

16) Eliminar todos los decretos de la última semana de Trump en la Casa Blanca. 

Como es costumbre, antes de abandonar la Casa Blanca el presidente saliente emite una serie de decretos de último momento para hacer cambios que no llegó a hacer por ley en su gestión. Sin embargo, esta vez Biden no aceptará ninguna de las últimas ordenes ejecutivas y empezará con una hoja en blanco.

17) Crear una comisión para formular una “nueva ética” a seguir por el Poder Ejecutivo.

Hay pocos detalles de esta comisión, pero se cree que buscará lavarle la imagen a Biden en cuanto a sus relaciones con China, Ucrania y Rusia, en donde él y su familia han hecho decenas de negocios ilegales en el pasado, que salieron a la luz con el escándalo de los emails de Hunter Biden.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El Director de la CIA de Biden empleó a más de 20 oficiales del Partido Comunista Chino mientras dirigía un think-tank en Washington

Publicado

en

William Burns, quien unas semanas anticipó públicamente que China invadirá Taiwán antes del fin de la década, trajo a Washington a decenas de dirigentes comunistas a trabajar en su fundación.

El actual director de la Oficina Central de Inteligencia (CIA) del gobierno de Biden, William Burns, empleó a más de 20 militantes comunistas chinos durante su estadía como director ejecutivo de un importante think-tank con sede en Washington.

La información fue dada a conocer esta semana mediante investigación periodística llevada a cabo por el medio Daily Caller, que desde que asumió se encuentra denunciando los diferentes lazos que unen al gobierno de Biden con oficiales del Partido Comunista Chino (PCCh). Dicho medio afirma que al menos 20 militantes del PCCh confesos desfilaron por las filas del think-tank en los últimos años.

Burns, que hace no mucho tiempo había pronosticado una invasión china a Taiwan, sirvió como presidente del Carnegie Endowment for International Peace desde febrero del 2015 hasta su nombramiento como director de la CIA a principios del 2021. Los trabajadores del PCCh trabajaron para Burns desde Beijing y algunos incluso viajaron a Estados Unidos y se ubicaron en la sede del mencionado think-tank, ubicada en Washington D.C.

Con la información develada por el Daily Caller se puede constatar que durante la dirigencia de Burns se contrataron al menos cuatro miembros del PCCh, incluido Yang Xiaoping, un experto de la región de Asia del Sur famoso por sus columnas en tabloides comunistas criticando a Occidente.

Carnegie también incorporó a Wang Chaoyong, vicepresidente del Centro para China y la Globalización (CCG), a su consejo de administración en junio de 2015, apenas unos meses después de que Burns asumiera la presidencia. El CCG es un grupo gubernamental pro-chino dirigido por un exmiembro del Consejo de Estado de China que ocupa puestos de liderazgo en múltiples operaciones de influencia e inteligencia a lo largo del mundo.

Durante la presidencia de Burns, otros militantes comunistas de alto perfil también pasaron por las oficinas del Carnegie. Entre ellos, se destacan Jia Quingguo, un miembro del Comité de Asuntos Internaciones del PCCh y Lyu Jinghua, un coronel retirado del Ejecito de Liberación Popular de China.

No es la primera vez que esto sale a la luz. De hecho, durante su audiencia de confirmación ante el Senado, al ser cuestionado por sus extensos lazos con el régimen de Xi Jinping, Burns respondió a una pregunta realizada por el senador republicano Marco Rubio afirmando que estos oficiales del PCCh fueron contratados antes que él asumiera la dirección del Carnegie, algo que los informes proveídos en las últimas horas desmienten completamente.

Por lo tanto, Burns no solo le otorgó acceso al Partido Comunista Chino a las altas esferas de la política de Washington en los últimos años, si no que mintió bajo juramento en una sesión oficial del Senado, lo cual constata el delito de perjurio.

Si algún miembro del Partido Comunista tuvo fácil acceso a cualquier tipo de información sensible durante su paso por Carnegie, es seguro que recibirá una visita de la inteligencia china“, señaló un ex asesor de seguridad nacional que le proveyó esta información al Daily Caller.

Estas revelaciones, que comprometen a Burns por sus lazos con el PCCh y lo descalifican para estar al frente de una agencia como la CIA, se da a conocer en un contexto de semanas de alta tensión militar y diplomática entre Washington y Beijing, producidas por la visita no programada de la Presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwan.

Recientemente, Pelosi intentó suavizar la escalada militar que ella ocasionó, asegurando que todavía apoya la política de “Una Sola China”, traicionando así la causa taiwanesa, que hace pocos días decía defender.

Además, se conoció la verdadera razón de por qué la dirigente demócrata decidió visitar la Isla contra la recomendación del Pentágono que no lo hiciera: para expandir los negocios de su hijo con empresas de litio del país.

Seguir Leyendo

Economía

Las pérdidas de las empresas estatales de Estados Unidos aumentaron en US$ 6.800 millones desde que Biden es presidente

Publicado

en

El resultado financiero de las empresas bajo la órbita del Estado federal registró el rojo más importante desde 2014. Los demócratas bloquearon la agenda privatista del presidente Trump y no presentan ninguna alternativa.

El desequilibrio fiscal de Estados Unidos a nivel federal continúa reduciéndose a partir de un importante aumento de la recaudación (un efecto que en parte se debe a la inflación), pero el resultado de las empresas patrocinadas por el Gobierno es cada vez peor.

El déficit financiero de las empresas estatales alcanzó los US$ 7.656 millones al término del segundo trimestre de 2022, cuando al inicio de la administración de Joe Biden había prácticamente equilibrio fiscal sobre este sector del Estado. El desequilibrio aumentó en 6.800 millones de dólares en 18 meses.

Este conglomerado de empresas estatales registró superávit por última vez en el primer trimestre del año 2018, y más tarde se convergió al equilibrio en la segunda mitad de 2019, durante la gestión del presidente Donald Trump.

Resultado financiero de las empresas estatales del Gobierno federal estadounidense.

Si bien Estado Unidos no se caracteriza, ni jamás se caracterizó, por una gran cantidad de empresas nacionalizadas, el Gobierno federal posee participación total o mayoritaria sobre empresas de transporte urbano, servicios de distribución eléctrica, bancos, servicio postal, aeropuertos y compañías destinadas a estimular el crédito, entre otras posesiones.

El desequilibrio registrado al término del primer semestre del año equivale a un modesto 0,03% del PBI, pero ya es la cifra más importante desde el segundo trimestre de 2015. Desde la década de 1980 los gobiernos federales se preocuparon por evitar, en la medida de lo posible, la ineficiencia y la pérdida de utilidades por parte de las empresas patrocinadas por el Gobierno, pero Biden promete ser una excepción.

Los demócratas bloquearon todas y cada una de las iniciativas del presidente Trump para privatizar un gran número de empresas estatales. Entre otras propuestas, Trump pretendía privatizar aeropuertos internacionales, el control del tráfico aéreo, el servicio postal más importante del país, la Autoridad del Valle de Tennessee, e incluso Fannie Mae y Freddie Mac.

A diferencia de lo que ocurrió en la presidencia de Barack Obama en 2009, cuando el Gobierno federal emprendía la estatización de bancos y empresas automotrices y solo de manera transitoria hasta 2012, el creciente déficit registrado en 2022 no se debe a estatizaciones temporales por la crisis económica, sino que obedece a las empresas ya existentes. 

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Anne Heche: La actriz estaba grabando una película sobre redes de pedofilia cuando murió en extrañas circunstancias

Publicado

en

Si bien había sido grabada subiendo a la ambulancia completamente consciente tras un accidente automovilístico, llegó al hospital en coma y se intentó esconder que había estado despierta.

La actriz estadounidense Anne Heche murió este viernes a los 53 años por una herida cerebral severa a causa de un accidente de tránsito la semana pasada, según el comunicado oficial del Hospital donde estuvo internada luego del siniestro.

A priori, no hay nada destacable de su triste fallecimiento. Accidentes vehiculares ocurren todo el tiempo. Especialmente en la ciudad de Los Ángeles. Sin embargo, hay dos particularidades que despertaron la atención de millones de personas en redes sociales.

Por un lado, si bien los bomberos que la rescataron del auto en llamas informaron que estaba en coma y que nunca se despertó, en los videos del rescate se la ve levantándose de la camilla completamente consciente antes de ser subida a la ambulancia.

Pero acá es donde las mayores sospechas empiezan a aparecer: la actriz estaba grabando una película sobre el tráfico sexual de niñas en Estados Unidos, con varias referencias a casos reales, como por ejemplo la red de trata de menores de Jeffrey Epstein.

La vicepresidente de la productora que publicaría la película, Amy Winter, aseguró que Anne había estado entrevistando a víctimas de estas redes de pedofilia para meterse en el rol. “Este proyecto es importante para Anne, junto con todos y cada uno de nosotros. Todos buscamos hacer una película que llamara la atención sobre este terrible problema del tráfico sexual humano”, dijo ante la prensa luego del triste hecho.

Esperamos que esta película les haya llegado y que se sientan tan inspirados como lo estuvo Anne para ayudarnos en nuestra misión de detener la violencia contra las mujeres. Gracias por su apoyo y sus preguntas sobre la película”, concluyó.

Heche, ganadora del premio Emmy, originalmente tenía previsto aparecer en el panel de la película el 11 de agosto, durante la gira para promocionar el estreno. Sin embargo, una semana antes, el 5 de agosto, misteriosamente le fallaron los frenos y estrelló su Mini Cooper azul contra una casa de Mar Vista.

El círculo cercano de Heche esperaba que se recuperara pronto después de que uno de sus publicistas informara que se hallaba “estable” tras el accidente. Si bien las autoridades del Hospital afirmaron que llegó al establecimiento en coma, los bomberos afirmaron que la actriz había hablado con ellos mientras la sacaban de los escombros y la llevaban al hospital, lo cual se vio en las imagenes. 

Sin embargo, poco después Heche perdió el conocimiento y el 8 de agosto los representantes publicaron un comunicado donde decían que se encontraba en “estado extremadamente crítico” y que efectivamente estaba en coma. A los pocos días cayó en muerte cerebral y se mantuvo con vida con respirador artificial, hasta que sus familiares aceptaron desconectarla.

Los grandes medios estadounidenses entrevistaron a un oficial de la policía de Los Ángeles (LAPD) que dijo que había frenado a Heche a pocos metros de donde ocurrió el accidente porque estaba manejando “erráticamente” unos días antes.

Según este oficial, se le hizo un test de alcoholemia que le dio negativo y no se le quitó el registro. Sin embargo, esta vez los exámenes toxicológicos habrían revelado evidencia de consumo de drogas y alcohol previo al accidente, aunque se necesitan “pruebas adicionales para descartar que sean sustancias administradas en el hospital”.

En redes sociales las teorías conspirativas abundan. La más repetida asegura que fue asesinada por su investigación para el rol en la película, e incluso se sospecha que la actriz que fue pareja de la conductora Ellen DeGeneres iba a contar sus experiencias en la gira.

Todo indica que la película “Girl in Room 13” (La chica de la habitación 13) se estrenará el 17 de septiembre de todos modos, ya que estaba grabada en su totalidad, aunque oficialmente la entrega sigue en pos-producción y varios cambios podrían hacerse antes de que salga en cines.

Sea cual fuere la razón, su muerte se dio en extrañas circunstancias, justo en un momento donde estaba tratando un tema tan polémico. Cabe recordar que el propio Jeffrey Epstein y varios de sus secuaces también murieron en situaciones un tanto extrañas.

Por ejemplo, Mark Middleton, vicejefe de Gabinete del gobierno de Clinton en los 90s y quien le presentó al ex presidente a Jeffrey Epstein, murió colgado de un árbol con un tiro de escopeta en el pecho. La policía lo catalogó como un suicidio.

Otro caso destacable es el de Jean-Luc Brunel, quien se encargaba de procurar mujeres y niñas en Europa para la red de trata del magnate Jeffrey Epstein en Estados Unidos. Al igual que Esptein, Brunel murió ahorcado con las sábanas de su cama, y las autoridades de la prisión de La Santé, en el sur de París, tacharon el caso rápidamente como un suicidio.

De hecho, la única sobreviviente de la red de trata es Ghislaine Maxwell, quien fue condenada a 20 años de prisión, pero en ningún momento se le pidió que declare sobre los clientes que había tenido. En síntesis, se la condenó por traficar mujeres a nadie.

Seguir Leyendo

Tendencias